HomeUncategorized"A Amazon le va a costar entrar con fuerza a Colombia"

“A Amazon le va a costar entrar con fuerza a Colombia”

Al término de la edición número 33 de la FilBo, Más Colombia habló con Felipe González, fundador y director editorial del sello Laguna Libros, sobre la cadena productiva del sector editorial y los retos de la transformación digital.

¿Qué actores participan en la cadena productiva del sector editorial?

El trabajo editorial es mucho más que el proceso que hay entre recibir manuscritos e imprimir un libro. Entendamos el proceso editorial en el marco de la gestión cultural, que tiene que ver con pensar el contexto en su complejidad y conectar a los autores y autoras con los lectores y lectoras. Para eso se necesitan diferentes aliados.

En el proceso de publicación de un libro están los autores, los editores y los correctores. Según el libro, pueden participar también traductores o ilustradores. Nosotros, por ejemplo, les comisionamos a artistas plásticos las carátulas de nuestra colección de narrativa contemporánea. En algunos casos puede haber otra función dentro de la cadena del libro, como en los libros de novela gráfica, donde puede haber rotuladores o coloristas cuando los mismos autores no hacen estos procesos. 

Una vez diseñado el libro, ¿cuál es el paso a seguir?

Una vez está diseñado, el libro sale a la imprenta. Lo usual es que las editoriales no tengan una imprenta propia, y funcionen como un equipo pequeño sin maquinaria, porque todo el trabajo es inmaterial, se centra en reuniones y trabajo sobre archivos digitales.

En la imprenta, los libros impresos pasan por diferentes procesos: impresión, encuadernación, terminados y termosellado, porque en el mercado colombiano se acostumbra que los libros se entreguen en consignación en las librerías, entonces es muy delicado con el cuidado de los inventarios. Por eso se protegen con un empaque plástico. 

Después, una vez el libro está impreso, encuadernado y termosellado, se pasa al proceso de la circulación y la divulgación. 

¿Quiénes se encargan de esos procesos?

Para encargarse de la circulación están las distribuidoras. Nosotros trabajamos con una que se llama Diligencia Libros, que fundamos hace siete años con otras editoriales (Luna Libros y La Silueta) y se encarga de llevar los libros a las librerías. También hay muchas editoriales que lo hacen directamente.

La librería es el aliado principal de las editoriales para dar a conocer los nuevos libros, pero, al mismo tiempo, la editorial debe trabajar en una estrategia de divulgación. La nuestra se divide en prensa, redes y eventos. Durante el último año y medio, los eventos han sido en redes. 

¿Cómo es el proceso de distribución?

La distribución consiste principalmente en el proceso de enviar los libros a las librerías. Para eso, es necesario llevar una relación de cuántos libros se pueden dejar en consignación, pues no se pueden entregar todos los ejemplares que pida cada librería que existe, porque primero se debe tener una garantía de que van a responder por el valor del inventario. En este caso, cuando hay una librería pequeña que abre, hay que pedir referencias. Se hace un estudio de crédito.

Luego de que se tiene claro lo anterior, las distribuidoras pasan a llevar los libros y se encargan de pedir cortes mensuales, facturarlos y cobrar. Esa es la labor más logística de la distribuidora. 

¿Cómo se encuentra la oferta de libros en Colombia?

A Colombia llegan libros de todas partes. Hoy en día, los libros de las multinacionales españolas con oficinas en Colombia ocupan un porcentaje muy alto de la oferta. La participación de las editoriales independientes colombianas en el mercado no llega al 4% de la oferta, y en las ventas es mucho menos.

Las multinacionales importan, imprimen, y editan libros en Colombia, enriqueciendo la oferta para los lectores, pero no deja de ser importante fortalecer la edición nacional para depender menos de caprichos o coyunturas extranjeras.

Aclaro, me parece buenísimo que se consiga una oferta de libros tan amplia, tanto por lo que se importa como por lo que las multinacionales editan en Colombia, pero una caída del peso, como la que estamos viviendo, hace que los libros importados queden carísimos y puede hacer que se terminen colecciones o se cierren oficinas por una decisión de alguien en otro continente que no conoce el contexto local. Esto entorpece la buena labor que hacen los editores y editoras que contratan en el país.

Una editorial independiente tiene dificultades para que se escuche su voz en las discusiones gremiales, pero en muchos casos tiene más posibilidades de emprender alianzas a mediano y largo plazo con libreros, bibliotecarios y promotores de lectura. Esto fortalece no solo la oferta, sino el tejido cultural del país.

Editorial
"A Amazon le va a costar entrar con fuerza a Colombia" 3

 ¿Están ganando terreno los libros digitales frente a los impresos?

En Colombia, el libro digital ha mantenido una demanda pequeña pero estable desde hace más de diez años. 

¿Cómo avanzan las ventas de los libros digitales?

Con los ebooks, lo que pasa es que, cuando tenemos los derechos para todo el mundo, se terminan moviendo en lugares a donde no llega el libro impreso. En general, en Colombia, las ventas del libro siempre han sido marginales. 

En nuestro caso, hemos tenido años en los que la venta de libros digitales ha llegado al 5% de los ejemplares, algo que en facturación representa un poco menos, porque los precios de venta de los libros en formato digital son menores. Aun así, nos sigue pareciendo importante apostarle a diferentes formatos para llegar a otros lectores. 

¿Cómo funciona el tema de los derechos de los libros?

El tema de los derechos es otro mundo. Implica tener otros aliados como las agencias literarias, que ayudan a comprar o vender los derechos cuando no es directamente con el autor. Nosotros trabajamos con dos modelos: para unos libros, por lo general de autores colombianos, firmamos un contrato que nos permite representarlos para vender derechos de traducción y de publicación en otros países. Con otros libros, que ya están publicados en otros países, compramos los derechos solo para Colombia. En esos dos ejercicios, las agencias literarias son aliados importantes. 

Con la pandemia, ¿crecieron las ventas de libros digitales?

Hubo un repunte en las ventas de libros digitales en los primeros meses de la pandemia, cuando todo el mundo estaba encerrado. Hubo un par de semanas en las que las librerías no solo no podían abrir, sino que no podían despachar. En ese momento fue muy importante tener todo el catálogo disponible en digital.

Le puede interesar  ¿Cómo se hace...? Peluches

Aquí es clave entender que, por un lado, está la venta libros en librería, y por el otro está la venta de libros digitales por vías digitales. Hay otro que también es muy importante, que es la venta del libro físico por canales digitales. Esto permitió que el sector se mantuviera activo. Las editoriales o librerías que tenían tiendas en línea bien montadas en abril en 2020, tuvieron un buen crecimiento en ventas, porque la gente estaba leyendo mucho, tanto libros digitales como impresos que compraba por canales digitales. 

Como las imprentas estaban cerradas, nosotros hicimos una estrategia con un par de libros, que consistió en una preventa, contando con la confianza de los lectores en que los libros se les iban a entregar cuando se pudieran imprimir, porque en ese momento estaban cerradas todas las imprentas. Además, mandamos la edición digital al momento de la compra para que el que quisiera la fuera leyendo. Eso nos ayudó mucho. 

Entiendo que, para el sector, la venta de libros digitales y la venta de libros físicos por canales digitales creció mucho entre marzo y agosto de 2020. 

¿Podrían los libros digitales ganar un mayor terreno frente a los impresos?

Aunque en 2020 hubo un pico en ventas de libros digitales, ya nadie cree que el libro digital vaya a reemplazar al impreso. 

En todas las ferias, más o menos entre 2007 y el 2012, siempre había un montón de conferencias y charlas acerca del fin del libro impreso, pero eso es algo que no sucedió y esa visión apocalíptica ha perdido terreno. El libro digital no reemplaza al impreso, aunque digamos que sí ofrece ciertas ventajas, como llegar a otros lectores y a otros lugares.

Laguna
"A Amazon le va a costar entrar con fuerza a Colombia" 4

¿Cómo ha impactado al sector la transformación digital?

Hay ciertas cosas que el formato digital sí acabó, por ejemplo, las enciclopedias. Además, la mayoría de los medios impresos está en crisis y la edición académica también ha cambiado mucho; ahora se imprimen menos ejemplares de cada título y funciona más a través de bases de datos y bibliotecas digitales. Sin embargo, para el sector editorial y en particular para nuestro enfoque de ficción y no ficción literaria, el libro digital es un complemento. Es una manera de llegar a otros canales, pero no es algo que, por ahora, represente el riesgo de acabar con el formato impreso. 

¿Cómo se comporta la venta digital de los libros físicos?

La venta digital de los libros físicos creció mucho y seguirá con esta tendencia porque las librerías que no tenían una tienda virtual, la desarrollaron. Aunque ya se puede ir a librerías, y no son lugares de multitudes, hay mucha gente que todavía prefiere no ir. Actualmente, hay muchos canales digitales por medio de los cuales se puede comprar los libros y se están moviendo. Las librerías han hecho un esfuerzo por atender al público y recomendar libros a través de redes sociales. Eso se terminará de reconfigurar.

Hay una visión optimista con respecto a esto y es que Amazon nunca ha terminado de entrar con fuerza en Colombia. El temor con Amazon, con base en lo que ha pasado en otros países, es que llega, les da buenas condiciones a los editores pero termina golpeando a las librerías y convirtiéndose en una especie de monopolio, que después puede poner cualquier condición. Lo que ha pasado es que Amazon ha entrado a países donde previamente no existía una oferta fuerte de venta digital del libro impreso. Acá han entrado otros actores como Buscalibre, que es polémico porque también le hace competencia desigual a las librerías y tampoco recibe material de editoriales pequeñas.

Esta coyuntura ha hecho que se fortalezcan los canales de venta digital del libro impreso, tanto en las librerías como en las editoriales. Entonces, se puede proyectar que le va a quedar más difícil a jugadores como Buscalibre o Amazon entrar después con tanta fuerza, porque ya se cerraron un poco esos vacíos que había hasta hace dos años. 

 ¿Qué pasos concretos de conciencia ambiental se están dando en el sector editorial?

El sector editorial trabaja con la oferta que hay desde el sector de las artes gráficas, las imprentas, y no es que haya una oferta muy grande. No hay una oferta grande de papeles y de tintas, entonces se trabaja con lo que hay. Sí hay un papel que se ha promocionado desde 2013, pero se demoró un poco en empezar a conseguirse fácil. Este es un papel 100% de bagazo de caña y que no tiene blanqueadores, por lo que es más amigable ambientalmente. Es un papel que se usa para la mayoría de libros que piden las bibliotecas públicas, pero que, en general, es un poco oscuro, por lo que no da un contraste suficiente para que la lectura sea cómoda y no es la primera opción para ediciones comerciales. Nosotros lo usamos para las carátulas de una de nuestras colecciones. 

¿Qué otros retos tiene el sector editorial local?

La industria editorial en español es muy particular. No hay otra lengua en el mundo que tenga un mercado tan complejo, ya que hay muchos países produciendo libros en español. Eso abre muchos retos, porque permite pensar que es fácil llevar tus contenidos a ser publicados en otros territorios que comparten la lengua, pero al mismo tiempo hay mucha competencia y se satura el mercado.  

¿Cuáles son los mercados más grandes en el sector editorial en español?

En español, España ha sido el monopolio, pero también México y Argentina llegaron a ser muy grandes en un momento y siguen siendo grandes. México más que todo desde la edición pública, con el Fondo de Cultura; y Argentina desde editoriales comerciales, como Sudamericana, Losada y Emecé, entre otras.

Más crónicas

  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.

Informalidad: mucho más que ventas ambulantes

En Colombia, la informalidad tiene muchas caras. Conozca los datos más relevantes sobre este fenómeno.
  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.
  • Sillas, Madera, Mueble

    Colombia tiene una larga tradición en la fabricación de muebles de madera.

  • Muebles, Maderas

    En el Barrio 12 de Octubre, en Bogotá, se encuentra uno de los principales centros de producción de muebles de madera del país, con más de 600 comerciantes y fabricantes.

  • Don Luis

    Luis Jesús Rueda, conocido como don Luis, comenzó hace más de 50 años en la fabricación de muebles para el hogar. Diseña y fabrica comedores, salas y alcobas.

  • Muebles colombianos

    “Antes de la pandemia vendía mensualmente 50 millones más o menos, y luego llegó el Paro y acabo de afectar las cosas. Hoy en día las ventas no superan los 10 millones, y ahí vamos recuperándonos lentamente”, afirma don Luis.

  • Muebles, Madera, 12 de Octubre

    Don Luis no accedió a las ayudas que ofreció el gobierno para proteger el empleo, pues trabaja en la informalidad, por pieza terminada. Asegura que este fue el caso de la mayoría de empresarios del barrio.

  • Muebles, Maderas

    En los últimos meses ha acudido a redes sociales como Instagram para promocionar sus muebles. Sin embargo, don Luis señala que “a la gente le gusta es mirar el producto, mirarlo a ver cómo es la calidad”.

  • Sofa

    La mayoría de las telas que utiliza son importadas. Lo mismo sucede con las pinturas y las espumas.

  • Muebles, Madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Don Luis no se muestra preocupado por la competencia de empresas como Ikea, la cual tiene estimado llegar al país en 2023. Argumenta que, como artesano de la madera, puede construir cualquier mueble que el cliente desee, a partir del diseño o fotografía que este provea.

  • Carpintero

    "En el sector generamos mucho empleo: ebanistas, pintores, carpinteros, transportadores, vendedores. Somos un sector bien importante”, puntualiza don Luis.

  • Muebles, madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Después de 50 años de fabricar y comercializar sus productos en el 12 de Octubre, don Luis está convencido de que los empresarios del barrio “tienen madera”.

Le puede interesar  Colombia, el país de la región que enfrentaría un mayor crecimiento del gasto en pensiones y salud: CAF

El barrio 12 de Octubre tiene madera

Más Colombia conversó con don Luis, fabricante de muebles. Contó cómo ha cambiado el sector en los últimos años y se mostró confiado ante la entrada de grandes empresas como Ikea.
  • En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

    En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

  • IMG 6739

    Cuando comenzó la Pandemia, a don Tulio le tocó despedir a todos sus obreros. Mientras las ventas se recuperan, se encarga de la fabricación de los zapatos y de la comercialización.

  • IMG 6787 scaled

    En los talleres de Elegancia 17 se especializan en zapatos elegantes y de novia, en los que la competencia de los zapatos importados y de contrabando es menor.

  • IMG 6745 scaled

    Preparando las suelas.

  • IMG 6718 scaled

    Desde hace varios meses, Yeimi solo trabaja dos días a la semana. Espera que todo mejore y que los clientes regresen para que el barrio vuelva a ser como antes.

  • IMG 6669 scaled

    En El Restrepo se fabrican y se venden zapatos para todos los gustos.

  • IMG 6663 scaled

    En Calzado Jhorban se especializan en zapatos a la medida de diferentes estilos. Población trans, clowns y drag queens se benefician con los diseños de tallas grandes.

  • IMG 6661 1 scaled

    Bota de plataforma en cuero sintético, especialmente diseñada para la población drag.

  • IMG 6643 1 scaled

    Hormas, plataformas y suelas dan cuenta del proceso de manufactura, made in Colombia, de los zapatos que se comercializan en El Restrepo.

spot_img

“A Amazon le va a costar entrar con fuerza a Colombia”

Al término de la edición número 33 de la FilBo, Más Colombia habló con Felipe González, fundador y director editorial del sello Laguna Libros, sobre la cadena productiva del sector editorial y los retos de la transformación digital.

¿Qué actores participan en la cadena productiva del sector editorial?

El trabajo editorial es mucho más que el proceso que hay entre recibir manuscritos e imprimir un libro. Entendamos el proceso editorial en el marco de la gestión cultural, que tiene que ver con pensar el contexto en su complejidad y conectar a los autores y autoras con los lectores y lectoras. Para eso se necesitan diferentes aliados.

En el proceso de publicación de un libro están los autores, los editores y los correctores. Según el libro, pueden participar también traductores o ilustradores. Nosotros, por ejemplo, les comisionamos a artistas plásticos las carátulas de nuestra colección de narrativa contemporánea. En algunos casos puede haber otra función dentro de la cadena del libro, como en los libros de novela gráfica, donde puede haber rotuladores o coloristas cuando los mismos autores no hacen estos procesos. 

Una vez diseñado el libro, ¿cuál es el paso a seguir?

Una vez está diseñado, el libro sale a la imprenta. Lo usual es que las editoriales no tengan una imprenta propia, y funcionen como un equipo pequeño sin maquinaria, porque todo el trabajo es inmaterial, se centra en reuniones y trabajo sobre archivos digitales.

En la imprenta, los libros impresos pasan por diferentes procesos: impresión, encuadernación, terminados y termosellado, porque en el mercado colombiano se acostumbra que los libros se entreguen en consignación en las librerías, entonces es muy delicado con el cuidado de los inventarios. Por eso se protegen con un empaque plástico. 

Después, una vez el libro está impreso, encuadernado y termosellado, se pasa al proceso de la circulación y la divulgación. 

¿Quiénes se encargan de esos procesos?

Para encargarse de la circulación están las distribuidoras. Nosotros trabajamos con una que se llama Diligencia Libros, que fundamos hace siete años con otras editoriales (Luna Libros y La Silueta) y se encarga de llevar los libros a las librerías. También hay muchas editoriales que lo hacen directamente.

La librería es el aliado principal de las editoriales para dar a conocer los nuevos libros, pero, al mismo tiempo, la editorial debe trabajar en una estrategia de divulgación. La nuestra se divide en prensa, redes y eventos. Durante el último año y medio, los eventos han sido en redes. 

¿Cómo es el proceso de distribución?

La distribución consiste principalmente en el proceso de enviar los libros a las librerías. Para eso, es necesario llevar una relación de cuántos libros se pueden dejar en consignación, pues no se pueden entregar todos los ejemplares que pida cada librería que existe, porque primero se debe tener una garantía de que van a responder por el valor del inventario. En este caso, cuando hay una librería pequeña que abre, hay que pedir referencias. Se hace un estudio de crédito.

Luego de que se tiene claro lo anterior, las distribuidoras pasan a llevar los libros y se encargan de pedir cortes mensuales, facturarlos y cobrar. Esa es la labor más logística de la distribuidora. 

¿Cómo se encuentra la oferta de libros en Colombia?

A Colombia llegan libros de todas partes. Hoy en día, los libros de las multinacionales españolas con oficinas en Colombia ocupan un porcentaje muy alto de la oferta. La participación de las editoriales independientes colombianas en el mercado no llega al 4% de la oferta, y en las ventas es mucho menos.

Las multinacionales importan, imprimen, y editan libros en Colombia, enriqueciendo la oferta para los lectores, pero no deja de ser importante fortalecer la edición nacional para depender menos de caprichos o coyunturas extranjeras.

Aclaro, me parece buenísimo que se consiga una oferta de libros tan amplia, tanto por lo que se importa como por lo que las multinacionales editan en Colombia, pero una caída del peso, como la que estamos viviendo, hace que los libros importados queden carísimos y puede hacer que se terminen colecciones o se cierren oficinas por una decisión de alguien en otro continente que no conoce el contexto local. Esto entorpece la buena labor que hacen los editores y editoras que contratan en el país.

Una editorial independiente tiene dificultades para que se escuche su voz en las discusiones gremiales, pero en muchos casos tiene más posibilidades de emprender alianzas a mediano y largo plazo con libreros, bibliotecarios y promotores de lectura. Esto fortalece no solo la oferta, sino el tejido cultural del país.

Editorial
"A Amazon le va a costar entrar con fuerza a Colombia" 7

 ¿Están ganando terreno los libros digitales frente a los impresos?

En Colombia, el libro digital ha mantenido una demanda pequeña pero estable desde hace más de diez años. 

¿Cómo avanzan las ventas de los libros digitales?

Con los ebooks, lo que pasa es que, cuando tenemos los derechos para todo el mundo, se terminan moviendo en lugares a donde no llega el libro impreso. En general, en Colombia, las ventas del libro siempre han sido marginales. 

En nuestro caso, hemos tenido años en los que la venta de libros digitales ha llegado al 5% de los ejemplares, algo que en facturación representa un poco menos, porque los precios de venta de los libros en formato digital son menores. Aun así, nos sigue pareciendo importante apostarle a diferentes formatos para llegar a otros lectores. 

¿Cómo funciona el tema de los derechos de los libros?

El tema de los derechos es otro mundo. Implica tener otros aliados como las agencias literarias, que ayudan a comprar o vender los derechos cuando no es directamente con el autor. Nosotros trabajamos con dos modelos: para unos libros, por lo general de autores colombianos, firmamos un contrato que nos permite representarlos para vender derechos de traducción y de publicación en otros países. Con otros libros, que ya están publicados en otros países, compramos los derechos solo para Colombia. En esos dos ejercicios, las agencias literarias son aliados importantes. 

Con la pandemia, ¿crecieron las ventas de libros digitales?

Hubo un repunte en las ventas de libros digitales en los primeros meses de la pandemia, cuando todo el mundo estaba encerrado. Hubo un par de semanas en las que las librerías no solo no podían abrir, sino que no podían despachar. En ese momento fue muy importante tener todo el catálogo disponible en digital.

Le puede interesar  Principales actividades económicas se volvieron más dependientes de las importaciones

Aquí es clave entender que, por un lado, está la venta libros en librería, y por el otro está la venta de libros digitales por vías digitales. Hay otro que también es muy importante, que es la venta del libro físico por canales digitales. Esto permitió que el sector se mantuviera activo. Las editoriales o librerías que tenían tiendas en línea bien montadas en abril en 2020, tuvieron un buen crecimiento en ventas, porque la gente estaba leyendo mucho, tanto libros digitales como impresos que compraba por canales digitales. 

Como las imprentas estaban cerradas, nosotros hicimos una estrategia con un par de libros, que consistió en una preventa, contando con la confianza de los lectores en que los libros se les iban a entregar cuando se pudieran imprimir, porque en ese momento estaban cerradas todas las imprentas. Además, mandamos la edición digital al momento de la compra para que el que quisiera la fuera leyendo. Eso nos ayudó mucho. 

Entiendo que, para el sector, la venta de libros digitales y la venta de libros físicos por canales digitales creció mucho entre marzo y agosto de 2020. 

¿Podrían los libros digitales ganar un mayor terreno frente a los impresos?

Aunque en 2020 hubo un pico en ventas de libros digitales, ya nadie cree que el libro digital vaya a reemplazar al impreso. 

En todas las ferias, más o menos entre 2007 y el 2012, siempre había un montón de conferencias y charlas acerca del fin del libro impreso, pero eso es algo que no sucedió y esa visión apocalíptica ha perdido terreno. El libro digital no reemplaza al impreso, aunque digamos que sí ofrece ciertas ventajas, como llegar a otros lectores y a otros lugares.

Laguna
"A Amazon le va a costar entrar con fuerza a Colombia" 8

¿Cómo ha impactado al sector la transformación digital?

Hay ciertas cosas que el formato digital sí acabó, por ejemplo, las enciclopedias. Además, la mayoría de los medios impresos está en crisis y la edición académica también ha cambiado mucho; ahora se imprimen menos ejemplares de cada título y funciona más a través de bases de datos y bibliotecas digitales. Sin embargo, para el sector editorial y en particular para nuestro enfoque de ficción y no ficción literaria, el libro digital es un complemento. Es una manera de llegar a otros canales, pero no es algo que, por ahora, represente el riesgo de acabar con el formato impreso. 

¿Cómo se comporta la venta digital de los libros físicos?

La venta digital de los libros físicos creció mucho y seguirá con esta tendencia porque las librerías que no tenían una tienda virtual, la desarrollaron. Aunque ya se puede ir a librerías, y no son lugares de multitudes, hay mucha gente que todavía prefiere no ir. Actualmente, hay muchos canales digitales por medio de los cuales se puede comprar los libros y se están moviendo. Las librerías han hecho un esfuerzo por atender al público y recomendar libros a través de redes sociales. Eso se terminará de reconfigurar.

Hay una visión optimista con respecto a esto y es que Amazon nunca ha terminado de entrar con fuerza en Colombia. El temor con Amazon, con base en lo que ha pasado en otros países, es que llega, les da buenas condiciones a los editores pero termina golpeando a las librerías y convirtiéndose en una especie de monopolio, que después puede poner cualquier condición. Lo que ha pasado es que Amazon ha entrado a países donde previamente no existía una oferta fuerte de venta digital del libro impreso. Acá han entrado otros actores como Buscalibre, que es polémico porque también le hace competencia desigual a las librerías y tampoco recibe material de editoriales pequeñas.

Esta coyuntura ha hecho que se fortalezcan los canales de venta digital del libro impreso, tanto en las librerías como en las editoriales. Entonces, se puede proyectar que le va a quedar más difícil a jugadores como Buscalibre o Amazon entrar después con tanta fuerza, porque ya se cerraron un poco esos vacíos que había hasta hace dos años. 

 ¿Qué pasos concretos de conciencia ambiental se están dando en el sector editorial?

El sector editorial trabaja con la oferta que hay desde el sector de las artes gráficas, las imprentas, y no es que haya una oferta muy grande. No hay una oferta grande de papeles y de tintas, entonces se trabaja con lo que hay. Sí hay un papel que se ha promocionado desde 2013, pero se demoró un poco en empezar a conseguirse fácil. Este es un papel 100% de bagazo de caña y que no tiene blanqueadores, por lo que es más amigable ambientalmente. Es un papel que se usa para la mayoría de libros que piden las bibliotecas públicas, pero que, en general, es un poco oscuro, por lo que no da un contraste suficiente para que la lectura sea cómoda y no es la primera opción para ediciones comerciales. Nosotros lo usamos para las carátulas de una de nuestras colecciones. 

¿Qué otros retos tiene el sector editorial local?

La industria editorial en español es muy particular. No hay otra lengua en el mundo que tenga un mercado tan complejo, ya que hay muchos países produciendo libros en español. Eso abre muchos retos, porque permite pensar que es fácil llevar tus contenidos a ser publicados en otros territorios que comparten la lengua, pero al mismo tiempo hay mucha competencia y se satura el mercado.  

¿Cuáles son los mercados más grandes en el sector editorial en español?

En español, España ha sido el monopolio, pero también México y Argentina llegaron a ser muy grandes en un momento y siguen siendo grandes. México más que todo desde la edición pública, con el Fondo de Cultura; y Argentina desde editoriales comerciales, como Sudamericana, Losada y Emecé, entre otras.

spot_img

VEA TAMBIÉN

Ojo al contrabando técnico de llantas: podrían frenar mal

En menos de 5 minutos, Jesús Rojas, Director del Comité de Llantas de la ANDI, explica por qué el contrabando técnico de llantas, además de ser un problema fiscal, puede afectar la seguridad vial y el medio ambiente.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado de América Latina̶...

La producción de balones en Monguí, Boyacá, comenzó en 1934 y, pese a las dificultades, aún continúa. Los fabricantes exigen subir los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes.

COLOMBIA