¿Agricultura sin petróleo en Colombia? | Más Colombia
domingo, 16 de junio de 2024
Inicio  »  Columnistas  »  ¿Agricultura sin petróleo en Colombia?

¿Agricultura sin petróleo en Colombia?

Liliana Cediel, Más Colombia

Liliana Cediel

Directora ejecutiva de Dignidad Arrocera.

Si se opta por no continuar la búsqueda de petróleo en Colombia y ECOPETROL cambia su enfoque, la dependencia de importaciones de insumos para la producción de alimentos aumentaría significativamente, generando costos más elevados en los insumos y generando un riesgo para la seguridad alimentaria del país. 

El uso de derivados del petróleo en Colombia es fundamental para la producción, transformación y transporte de alimentos y se ha convertido en un pilar fundamental en la agricultura moderna. 


Desde la producción de fertilizantes y pesticidas hasta la maquinaria agrícola y el transporte de alimentos, el petróleo está presente en cada etapa del ciclo agrícola.

Le puede interesar: Petróleo y gas en Colombia: para Amylkar Acosta, “hemos resultado más papistas que el Papa”

Síntesis de fertilizantes y pesticidas

Los fertilizantes nitrogenados, fundamentales para el crecimiento de las plantas, se sintetizan a partir del gas natural, un derivado del petróleo. Los pesticidas, utilizados para combatir plagas y enfermedades, también se derivan en gran medida del petróleo.

Los grupos de insumos usados en la producción agropecuaria se clasifican en dos categorías: los Insumos agrícolas en donde se encuentran los fertilizantes, fungicidas, insecticidas, herbicidas, coadyuvantes; y los Insumos pecuarios, compuestos por los alimentos balanceados, antibióticos y antiparasitarios, antisépticos, hormonales, insecticidas, medicamentos y vitaminas.

En cuanto a maquinaria agrícola, el 16,4% de los productores tiene maquinaria para el desarrollo de sus actividades agropecuarias, entre ellos los tractores, cosechadoras, motores entre otros que funcionan con derivados del petróleo, principalmente diésel y gasolina.


El transporte de alimentos es un proceso fundamental para asegurar el suministro y la distribución de productos alimenticios a lo largo y ancho del país, los alimentos se transportan en tractomulas o camiones, trenes y barcos, que utilizan combustibles fósiles.

También le puede interesar: Petróleo por turismo en Colombia ¿una alternativa con menos impacto medioambiental?

Importaciones de petróleo en Colombia

Colombia importa alrededor del 75% de los fertilizantes que necesita, principalmente urea y fosfatos, el 42% provienen de Rusia y Ucrania, y el porcentaje restante llega de Estados Unidos, India y China. 

Se evidenció cómo el conflicto entre Rusia y Ucrania tuvo un impacto negativo en el precio y suministro de los fertilizantes como la urea que llegó a aumentar de precio hasta un 150%.

Esto golpeó principalmente a los productores nacionales a quienes se les incrementaron los costos de producción en medio de una pésima situación en la que los precios de los cultivos no recogen los costos de producción ni se tienen utilidades por la actividad agrícola.

¿El fin del petróleo en Colombia?  

Tanto el presidente Petro como la ministra de agricultura Jhenifer Mojica han declarado que Colombia puede convertirse en la despensa de alimentos del mundo. 

En contraste, manifiestan con fervor que el petróleo ya no es una opción económica para el país. La pregunta que queda en el aire y de la poco se habla es si a la producción agropecuaria nacional le conviene ese camino, el cual aumenta la dependencia de importaciones de insumos agropecuarios y con ello los costos de producción y los precios de los alimentos al consumidor final. 


La realidad es que la humanidad seguirá dependiendo durante muchos años de los derivados del petróleo para producir las calorías necesarias para alimentar la población. Por ello, en lugar de prescindir del petróleo, debería ser política nacional fomentar la producción de insumos que podamos producir y sintetizar en el país, a partir de los derivados del crudo, como lo están haciendo México y Brasil.

Resulta también un despropósito monumental que, mientras en el mundo crece la tendencia de aumentar la producción de petróleo, en Colombia se quiere prescindir de este recurso que es fuente de riqueza y que ha permitido la sostenibilidad económica del país y el poco desarrollo de las regiones. 

Teniendo en cuenta que existe una demanda mundial creciente del crudo, si Colombia deja de producir petróleo, otros países van a satisfacer esa demanda, por lo que el país se verá obligado a importar el petróleo que seguirá demandando.

Coletilla: ¡A Ecopetrol hay que defenderla!