domingo, 7 de agosto de 2022
Inicio  »  Industria  »  Bogotá: En el Top 3 de las ciudades más congestionadas del mundo

Bogotá: En el Top 3 de las ciudades más congestionadas del mundo

En esta entrevista, William Castro, profesor Asociado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Colombia y experto en vías y transporte, analiza el Sistema de Transporte Masivo de Bogotá y la adaptación que requiere ante el aumento de la demanda.

Transmilenio

¿Cómo está compuesto el Sistema Integrado de Transporte Público?

El Sistema Integrado de Transporte Público de la ciudad, compuesto por la red Troncal (Transmilenio), Zonal (SITP), Provisional y Transmi Cable, representa el 25% de todos los viajes motorizados y no motorizados que hoy tiene Bogotá. En este sistema se realizan casi 5 millones de viajes al día, en su mayoría de personas de estratos 1, 2 y 3 que hacen parte de la población económicamente activa de la ciudad.

El Sistema Integrado de Transporte Público transporta a una buena parte de la población económicamente activa. ¿Puede hablarse de un impacto positivo o negativo en la productividad de la ciudad?



En la medida que tengamos un SITP que tenga una mejor funcionalidad y un componente zonal con rutas cortas y confiables, los diferentes usuarios de la ciudad mejorarán su calidad de vida. En esa medida, la productividad de la ciudad puede incrementarse.

¿Cómo ha venido evolucionando el Transmilenio? ¿Cuál es su demanda actualmente?

La demanda del componente Troncal, llamado Transmilenio, inició su operación en diciembre del año 2000, inicialmente con el corredor de la Calle 80. Hoy tenemos cerca de 10 corredores, que representan casi 120 kilómetros de troncales. Pero, según el plan inicial, deberíamos tener ya construido todo el Sistema, que representa casi 250 kilómetros a lo largo de toda la ciudad. En cuanto a la demanda, hoy se realizan al día 2,5 millones de viajes en este componente, de los 13,3 millones que tiene la ciudad.

¿De qué manera han cambiado los tiempos de transporte en los últimos años en Bogotá?

Actualmente, el Sistema de Transporte de Bogotá tiene unos tiempos promedios de viaje que van de 40 a 50 minutos. Estos valores eran más bajos hace unos años, pero por temas de densidad o simple crecimiento de la ciudad se han venido incrementando de forma gradual.

¿Qué proyectos de transporte público están proyectados para la ciudad de Bogotá? 

Bogotá y la Región Metropolitana están invirtiendo en nuevos proyectos de transporte público, como son las troncales de la Avenida Carrera 68 y la Avenida Cali, los nuevos cables en el oriente de la ciudad, la primera línea del Metro y el Regiotram de Occidente y del Norte de la ciudad. Esto también debería complementarse con proyectos para lograr un sistema de bicicleta pública para la última milla, es decir, el último kilómetro y medio de viaje, bien sea en su parte inicial o en su parte final.

¿Con la entrada en funcionamiento de estos proyectos, qué le espera a la ciudad en términos de cobertura, tiempos de viaje, facilidad de uso de la red de transporte, eficiencia del sistema?

Con la entrada en funcionamiento de todos estos proyectos, a Bogotá le esperan más opciones para los viajes de las personas, reducción en tiempos de viaje y dejar de estar en el Top 3 de las ciudades más congestionadas del mundo.

¿Qué necesita la ciudad para mejorar la conectividad entre las diferentes localidades y reducir los tiempos de viaje?

La solución va más allá de construir nuevas vías. Se trata de construir proyectos de Transporte Público colectivo y masivo que sean cómodos, económicos, seguros, confiables y compatibles con el medio ambiente. Bogotá necesita una Red de Metros de alta capacidad, para lograr que los usuarios del vehículo particular, que es el que congestiona las calles, la utilicen en sus viajes diarios.

¿Qué impacto está teniendo en la movilidad de los bogotanos el transporte informal, como el de los bicitaxis (o modalidades similares) y el vinculado a plataformas digitales?

Según la última encuesta de movilidad de Bogotá, publicada en el año 2019, el transporte informal representa cerca del 5% de los 16 millones de viajes diarios de la población de la ciudad. Su impacto es negativo, al ser inseguro, costoso e incómodo. Es necesario que el Distrito lo controle y no le permita crecer indiscriminadamente.

Con las obras que están proyectadas para los próximos años, incluyendo las del Metro, ¿cabe esperar una reducción de los trancones?

Toda esta serie de obras nuevas, como troncales, cables, tranvías, líneas de metro y bicicleta pública, en su conjunto, pueden ser una alternativa adecuada para el actual usuario del transporte particular. El día que esta migración se comience a dar, tendremos efectivamente algún nivel de reducción de los trancones de la ciudad.

¿Qué le recomendaría a la Administración actual para avanzar en la solución de los problemas de movilidad que experimenta la ciudad?

Sugeriría que se les dé continuidad a los planes estratégicos orientados a apoyar el transporte público de calidad, para evitar que con cada cambio de administración se reinicien los proyectos que la ciudad ya tiene trazados a mediano y largo plazo. Adicionalmente, recomendaría educar a los niños en el uso responsable del transporte público de la ciudad, para que ojalá no tomen decisiones incorrectas en sus proyectos de vida. A veces se piensa que la compra de vehículo particular es la solución, generando mayores problemas al conjunto de la sociedad.