La Propiedad Intelectual como herramienta en la lucha por la igualdad de género | Más Colombia
domingo, 14 de julio de 2024
Inicio  »  Columnistas  »  La Propiedad Intelectual como herramienta en la lucha por la igualdad de género

La Propiedad Intelectual como herramienta en la lucha por la igualdad de género

Laura Cantor, Columnista, Propiedad Intelectual, Más Colombia

Laura Cantor

Abogada especialista en Propiedad Intelectual, asesora y creadora de contenido.

Son muchas reflexiones las que surgen en el Día Internacional de la Mujer, pero hay una que me parece importante, a la que poco solemos llegar y que hoy quiero poner sobre la mesa: la Propiedad Intelectual como punto clave en la lucha por la igualdad de género.

Desde tiempos antiguos hasta la era moderna, las mujeres han contribuido de manera significativa al desarrollo cultural, científico y tecnológico de la humanidad. Sin embargo, esta realidad no siempre ha sido reconocida, pues durante mucho tiempo estas contribuciones fueron subestimadas, ocultadas o incluso atribuidas por error o falsedad a figuras masculinas.


Existen casos muy recordados como el de la pintora Margaret Keane, quien tuvo que ir a juicio en contra de su esposo para demostrar que ella era la verdadera autora de las obras, o el de la científica Rosalind Franklin, que desempeñó un papel crucial en la elucidación de la estructura del ADN y el crédito por el descubrimiento se atribuyó principalmente a sus dos colegas hombres, por solo mencionar dos ejemplos.

Le puede interesar: Las mujeres solo deberán cotizar 1.000 semanas de pensión a partir del 2026

Es en este contexto donde resulta importante reconocer que la Propiedad Intelectual puede y es utilizada como un mecanismo vital para la reivindicación del trabajo creativo, científico e innovador de las mujeres, y de algún modo es la materialización legal de algunos de los derechos conquistados a través del movimiento social feminista.

La importancia de la Propiedad Intelectual para la reivindicación de los derechos de las mujeres

En el ámbito de los derechos de autor, por ejemplo, la Propiedad Intelectual garantiza algo tan básico como el derecho a ser reconocida como autora de una obra, y el derecho a una recompensa económica por ese esfuerzo artístico o intelectual. 

Esto es especialmente relevante en un contexto en el que las mujeres escritoras y artistas han sido históricamente marginadas y ocultadas en favor de sus colegas masculinos.


Por su parte, en el campo de la ciencia y la tecnología, la Propiedad Intelectual también desempeña un papel crucial en la protección de las invenciones y descubrimientos de las mujeres. 

A lo largo de la historia, las científicas han realizado contribuciones valiosas a campos como la medicina, la ingeniería y la informática, entre otros, pero con frecuencia han enfrentado discriminación y desafíos para obtener el reconocimiento adecuado por su trabajo.

Y es justamente a través de la Propiedad Intelectual que podemos brindar a las mujeres científicas la seguridad de que sus innovaciones estarán protegidas y que podrán beneficiarse de su explotación comercial.

Por estas razones, en el Día Internacional de la Mujer es fundamental reconocer cómo la Propiedad Intelectual proporciona un medio para superar estas barreras, al otorgarnos el derecho exclusivo de controlar y beneficiarnos de nuestras creaciones, y también es una oportunidad para comprometernos a abordar los desafíos que se enfrentan en este ámbito.

Esto incluye tomar medidas para promover el acceso equitativo a recursos legales y financieros, abogar por cambios en las normas y prácticas culturales que perpetúan la discriminación de género, y apoyar iniciativas que fomenten la participación de las mujeres en la creatividad y la innovación.

Lea también: Filbo 2024: Estas son las fechas, tarifas, actividades y horarios en Bogotá

Colombia va por un buen camino como país fundador de la Red Latinoamericana de Propiedad Intelectual y Género, creada en el año 2021 y a partir de la cual se busca hacer transversal el enfoque de género en la política, la gestión y los servicios de las Oficinas Nacionales de Propiedad Intelectual (ONAPIs) de la región. 

También se destacan iniciativas internas como la guía para la incorporación del enfoque de género en los servicios prestados por la Superintendencia de Industria y Comercio, que fue publicada justo el mes pasado. Sin embargo, es cierto que aún queda un trabajo arduo en términos de programas de fomento de la participación de las mujeres.


Al hacerlo, estaremos construyendo un futuro en el que todas las mujeres tengamos la oportunidad de alcanzar nuestro máximo potencial y contribuir plenamente al progreso de la humanidad, porque tanto la Propiedad Intelectual como el movimiento feminista son una cuestión colectiva y no individual.