miércoles, 18 de mayo de 2022
Inicio  »  Industria  »  En 10 años de TLC con EE.UU., Colombia vende menos y compra más

En 10 años de TLC con EE.UU., Colombia vende menos y compra más

Conozca el balance de los 10 años del TLC con Estados Unidos, a propósito del informe entregado por MinComercio.

TLC, Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos

El viernes, 6 de mayo, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo presentó un balance de los 10 años del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, el cual entró en vigencia el 15 de mayo de 2012. El balance de la entidad es positivo, en aspectos como la diversificación de las exportaciones, la mayor participación de los bienes no minero energéticos en estas y el buen comportamiento del sector de la industria liviana. Para la cartera, “si bien en 10 años se ha logrado aprovechar este mercado, aún hay un potencial enorme por aprovechar”. 

Según el Ministerio, antes del TLC las relaciones comerciales con los Estados Unidos se regían por la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga (ATPDEA), “preferencias que otorgaba Estados Unidos de forma temporal, voluntaria y unilateral”, con un cubrimiento de “5.500 líneas arancelarias”. Con la entrada en vigor del Acuerdo vino una “estabilidad en las reglas de juego del comercio de bienes y servicios” y se hicieron permanentes dichas preferencias arancelarias, “ampliando su cobertura a 10.500 posiciones arancelarias”, puntualizó MinComercio.

Ahora bien, el análisis del comercio exterior entre ambos países en los últimos diez años deja un sabor agridulce, pues si bien avanzaron las exportaciones de bienes no minero energéticos, como lo afirma el Ministerio, las exportaciones se han reducido prácticamente a la mitad (tanto en valor como en toneladas), la balanza comercial entre ambos países se ha hecho cada vez más deficitaria y el país ha perdido terreno en la producción manufacturera. 



Llama la atención que la entidad no se haya pronunciado frente a la balanza comercial y el desempeño del sector manufacturero, teniendo en cuenta que el TLC con Estados Unidos es quizá el más importante de los que el país ha firmado y un balance de 10 años así lo amerita. 

Por estos motivos, Más Colombia consultó a dos analistas económicos que han sido críticos del Tratado —Mario Valencia y Juan Pablo Fernández— para conocer sus opiniones frente a algunos de los datos del informe que presentó MinComercio. Asimismo, se incluyen las cifras totales de las exportaciones e importaciones entre ambos países durante la década. 

(Le puede interesar: “Hay que resucitar la industria manufacturera y las empresas tecnológicas”: Eduardo Posada)

Exportaciones de bienes no minero energéticos

De acuerdo con MinComercio, uno de los principales beneficios de una década de TLC con Estados Unidos ha sido el aumento de las exportaciones de bienes no minero energéticos. Con respecto a estos últimos, la entidad señaló que, además de la diversificación de la canasta exportadora —hoy con 11.947 productos que pueden entrar libremente al mercado estadounidense—, las exportaciones No Minero Energéticas (NME) registraron un crecimiento promedio anual del 4,8% desde 2012.

Con respecto al año 2020, MinComercio destacó que, si bien las exportaciones NME cayeron 2,3%, se recuperaron en 2021, con un crecimiento de 25,1% frente al año anterior. Por otra parte, la cartera destacó que, mientras que en 2012 las exportaciones de estos bienes aportaron el 15,6% del total exportado, en 2021 representaron el 47,8%.

Frente a los datos de MinComercio, los analistas consultados hicieron dos precisiones. La primera consiste en que la mayor participación de los bienes no minero energéticos en el total exportado se debe, en buena medida, a la caída de las exportaciones en general. 

Al respecto, Fernández señaló que “esto es algo por lo cual no se debería sacar pecho porque el aparente resultado positivo es producto del comportamiento negativo de las exportaciones totales —las cuales en valores están en el mismo nivel de 2007—. Además, en los periodos de ajuste, las exportaciones de bienes no minero energéticos han tenido un bajo crecimiento, que resulta menor al de las importaciones, debido al estancamiento de la economía colombiana. Esto muestra que los Estados Unidos ha logrado expandir el nivel de toma del mercado colombiano”.

La segunda precisión tiene que ver con que, pese a la mayor diversificación de las exportaciones, estas siguen siendo predominantemente de bienes sin transformar o con escaso valor agregado. Al respecto, Valencia señaló que esto se traduce en dos cosas: poca necesidad de investigar en ciencia y tecnología y poca necesidad de capacitar mano de obra. “Ambas cosas se siguen traduciendo en bajos ingresos y baja capacidad de crecimiento del PIB”, afirmó.

Exportaciones agropecuarias

En la diversificación de la canasta exportadora han jugado un papel importante las exportaciones agropecuarias. El Ministerio de Comercio, Industria y Turismo señaló que, en los diez años que ha estado en vigencia el TLC, nuevos productos agropecuarios no-tradicionales han ingresado a los Estados Unidos. Entre estos se destacan el aguacate hass (producto que no se exportaba en 2012), limón tahití, uchuva, hierbas aromáticas, tilapia y trucha, entre otros. Según MinComercio, las exportaciones del sector agropecuario y de alimentos al país del norte han registrado una tasa de crecimiento promedio anual del 4,3%.

Al respecto, los analistas coincidieron en enfatizar que, si bien esta diversificación es positiva, la participación de estos nuevos productos en el total exportado sigue siendo minoritaria, pues las flores y el café concentran la mayoría de las exportaciones al mercado estadounidense. En 2021, estas representaron el 76% de las ventas agropecuarias a ese país. 

También le puede interesar: El empleo del sector industrial no remonta )

Exportaciones de productos industriales

El Ministerio de Comercio resaltó que el sector de la industria liviana ha resultado ganador con el Tratado. “Las exportaciones de este sector tienen una participación promedio de 14,5% en las ventas de bienes no mineros a ese destino. Al comparar los años 2012 y 2021, esta clase de exportaciones creció 21,7%”, puede leerse en el documento.

La cartera destacó que Colombia se posicionó en Estados Unidos con productos de construcción como puertas y ventanas, cuyas exportaciones pasaron de USD $26,8 millones, en 2012, a US$274,2 millones en 2021. Asimismo, señaló que, en el rubro de Sostenes y fajas, las exportaciones fueron de USD $15,7 millones, en 2012, y al cierre del 2021 ascendieron a USD $83,2 millones.

Sin embargo, más allá del éxito de algunos productos industriales puntuales, las cifras muestran que al sector de las manufacturas no le ha ido bien. Las exportaciones del sector hacia Estados Unidos pasaron de USD $6,3 mil millones, en 2011, a USD $5,8 mil millones en 2021. Este resultado, para los analistas consultados, es preocupante.

En 10 años de TLC con EE.UU., Colombia vende menos y compra más

Más Colombia revisó las exportaciones y las importaciones colombianas totales a Estados Unidos desde 2012, para conocer cuál fue la tendencia general durante la década. 

Por una parte, desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, Colombia ha disminuido a casi la mitad sus exportaciones a ese país, no solo en volumen sino en valor. En 2012, Colombia exportó a este país 27,9 millones de toneladas de mercancías, mientras que en 2021 exportó 12,9 millones. Esto representó una caída del 53%. Y, con respecto al valor FOB, los datos de MARO muestran que por estas mercancías Colombia pasó de recibir $21.833 millones de dólares en 2012, a $10.959 millones de dólares, lo cual significa una reducción del 49,8% (Ver tabla).

Por otra parte, Colombia casi ha doblado el volumen de mercancías importadas desde Estados Unidos, pero no así el valor FOB. Las cifras de MARO muestran que, mientras en 2012 Colombia importó de este país 7,9 millones de toneladas de mercancías, en 2021 importó 14,5 millones, lo cual representó un aumento del 81,8%. No obstante, por casi el doble del volumen de mercancías en 2021, el valor FOB de las mercancías compradas en Estados Unidos pasó de $14.242 millones de dólares en 2012 a $14.071, es decir, cayó un 1,1% (Ver tabla).

Captura de pantalla 2022 05 16 a las 10.22.26 a. m.

Ahora bien, con respecto a las importaciones provenientes de los Estados Unidos, el Ministerio señaló que este país ha aumentado sus ventas a Colombia a un ritmo promedio anual cercano al 1,7%, entre 2012 y 2021. Esto, en concepto de la entidad, nos ha favorecido con “mayores factores productivos que han abaratado los costos de producción”.

Para Fernández, en cambio, este aumento en las importaciones profundiza el perfil de maquila de la industria colombiana e impide la construcción de cadenas nacionales de valor alrededor de materias primas agrarias e industriales. Con esto, se aleja la posibilidad de construir una industria pesada en territorio nacional.

Finalmente, al contrastar las exportaciones y las importaciones entre Colombia y Estados Unidos, se tiene que la balanza comercial se ha hecho cada vez más deficitaria para Colombia. 

De acuerdo con las cifras de MARO, en 2012 las importaciones desde los Estados Unidos tuvieron un valor de USD $14.242 millones y las exportaciones uno de USD $21.833 millones, es decir, la balanza comercial era superavitaria para Colombia. Desde 2014, esta ha sido deficitaria. En 2021, Colombia importó USD $14.071 millones y exportó a Estados Unidos USD $10.960 millones. 

Como resultado de este comportamiento, el déficit de la balanza comercial en 2021 fue de USD $3.112 millones y el déficit acumulado entre 2014 y 2021 fue de USD $15.943 millones (ver tabla).

(Lea también: Después de 10 años, ¿cómo le ha ido a Colombia en el TLC con Estados Unidos?)

WhatsApp Image 2022 05 10 at 4.03.48 PM

Algunas conclusiones de los analistas

Para Valencia, el balance del TLC con los Estados Unidos no es positivo, pues ha demostrado que abrir mercados no era suficiente. “El mercado existe, pero las posibilidades de venderle, no”, aseguró. De acuerdo con el analista económico, para comerciar se requiere producir, y en esto Colombia no está teniendo un buen desempeño. 

Por su parte, Fernández señaló “que el acentuamiento del déficit comercial con los Estados Unidos ha hecho más vulnerable a la economía colombiana. Debido al déficit estructural de la cuenta corriente, el sector externo es el talón de Aquiles de la economía nacional. Esta es una situación que el TLC ha profundizado, en vez de corregirla. Este acuerdo nos ha hecho más dependientes de mercancías e inversiones provenientes de los Estados Unidos, lo que en momentos de crisis o de coyunturas difíciles, como la carestía actual, hace que la única salida de las autoridades económicas sea ajustar hacia abajo el nivel de vida de la población”.

Para Fernández, los resultados del país en materia de exportaciones dejan mucho que desear. “La ilusión exportadora se ha quedado en eso, porque a pesar de las dos altas devaluaciones de la última década, las ventas foráneas no responden. Además, se está viendo que, cuando a alguna empresa norteamericana le resulta incómoda la legislación interna, usa el TLC para amenazar con demandas internacionales. Esto afecta la autonomía del Estado colombiano y genera una especie de miedo a regular asuntos internos de acuerdo con las conveniencias nacionales”, afirmó.

Puede consultar el documento del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo en este enlace

(Siga leyendo: Déficit en la Cuenta Corriente: ¿Talón de Aquiles de la economía colombiana?)