lunes, 6 de febrero de 2023
Inicio  »  Internacional  »  Así es la mina de carbón donde Greta Thunberg fue detenida y luego liberada

Así es la mina de carbón donde Greta Thunberg fue detenida y luego liberada

La crisis energética precipitada por la guerra en Ucrania está alargando la vida útil del carbón. Alemania, país que había tomado medidas para reducir progresivamente su uso, ha cambiado de estrategia.

Greta Thunberg, Lützerath, Mina de carbón a cielo bierto de Garzweiler, Mina de carbón a cielo abierto, Carbón, Lignito, Más Colombia,

La noticia le dio la vuelta al mundo: la activista climática y ambiental sueca, Greta Thunberg, fue detenida por segunda vez tras protestar por la expansión de una mina de carbón en el pueblo alemán de Lützerath, al oeste del país, en el estado federado de Renania del Norte-Westfalia y cerca a la ciudad de Colonia. En horas de la noche, la policía confirmó que, tras varias horas, la activista recuperó su libertad. Sin embargo, esperó a que liberaran a los otros manifestantes.


”Thunberg fue detenida solo brevemente. Una vez que se estableció su identidad, fue libre de irse”, dijo Max Wilmes, portavoz de la policía en la ciudad de Aquisgrán, al medio CNN. 

Le puede interesar: Salarios en California: este es el cambio que tuvo la ley laboral

En su cuenta de Twitter, la activista describió brevemente los hechos y argumentó que la “protección del clima no es un crimen” (Climate protection is not a crime). Desde el sábado, Thunberg se unió a miles de personas que se manifestaban contra la demolición del pueblo.

Para más Noticias como esta síguenos en: TwitterFacebookInstagramYoutube

¿En qué consiste el proyecto de Lützerath?

La mina de Garzweiler, en el pueblo de Lützerath, es rica en lignito, la forma más sucia de carbón, y produce 25 millones de toneladas de ese material cada año. El carbón, a su vez, es el combustible fósil más contaminante. 


Para ampliarla, se requiere la demolición del pueblo de Lützerath, del cuyo terreno ahora es propietaria RWE, la empresa de energía que opera la mina. Los residentes ya abandonaron sus casas y la mayoría de los edificios de la aldea ya fueron vaciados y reemplazados por máquinas excavadoras. Más de 1.000 policías participaron en la operación de desalojo.

De acuerdo con DW, “junto a la pequeña aldea de Lützerath, se abre un agujero de hasta 200 metros de profundidad: actualmente, es la mina de lignito a cielo abierto más polémica de Europa. Enormes excavadoras extraen aquí carbón, en una superficie de más de 80 kilómetros cuadrados, desde 1983, destruyendo 19 pueblos, granjas y aldeas, además de suelos agrícolas extremadamente fértiles”.

La crisis energética ha puesto en jaque las medidas alemanas de reducción del uso de carbón 

Como parte de los acuerdos climáticos, y especialmente del Acuerdo de París, el gobierno alemán se comprometió a adelantar un plan de eliminación gradual del carbón, que debe ir hasta 2038 a nivel nacional, y hasta 2030 en Renania del Norte-Westfalia.ç

Siga leyendo: Jóvenes voluntarios en escuelas rurales: crece la polémica por la propuesta del Ministerio de Educación

No obstante, la crisis energética precipitada por la guerra en Ucrania y las medidas tomadas de lado y lado ha tenido un fuerte impacto en Alemania, país que dependía en gran medida del gas ruso. La población se ha visto gravemente afectada, ante el encarecimiento de las tarifas y la dificultad de satisfacer sus necesidades energéticas, en especial durante el invierno.


En ese contexto, los ministros que llegaron al poder con la promesa de acabar con la dependencia del carbón ordenaron que varias centrales eléctricas antiguas, que eran alimentadas con carbón, volvieran a funcionar. 

Las medidas con las que se ha buscado hacerle frente a la escasez de gas 

también incluyeron la ampliación de la mina de carbón a cielo abierto de Garzweiler y el retraso de los planes para desmantelar otras centrales, incluidas dos unidades de lignito administradas por la misma empresa que es dueña de la mina donde protestó Greta Thunberg. 

Carbón y Acuerdo de París

Las protestas han sido lideradas por la iniciativa ciudadana Alle Dörfer bleiben (“Todos los pueblos permanecen”), que trabaja por la conservación de los pueblos cercanos a las minas de lignito a cielo abierto en Alemania y por el cumplimiento del límite de 1,5 grados centígrados establecido en el Acuerdo de París.


La expansión de la mina de carbón es importante para los activistas climáticos. Argumentan que seguir quemando carbón para obtener energía aumentará las emisiones que provocan el calentamiento del planeta, con lo que no será posible cumplir uno de los principales objetivos del Acuerdo Climático de París: el de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. 

Actualmente, no hay duda de que el carbón contamina. Pero, más allá de esta premisa, lo cierto es que la crisis energética está marcando la parada y, con ella, los esfuerzos de los países ricos por acceder a energías menos costosas.

Vea también: Supermanglares: atrapan más carbono que los bosques terrestres