domingo, 7 de agosto de 2022
Inicio  »  Comercio Internacional  »  ¿Cómo respondieron los países europeos a la crisis económica provocada por la pandemia?

¿Cómo respondieron los países europeos a la crisis económica provocada por la pandemia?

La crisis económica en la que está sumido el mundo desde comienzos de 2019 ha obligado a varios países a aumentar significativamente el gasto público. Es el caso de varios países de la Unión Europea, que han optado por proteger el empleo e invertir en las empresas.

5878857830 e265c39a5b b

“Después de tres años de esfuerzos para reducir los gastos públicos y hacer que el déficit bajara del 3%, después de meses de discusiones presupuestarias arduas, en las que contábamos cada millón, mi director de gabinete me propone gastar en 24 horas 300.000 millones de euros”. Con estas palabras, Bruno Le Maire, ministro de Economía francés, describe la incertidumbre que sintió los primeros días de marzo del año pasado, cuando, según él, “se jugó la economía de Francia”. El ministro conservador dice que no se arrepiente de haber tomado medidas que, hasta ese momento, le habrían parecido impensables: “Preservamos competencias que a Francia le costó décadas crear y evitamos un tsunami de quiebras”, declaró ante el Senado a principios de este año.

Y es que, con la pandemia, el dogma de la austeridad que se impuso desde la crisis de 2008 parece haber quedado en el pasado. En la Unión Europea, los Estados han optado por salir en auxilio de las empresas más damnificadas por la crisis, mediante inversiones y subsidios inéditos. Además, muchos países se han decantado por las transferencias directas a los trabajadores y las familias. Con base en una consulta de diferentes bases de datos de instituciones oficiales, decretos y notas de prensa, se presentan algunas de las ayudas públicas más sobresalientes que implementaron las cuatro economías más grandes de la eurozona en 2020.

Francia



En marzo de 2020, el gobierno francés aprobó préstamos garantizados por el Estado por hasta300.000 millones de euros, de los cuales, para finales de ese año, se habían concedido 135.000 millones. Además, a lo largo de 2020, Francia habilitó un paquete de ayudas directas para empresas y trabajadores que alcanzó los 87.000 millones de euros. De estas ayudas, sobresalen una de 23.000 millones para subsidiar la reducción de horas de trabajo que se concertó con las empresas; otra de 12.000 millones que se destinó a un “fondo de solidaridad” para empresas pequeñas y medianas obligadas a cerrar o a reducir considerablemente su actividad, el cual, a medida que avanzaron los confinamientos, fue enfocándose en los sectores económicos más damnificados (turismo, restaurantes, cultura); y otra más de 4.000 millones, con la que se cubrieron las exoneraciones fiscales con las que el gobierno benefició a miles de empresas.

Alemania

Debido a la pandemia, Alemania ha habilitado hasta el momento alrededor de 750.000 millones de euros para la protección de empleos y empresas, el mayor paquete de ayudas de su historia. De estos, 23.000 millones han sido destinados a los Kurzarbeit, o jornadas reducidas subvencionadas, que prevén la protección de puestos de trabajo mediante la financiación por parte del Estado de entre el 60% y el 87% del salario que dejan de percibir los trabajadores debido a las reducciones de jornada. Así mismo, el gobierno ha acordado paquetes de rescate con varias empresas como Lufthansa, a la que le inyectó alrededor de 9.000 millones de euros a cambio del 20% de la participación en el capital de la empresa. El gobierno alemán también estableció un paquete de ayudas extraordinarias a empresas de sectores especialmente vulnerables, como el comercio, el transporte y la hotelería, que sufraga el 75% de los ingresos que dichas empresas declararon en 2019.

España

En marzo de 2020, el gobierno español presentó una batería de medidas enfocadas en reducir el impacto de la crisis en familias, trabajadores y empresas, que fue complementada a medida que avanzó la pandemia. Así, en primer lugar, el gobierno de Pedro Sánchez estableció a comienzos de la emergencia una garantía de suministro de servicios públicos para las familias más vulnerables, y en diciembre sumó a esto una prohibición de los desahucios sin alternativa habitacional. En segundo lugar, flexibilizó los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), lo que permitió que los empresarios redujeran las horas trabajadas por sus empleados en vez de despedirlos y, al mismo tiempo, que los trabajadores afectados por los ERTE percibieran el 70% de los ingresos por las horas reducidas durante los primeros seis meses y el 50% a partir del séptimo mes. Finalmente, para proteger a las empresas, el gobierno español estableció el aplazamiento del pago de impuestos por parte de las pymes y el pago de las cuotas de seguridad social por parte delos trabajadores afectados por los ERTE, así como una línea de avales crediticios para empresas y trabajadores autónomos por un valor de 100.000 millones de euros.

Italia

En total, el país cisalpino ha invertido más de 100.000 millones de euros en estímulos. Una de las primeras medidas que tomó Giuseppe Conte, el entonces primer ministro, y que sigue vigente, fue el veto a los despidos por causas económicas. Para compensar dicha medida, el gobierno italia no aprobó la suspensión temporal de las obligaciones fiscales de empresas y ciudadanos, retrasó el pago de las hipotecas y estableció un fondo para financiar los subsidios de Cassa Integrazione Covid, equivalentes italianos a los ERTE españoles y los Kurzarbeit alemanes. Además, a partir de mayo de 2020 introdujo un subsidio de emergencia de hasta 400 euros mensuales para las personas con rentas más bajas, así como una compensación de hasta 600 euros mensuales para trabajadores autónomos.