viernes, 12 de agosto de 2022
Inicio  »  Empleo  »  ¿Por qué los impuestos indirectos como el IVA golpean con más fuerza a las mujeres?

¿Por qué los impuestos indirectos como el IVA golpean con más fuerza a las mujeres?

En medio de la polémica suscitada por la propuesta de Reforma Tributaria, se ha abierto un debate sobre su impacto diferencial en los sectores más vulnerables de la población. Expertas coinciden en la necesidad de que la reforma tributaria cuente con perspectiva de género.

portrait of worried young single mother feeling st L6DK3E9 scaled

Varios economistas han señalado que los sectores poblacionales más vulnerables son los más afectados por impuestos indirectos como el IVA. De acuerdo con Leopoldo Fergusson, PhD en economía y director del Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (CEDE) de la Universidad de los Andes, los impuestos al consumo que tienen una tarifa igual para todos los consumidores implican una mayor proporción de gasto por parte de los estratos más bajos. En este sentido, Natalia Moreno Salamanca, economista experta en género y líder técnica de la Secretaría de la Mujer de Bogotá, argumenta que “múltiples estudios demuestran que este tipo de impuestos afectan a las personas que tienen menos ingresos, especialmente a las mujeres”. Para la experta, lo anterior se debe a la brecha de género en la economía y a la incidencia de los roles tradicionales de género en los patrones de consumo de las mujeres.

En primer lugar, Moreno Salamanca señala que “la pobreza en Colombia está feminizada”. Prueba de esto es la brecha de género que existe en el mercado laboral, la mayor incidencia de la pobreza en hogares de jefatura femenina y el impacto diferencial que ha tenido la pandemia en las actividades económicas cuya fuerza laboral es predominantemente femenina. Según el DANE, en febrero de este año la tasa de desempleo de las mujeres (20,7%) fue 43,5% mayor a la de los hombres (11,7%). Así mismo, de acuerdo con la entidad, la tasa de ocupación de las mujeres (56,6%) es mucho más baja que la de los hombres (79,9%). Además, actividades como el servicio doméstico, que cuenta con una participación femenina del 94,2%, son las que más puestos de trabajo han perdido durante la pandemia.

En segundo lugar, la funcionaria explica que los patrones de consumo de las mujeres las hacen más vulnerables al aumento de los precios que genera el IVA en algunos bienes y servicios, ya que en estas “el consumo está mucho más orientado a satisfacer las necesidades básicas de las familias”. A diferencia de los hombres, que “tienen una priorización del consumo hacia inversiones como la compra de un carro o de un televisor”, las mujeres “invierten mucho más en bienes de la canasta básica (la lonchera de los niños, los medicamentos, los gastos diarios)”. Para Moreno Salamanca, dado que “las últimas seis reformas tributarias han tendido a ampliar la base gravable a más productos y servicios de la canasta familiar y a aumentar la tasa del IVA”, es evidente que estas “han tenido un impacto negativo en las mujeres”.



Las expertas consultadas coinciden en que uno de los puntos débiles de esta reforma tributaria es la ausencia de una perspectiva de género que tenga en cuenta los impactos diferenciales de la política tributaria nacional en las mujeres. De acuerdo con Lina María Céspedes, experta en género y vicedecana de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, “años y años de reformas tributarias parciales […] convirtieron la regulación tributaria en un galimatías caracterizado por la inequidad”. Para la abogada, “es determinante que toda propuesta tributaria analice y exponga de manera explícita sus posibles impactos diferenciados en hombres y mujeres”. Al respecto, Moreno Salamanca advierte que “es fundamental que haya un análisis de consumo por sexo, cosa que ningún gobierno, por lo menos en las últimas seis reformas tributarias, ha hecho. Esto nunca se tiene en cuenta y está ausente en el diseño de las políticas fiscales y tributarias”.