Explotación sexual y laboral, matrimonio servil y trabajos forzados: el drama de la trata de personas en Colombia | Más Colombia
domingo, 14 de julio de 2024
Inicio  »  Internacional  »  Explotación sexual y laboral, matrimonio servil y trabajos forzados: el drama de la trata de personas en Colombia

Explotación sexual y laboral, matrimonio servil y trabajos forzados: el drama de la trata de personas en Colombia

El conflicto interno, las bandas criminales, la situación económica, el paso de migrantes y el llamado turismo sexual, son algunas de las causas de la trata de personas en Colombia. Las mujeres son las principales víctimas.

trata de personas, Más Colombia

En Sudamérica están las principales víctimas de trata de personas, al igual que en la India y África, según datos del Reporte Global de Trata de Personas de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC). Para la Organización de las Naciones Unidas, este es un delito con múltiples caras y más de 20 millones de víctimas a nivel global. Según la misma entidad, para el 2018, el 40% de las víctimas de tráfico en Sudamérica, fueron niñas.

Le puede interesar: La letra escarlata de la pobreza menstrual en Colombia


De acuerdo a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Colombia es considerado como un país de origen de las víctimas de trata de personas, tanto al interior como al exterior del territorio nacional. 

Para el año 2021, Colombia tenía un porcentaje de víctimas de trata superior a la media mundial. Según datos de la UNODC, Colombia tiene un porcentaje de mujeres víctimas superior a la media mundial, de 83% de víctimas en Colombia versus 65% a nivel mundial. Las mujeres, niños y niñas son la mayoría de las víctimas identificadas en Latinoamérica, 87% en Centro América y el Caribe y 75% en Sudamérica. 

Las modalidades de trata que más se están presentando a nivel nacional son la explotación sexual, la explotación laboral, el matrimonio servil y los trabajos forzados. Las bandas criminales, como el Tren de Aragua, están encabezando la lista de organizaciones dedicadas a este delito, en especial, en las zonas de frontera de acuerdo a la Fundación PARES. 

De acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo, la trata de personas es el tercer crimen más lucrativo para las mafias internacionales, después del tráfico de drogas y la falsificación de bienes de consumo. Alrededor del 8% de las ganancias de esas mafias provienen de América Latina y el Caribe.  

Para la legislación nacional, la trata de personas es “un delito que consiste en la captación, traslado, acogida o recepción de personas dentro o fuera del territorio nacional con el fin de explotarlas”. 


Al hablar de “explotar” se hace referencia a mercantilizar a las personas, ya sean mujeres, hombres, niños, niñas o adolescentes. Este delito es considerado por el Estado y los organismos internacionales como una grave violación a los derechos humanos, en donde se ven vulneradas la movilidad, la dignidad y la vida, entre otros derechos. 

Colombia cuenta con la Ley 985 de 2005, que adopta  medidas para la atención y protección a las víctimas de trata de personas. También cuenta con el Decreto 1069 de 2014 para la asistencia y protección a las víctimas. 

Según el Código Penal, el delito de trata de personas tiene una pena de 13 a 23 años de prisión y una multa de 800 a 1.500 salarios mínimos mensuales vigentes. 

Situación de Colombia frente a la trata de personas 

Datos del Ministerio del Interior muestran que, desde 2013 hasta mediados del año 2020, en Colombia se habían registrado 686 casos de trata de personas. De estos, el 82% fueron mujeres y el 18% hombres. 

En cuanto a las edades, se tiene que el 51% de las personas estaban entre los 27 y los 59 años, seguido de los adultos jóvenes entre los 18 y 26 años, con 42%. El 4,8% de las víctimas fueron adolescentes entre los 12 y los 17 años y las personas mayores de 60 representaron el 0,8% de los afectados.

El Ministerio del Interior también presentó datos para el período 2008 – 2023, en el cual se registraron 943 casos de explotación sexual relacionados con trata. Le siguieron los trabajos forzados, con 280 casos; otras formas de explotación, con 159 casos; 89 casos de matrimonio servil y 42 casos de servidumbre.

Hay que recordar que la trata puede ser interna (al interior del país de origen), o externa (las personas son llevadas a otros países). Según los datos del Observatorio de Delito de Trata de Personas del Gobierno colombiano, desde el 2013, las víctimas captadas con fines de explotación fuera de Colombia son de Antioqua, Eje Cafetero, Valle del Cayca y migrantes y refugiados que están en el país. Las víctimas, según la OIM, son trasladadas a 52 países, no obstante, los destinos más reportados son China, México, España, Argentina y Ecuador. 


Entre el 2008 y el 2023, los principales departamentos de destino interno de las víctimas fueron Antioquia, Bogotá, Bolívar, Cundinamarca, Nariño, Norte de Santander, Santander y Valle del Cauca. 

De acuerdo con la OIM, el delito de trata de personas va en aumento en el país por la inequidad social, económica y de género, que coloca a las personas refugiadas y migrantes en una situación de alta vulnerabilidad. 

La misma Organización explica que, a pesar de que cualquier persona puede ser víctima, son los refugiados, los migrantes venezolanos, las personas desplazadas internamente, los afrocolombianos, las personas con discapacidad, los indígenas y quienes viven en zonas donde existen grupos armados y organizaciones criminales activas, quienes tienen mayor riesgo de ser víctimas de trata.

También le puede interesar: La brecha de género dejará al menos 110 millones de niñas sin educación para el 2030

La explotación sexual prende alarmas 

El Grupo de Lucha Contra la Trata de Personas, del Ministerio del Interior, publicó un informe en el año 2022 que también ratifica que el fin más recurrente de la trata de personas es la prostitución y otras formas de explotación sexual. Frente a este último tema se requiere mayor atención de las autoridades y una legislación menos laxa. 

Para Laura Bonilla, subdirectora de la fundación PARES, es importante que la ley no esté centrada solo en los proxenetas, sino también en quienes hacen “uso” de este tipo de servicios de prostitución y se escudan en desconocer el negocio o las edades de las mujeres. 

Para la subdirectora de PARES, uno de los casos más delicados se está dando con la explotación sexual infantil, pues cada vez se están buscando víctimas más jóvenes. Estos niños, niñas y adolescentes son captados bajo engaños o intimidaciones y terminan siendo víctimas de trata, para ser explotados sexualmente. 


Frente a lo anterior, Bonilla indica que es necesario empezar a tomar medidas sobre el turismo sexual y los extranjeros que están llegando a ciudades como Medellín y Cartagena en busca de este tipo de servicios.

el drama de la trata de personas en colombia 1

Cómo operan las redes de trata en Colombia

Las personas víctimas de trata de personas son llevadas por medio de engaños, amenazas, manipulación y mentiras, que al final las dejan en una situación de alta vulnerabilidad. Según datos de Naciones Unidas, el captador “ilusiona a la víctima con falsas promesas de una vida mejor, se gana su confianza y luego obliga a la persona a ejercer actividades en contra de su voluntad. El objetivo del captor es obtener dinero a través de la otra persona”.  

Para llegar a las víctimas las bandas criminales utilizan agencias de viajes o de estudio que son una fachada. También recurren a la publicidad por redes sociales y WhatsApp, a la referencia de personas conocidas e incluso a la manipulación sentimental. 

En este último caso, la persona es engañada y enamorada por su captor, quien le ofrece un noviazgo o matrimonio. Esto puede conducir a que la persona deje su país o región de origen para ir a conocer a su pareja y terminar en casos de matrimonio servil. En el matrimonio servil la persona es privada de su libertad, esclavizada y sometida a tratos denigrantes.  

En la situación de los migrantes esto puede incluir  la entrega de dinero  por parte de las bandas criminales para facilitar los pasos de frontera. Al llegar al lugar de destino la persona queda “amarrada” con cuantiosas deudas y sometida a explotación laboral y trabajos forzados para pagarlas. 

Cómo denunciar 

Si conoce o cree que hay un caso de trata de personas, se puede comunicar a la línea gratuita de la Fiscalía Nacional 01 8000 52 20 20 o acudir a la aplicación LibertApp, que permite presionar el botón de pánico para pedir asistencia. También puede marcar la línea 122 o comunicarse al correo lineatratadepersonas@mininterior.gov.co 

Las denuncias también se pueden hacer en las Unidades de Reacción Inmediata (URI), en las estaciones de Policía, en los Centros de Atención de la Fiscalía o en las Casas de Justicia.