lunes, 27 de junio de 2022
Inicio  »  Empleo  »  Solo 1 de cada 4 personas con discapacidad hace parte de la fuerza de trabajo

Solo 1 de cada 4 personas con discapacidad hace parte de la fuerza de trabajo

El DANE entregó las cifras del mercado laboral para la población con discapacidad. Apenas 470.000, el 22,4%, hicieron parte de la fuerza de trabajo.

Discapacitados, Discapacidad, Población vulnerable

A partir del proceso de rediseño de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (2019-2021), el DANE puso a disposición del público los datos del mercado laboral correspondientes a tres “grupos poblacionales priorizados que han sido históricamente discriminados y no visibles en la información estadística oficial”: la población campesina, LGTB (lesbianas, gais, bisexuales y trans) y con discapacidad. A continuación, presentamos lo concerniente a la población con discapacidad. 

Los últimos resultados de la Gran Encuesta Integrada de Hogares (GEIH) para la población con discapacidad muestran que su integración al mercado laboral sigue siendo una tarea pendiente en Colombia. 

En el periodo enero-marzo de este año, había en el país un total de 2,5 millones de personas con discapacidad, de las cuales 2,1 millones estaban en edad de trabajar . 



No obstante, de estos 2,1 millones hubo 1,6 millones por fuera de la fuerza laboral y apenas 470.000 (22,4%) hicieron parte de la fuerza de trabajo, entendida como aquellas personas en edad de trabajar que trabajan o están buscando empleo. 

De estos 470.000, 391.000 estuvieron ocupados y 79.000 estuvieron desocupados. 

Brecha laboral entre la población con y sin discapacidad

La Tasa Global de Participación, que mide “la relación porcentual entre la fuerza de trabajo y la población en edad de trabajar”, tiene una diferencia negativa de 43,4 puntos porcentuales entre la población con y sin discapacidad. Así, mientras en la primera es del 22,4%, en la segunda es del 65,8%. Lo anterior implica que la inserción laboral de las personas con discapacidad es mucho menor. Una gran parte de la población discapacitada en edad de trabajar ni está ocupada ni busca empleo. 

La diferencia mencionada se expresa tanto en la tasa de ocupación, que mide “la relación porcentual entre la población ocupada (OC) y el número de personas que integran la población en edad de trabajar (PET)”,  como en la de desempleo, que se refiere a la relación porcentual entre quienes están buscando trabajo (DS) y quienes integran la fuerza de trabajo”. 

En el periodo enero-marzo, la tasa de ocupación entre la población con discapacidad fue del 18,6%, mientras que ascendió al 57,1% en el caso de la población sin discapacidad, una diferencia negativa de 38,5 puntos porcentuales (p.p). La brecha de desempleo fue menor, aunque significativa: ascendió a 16,9% entre la población con discapacidad y a 13,1% entre aquellos sin discapacidad, una diferencia de 3,7 p.p. 

¿Cómo entiende el DANE la discapacidad?

En la Guía para la inclusión del Enfoque Diferencial e Interseccional en la producción estadística del Sistema Estadístico Nacional (SEN) del DANE (2020), la discapacidad es definida “como un problema a la vez social y personal, que requiere no solo de atención médica y rehabilitadora, sino también de apoyo para la integración social, y cuya superación exige cambios tanto personales como en el entorno”.  

En este sentido, “la discapacidad se constituye como la interacción entre características de las personas (tener una limitación funcional) y características de su entorno (barreras físicas o sociales que evitan la participación efectiva en igualdad de oportunidades que los demás)”.

Para la identificación y estimación de las personas con discapacidad, el DANE acoge los lineamientos del Grupo de Washington sobre estadísticas de discapacidad, basados en una lista corta de actividades básicas diarias y cuatro niveles de severidad en la dificultad para realizarlas. Se identifican como personas con discapacidad quienes reportan los dos mayores niveles de dificultad, en al menos una de las actividades.