miércoles, 18 de mayo de 2022
Inicio  »  Industria  »  “A las empresas industriales les hace falta apropiarse del conocimiento de su quehacer”: Experto

“A las empresas industriales les hace falta apropiarse del conocimiento de su quehacer”: Experto

Análisis de Fanor Mondragón, Ph.D en Ciencias Químicas, ex-vicerrector de Investigaciones de la Universidad de Antioquia y miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (ACCEFYN). Escrito a propósito de la última Encuesta sobre Desarrollo e Innovación Tecnológica de la Industria Manufacturera del DANE.

WhatsApp Image 2022 01 19 at 4.36.28 PM 1

Analistas económicos como José Antonio Ocampo, en su columna más reciente titulada Por una agenda de desarrollo productivo, han planteado la enorme desindustrialización del país en los últimos 30 años y la asocian al estancamiento en la productividad de las empresas colombianas, lo cual se refleja en la poca capacidad que tienen para generar nuevos empleos y en la baja participación de productos de mediana o de alta tecnología en las exportaciones.  

Al leer la más reciente Encuesta del DANE sobre Ciencia e Innovación Tecnológica en el sector industrial podemos visualizar algunas de las causas por las que las empresas colombianas se encuentran en esta situación. Por ejemplo, llama mucho la atención que las empresas que respondieron la encuesta no estén motivadas a innovar (41%). Es como si ya hubieran alcanzado un nivel de confort y por eso no requieren avanzar, o no tienen una razón convincente para innovar (18.5%), o tampoco tienen la infraestructura necesaria para hacerlo (14%).  Pero lo más grave son las empresas que no ven necesidad de innovar porque ya innovaron (8%) (ver gráfico).

Grafico 1. Fanor Mondagrón

Esta estadística es muy grave porque demuestra mucha pobreza. Los números invitan a preguntarse qué tanto conocen las empresas su quehacer y si han caracterizado la competencia nacional e internacional. ¿Conocerán cómo es la calidad de sus productos con respecto a los productos en el mercado internacional? ¿Conocerán las normas técnicas internacionales para poder competir?  Esta información es importante para identificar nichos de mejoramiento a través de investigación que pueda conducir a la innovación.  Por estas razones, las empresas dicen tener incertidumbre frente a la innovación y aducen baja rentabilidad de la innovación.   



En segunda instancia, si las empresas manifiestan entre sus argumentos “escasa información sobre la tecnología existente”, valdría la pena preguntarse si tienen el personal capacitado para entenderse a sí mismas como empresa y de esta manera comprender y asimilar los avances tecnológicos que tienen lugar constantemente en el mundo. Esto con el propósito de tener capacidad para plantear nuevos desarrollos. 

En tercer lugar, llama la atención que la principal fuente para innovar en las empresas colombianas sean los directivos y no el Departamento de Innovación y Desarrollo (I+D). Esto puede sugerir la falta de personal capacitado para hacer vigilancia tecnológica y la falta de una unidad dedicada específicamente a Investigación y Desarrollo.  

Grafico 2 directivos Mondragon
.

Por otro lado, vale la pena destacar las entidades que apoyan la innovación, en su orden: Sena, Agremiaciones sectoriales, Icontec, Universidades públicas, Superintendencia de Industria y Comercio, Minciencias, Consultores en innovación y desarrollo tecnológico, ProColombia, INNpulsa y Colombia Productiva. Al respecto, cabe preguntarse por qué las universidades o los institutos de investigación no están en primer lugar. ¿A qué clase de innovación le están apostando?

A la encuesta del DANE le hizo falta caracterizar el personal de investigación que tienen las empresas con más detalle. Solo se reporta el número de empleados que recibió capacitación especializada en el año 2020, incluyendo a nivel de magíster (1.7%) y de doctorado (0.6%). Es importante conocer   cuántos doctores, cuantos magísteres, cuantos profesionales tienen dedicados a I+D.  

Una primera conclusión que sugieren estas estadísticas es que a las empresas les hace falta apropiarse del CONOCIMIENTO de su quehacer y, para lograrlo, se requiere de personal capacitado al más alto nivel. 

Este tipo de encuestas es muy importante para el país y para los hacedores de políticas públicas, ya que ilustra posibles vías de solución para la industria colombiana. Por ejemplo, mantener una unidad de I+D con técnicos, profesionales y científicos en una empresa pequeña es muy costoso. Para atender esta necesidad algunos países como Corea, Japón y Taiwán, entre otros, implementaron institutos nacionales de investigación sectorial, muy dinámicos, con personal altamente calificado e infraestructura altamente especializada, que fueron inicialmente financiados por el Estado para que apoyaran a las empresas de cada sector con conocimiento y de esta manera pudieran avanzar en procesos de innovación. Estos programas han sido acompañados con esquemas de evaluación de alta calidad tanto de las empresas beneficiarias como del instituto correspondiente y ambas entidades han ido cambiando y ajustándose a las nuevas necesidades que les imponen los avances científicos y tecnológicos. 

[1] José Antonio Ocampo. Columna publicada en El Tiempo. 16 de enero, 2022