miércoles, enero 26, 2022
HomeAgropecuario¿Lograremos transmitir el saber campesino a las futuras generaciones?

¿Lograremos transmitir el saber campesino a las futuras generaciones?

Con motivo del día mundial de la Agricultura, Más Colombia entrevistó diversas voces del sector agrícola. Campesinos, “neo-rurales”, e instituciones educativas evidencian su compromiso en la transmisión de saberes del campo a las futuras generaciones.

Lisbet Cepeda se dedica al cultivo de productos orgánicos en la Sagrada Papa, ubicada en Tenjo, Cundinamarca. En su opinión, el saber campesino es “integral”, al ser “un saber tanto de pensamiento, como sensorial, emocional y espiritual”. “Es el conocimiento que relaciona el ser humano con la tierra”, puntualiza Cepeda. Resalta que en Colombia, el conocimiento campesino es “muy diverso”, no solamente por la geografía sino también por la historia del país, pues es resultado de “un engranaje entre los conocimientos indígenas, los que proceden de África y los que han venido de Europa”.

Según Mauricio Torres, campesino y dueño de una huerta orgánica en Cundinamarca, el saber campesino se construye “a punta de observación, análisis y constancia año tras año”. Se hereda “de generación en generación” mediante “el voz a voz”. 

En las familias campesinas, la transmisión del saber se da en la misma cotidianidad. “Desde muy pequeños nuestros padres nos enseñaron a trabajar en los cultivos de café, de yuca y de plátano”, comenta Andrey Joven Urriago, recolector de café y fundador de Café Generación Z. El campesino enriqueció su experiencia familiar temprana con saberes y prácticas de “diferentes regiones cafeteras de Colombia” cuando seguía las diferentes cosechas de café. Después de este acercamiento práctico, tuvo “la oportunidad de viajar a la ciudad y aprender más de este conocimiento” en el SENA y la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, UNAD.

Un saber en transformación

A lo largo de los años, los conocimientos y prácticas campesinas se han ido transformando, tanto por factores internos como externos, esto es, como resultado de procesos de tecnificación y desplazamiento de campesinos, entre otros, menciona la productora Cepeda.

La investigación científica, por su parte, también ha contribuido a la transformación de las prácticas agrícolas. No obstante, advierte Cepeda, aunque se deber reconocer los “aportes importantes” de la ciencia y la academia, lamenta que se tiende a relegar y menospreciar la disciplina campesina y resalta la necesidad de encontrar una “combinación equilibrada y respetuosa entre los saberes científicos y ancestrales”. 

Para Lisbet Cepeda, la tecnificación del campo también tuvo repercusiones en el saber campesino, logró que “el trabajo del campo fuera menos pesado” y permitió “optimizar los procesos, ahorrar tiempo y energía”. Y en su opinión, ambos sabres son compatibles “siempre y cuando haya límites porque la tecnificación implica un acaparamiento del conocimiento, mayor contaminación” y por ende, “pérdida del conocimiento ancestral”.

Ahora bien, un componente fundamental de la transmisión de saberes es el relevo generacional, el cual enfrenta graves transformaciones. Fundapanaca evidencia al respecto que “la población campesina envejeció”, pues “por cada 100 personas menores de 15 años hay 41 personas mayores a 64 años”. La Fundación advierte que “los jóvenes menores de 30 años muestran poco interés por el campo” lo cual hace que “no hay relevo generacional”. 

Frente al éxodo rural de los jóvenes, el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMISP) estimó que en 2015 en Colombia había 2,6 millones los jóvenes entre 14 y 28 años que vivían en las zonas rurales, lo que representó casi un cuarto de la población rural total (24,5%). Y, estimó que “cerca del 12% de los jóvenes rurales migraron a los centros urbanos” como consecuencia de “la dificultad para acceder a educación postsecundaria, a trabajos formales y la falta de oportunidades”. Por lo tanto, Andrey Joven Urriago considera fundamental transmitir el saber a los jóvenes “para que no se desanimen y tengan que emigrar a la ciudad en búsqueda de oportunidades”. 

Ante estas transformaciones inevitables, Lisbet Cepeda advierte que “lo peligroso es que desaparezcan” los conocimientos campesinos lo cual “sí está sucediendo”. En su concepto, “se pierden las semillas, la continuidad de ciertos cultivos y la sabiduría del ‘cómo se hace’” entre otros. Resalta que “perder este saber y la memoria es perderse como individuos y como comunidades”, advierte la dueña de la huerta Sagrada Papa.

Le puede interesar  “Los pequeños productores de leche difícilmente podrán competir con la leche importada”

La multiplicación de escenarios para la transmisión del saber

Ante este escenario, se han multiplicado los canales de transmisión del saber campesino, por parte de los campesinos mismos y desde las instituciones educativas. “Los talleres que dictan los mismos campesinos son fabulosos”, resaltó Lisbet Cepeda. Estos espacios, que permiten compartir experiencias y prácticas agrícolas, están abiertos a cualquier persona interesada en aprender al respecto, señaló Cepeda.

Por otra parte, la conectividad a Internet y la digitalización de la sociedad facilitó la implementación de nuevos canales de transmisión del saber campesino. En este contexto, Andrey Joven Urriago, fundó Café Generación Z, una “empresa digital que articula recolectores como productores” en aras de  “promover el relevo generacional a los nuevos cafeteros”. La empresa busca “enseñar a las futuras generaciones todo lo relacionado con el café producido en el Huila y Colombia”. El proyecto nace tras constatar que “la nueva generación quiere emprender pero no cuenta con los conocimientos necesarios para el manejo y la producción de la agricultura”, puntualiza el fundador. 

Paralelo a las iniciativas campesinas, instituciones tales como la fundación Fundapanaca del grupo empresarial PANACA, han tomado parte activa en la valoración del saber hacer de la ruralidad. A través programas educativos, Fundapanaca busca “potencializar los saberes que tienen los campesinos” al considerar que “sin Campo no hay Ciudad, sin campesinos no hay campo y sin educación pertinente y habilitante para ellos, no hay prosperidad”, explica Lorena Cuellar, Directora de Fundapanaca.

En su opinión, “la experiencia y la academia caminan juntas para crear en colectivo”. Para ello, la institución “genera espacios de encuentro donde cada participante construye el conocimiento a partir de su propio descubrimiento” y aprende tanto desde lo técnico (artes y oficios en la ruralidad, gestión financiera, comunicación, comercialización, normas técnicas, entre otras), hasta recibir una “formación de ser” que les permite, entre otros, “tener un pensamiento crítico, una  comunicación asertiva y liderazgo innovador”. Según la Directora de Fundapanaca, el propósito de la formación consiste en que los estudiantes lleguen “a sus territorios como agentes de cambio a través de acciones y como multiplicadores de lo aprendido”, para lograr que cada vez “más campesinos en sus territorios” sean “activos y económicamente estables”.

Más allá de la multiplicación de los canales de transmisión de estos conocimientos, también se diversificó el público interesado. Lisbet Cepeda observó al respecto un “movimiento fuerte” de personas que, como ella, han decidido dedicar su vida al campo después de una carrera profesional. “Cada vez hay más personas que no son campesinas de origen pero están interesadas en producir comida limpia, en proteger la tierra y en usarla mejor”, puntualizó.

Rescatar saberes pasados para preparar un mejor futuro

Los tres campesinos Lisbet Cepeda, Mauricio Torres y Andrey Joven concuerdan en los límites del sistema productivo actual y la contaminación generada por el sector. De seguir en este “deterioro”, Andrey Joven se pregunta: “¿qué les vamos a dejar a [los jóvenes], suelos deteriorados en los cuales no puedan producir?”. En su opinión, es fundamental “rescatar los saberes campesinos” en aras de un manejo más sostenible de los suelos y “valorar lo que nosotros realmente tenemos” para “heredarlo a las nuevas generaciones”. 

Por último, Mauricio Torres añade que los saberes campesinos “podrían llenar algunos o muchos desafíos del futuro incierto que estamos viviendo”. Para Lisbet Cepeda, “el futuro está en cuidar el planeta, en que comamos mejor, en que haya una mejor utilización de la tierra […]. El futuro está en lo que sabía la gente antes”, puntualizó.

Más crónicas

  • Pesebre, Navidad, Fiestas, Comercio

    El pesebre, que por generaciones simbolizó la Navidad en los hogares colombianos, ha venido cediendo terreno. Cada vez más, comparte su protagonismo con otros elementos navideños.

  • Navidad, Comercio, Fiestas

    En diciembre, la decoración navideña se toma muchos hogares colombianos. Ventas ambulantes, tiendas de barrio, locales, centros comerciales y supermercados se suman al espíritu navideño, con la esperanza de mejorar los ingresos del año y, como se dice coloquialmente, “hacer su diciembre”.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Muchos de estos productos decorativos son fabricados a mano o de forma artesanal en micro, pequeñas y medianas empresas.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Gran parte del comercio formal e informal ofrece la decoración navideña desde noviembre.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    A lado de Papá Noel, los muñecos de nieve se posicionan cada vez más como imperdibles de la época navideña.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El árbol navideño es una de las decoraciones que no puede faltar en esta época. En el comercio se consigue una gran variedad de árboles, la mayoría plásticos, de distintos tamaños, precios y acabados.

  • Navidad, Fiestas, Comercio, Centro comercial

    Al verde y el rojo, que han sido los colores tradicionales de la época decembrina, se han venido sumando otros como el plateado, el dorado y el blanco, más propios de decoraciones que representan la nieve que acompaña estas fiestas en el hemisferio norte. Cada uno de estos colores evoca valores propios de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color blanco en los artículos decorativos evoca la pureza, la fe y la iluminación de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color rojo representa la alegría, el amor y la generosidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El verde simboliza la esperanza, la naturaleza y la vida.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El dorado evoca la prosperidad y la riqueza.

¿Qué sería de la Navidad sin sus luces, formas y colores?

¿Qué sería de la Navidad sin la decoración que la caracteriza? Entre luces, Papá Noel, pesebres, árboles de Navidad, muñecos de nieve y renos son protagonistas.
  • navidad, ventas, comercio

    Diciembre es la época más esperada por los comerciantes. Este año, ha pasado una gran cantidad de compradores por las calles y locales de Fontibón, en un diciembre más cercano a la normalidad prepandemia.

  • navidad, ventas, fontibón, tiendas

    Los locales se preparan para esta época del año. Para ello, exhiben llamativas decoraciones y surten hasta el tope sus estanterías con mercancías para todos los gustos y presupuestos.

  • juguetes, peluches, compras

    Juguetes, ropa y zapatos son algunos de los productos con los que familiares y amigos esperan hacer felices a niños y niñas.

  • Tienda de ropa, ventas, navidad

    Los adultos también reciben detalles en Navidad. Pantalones, camisas, faldas y chaquetas hacen parte de los artículos más vendidos.

  • juguetes, ventas, fontibón

    Además de los locales comerciales, hay una gran oferta de ventas ambulantes. Estas se concentran en la carrera 100, muy cerca a la plaza de mercado del barrio.

  • juguetes, ventas ambulantes, navidad

    En esta época navideña, lo que más se ve en los puestos ambulantes son juguetes. Sobresalen los juegos de mesa, los peluches, los superhéroes y los juegos de rol.

  • ventas, navidad, calle

    Muchos de los locales comerciales optan por exhibir sus productos en la calle, para atraer visitantes y competir con los vendedores informales.

  • ventas, calle, fontibón

    Todos los días, los comerciantes alistan desde muy temprano sus productos, para aprovechar la gran afluencia de compradores que hay entre las 8:00 am. y las 9:00 pm.

  • tienda, ventas, juguetes

    En diciembre, las vitrinas y las calles se llenan de juguetes, pero también reflejan las esperanzas de miles de comerciantes que esperan recuperarse de la crisis que ha dejado la pandemia.

Fontibón alumbra su comercio en esta Navidad.

Fontibón es una de las localidades más visitadas por los bogotanos para hacer sus compras navideñas, por la gran variedad de productos y los precios bajos que ofrece tanto el comercio formal como el informal. La carrera 100 es protagonista.
  • Tomate,

    En Ubalá (Cundinamarca) un grupo de campesinos, víctimas del conflicto armado y jóvenes unen sus esfuerzos para reactivar la economía del municipio con la producción de tomate de invernadero.

  • Tomate 2

    “El tomate para nosotros es como la esposa o los hijos, porque uno se enamora de esas plantas”, afirmó Juan Beltrán, un campesino de la región.

  • Tomate 3

    Los habitantes de Ubalá crearon la Asociación Agropujanza del Guavio, para organizar la producción de tomate “Chonto Roble”. “Agropujanza es la viva muestra de que cuando una asociación trabaja y todos ponen su granito de arena se llega lejos”, afirmó Juan Beltrán.

  • Tomate 4

    El éxito de su asociación ha sido tal que semanalmente envían entre 3 y 12 toneladas de tomate a las centrales de alimentos más importantes de Bogotá.

  • Tomate 5

    Actualmente los campesinos del municipio se encuentran en la gestión de alianzas internacionales que les permitan tecnificar las formas de producción de tomate y encontrar nuevos mercados para su producto.

  • Tomate 6

    Los habitantes del municipio lograron hace unos meses una alianza estratégica con el gobierno de República Checa, que decidió aportar recursos para mejorar el sistema de riego de los tomates.

  • Tomate 7

    Según Agropujanza, “un producto que los intermediarios nos compran a $27.000 termina siendo vendido en mínimo $55.000 a los grandes almacenes”. Actualmente, la Asociación adelanta gestiones para comercializar el tomate directamente.

  • Tomate 9

    Los campesinos están buscando alianzas que les permitan exportar sus productos y venderlos sin intermediarios. Con esto en mente, Agropujanza participó en AgroExpo, la feria agropecuaria más grande del país, el pasado mes de octubre.

Campesinos de Ubalá quieren exportar tomate de invernadero

Los campesinos de Ubalá han reactivado la economía a partir de la producción de tomate de invernadero. Actualmente, buscan recursos e incentivos económicos para evitar a los intermediarios.
  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá

Le puede interesar  En Colombia se desperdicia el 34% de la oferta nacional disponible de alimentos

Así luce Bogotá en la época más terrorífica del año

Entre máscaras, pelucas y tutús, se vive el Halloween en San Victorino y Galerías.
spot_img

¿Lograremos transmitir el saber campesino a las futuras generaciones?

Con motivo del día mundial de la Agricultura, Más Colombia entrevistó diversas voces del sector agrícola. Campesinos, “neo-rurales”, e instituciones educativas evidencian su compromiso en la transmisión de saberes del campo a las futuras generaciones.

Lisbet Cepeda se dedica al cultivo de productos orgánicos en la Sagrada Papa, ubicada en Tenjo, Cundinamarca. En su opinión, el saber campesino es “integral”, al ser “un saber tanto de pensamiento, como sensorial, emocional y espiritual”. “Es el conocimiento que relaciona el ser humano con la tierra”, puntualiza Cepeda. Resalta que en Colombia, el conocimiento campesino es “muy diverso”, no solamente por la geografía sino también por la historia del país, pues es resultado de “un engranaje entre los conocimientos indígenas, los que proceden de África y los que han venido de Europa”.

Según Mauricio Torres, campesino y dueño de una huerta orgánica en Cundinamarca, el saber campesino se construye “a punta de observación, análisis y constancia año tras año”. Se hereda “de generación en generación” mediante “el voz a voz”. 

En las familias campesinas, la transmisión del saber se da en la misma cotidianidad. “Desde muy pequeños nuestros padres nos enseñaron a trabajar en los cultivos de café, de yuca y de plátano”, comenta Andrey Joven Urriago, recolector de café y fundador de Café Generación Z. El campesino enriqueció su experiencia familiar temprana con saberes y prácticas de “diferentes regiones cafeteras de Colombia” cuando seguía las diferentes cosechas de café. Después de este acercamiento práctico, tuvo “la oportunidad de viajar a la ciudad y aprender más de este conocimiento” en el SENA y la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, UNAD.

Un saber en transformación

A lo largo de los años, los conocimientos y prácticas campesinas se han ido transformando, tanto por factores internos como externos, esto es, como resultado de procesos de tecnificación y desplazamiento de campesinos, entre otros, menciona la productora Cepeda.

La investigación científica, por su parte, también ha contribuido a la transformación de las prácticas agrícolas. No obstante, advierte Cepeda, aunque se deber reconocer los “aportes importantes” de la ciencia y la academia, lamenta que se tiende a relegar y menospreciar la disciplina campesina y resalta la necesidad de encontrar una “combinación equilibrada y respetuosa entre los saberes científicos y ancestrales”. 

Para Lisbet Cepeda, la tecnificación del campo también tuvo repercusiones en el saber campesino, logró que “el trabajo del campo fuera menos pesado” y permitió “optimizar los procesos, ahorrar tiempo y energía”. Y en su opinión, ambos sabres son compatibles “siempre y cuando haya límites porque la tecnificación implica un acaparamiento del conocimiento, mayor contaminación” y por ende, “pérdida del conocimiento ancestral”.

Ahora bien, un componente fundamental de la transmisión de saberes es el relevo generacional, el cual enfrenta graves transformaciones. Fundapanaca evidencia al respecto que “la población campesina envejeció”, pues “por cada 100 personas menores de 15 años hay 41 personas mayores a 64 años”. La Fundación advierte que “los jóvenes menores de 30 años muestran poco interés por el campo” lo cual hace que “no hay relevo generacional”. 

Frente al éxodo rural de los jóvenes, el Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMISP) estimó que en 2015 en Colombia había 2,6 millones los jóvenes entre 14 y 28 años que vivían en las zonas rurales, lo que representó casi un cuarto de la población rural total (24,5%). Y, estimó que “cerca del 12% de los jóvenes rurales migraron a los centros urbanos” como consecuencia de “la dificultad para acceder a educación postsecundaria, a trabajos formales y la falta de oportunidades”. Por lo tanto, Andrey Joven Urriago considera fundamental transmitir el saber a los jóvenes “para que no se desanimen y tengan que emigrar a la ciudad en búsqueda de oportunidades”. 

Ante estas transformaciones inevitables, Lisbet Cepeda advierte que “lo peligroso es que desaparezcan” los conocimientos campesinos lo cual “sí está sucediendo”. En su concepto, “se pierden las semillas, la continuidad de ciertos cultivos y la sabiduría del ‘cómo se hace’” entre otros. Resalta que “perder este saber y la memoria es perderse como individuos y como comunidades”, advierte la dueña de la huerta Sagrada Papa.

Le puede interesar  Acosemillas: Hacen falta estímulos para innovar y desarrollar nuevas variedades

La multiplicación de escenarios para la transmisión del saber

Ante este escenario, se han multiplicado los canales de transmisión del saber campesino, por parte de los campesinos mismos y desde las instituciones educativas. “Los talleres que dictan los mismos campesinos son fabulosos”, resaltó Lisbet Cepeda. Estos espacios, que permiten compartir experiencias y prácticas agrícolas, están abiertos a cualquier persona interesada en aprender al respecto, señaló Cepeda.

Por otra parte, la conectividad a Internet y la digitalización de la sociedad facilitó la implementación de nuevos canales de transmisión del saber campesino. En este contexto, Andrey Joven Urriago, fundó Café Generación Z, una “empresa digital que articula recolectores como productores” en aras de  “promover el relevo generacional a los nuevos cafeteros”. La empresa busca “enseñar a las futuras generaciones todo lo relacionado con el café producido en el Huila y Colombia”. El proyecto nace tras constatar que “la nueva generación quiere emprender pero no cuenta con los conocimientos necesarios para el manejo y la producción de la agricultura”, puntualiza el fundador. 

Paralelo a las iniciativas campesinas, instituciones tales como la fundación Fundapanaca del grupo empresarial PANACA, han tomado parte activa en la valoración del saber hacer de la ruralidad. A través programas educativos, Fundapanaca busca “potencializar los saberes que tienen los campesinos” al considerar que “sin Campo no hay Ciudad, sin campesinos no hay campo y sin educación pertinente y habilitante para ellos, no hay prosperidad”, explica Lorena Cuellar, Directora de Fundapanaca.

En su opinión, “la experiencia y la academia caminan juntas para crear en colectivo”. Para ello, la institución “genera espacios de encuentro donde cada participante construye el conocimiento a partir de su propio descubrimiento” y aprende tanto desde lo técnico (artes y oficios en la ruralidad, gestión financiera, comunicación, comercialización, normas técnicas, entre otras), hasta recibir una “formación de ser” que les permite, entre otros, “tener un pensamiento crítico, una  comunicación asertiva y liderazgo innovador”. Según la Directora de Fundapanaca, el propósito de la formación consiste en que los estudiantes lleguen “a sus territorios como agentes de cambio a través de acciones y como multiplicadores de lo aprendido”, para lograr que cada vez “más campesinos en sus territorios” sean “activos y económicamente estables”.

Más allá de la multiplicación de los canales de transmisión de estos conocimientos, también se diversificó el público interesado. Lisbet Cepeda observó al respecto un “movimiento fuerte” de personas que, como ella, han decidido dedicar su vida al campo después de una carrera profesional. “Cada vez hay más personas que no son campesinas de origen pero están interesadas en producir comida limpia, en proteger la tierra y en usarla mejor”, puntualizó.

Rescatar saberes pasados para preparar un mejor futuro

Los tres campesinos Lisbet Cepeda, Mauricio Torres y Andrey Joven concuerdan en los límites del sistema productivo actual y la contaminación generada por el sector. De seguir en este “deterioro”, Andrey Joven se pregunta: “¿qué les vamos a dejar a [los jóvenes], suelos deteriorados en los cuales no puedan producir?”. En su opinión, es fundamental “rescatar los saberes campesinos” en aras de un manejo más sostenible de los suelos y “valorar lo que nosotros realmente tenemos” para “heredarlo a las nuevas generaciones”. 

Por último, Mauricio Torres añade que los saberes campesinos “podrían llenar algunos o muchos desafíos del futuro incierto que estamos viviendo”. Para Lisbet Cepeda, “el futuro está en cuidar el planeta, en que comamos mejor, en que haya una mejor utilización de la tierra […]. El futuro está en lo que sabía la gente antes”, puntualizó.

spot_img

VEA TAMBIÉN

Consejos para exportar café

Olga Lucía Cuellar, fundadora de Promising Crops, da recomendaciones para que los caficultures diseñen una estrategia de exportación exitosa.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.

COLOMBIA