domingo, 4 de diciembre de 2022
Inicio  »  Columnistas  »  Primer seminario de Fluviología

Primer seminario de Fluviología

Roberto Ramírez Ocampo, Columnista

Roberto Ramírez Ocampo

Directivo de Democracia y Modernización Ganadera (Demogan). Consultor de Empresas en comercio internacional.

En la Escuela Naval de Suboficiales se llevó a cabo el primer seminario de Fluviología como antesala al primer diplomado, que se llevará a cabo entre marzo y abril de 2023, con una duración de 120 horas. 

Estuvieron presentes los líderes de la educación de la marina: los señores contralmirantes León Espinosa Torres, jefe del Estado Mayor de Personal; Javier Jaimes Padilla, director de la Escuela Naval de Cadetes en Cartagena; Rafael Aranguren Devia, director de la Escuela Naval de Suboficiales en Barranquilla, y el señor coronel José Amaya Barrera, director de la escuela de suboficiales de Infantería de Marina.


Un total de 14 presentaciones, de las cuales 7 fueron presentadas por PHDs, y dos conversatorios, donde participó otro PhD, el capitán de navío® de la marina española, José María Riola, y participó en el conversatorio con el director de Cormagdalena, el señor coronel® Germán Puentes, que debo decir estuvo a la altura. Nos dejó claro que no tendríamos APP sino que la intervención se hará por Obra Pública (por fin un funcionario de nivel se sincera) y que la carga iría hasta Puerto Salgar-La Dorada, abriendo una ventana de esperanza a los navieros. 

De este columnista: El Cauca debe ser estudiado y entendido

El señor coronel cuenta con todos nosotros para hacer realidad esa propuesta. Nos faltó tiempo para hablar del Canal del Dique y mi recomendación es que en próximos conversatorios los invitados especiales hagan preguntas cortas para que el entrevistado sea el principal actor; hago la salvedad de las luces que dio Enrique Lequerica en su intervención, pues aportó conocimientos al auditorio.

Todos los conferencistas nos dieron clases de excelencia y profundidad. A todos ellos, nuestros agradecimientos. 

Debo hacer un reconocimiento especial a Gisela Paredes Leguizamón, de Parques Nacionales, que nos dio un paseo ambiental, de sostenibilidad, carisma y ética, utilizando de fondo los parques de Colombia. 

El impulso que se dio a la Fluviología gracias al capitán Miguel Garnica López, que es el jefe integral de educación de la Institución, fue determinante. Gracias a él y a todos los oficiales y suboficiales que participaron en la organización.


Quiero terminar este largo prólogo agradeciéndole al almirante Espinosa su gentil reconocimiento por el trabajo que he venido realizando desde el 30 de septiembre de 2012, cuando propuse la fundación de la Fluviología como carrera.

También de este columnista: La cumbia viene de El Banco, Magdalena

Nuestros ríos pueden generar 1 millón de empleos adicionales a los que hoy tenemos. Lo interesante es que cubren desde mano de obra no calificada, hasta doctores con subespecializaciones.

Insisto en que el indicador de los ríos del mundo es el pez. Los guardianes deben ser los pescadores y los que aseguren su futuro deben ser los fluviólogos. 

Lequerica y yo hemos venido insistiendo que el estudio y la explotación de los sedimentos de los ríos es urgente. Les comparto que el capitán Garnica mandó a una teniente de fragata a Corea a estudiar el aprovechamiento de sedimentos. Ella se llama Tatiana Gonzalez; su Escrito habla precisamente del tema y estaré comentándolo cuando lo digiera en su totalidad. Mientras tanto, le comento a la teniente que, en mi concepto, le faltó mencionar los metales preciosos que llevan los sedimentos. Este es un país de oro, plata y platino, y eso debe ser tenido en cuenta. 

Junto con los capitanes Riola y Garnica, estaremos visitando unos treinta pueblos ribereños para invitar a sus pobladores a que estudien Fluviología. Educar asegura la vida futura de nuestros ríos. 

Hago una respetuosa sugerencia a todos los que participaron y es que se ciñan disciplinadamente a los tiempos que se programan. La laxitud con los horarios hace parte del ADN de nuestro subdesarrollo.    

Más de este columnista: Mi cuento sobre el agua para niños