viernes, 12 de agosto de 2022
Inicio  »  Campo  »  2021: ¿También hacia una epidemia en el arroz?

2021: ¿También hacia una epidemia en el arroz?

Se teme una nueva epidemia del Virus de la Hoja Blanca (VHBA). Eudoro Álvarez y Roberto Botero, ingenieros agrónomos, brindan recomendaciones a los cultivadores.

IMG 5917 scaled

Veinte años después de la última epidemiade la enfermedad cíclica transmitida por el insecto Tagosodes orizicolus, comúnmente conocido como “Sogata”, estaríamos en la “época del ciclo”, sostiene Eudoro Álvarez. En diciembre de 2020, la fitopatóloga de Fedearroz, Olga Lucía Higuera, alertó que la incidencia del virus era myor al 20% en el Caribe Seco y alcanzaba el 30% en los Llanos Orientales, muy por encima del umbral de “riesgo alto”, fijado en un 5% por Fedearroz. Álvarez también observó “los síntomas del VHBA” en las malezas arrocillo y liendre puerco, que suelen anticipar una epidemia del virus.

Al contrario de las enfermedades por hongos, cuando el VHBA no se maneja a tiempo, tiene consecuencias “irreversibles”: la planta “no espiga” y presenta deformación y manchas en sus espiguillas. El virus genera cosechas de arroz de “muy mala calidad”, con pérdidas considerables en los rendimientos. En el peor de los escenarios se debe “rastrillar y volver a sembrar”, generando un “mayor daño económico”, advirtió Álvarez.

No obstante, si bien preocupa la situación, Álvarez recuerda que “existe una combinación de factores para manejar la enfermedad”. Hace hincapié en la importancia de estar alerta los primeros 30 días del cultivo, cuando la planta es más susceptible al virus. Asimismo, insta a evitar las variedades que “lleven más de 3 años en el mercado”, un punto sobre el que no hay consenso entre especialistas. Otro ingeniero agrónomo, Roberto Botero, enfatiza en la importancia de contabilizar el número de sogatas para determinar el tipo y la cantidad de insecticida a utilizar, y privilegiar los biológicos más cuidadosos de la biodiversidad (recomienda evitar los Piretroides). Adicionalmente, insta a los cultivadores a diversificar las especies sembradas, teniendo en cuenta las variedades susceptibles al virus, especialmente Tana, Fedearroz 67 y CICA 8.



Estas medidas podrían evitar epidemias como la “catástrofe” del 1981, que mermó los rendimientos de los Llanos Orientales en alrededor de 50%. En el contexto de crisis que atraviesa el sector, “sería verdaderamente grave que lo dejamos avanzar”, puntualizó Álvarez.