HomeAgropecuario4 de cada 10 alimentos se desperdician en el mundo

4 de cada 10 alimentos se desperdician en el mundo

El informe de WWF y Tesco midió la cantidad total de alimentos desperdiciados en finca a nivel mundial y brinda recomendaciones a todos los actores de la cadena, con miras a reducir el impacto de los sistemas alimentarios en la naturaleza y el clima.

El informe titulado Driven to waste: The Global Impact of Food Loss and Waste on Farms, publicado en julio, considera que el desperdicio de alimentos en la etapa de la finca se aplica a “cualquier producto de la producción primaria de alimentos que está, o estuvo en algún momento, destinado al consumo humano, pero que termina por no ser cosechado ni enviado a alguno de los destinos diseñados para los residuos alimentarios”. 

Uno de los principales hallazgos consiste en que “alrededor de 2.500 millones de toneladas de alimentos” se quedan sin consumir cada año, una cantidad que equivale al “40% de todos los alimentos producidos”. Al considerar por separado los alimentos que se producen en las fincas, bien sea “durante, alrededor o después de la cosecha”, el informe estima que unas “1.200 millones de toneladas de alimentos” se pierden, es decir, el 15,3% de los alimentos producidos. Según el informe, esto representa “una cantidad suficiente para alimentar a los 870 millones de personas desnutridas que hay en el mundo hasta cuatro veces”.  

Lejos de la “creencia arraigada”, según la cual la pérdida de alimentos en las fincas “es un problema de las regiones menos prósperas”, el informe evidencia que el fenómeno es mayor en “las regiones industrializadas”. De hecho, los países de ingresos altos y medianos en Europa, América del Norte y Asia industrializada contribuyen con el 58% de los desechos de cosecha, a pesar de concentrar únicamente el 37% de la población mundial. 

¿Por qué es un problema?

El informe hace hincapié en el impacto negativo del desperdicio alimentario en la búsqueda de soluciones para el hambre que padecen millones de personas en el mundo. Al respecto, plantea que, si bien “ya se produce lo suficiente para alimentar a 10 mil millones de personas, 1 de cada 9 está desnutrida” y concluye: “reducir el desperdicio alimentario jugará un papel significativo en el mejoramiento de la seguridad alimentaria a nivel global”.

Adicionalmente, el informe muestra que el desperdicio tiene un impacto significativo en el cambio climático, pues la producción de alimentos requiere una gran cantidad de tierra, agua y energía. Concretamente, “se utilizan 4,4 millones de km2 de tierras agrícolas y 760 km3 de agua para producir los 1.200 millones de toneladas de alimentos que se pierden antes, durante y después de la cosecha o que se desvían a otros usos, como la alimentación animal y los biocombustibles. Estas cifras, alarmantes, no incluyen los alimentos que “se desperdician más adelante en la cadena de suministro”. 

En materia ambiental, el informe concluye que el desperdicio alimentario contribuye con “aproximadamente el 10% de todas las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI)”, lo cual representa “casi el doble de las emisiones anuales emitidas por todos los carros estadounidenses y europeos”.

¿Cuáles son sus causas?

El desperdicio alimentario empieza a generarse en la finca misma. Si bien el informe identifica factores “fuera del control de los productores” como el “deterioro biológico causado por plagas o enfermedades” y los que están “relacionados con el clima”, también resalta factores que resultan de carencias en tecnología e infraestructura. Así, por ejemplo, explica que “las cadenas de suministro en regiones de ingresos más bajos” no siempre disponen de un “almacenamiento en frío bien establecido”. 

Le puede interesar  Nueve empresas que ya no son colombianas

Asimismo, “las decisiones tomadas más adelante” en la cadena afectan los niveles de desperdicio de alimentos. Los mercados contribuyen a aumentar los niveles de desperdicio de alimentos, al “separar a los agricultores de su mercado final”, y los ciudadanos también desempeñan un papel importante, “a través de lo que compran y lo que comen”, señala el informe.

¿Qué soluciones propone el informe?

El informe brinda algunas recomendaciones para abordar el desperdicio alimentario desde una “visión más holística”, que incluya factores directos e indirectos. En cuanto a los primeros, plantea que es “imperativo” virar “hacia un modelo de agricultura sostenible” e invita a los productores a mitigar el problema del desperdicio alimentario a través de la “elección de cultivos resilientes y apropiados” y de una “mejor protección contra los fenómenos meteorológicos”. Asimismo, resalta la importancia de ofrecer “formación y educación agronómica para agricultores”, realizar un “tratamiento temprano de plagas y enfermedades”, brindar “apoyo financiero para invertir en capacitación y tecnología” y gestionar una “mejor administración del agua”. 

En cuanto a las causas indirectas del desperdicio alimentario, el informe menciona la importancia de que los consumidores se comprometan a “incrementar la variedad de las dietas”, “ajustar la frecuencia con la que comen carne” y “cuestionar [sus] creencias sobre cómo debe lucir la comida”. En el caso de los mercados, otro vector indirecto del desperdicio, el informe recomienda facilitar “las discusiones con las cooperativas y asociaciones de campesinos”, “desarrollar alternativas de mercados para comercializar los excedentes” de alimentos, “pagar precios justos para que los agricultores puedan mejorar sus técnicas de recolección y manejo del campo”, “apoyar iniciativas que busquen mejores variedades de cultivos” e incentivar los “cultivos alternativos”.

El informe estima que las agendas políticas deberían dedicar mayor importancia a la pérdida de alimentos en las fincas. Recomienda adoptar medidas de protección para los agricultores ante “prácticas comerciales desleales”, realizar “inversiones en infraestructura, innovación y desarrollo” y revisar “las prácticas de apoyo a los agricultores que favorecen los cultivos destinados a la exportación sobre los destinados al consumo interno”. 

A nivel mundial, sugiere que las instituciones multilaterales y las ONG adopten iniciativas con el objetivo de “reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos desde la finca hasta la mesa en un 50%”.

Para Lilly Da Gama, Gerente del Programa de Pérdida y Desperdicio de Alimentos en WWF-Reino Unido, “las políticas actuales no son lo suficientemente ambiciosas”. En su concepto, “proporcionar acceso a tecnología y capacitación en las fincas no es suficiente”. Da Gama resalta que, para lograr una “reducción significativa” del desperdicio, “los gobiernos nacionales y los actores del mercado deben tomar medidas para apoyar a los agricultores de todo el mundo y comprometerse a reducir a la mitad el desperdicio de alimentos en todas las etapas de la cadena de suministro”. Pese a la “gravedad del problema”, WWF contabiliza solamente “11 de los 192 planes climáticos nacionales” presentados en el marco del Acuerdo de París que “mencionan la pérdida y el desperdicio de alimentos”. 

Más crónicas

  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.

Informalidad: mucho más que ventas ambulantes

En Colombia, la informalidad tiene muchas caras. Conozca los datos más relevantes sobre este fenómeno.
  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.
  • Sillas, Madera, Mueble

    Colombia tiene una larga tradición en la fabricación de muebles de madera.

  • Muebles, Maderas

    En el Barrio 12 de Octubre, en Bogotá, se encuentra uno de los principales centros de producción de muebles de madera del país, con más de 600 comerciantes y fabricantes.

  • Don Luis

    Luis Jesús Rueda, conocido como don Luis, comenzó hace más de 50 años en la fabricación de muebles para el hogar. Diseña y fabrica comedores, salas y alcobas.

  • Muebles colombianos

    “Antes de la pandemia vendía mensualmente 50 millones más o menos, y luego llegó el Paro y acabo de afectar las cosas. Hoy en día las ventas no superan los 10 millones, y ahí vamos recuperándonos lentamente”, afirma don Luis.

  • Muebles, Madera, 12 de Octubre

    Don Luis no accedió a las ayudas que ofreció el gobierno para proteger el empleo, pues trabaja en la informalidad, por pieza terminada. Asegura que este fue el caso de la mayoría de empresarios del barrio.

  • Muebles, Maderas

    En los últimos meses ha acudido a redes sociales como Instagram para promocionar sus muebles. Sin embargo, don Luis señala que “a la gente le gusta es mirar el producto, mirarlo a ver cómo es la calidad”.

  • Sofa

    La mayoría de las telas que utiliza son importadas. Lo mismo sucede con las pinturas y las espumas.

  • Muebles, Madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Don Luis no se muestra preocupado por la competencia de empresas como Ikea, la cual tiene estimado llegar al país en 2023. Argumenta que, como artesano de la madera, puede construir cualquier mueble que el cliente desee, a partir del diseño o fotografía que este provea.

  • Carpintero

    "En el sector generamos mucho empleo: ebanistas, pintores, carpinteros, transportadores, vendedores. Somos un sector bien importante”, puntualiza don Luis.

  • Muebles, madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Después de 50 años de fabricar y comercializar sus productos en el 12 de Octubre, don Luis está convencido de que los empresarios del barrio “tienen madera”.

Le puede interesar  La producción colombiana de algodón cayó un 95,9% en 40 años

El barrio 12 de Octubre tiene madera

Más Colombia conversó con don Luis, fabricante de muebles. Contó cómo ha cambiado el sector en los últimos años y se mostró confiado ante la entrada de grandes empresas como Ikea.
  • En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

    En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

  • IMG 6739

    Cuando comenzó la Pandemia, a don Tulio le tocó despedir a todos sus obreros. Mientras las ventas se recuperan, se encarga de la fabricación de los zapatos y de la comercialización.

  • IMG 6787 scaled

    En los talleres de Elegancia 17 se especializan en zapatos elegantes y de novia, en los que la competencia de los zapatos importados y de contrabando es menor.

  • IMG 6745 scaled

    Preparando las suelas.

  • IMG 6718 scaled

    Desde hace varios meses, Yeimi solo trabaja dos días a la semana. Espera que todo mejore y que los clientes regresen para que el barrio vuelva a ser como antes.

  • IMG 6669 scaled

    En El Restrepo se fabrican y se venden zapatos para todos los gustos.

  • IMG 6663 scaled

    En Calzado Jhorban se especializan en zapatos a la medida de diferentes estilos. Población trans, clowns y drag queens se benefician con los diseños de tallas grandes.

  • IMG 6661 1 scaled

    Bota de plataforma en cuero sintético, especialmente diseñada para la población drag.

  • IMG 6643 1 scaled

    Hormas, plataformas y suelas dan cuenta del proceso de manufactura, made in Colombia, de los zapatos que se comercializan en El Restrepo.

spot_img

4 de cada 10 alimentos se desperdician en el mundo

El informe de WWF y Tesco midió la cantidad total de alimentos desperdiciados en finca a nivel mundial y brinda recomendaciones a todos los actores de la cadena, con miras a reducir el impacto de los sistemas alimentarios en la naturaleza y el clima.

El informe titulado Driven to waste: The Global Impact of Food Loss and Waste on Farms, publicado en julio, considera que el desperdicio de alimentos en la etapa de la finca se aplica a “cualquier producto de la producción primaria de alimentos que está, o estuvo en algún momento, destinado al consumo humano, pero que termina por no ser cosechado ni enviado a alguno de los destinos diseñados para los residuos alimentarios”. 

Uno de los principales hallazgos consiste en que “alrededor de 2.500 millones de toneladas de alimentos” se quedan sin consumir cada año, una cantidad que equivale al “40% de todos los alimentos producidos”. Al considerar por separado los alimentos que se producen en las fincas, bien sea “durante, alrededor o después de la cosecha”, el informe estima que unas “1.200 millones de toneladas de alimentos” se pierden, es decir, el 15,3% de los alimentos producidos. Según el informe, esto representa “una cantidad suficiente para alimentar a los 870 millones de personas desnutridas que hay en el mundo hasta cuatro veces”.  

Lejos de la “creencia arraigada”, según la cual la pérdida de alimentos en las fincas “es un problema de las regiones menos prósperas”, el informe evidencia que el fenómeno es mayor en “las regiones industrializadas”. De hecho, los países de ingresos altos y medianos en Europa, América del Norte y Asia industrializada contribuyen con el 58% de los desechos de cosecha, a pesar de concentrar únicamente el 37% de la población mundial. 

¿Por qué es un problema?

El informe hace hincapié en el impacto negativo del desperdicio alimentario en la búsqueda de soluciones para el hambre que padecen millones de personas en el mundo. Al respecto, plantea que, si bien “ya se produce lo suficiente para alimentar a 10 mil millones de personas, 1 de cada 9 está desnutrida” y concluye: “reducir el desperdicio alimentario jugará un papel significativo en el mejoramiento de la seguridad alimentaria a nivel global”.

Adicionalmente, el informe muestra que el desperdicio tiene un impacto significativo en el cambio climático, pues la producción de alimentos requiere una gran cantidad de tierra, agua y energía. Concretamente, “se utilizan 4,4 millones de km2 de tierras agrícolas y 760 km3 de agua para producir los 1.200 millones de toneladas de alimentos que se pierden antes, durante y después de la cosecha o que se desvían a otros usos, como la alimentación animal y los biocombustibles. Estas cifras, alarmantes, no incluyen los alimentos que “se desperdician más adelante en la cadena de suministro”. 

En materia ambiental, el informe concluye que el desperdicio alimentario contribuye con “aproximadamente el 10% de todas las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI)”, lo cual representa “casi el doble de las emisiones anuales emitidas por todos los carros estadounidenses y europeos”.

¿Cuáles son sus causas?

El desperdicio alimentario empieza a generarse en la finca misma. Si bien el informe identifica factores “fuera del control de los productores” como el “deterioro biológico causado por plagas o enfermedades” y los que están “relacionados con el clima”, también resalta factores que resultan de carencias en tecnología e infraestructura. Así, por ejemplo, explica que “las cadenas de suministro en regiones de ingresos más bajos” no siempre disponen de un “almacenamiento en frío bien establecido”. 

Le puede interesar  Nueve empresas que ya no son colombianas

Asimismo, “las decisiones tomadas más adelante” en la cadena afectan los niveles de desperdicio de alimentos. Los mercados contribuyen a aumentar los niveles de desperdicio de alimentos, al “separar a los agricultores de su mercado final”, y los ciudadanos también desempeñan un papel importante, “a través de lo que compran y lo que comen”, señala el informe.

¿Qué soluciones propone el informe?

El informe brinda algunas recomendaciones para abordar el desperdicio alimentario desde una “visión más holística”, que incluya factores directos e indirectos. En cuanto a los primeros, plantea que es “imperativo” virar “hacia un modelo de agricultura sostenible” e invita a los productores a mitigar el problema del desperdicio alimentario a través de la “elección de cultivos resilientes y apropiados” y de una “mejor protección contra los fenómenos meteorológicos”. Asimismo, resalta la importancia de ofrecer “formación y educación agronómica para agricultores”, realizar un “tratamiento temprano de plagas y enfermedades”, brindar “apoyo financiero para invertir en capacitación y tecnología” y gestionar una “mejor administración del agua”. 

En cuanto a las causas indirectas del desperdicio alimentario, el informe menciona la importancia de que los consumidores se comprometan a “incrementar la variedad de las dietas”, “ajustar la frecuencia con la que comen carne” y “cuestionar [sus] creencias sobre cómo debe lucir la comida”. En el caso de los mercados, otro vector indirecto del desperdicio, el informe recomienda facilitar “las discusiones con las cooperativas y asociaciones de campesinos”, “desarrollar alternativas de mercados para comercializar los excedentes” de alimentos, “pagar precios justos para que los agricultores puedan mejorar sus técnicas de recolección y manejo del campo”, “apoyar iniciativas que busquen mejores variedades de cultivos” e incentivar los “cultivos alternativos”.

El informe estima que las agendas políticas deberían dedicar mayor importancia a la pérdida de alimentos en las fincas. Recomienda adoptar medidas de protección para los agricultores ante “prácticas comerciales desleales”, realizar “inversiones en infraestructura, innovación y desarrollo” y revisar “las prácticas de apoyo a los agricultores que favorecen los cultivos destinados a la exportación sobre los destinados al consumo interno”. 

A nivel mundial, sugiere que las instituciones multilaterales y las ONG adopten iniciativas con el objetivo de “reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos desde la finca hasta la mesa en un 50%”.

Para Lilly Da Gama, Gerente del Programa de Pérdida y Desperdicio de Alimentos en WWF-Reino Unido, “las políticas actuales no son lo suficientemente ambiciosas”. En su concepto, “proporcionar acceso a tecnología y capacitación en las fincas no es suficiente”. Da Gama resalta que, para lograr una “reducción significativa” del desperdicio, “los gobiernos nacionales y los actores del mercado deben tomar medidas para apoyar a los agricultores de todo el mundo y comprometerse a reducir a la mitad el desperdicio de alimentos en todas las etapas de la cadena de suministro”. Pese a la “gravedad del problema”, WWF contabiliza solamente “11 de los 192 planes climáticos nacionales” presentados en el marco del Acuerdo de París que “mencionan la pérdida y el desperdicio de alimentos”. 

spot_img

VEA TAMBIÉN

Apicultor explica, en 3 minutos, la importancia de las abejas en el ecosistema

Según Felipe Sanint, además de las abejas Apis mellifera, que solemos conocer, hay más de 20 mil especies de abejas en el planeta. Dos terceras partes de lo que consumimos y lo que consumen los animales, así como toda la cadena alimenticia, depende de estos insectos.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“No hay bonanza cafetera”: gerente de la Federación de Cafeteros

Roberto Vélez Vallejo, gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), habló sobre las razones del alza en los precios y analizó el impacto del cambio climático en la cosecha cafetera a nivel mundial.

COLOMBIA