Jericó, el bello pueblo antioqueño que vio nacer a la Madre Laura y es perfecto para visitar en Semana Santa | Más Colombia
domingo, 14 de julio de 2024
Inicio  »  Industria  »  Jericó, el bello pueblo antioqueño que vio nacer a la Madre Laura y es perfecto para visitar en Semana Santa

Jericó, el bello pueblo antioqueño que vio nacer a la Madre Laura y es perfecto para visitar en Semana Santa

En el suroeste de Antioquia, Colombia, se encuentra Jericó, un municipio poco conocido que esconde entre sus montañas un encanto único que cautiva a todo aquel que lo visita.
Jericó, Madre Laura Montoya, Semana Santa, Más Colombia

Al llegar a Jericó, lo primero que salta a la vista es su vibrante paleta de colores. Las fachadas de las casas están pintadas en tonos vivos que iluminan las calles y plazas, creando un ambiente alegre y acogedor. Conocido por su rica tradición cultural, fervor religioso e impresionantes paisajes naturales, Jericó es una joya que vale la pena descubrir. 

A continuación, le contamos por qué este municipio, lugar de nacimiento de la Madre Laura, merece el título de uno de los pueblos más lindos de Colombia y resulta un imperdible esta Semana Santa.


Una historia centenaria

La fundación de Jericó se remonta a 1850, cuando fue establecido oficialmente como municipio. Este evento marcó el inicio de una rica historia que ha moldeado la identidad y el carácter de este pintoresco pueblo. 

Le puede interesar: Tesoros escondidos: 10 destinos turísticos poco conocidos en Colombia que vale la pena descubrir

Situado en las estribaciones de la Cordillera de los Andes, Jericó fue el resultado de la colonización antioqueña, un proceso caracterizado por la expansión y el asentamiento de los pobladores en las áreas montañosas de la región. 

Desde sus inicios, Jericó se destacó por su fervor religioso, su dedicación al trabajo y su profundo sentido de comunidad. Estos valores han perdurado a lo largo de los años, convirtiendo a Jericó no solo en un centro de peregrinación espiritual y cultural, sino también en un testimonio vivo de la tradición antioqueña. 

Jericó vio nacer a la Madre Laura Montoya

Jericó es cuna de la única santa colombiana, la Madre Laura Montoya, lo que le añade un valor espiritual y cultural significativo. De hecho, en el municipio es posible visitar un museo dedicado a su vida y obra.

La Madre Laura, cuyo nombre secular era Laura Montoya Upegui, fue una religiosa y misionera católica colombiana nacida el 26 de mayo de 1874 en Jericó, Antioquia, y fallecida el 21 de octubre de 1949. 


Es la fundadora de la Congregación de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena, conocidas también como las Lauritas, cuyo principal objetivo era la evangelización de las comunidades indígenas en Colombia, especialmente en áreas remotas y marginadas.

La Madre Laura fue beatificada por el Papa Benedicto XVI el 12 de mayo de 2004 y posteriormente canonizada por el Papa Francisco el 12 de mayo de 2013, con lo que se convirtió en la primera santa colombiana. 

Una naturaleza exuberante y planes para todos los gustos

Otro de los tesoros de Jericó es su biodiversidad. Rodeado de montañas y valles de gran belleza, ofrece una variedad de actividades al aire libre para los amantes de la naturaleza. 

Jericó, Madre Laura Montoya, Semana Santa, Más Colombia
Pinzón de maleza antioqueña (Atlapetes blancae). Ave endémica de Colombia.

Senderismo, avistamiento de aves y paseos a caballo son solo algunas de las formas en que los visitantes pueden explorar la impresionante naturaleza que rodea a Jericó. Sin duda, esta es otra buena razón para visitar el junicipio esta Semana Santa.

Lea también: Glamping cerca a Bogotá: 5 opciones para Semana Santa

Artesanías y gastronomía: puntos a favor de jericó

La artesanía local es otro pilar de la economía y la cultura del municipio. Los carrieles de Jericó, como se les conoce a un estilo de bolso de cuero tradicional, son conocidos en toda Colombia por su calidad y diseño único. 

La gastronomía también merece mención. Platos típicos antioqueños, acompañados de una taza de café cultivado en las montañas circundantes, brindan una experiencia culinaria que deleita el paladar y calienta el alma. 

Jericó es, sin duda, un destino que ofrece más que belleza estética. Es un lugar donde la cultura, la espiritualidad, la naturaleza y la hospitalidad se entrelazan, creando una experiencia inolvidable para quienes buscan descubrir los tesoros escondidos de Colombia en Semana Santa. 


A pesar de su menor conocimiento en comparación con otros destinos turísticos, Jericó se erige como un testimonio del patrimonio y la belleza inigualable que Colombia tiene para ofrecer.

En resumen, este no es solo un destino para admirar, sino para vivir. Cada calle, cada casa, y cada paisaje invita a los visitantes a sumergirse en una experiencia que va más allá de lo visual, hacia un viaje de descubrimiento personal y cultural. 

Jericó, con su encanto único, es un recordatorio de que los lugares más mágicos a menudo se encuentran fuera de los caminos trillados, esperando ser descubiertos. Y esta Semana Santa es la ocasión perfecta.