viernes, 12 de agosto de 2022
Inicio  »  Campo  »  Colombianos están tomando un mejor café

Colombianos están tomando un mejor café

Pese a la caída en la demanda global de café reportada el año pasado, Roberto Vélez, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, da un parte de tranquilidad. Afirma que ha mejorado la calidad del café consumido en el país y que el café colombiano es cada vez más apreciado y demandado en el mundo.

MG 2949 1 scaled

Roberto Vélez no se muestra preocupado por la disminución de la demanda internacional de café, “del orden del 1,5%” en 2020. Para el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), esta tendencia se puede atribuir al “cierre del mercado institucional” y a la disminución de las compras de entidades tales como “hoteles y oficinas”. Es una ilustración del “tamaño de la pandemia” y de la “crisis económica asociada”, complementa el experto.

Vélez afirma que en el país “la gente sigue tomando café en las casas”, lo cual representa “dos tercios” del consumo total del producto. Sobre todo, Vélez Vallejo hace hincapié en el “aumento de la calidad del café consumido”. Según él, la modalidad de teletrabajo les permitió a los trabajadores “darse el lujo de comprar un mejor café y de prepararlo bien”, ahora que no dependen de lo que ofrecen las empresas para las que trabajan, las cuales “tratan de hacer ahorros” y “compran marcas baratas”.

Vélez resalta que, así como “el consumidor se volvió más exigente” en términos de calidad, el cafetero “ha venido mejorando sus prácticas”. En su concepto, la “mejora continua de la calidad” del café se ha visto reflejada en un “ingreso superior” para el productor. Las cifras de la FNC muestran que, en 2020, la producción alcanzó los “13,9 millones de sacos de 60 kilos”, con un valor de $9 billones, “el mayor en veinte años”, según las cifras de la FNC.



Para Roberto Vélez Vallejo, el café colombiano es “cada vez más apreciado” y “demandado”. En su concepto, el país se encuentra en un “círculo virtuoso hacia la calidad”, lo cual abre la puerta a “un consumo más alto de café en el futuro”, puntualiza.