miércoles, enero 26, 2022
HomeAgropecuarioPobreza, hambre y paro nacional en Colombia

Pobreza, hambre y paro nacional en Colombia

A propósito de las cifras del DANE que registran un aumento significativo de los hogares que no consumen tres comidas al día, tres académicos de la Universidad de los Andes, la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad del Rosario analizan la posible relación entre el hambre y el Paro Nacional.

Por: Jairo Baquero, Universidad del Rosario, Escuela de Ciencias Humanas.
jairo.baquero@urosario.edu.co

Laura Gutiérrez, Pontificia Universidad Javeriana, Instituto de Bioética.

lmgutierrez@javeriana.edu.co

María Hernández, Universidad de los Andes, Departamento de Ingeniería Quimica y de Alimentos.
m.hernandez1@uniandes.edu.co

El reciente paro nacional ha visibilizado los problemas de pobreza y desigualdad que han existido históricamente en Colombia y que fueron agravados por la pandemia de COVID19. Muchas personas en las ciudades perdieron sus trabajos o medios de subsistencia y debieron quedarse en casa cuidando a sus seres queridos. Muchos otros vieron imposible salir a rebuscarse un ingreso para comprar comida y en ocasiones se encontraron con la represión de las autoridades por no respetar las cuarentenas. Muchos negocios debieron cerrar, entraron en quiebra y despidieron a sus empleados. Solo los trabajadores privilegiados, aquellos que podían trabajar de forma remota o virtual, pudieron mantener un ingreso y su nivel de vida y el de sus familias. La pandemia profundizó las desigualdades socioeconómicas, ahondando brechas en la nutrición y la educación, comprometiendo el futuro de las nuevas generaciones.

Según recientes cifras del DANE, cerca de 2,7 millones de personas entraron en situación de pobreza monetaria extrema, es decir, no pueden adquirir una canasta básica de alimentos para subsistir. Igualmente, los logros que se dieron en la última década en reducción de pobreza y desigualdad de ingresos monetarios se reversaron, y se dieron incrementos en ambas problemáticas.

La crisis económica que ha afectado al país debido a la pandemia, llevó al gobierno a proponer una reforma tributaria para aumentar los recursos públicos. Sin embargo, dicha reforma tuvo un corte regresivo al proponer aumentar los impuestos al consumo de bienes básicos, incluidos los alimentos. Esta propuesta produjo un estallido social, materializado en un paro nacional desde el 28 de abril de 2021, con múltiples formas de protesta y movilización que recurrieron a la creatividad y la solidaridad mediante muestras artísticas, actividades comunitarias y marchas pacíficas, pero también, en mucha menor medida, a la violencia, con ataques a la fuerza pública, saqueos de establecimientos comerciales y bancarios, y daños a los sistemas masivos de transporte. Esta violencia, aunque injustificable, da cuenta de la rabia social frente a décadas de crecimiento de la desigualdad y abandono por parte del Estado. El gobierno, por su parte, ha respondido con falta de voluntad de diálogo, y con violaciones de derechos humanos y un uso desmedido de la fuerza que están siendo investigados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El gobierno ha estigmatizado a los manifestantes al tildarlos de vándalos, desconociendo que muchos son jóvenes sin trabajo ni educación que están exigiendo la garantía de sus derechos.

Estas marchas se articulan a las protestas que empezaron en 2019 contra el asesinato de líderes sociales y el retorno a la violencia armada en muchos territorios, la exigencia de la implementación del Acuerdo de Paz, y la garantía de los derechos a la educación y a la salud, entre otros.

Hambre y paro

Uno de los motivos de la movilización de los que protestan ha sido el reclamo de tener hambre. Desde varios lugares que han sido epicentro del paro nacional, incluyendo a Cali, manifestantes han planteado que salen a marchar “porque tienen hambre”, o guiados por una elección “entre morir de hambre o marchar”. Puede plantearse que el hambre ha sido una causa directa e indirecta de las protestas. Por un lado, se ha planteado que muchos jóvenes de las barricadas en las zonas de protestas de Cali, estaban comiendo mejor en las ollas comunitarias que se establecieron allí, en comparación con lo que comían en sus casas. En varios análisis se plantea que estos muchachos tenían hambre, no tenían nada que perder, y por ello salían a protestar. A medida que el paro se profundizó, se establecieron algunos corredores humanitarios para permitir la entrada de alimentos y medicinas a los barrios. También se estructuraron redes de solidaridad para facilitar el acceso de la población a los mercados y los alimentos. Se instauraron ollas comunitarias en zonas donde se establecieron los manifestantes, articulando a personas de diversas edades que así apoyaron directa e indirectamente al paro.

Por otro lado, una de las demandas del paro nacional fue en contra del alto e injusto costo de los peajes, dado el mal estado de las vías, la proximidad a las fuentes de trabajo y su impacto en los fletes y, por tanto, en el costo de los alimentos. Otra fuente de descontento –a partir de la propuesta de reforma tributaria que se cayó– ha sido la idea de cobrar peajes a las motos, uno de los principales medios de transporte entre las poblaciones rurales y urbanas pobres. Los altos costos, no solamente de los peajes sino de la gasolina en Colombia, impactan negativamente en la seguridad alimentaria al aumentar los precios de los alimentos y disminuir los ingresos famliares y, por consiguiente, el dinero disponible para gastar en alimentos.

La FAO define el hambre como “una sensación física incómoda o dolorosa, causada por un consumo insuficiente de energía alimentaria”. Existe una situación de hambre crónica, cuando no existe una posibilidad de un consumo de una “cantidad suficiente de calorías, de forma regular, para llevar una vida normal, activa y saludable”. Según el indicador de prevalencia de subalimentación que es el utilizado para medir las situaciones de hambre, mientras entre 2004 y 2006 existían 4,2 millones en esa situación en Colombia, la cifra se redujo a 2,4 millones entre 2016 y 2018, cifra que seguía siendo alta para un país que se jacta de ser miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Le puede interesar  OCDE propone mayores impuestos a las sucesiones y las donaciones

Hay que tener en cuenta que las situaciones de hambre y malnutrición violan derechos básicos de las personas, los cuales han estado protegidos en el marco de normativas internacionales como  el Derecho Humano a la Alimentación Adecuada, el Artículo 11 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Agenda 2030 que incluye el ODS-2 que plantea el objetivo de “Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible”. El incremento del hambre y la malnutrición derivadas de la crisis por la pandemia es entonces un asunto ético en cuanto viola los derechos humanos y, por tanto, la dignidad humana.

Estudios recientes para América Latina plantean que, a causa de crisis estructurales, agravadas por la pandemia del último año, se dio un aumento de la inseguridad alimentaria en la región. La inseguridad alimentaria se entiende como la falta de acceso regular a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para tener un crecimiento y desarrollo normales. Esto se relaciona con la disponibilidad de alimentos y/o con la falta de recursos para obtenerlos.

Una aproximación a esta situación de hambre se identifica en los indicadores de la Encuesta Pulso Social del DANE de abril de 2021. En el indicador de “seguridad alimentaria” medido como el “porcentaje de hogares que consumen 3 comidas al día”, los datos muestran que, a nivel nacional, el porcentaje de hogares que consumen tres comidas al día pasaron de 89.7% a 68.6% antes y después de la cuarentena respectivamente. El descenso fue muy alto en la Costa Caribe, pues en Santa Marta esos porcentajes pasaron de 97% a 68%, en Barranquilla de 86% a 38%, en Cartagena de 73% a 33% y en Sincelejo de 92% a 42%. En Bogotá, esos porcentajes pasaron de 85% a 63%, en Cali de 94% a 77% y en Medellín de 81% a 74.9%.

La situación pre-pandemia nos ha mostrado que han existido regiones y barrios con mayores niveles de hambre y desnutrición. El hambre tiene “color de piel”, afectando sobre todo a poblaciones indígenas y afrodescendientes de algunas regiones. Y también que el hambre tiene género, estrato y edad, afectando sobre todo a mujeres cabeza de hogar, poblaciones de estratos bajos, y a niños, jóvenes y adultos mayores. Por otro lado, no hay que olvidar la deuda histórica que el país ha tenido con el campesinado, con regiones empobrecidas, frente a lo cual el Acuerdo de Paz buscaba reducir las brechas de desigualdad.

Los impactos de la pandemia sobre el hambre mostraron que a nivel urbano se dio de manera visible, ejemplificado en los denominados “trapos rojos”, que fue una estrategia de la población en barrios con población vulnerable para solicitar ayuda alimentaria. También se ha presentado de manera oculta, entre poblaciones de clases medias y acomodadas, que por diversas razones son menos identificadas como demandantes de ayudas alimentarias. Poblaciones de diferentes estratos fueron afectadas por desempleo, ingresos precarios, y el alto costo de vida en las ciudades. Por su parte, en zonas rurales, los campesinos y trabajadores se han quejado en los años recientes de recibir ingresos precarios por sus productos, altos costos de los insumos para la producción, costos de transporte elevados, al igual que se han dado problemas para recoger las cosechas en el último año. También hay problemas para acceder a agua potable. El gobierno ha planteado que sus programas de transferencias monetarias se enfocaron especialmente en las poblaciones rurales en medio de la cuarentena, buscando evitar el aumento de la pobreza rural. Frente a esto, existe la preocupación de que dichos programas no conduzcan a una reducción duradera de la brecha rural/urbana.  

Al revisar reportes de varias instituciones nacionales e internacionales que operan en Colombia, los impactos de la pandemia de Covid-19 y las cuarentenas han agravado el hambre en algunos grupos vulnerables. Se resaltan los impactos en mujeres gestantes y lactantes, en trabajadores de economía informal y popular, desplazados internos, migrantes, retornados colombianos, mujeres cabeza de hogar, niños y jóvenes y adultos mayores.

Las relaciones entre el Paro y el hambre también se relacionan con los posibles impactos de los bloqueos en el desabastecimiento parcial que se ha dado en algunas ciudades, lo que ha llevado a algunos productores y consumidores a estar en desacuerdo con las movilizaciones. No obstante, hay que resaltar que muchos productores de alimentos, transportadores y otros actores de las cadenas alimentarias han estado de acuerdo con el paro nacional, aunque no necesariamente con los bloqueos por el impacto negativo en la comercialización de sus productos y en la consecución de los insumos necesarios para la producción.

Están por ser analizados los impactos de programas y políticas de asistencia alimentarias, incluidos los kits alimentarios, canastas alimentarias, bonos, etc., que se han diseñado desde el gobierno nacional, las ONGs y gobiernos locales. Consideramos que cualquier solución a esta crisis alimentaria debe plantearse desde una dimensión ética para el restablecimiento del derecho humano a la alimentación y otros derechos conexos y para la protección de la dignidad de las personas.

Más crónicas

  • Pesebre, Navidad, Fiestas, Comercio

    El pesebre, que por generaciones simbolizó la Navidad en los hogares colombianos, ha venido cediendo terreno. Cada vez más, comparte su protagonismo con otros elementos navideños.

  • Navidad, Comercio, Fiestas

    En diciembre, la decoración navideña se toma muchos hogares colombianos. Ventas ambulantes, tiendas de barrio, locales, centros comerciales y supermercados se suman al espíritu navideño, con la esperanza de mejorar los ingresos del año y, como se dice coloquialmente, “hacer su diciembre”.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Muchos de estos productos decorativos son fabricados a mano o de forma artesanal en micro, pequeñas y medianas empresas.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Gran parte del comercio formal e informal ofrece la decoración navideña desde noviembre.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    A lado de Papá Noel, los muñecos de nieve se posicionan cada vez más como imperdibles de la época navideña.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El árbol navideño es una de las decoraciones que no puede faltar en esta época. En el comercio se consigue una gran variedad de árboles, la mayoría plásticos, de distintos tamaños, precios y acabados.

  • Navidad, Fiestas, Comercio, Centro comercial

    Al verde y el rojo, que han sido los colores tradicionales de la época decembrina, se han venido sumando otros como el plateado, el dorado y el blanco, más propios de decoraciones que representan la nieve que acompaña estas fiestas en el hemisferio norte. Cada uno de estos colores evoca valores propios de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color blanco en los artículos decorativos evoca la pureza, la fe y la iluminación de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color rojo representa la alegría, el amor y la generosidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El verde simboliza la esperanza, la naturaleza y la vida.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El dorado evoca la prosperidad y la riqueza.

¿Qué sería de la Navidad sin sus luces, formas y colores?

¿Qué sería de la Navidad sin la decoración que la caracteriza? Entre luces, Papá Noel, pesebres, árboles de Navidad, muñecos de nieve y renos son protagonistas.
  • navidad, ventas, comercio

    Diciembre es la época más esperada por los comerciantes. Este año, ha pasado una gran cantidad de compradores por las calles y locales de Fontibón, en un diciembre más cercano a la normalidad prepandemia.

  • navidad, ventas, fontibón, tiendas

    Los locales se preparan para esta época del año. Para ello, exhiben llamativas decoraciones y surten hasta el tope sus estanterías con mercancías para todos los gustos y presupuestos.

  • juguetes, peluches, compras

    Juguetes, ropa y zapatos son algunos de los productos con los que familiares y amigos esperan hacer felices a niños y niñas.

  • Tienda de ropa, ventas, navidad

    Los adultos también reciben detalles en Navidad. Pantalones, camisas, faldas y chaquetas hacen parte de los artículos más vendidos.

  • juguetes, ventas, fontibón

    Además de los locales comerciales, hay una gran oferta de ventas ambulantes. Estas se concentran en la carrera 100, muy cerca a la plaza de mercado del barrio.

  • juguetes, ventas ambulantes, navidad

    En esta época navideña, lo que más se ve en los puestos ambulantes son juguetes. Sobresalen los juegos de mesa, los peluches, los superhéroes y los juegos de rol.

  • ventas, navidad, calle

    Muchos de los locales comerciales optan por exhibir sus productos en la calle, para atraer visitantes y competir con los vendedores informales.

  • ventas, calle, fontibón

    Todos los días, los comerciantes alistan desde muy temprano sus productos, para aprovechar la gran afluencia de compradores que hay entre las 8:00 am. y las 9:00 pm.

  • tienda, ventas, juguetes

    En diciembre, las vitrinas y las calles se llenan de juguetes, pero también reflejan las esperanzas de miles de comerciantes que esperan recuperarse de la crisis que ha dejado la pandemia.

Fontibón alumbra su comercio en esta Navidad.

Fontibón es una de las localidades más visitadas por los bogotanos para hacer sus compras navideñas, por la gran variedad de productos y los precios bajos que ofrece tanto el comercio formal como el informal. La carrera 100 es protagonista.
  • Tomate,

    En Ubalá (Cundinamarca) un grupo de campesinos, víctimas del conflicto armado y jóvenes unen sus esfuerzos para reactivar la economía del municipio con la producción de tomate de invernadero.

  • Tomate 2

    “El tomate para nosotros es como la esposa o los hijos, porque uno se enamora de esas plantas”, afirmó Juan Beltrán, un campesino de la región.

  • Tomate 3

    Los habitantes de Ubalá crearon la Asociación Agropujanza del Guavio, para organizar la producción de tomate “Chonto Roble”. “Agropujanza es la viva muestra de que cuando una asociación trabaja y todos ponen su granito de arena se llega lejos”, afirmó Juan Beltrán.

  • Tomate 4

    El éxito de su asociación ha sido tal que semanalmente envían entre 3 y 12 toneladas de tomate a las centrales de alimentos más importantes de Bogotá.

  • Tomate 5

    Actualmente los campesinos del municipio se encuentran en la gestión de alianzas internacionales que les permitan tecnificar las formas de producción de tomate y encontrar nuevos mercados para su producto.

  • Tomate 6

    Los habitantes del municipio lograron hace unos meses una alianza estratégica con el gobierno de República Checa, que decidió aportar recursos para mejorar el sistema de riego de los tomates.

  • Tomate 7

    Según Agropujanza, “un producto que los intermediarios nos compran a $27.000 termina siendo vendido en mínimo $55.000 a los grandes almacenes”. Actualmente, la Asociación adelanta gestiones para comercializar el tomate directamente.

  • Tomate 9

    Los campesinos están buscando alianzas que les permitan exportar sus productos y venderlos sin intermediarios. Con esto en mente, Agropujanza participó en AgroExpo, la feria agropecuaria más grande del país, el pasado mes de octubre.

Campesinos de Ubalá quieren exportar tomate de invernadero

Los campesinos de Ubalá han reactivado la economía a partir de la producción de tomate de invernadero. Actualmente, buscan recursos e incentivos económicos para evitar a los intermediarios.
  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá

Le puede interesar  Así será la próxima Politica Agrícola Común en la Unión Europea

Así luce Bogotá en la época más terrorífica del año

Entre máscaras, pelucas y tutús, se vive el Halloween en San Victorino y Galerías.
spot_img

Pobreza, hambre y paro nacional en Colombia

A propósito de las cifras del DANE que registran un aumento significativo de los hogares que no consumen tres comidas al día, tres académicos de la Universidad de los Andes, la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad del Rosario analizan la posible relación entre el hambre y el Paro Nacional.

Por: Jairo Baquero, Universidad del Rosario, Escuela de Ciencias Humanas.
jairo.baquero@urosario.edu.co

Laura Gutiérrez, Pontificia Universidad Javeriana, Instituto de Bioética.

lmgutierrez@javeriana.edu.co

María Hernández, Universidad de los Andes, Departamento de Ingeniería Quimica y de Alimentos.
m.hernandez1@uniandes.edu.co

El reciente paro nacional ha visibilizado los problemas de pobreza y desigualdad que han existido históricamente en Colombia y que fueron agravados por la pandemia de COVID19. Muchas personas en las ciudades perdieron sus trabajos o medios de subsistencia y debieron quedarse en casa cuidando a sus seres queridos. Muchos otros vieron imposible salir a rebuscarse un ingreso para comprar comida y en ocasiones se encontraron con la represión de las autoridades por no respetar las cuarentenas. Muchos negocios debieron cerrar, entraron en quiebra y despidieron a sus empleados. Solo los trabajadores privilegiados, aquellos que podían trabajar de forma remota o virtual, pudieron mantener un ingreso y su nivel de vida y el de sus familias. La pandemia profundizó las desigualdades socioeconómicas, ahondando brechas en la nutrición y la educación, comprometiendo el futuro de las nuevas generaciones.

Según recientes cifras del DANE, cerca de 2,7 millones de personas entraron en situación de pobreza monetaria extrema, es decir, no pueden adquirir una canasta básica de alimentos para subsistir. Igualmente, los logros que se dieron en la última década en reducción de pobreza y desigualdad de ingresos monetarios se reversaron, y se dieron incrementos en ambas problemáticas.

La crisis económica que ha afectado al país debido a la pandemia, llevó al gobierno a proponer una reforma tributaria para aumentar los recursos públicos. Sin embargo, dicha reforma tuvo un corte regresivo al proponer aumentar los impuestos al consumo de bienes básicos, incluidos los alimentos. Esta propuesta produjo un estallido social, materializado en un paro nacional desde el 28 de abril de 2021, con múltiples formas de protesta y movilización que recurrieron a la creatividad y la solidaridad mediante muestras artísticas, actividades comunitarias y marchas pacíficas, pero también, en mucha menor medida, a la violencia, con ataques a la fuerza pública, saqueos de establecimientos comerciales y bancarios, y daños a los sistemas masivos de transporte. Esta violencia, aunque injustificable, da cuenta de la rabia social frente a décadas de crecimiento de la desigualdad y abandono por parte del Estado. El gobierno, por su parte, ha respondido con falta de voluntad de diálogo, y con violaciones de derechos humanos y un uso desmedido de la fuerza que están siendo investigados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El gobierno ha estigmatizado a los manifestantes al tildarlos de vándalos, desconociendo que muchos son jóvenes sin trabajo ni educación que están exigiendo la garantía de sus derechos.

Estas marchas se articulan a las protestas que empezaron en 2019 contra el asesinato de líderes sociales y el retorno a la violencia armada en muchos territorios, la exigencia de la implementación del Acuerdo de Paz, y la garantía de los derechos a la educación y a la salud, entre otros.

Hambre y paro

Uno de los motivos de la movilización de los que protestan ha sido el reclamo de tener hambre. Desde varios lugares que han sido epicentro del paro nacional, incluyendo a Cali, manifestantes han planteado que salen a marchar “porque tienen hambre”, o guiados por una elección “entre morir de hambre o marchar”. Puede plantearse que el hambre ha sido una causa directa e indirecta de las protestas. Por un lado, se ha planteado que muchos jóvenes de las barricadas en las zonas de protestas de Cali, estaban comiendo mejor en las ollas comunitarias que se establecieron allí, en comparación con lo que comían en sus casas. En varios análisis se plantea que estos muchachos tenían hambre, no tenían nada que perder, y por ello salían a protestar. A medida que el paro se profundizó, se establecieron algunos corredores humanitarios para permitir la entrada de alimentos y medicinas a los barrios. También se estructuraron redes de solidaridad para facilitar el acceso de la población a los mercados y los alimentos. Se instauraron ollas comunitarias en zonas donde se establecieron los manifestantes, articulando a personas de diversas edades que así apoyaron directa e indirectamente al paro.

Por otro lado, una de las demandas del paro nacional fue en contra del alto e injusto costo de los peajes, dado el mal estado de las vías, la proximidad a las fuentes de trabajo y su impacto en los fletes y, por tanto, en el costo de los alimentos. Otra fuente de descontento –a partir de la propuesta de reforma tributaria que se cayó– ha sido la idea de cobrar peajes a las motos, uno de los principales medios de transporte entre las poblaciones rurales y urbanas pobres. Los altos costos, no solamente de los peajes sino de la gasolina en Colombia, impactan negativamente en la seguridad alimentaria al aumentar los precios de los alimentos y disminuir los ingresos famliares y, por consiguiente, el dinero disponible para gastar en alimentos.

La FAO define el hambre como “una sensación física incómoda o dolorosa, causada por un consumo insuficiente de energía alimentaria”. Existe una situación de hambre crónica, cuando no existe una posibilidad de un consumo de una “cantidad suficiente de calorías, de forma regular, para llevar una vida normal, activa y saludable”. Según el indicador de prevalencia de subalimentación que es el utilizado para medir las situaciones de hambre, mientras entre 2004 y 2006 existían 4,2 millones en esa situación en Colombia, la cifra se redujo a 2,4 millones entre 2016 y 2018, cifra que seguía siendo alta para un país que se jacta de ser miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Le puede interesar  “Este año vamos a tener mejores precios de café”: Federación Nacional de Cafeteros

Hay que tener en cuenta que las situaciones de hambre y malnutrición violan derechos básicos de las personas, los cuales han estado protegidos en el marco de normativas internacionales como  el Derecho Humano a la Alimentación Adecuada, el Artículo 11 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Agenda 2030 que incluye el ODS-2 que plantea el objetivo de “Poner fin al hambre, conseguir la seguridad alimentaria y una mejor nutrición, y promover la agricultura sostenible”. El incremento del hambre y la malnutrición derivadas de la crisis por la pandemia es entonces un asunto ético en cuanto viola los derechos humanos y, por tanto, la dignidad humana.

Estudios recientes para América Latina plantean que, a causa de crisis estructurales, agravadas por la pandemia del último año, se dio un aumento de la inseguridad alimentaria en la región. La inseguridad alimentaria se entiende como la falta de acceso regular a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para tener un crecimiento y desarrollo normales. Esto se relaciona con la disponibilidad de alimentos y/o con la falta de recursos para obtenerlos.

Una aproximación a esta situación de hambre se identifica en los indicadores de la Encuesta Pulso Social del DANE de abril de 2021. En el indicador de “seguridad alimentaria” medido como el “porcentaje de hogares que consumen 3 comidas al día”, los datos muestran que, a nivel nacional, el porcentaje de hogares que consumen tres comidas al día pasaron de 89.7% a 68.6% antes y después de la cuarentena respectivamente. El descenso fue muy alto en la Costa Caribe, pues en Santa Marta esos porcentajes pasaron de 97% a 68%, en Barranquilla de 86% a 38%, en Cartagena de 73% a 33% y en Sincelejo de 92% a 42%. En Bogotá, esos porcentajes pasaron de 85% a 63%, en Cali de 94% a 77% y en Medellín de 81% a 74.9%.

La situación pre-pandemia nos ha mostrado que han existido regiones y barrios con mayores niveles de hambre y desnutrición. El hambre tiene “color de piel”, afectando sobre todo a poblaciones indígenas y afrodescendientes de algunas regiones. Y también que el hambre tiene género, estrato y edad, afectando sobre todo a mujeres cabeza de hogar, poblaciones de estratos bajos, y a niños, jóvenes y adultos mayores. Por otro lado, no hay que olvidar la deuda histórica que el país ha tenido con el campesinado, con regiones empobrecidas, frente a lo cual el Acuerdo de Paz buscaba reducir las brechas de desigualdad.

Los impactos de la pandemia sobre el hambre mostraron que a nivel urbano se dio de manera visible, ejemplificado en los denominados “trapos rojos”, que fue una estrategia de la población en barrios con población vulnerable para solicitar ayuda alimentaria. También se ha presentado de manera oculta, entre poblaciones de clases medias y acomodadas, que por diversas razones son menos identificadas como demandantes de ayudas alimentarias. Poblaciones de diferentes estratos fueron afectadas por desempleo, ingresos precarios, y el alto costo de vida en las ciudades. Por su parte, en zonas rurales, los campesinos y trabajadores se han quejado en los años recientes de recibir ingresos precarios por sus productos, altos costos de los insumos para la producción, costos de transporte elevados, al igual que se han dado problemas para recoger las cosechas en el último año. También hay problemas para acceder a agua potable. El gobierno ha planteado que sus programas de transferencias monetarias se enfocaron especialmente en las poblaciones rurales en medio de la cuarentena, buscando evitar el aumento de la pobreza rural. Frente a esto, existe la preocupación de que dichos programas no conduzcan a una reducción duradera de la brecha rural/urbana.  

Al revisar reportes de varias instituciones nacionales e internacionales que operan en Colombia, los impactos de la pandemia de Covid-19 y las cuarentenas han agravado el hambre en algunos grupos vulnerables. Se resaltan los impactos en mujeres gestantes y lactantes, en trabajadores de economía informal y popular, desplazados internos, migrantes, retornados colombianos, mujeres cabeza de hogar, niños y jóvenes y adultos mayores.

Las relaciones entre el Paro y el hambre también se relacionan con los posibles impactos de los bloqueos en el desabastecimiento parcial que se ha dado en algunas ciudades, lo que ha llevado a algunos productores y consumidores a estar en desacuerdo con las movilizaciones. No obstante, hay que resaltar que muchos productores de alimentos, transportadores y otros actores de las cadenas alimentarias han estado de acuerdo con el paro nacional, aunque no necesariamente con los bloqueos por el impacto negativo en la comercialización de sus productos y en la consecución de los insumos necesarios para la producción.

Están por ser analizados los impactos de programas y políticas de asistencia alimentarias, incluidos los kits alimentarios, canastas alimentarias, bonos, etc., que se han diseñado desde el gobierno nacional, las ONGs y gobiernos locales. Consideramos que cualquier solución a esta crisis alimentaria debe plantearse desde una dimensión ética para el restablecimiento del derecho humano a la alimentación y otros derechos conexos y para la protección de la dignidad de las personas.

spot_img

VEA TAMBIÉN

“Los bloqueos han impedido exportar a tiempo miles de sacos de café”...

Alexánder Taborda, productor de café en Andes, Antioquia, se refiere a la situación del sector en el contexto del Paro Nacional y más allá de la coyuntura. Mantiene que el futuro de la caficultura es incierto.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.

COLOMBIA