lunes, octubre 18, 2021
HomeColumnistasColombia y nación

Colombia y nación

IMG 3008
Guillermo Maya
Economista, profesor titular de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín

La nación y el nacionalismo son realidades históricas y no naturales: “no hacen parte de la condición natural, pero aparecen en la transición a la industrialización, (…) pero tampoco son arbitrarios, en el sentido de accidental, ellas tienen una relación cercana con el industrialismo” (Bruilly). En este sentido, “el nacionalismo puede servir como un instrumento de la industrialización”.  Y ambas, nacionalismo e industrialismo, se convierten en agentes del cambio social (Ibid, XXXIX).

Por otro lado, no hay nación sin nacionalismo, si se entiende por nacionalismo “una forma única de conciencia social” (Greenfeld 2001) surgida en el siglo XVI en Inglaterra, que tienen un carácter igualitario y democrático: “En el corazón de esta conciencia social se encuentra una imagen convincente e inclusiva de la sociedad, denominada ‘nación’, una imagen de una comunidad soberana de miembros fundamentalmente iguales. La conciencia nacional es inherentemente democrática: el igualitarismo representa el principio esencial de la organización social que implica y la soberanía popular su principio político esencial”.

Greenfeld agrega que el nacionalismo es inclusivo y que “sus principios esenciales de igualdad, de pertenencia y soberanía popular dan a las personas con una identidad nacional un sentido de dignidad, desconocido para la mayoría de la gente en épocas anteriores”. algo que le “da razones a la gente para estar orgullosa”, la autoestima (Greenfeld 1992: 487). El papel de la vanidad o el deseo de estatus en la transformación social ha sido largamente subestimado (ibid). Dignidad, orgullo, vanidad.

En este sentido, Arrubla en la Presentación del libro Colombia Hoy (1995) afirma que, en Colombia, entendida “como la unidad de un territorio y de un grupo humano, no ha logrado nunca adquirir el carácter de una verdadera sociedad si por ello se entiende una comunidad de experiencia e ideales”. Es decir, Arrubla se refiere a una nación integrada por iguales, sin estratificaciones permanentes y con movilidad social fluida.

Y agrega para diferenciar que: “Lo único que de sociedad hemos tenido ha sido la presencia de una jerarquización que por ser mera forma o por no tener otro contenido que el psicológico ha encontrado su verdadera sustentación en la violencia. Significa esto que los grupos superiores, antes que ser los conductores de una empresa civilizadora, han centrado sus mayores energías vitales en afirmar su distinción radical en relación con unas masas profundamente despreciadas, que ayer eran las castas de la tierra y hoy componen el populacho” (Arrubla).

Precisamente, Manuel Barrera un dirigente artesano vencido en la Guerra entre Gólgotas (librecambistas) y Draconianos (proteccionistas) en 1854, en el periódico Alianza, debatía con Carlos Holguín, representante del notablato santafereño, que argumentaba que “todos somos el pueblo, no solo los de ruana”. La respuesta de Barrera era que si todos éramos el pueblo, entonces “por qué, comprendiendo todos que todos somos el pueblo, en estas regiones que por antonomasia se llaman Repúblicas y Repúblicas Democráticas, se oye en boca de ciertas familias, o de ciertas personas de esas familias, cuando se trata de un individuo que no es de su nivel, decir en tono de insultante desprecio: ese es un hombre del pueblo, ese es un ruanetas, ese es un guache, ese es un albañil, un zapatero, un talabartero, ese es un indio, ese es un mulato, ese es un zambo” (Jaramillo 1997).

Le puede interesar  ¿En qué piensa un emprendedor?

Por otro lado, Alejandro López, en su libro Problemas Colombianos (1927), cuenta una anécdota sobre Santiago Pérez Triana (1858-1916), destacado miembro de la intelectualidad colombiana, poeta, escritor y diplomático, quien dio una conferencia sobre Colombia, en el Club Liberal Nacional de Inglaterra en 1916, a un grupo selecto de la sociedad londinense.

Al finalizar la conferencia hubo “champaña, (y) cigarrillos”.  Luego, “un burgués que debía ser muy popular” habló, haciendo comentarios sobre la Conferencia de Pérez Triana, y que expresó lo siguiente: “Mr. Pérez Triana nos acaba de demostrar que allí ha habido grandes eminencias en todo género de actividades, y a la verdad que para convencerse de que Colombia ha producido hombres genuinamente europeos bastaría conocerlo a él, o siquiera oírlo hablar”. Sin embargo, agrega el comentarista, “estoy lejos de creer que todo en Colombia y en Sud América sea así. Él habla de una minoría insignificante (…) y lo que nosotros llamamos indios es esa gente que anda descalza, no come bien, viste mal y duerme peor, con un estándar de vida demasiado bajo, en comparación con el hombre de la calle entre nosotros, y que constituye una masa que está a merced de lo que diga una minoría insignificante”.

Le puede interesar  La industria también está mal

Precisamente, estos dos hechos no son aislados sino una continuidad que expresa las diferencias sociales tan arraigadas en Colombia, con una movilidad social limitada y excluyente, que pone de presente el arduo camino que ha significado la construcción de la nación colombiana, puesto que “el nacionalismo promueve necesariamente el tipo de estructura social que la economía moderna necesita desarrollar. Siendo inherentemente igualitario, el nacionalismo tiene como una de sus consecuencias culturales centrales un sistema de estratificación abierto o de clase, que permite la movilidad social, libera el trabajo (es decir, capaz de desplazarse entre sectores) y extiende dramáticamente la esfera del funcionamiento de las fuerzas del mercado” (Greenfeld 2001).

Al respecto, Mario Arrubla señala que Colombia “debe aparecer como un país homogéneamente subdesarrollado, tanto en lo económico como en la cultural, sin que la libertad de los grupos superiores en relación con las necesidades materiales haya favorecido en ellas una liberación del espíritu”.

PD: Los párrafos anteriores constituyen un resumen apretado de la introducción de un artículo extenso con el título de Tierra, Industria y Nación y que fue publicado en el volumen 4 de la colección del Sesquicentenario de la Universidad Nacional en 2017 (puede leerlo en este enlace).

IMG 3008
Guillermo Maya
Economista, profesor titular de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín

VEA TAMBIÉN

¿Qué es la masa madre y en qué se diferencia de la levadura comercial?

Esteban Shuk, ingeniero de sistemas con dotes culinarias y experiencia en pan artesanal de masa madre, nos habla las ventajas y beneficios de este, en el día mundial del Pan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

DE ESTE COLUMNISTA

COLOMBIA