miércoles, 18 de mayo de 2022
Inicio  »  Industria  »  “El 70% de San Andrés tiene una condición de vulnerabilidad alta frente a huracanes”, señaló estudio

“El 70% de San Andrés tiene una condición de vulnerabilidad alta frente a huracanes”, señaló estudio

El estudio “permite una valoración de riesgo en términos monetarios, la cual permitiría la creación de un fondo de inversión nacional o regional”, señaló CEMarin, una de las entidades que participó en su realización.

San Andrés

A través de un convenio de cooperación entre la Corporación Coralina, la Universidad Nacional de Colombia (sedes Medellín y Caribe) y la Corporación Centro de Excelencia en Ciencias Marinas (CEMarin), se realizó el Estudio de detalle para definir el riesgo de las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina ante huracanes en las categorías más probables

En enero de 2022, más de un año después del desastre causado por el huracán Iota en el Archipiélago, se compartieron los resultados de este estudio, que mapea y cruza las vulnerabilidades físicas y sociales del Archipiélago con el fin de fortalecer la gestión del riesgo y la cooperación entre la academia y las entidades públicas, destacó CEMarin.

El estudio se centró en clasificar el impacto que pueden generar los huracanes en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina en las variables de amenaza, vulnerabilidad y riesgo. El estudio evaluó el impacto que podría tener un huracán en este departamento, tanto en los vientos como en las inundaciones urbanas y costeras: 



  1. Vientos. Un huracán de categoría 5 genera vientos que viajan de 200 a 250 kilómetros por hora. A medida que disminuye la categoría, se registra una menor velocidad de los vientos.
  2. Inundaciones urbanas. Ocurren cuando un huracán trae consigo grandes cantidades de agua lluvia que caen en un lapso de tiempo corto. En San Andrés, Providencia y Santa Catalina normalmente se registran 800 milímetros de agua al año. Sin embargo, si se presenta un huracán de categoría 5, podrían caer alrededor de 400 milímetros de agua lluvia en dos o tres días, lo que equivale a la cantidad de lluvia que cae en alrededor de seis meses.

“Esto se agrava por el hecho de que islas como San Andrés no tienen sistemas de drenajes pluviales suficientemente funcionales, lo que genera un desbordamiento de las vías, del sistema pluvial que exista haciendo que se sobreeleve el nivel del agua, inundando las casas”, explicó el investigador Andrés Fernando Osorio Arias, magíster y doctor en Ciencias y Tecnologías Marinas, profesor de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) y director del Grupo de Investigación en Oceanografía e Ingeniería Costeras (Oceánicos).

  1. Inundaciones costeras. Ocurren cuando un aumento en el nivel del mar, acompañado de olas que superan el tamaño promedio —que suele ser de 6 o 7 centímetros—-, inunda la costa.

Para analizar los fenómenos mencionados, asociados a los huracanes, el equipo de trabajo de las entidades involucradas calibró una serie de instrumentos con los que realizó varias mediciones y simulaciones. Estas, a su vez, arrojaron una serie de resultados con los que se construyeron mapas de las amenazas.

Uno de los principales resultados de este estudio consiste en que “el 70% de San Andrés tiene una condición de vulnerabilidad alta frente a estos eventos extremos, tanto por las condiciones físicas de los mismos huracanes como por las condiciones sociales de exposición, fragilidad y capacidad de adaptación y resiliencia en la isla, respecto a los tipos de vivienda y los sistemas de drenaje existentes”.

Osorio explicó que el resultado anterior fue conocido luego de que el equipo censara las manzanas de la Isla, con el objetivo de conocer los materiales de las casas para estimar sus porcentajes de vulnerabilidad física ante un posible huracán. 

“Por ejemplo, un viento de 200 o 250 kilómetros por hora (Km/h) deja en una casa de concreto una vulnerabilidad del 30%, mientras que ese mismo viento en una de bahareque o de madera puede llevarla al 80%”, afirmó Osorio. 

¿Por qué es importante este estudio a futuro?

De acuerdo con la información compartida por las entidades involucradas, el estudio publicado sirve como insumo para tomar decisiones sobre el manejo de futuros huracanes. “Este análisis brinda insumos claves para la gestión de riesgos hacia el futuro, y para el proceso actual de reconstrucción en la isla de Providencia”, señaló CEMarin.

Para cumplir con el propósito anterior, en el Estudio se destacó la necesidad de implementar políticas públicas que preparen a las poblaciones para eventos de este tipo, mediante, por ejemplo, simulacros. Además, “el estudio permite una valoración de riesgo en términos monetarios, la cual permitiría la creación de un fondo de inversión nacional o regional que cuente con los recursos necesarios para mecanismos de mitigación y adaptación frente a los riesgos identificados”, compartió CEMarin.

El 24 de enero de 2022, días después de conocerse estas conclusiones, se conoció que la Procuraduría General de la Nación abrió investigación disciplinaria en contra del gobernador de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Everth Julio Hawkins Sjogreen, por la presunta falta de ejecución de acciones para garantizar la seguridad de los habitantes durante la pasada temporada de huracanes y tormentas tropicales.

“El órgano de control investiga presuntas faltas disciplinarias relacionadas con la inexistencia de un plan de contingencia para enfrentar la temporada de huracanes tropicales en el archipiélago; de albergues y refugios para la atención y protección de los habitantes; de acciones definitivas para familias que se encuentran ubicadas en lugares potencialmente riesgosos, e incumplimiento del cronograma definido para la puesta en marcha de refugios provisionales”, destacó la Procuraduría. 

¿Cómo quedó la isla después del paso del huracán?

Luego del paso del huracán Iota por el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) entregó un balance completo de los daños. Según la UGRD, “de las 2.514 viviendas evaluadas en San Andrés, 2.242 tienen las cubiertas afectadas, 187 no presentan afectaciones y 85 sufrieron colapso total. Así mismo, de las 2.242 casas con cubiertas averiadas, 1.098 tienen daños leves, 810 moderado y 334 severo”.

La evaluación fue liderada por la UNGRD y contó con el apoyo de la Gobernación de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), la Sociedad Colombiana de Arquitectos y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En octubre de 2021, la Contraloría General de la República señaló que “solo [había] un 7% del avance en la reparación integral de vivienda y un 47% en reconstrucción de vivienda nueva en San Andrés”.