sábado, 24 de septiembre de 2022
Inicio  »  Columnistas  »  Demasiado bien

Demasiado bien

Marta Isabel González, Columnista

Marta Isabel González

Ingeniera de Diseño de Producto, Magíster en Mercadeo, creadora de La Vendedora de Crêpes.

No sé si sea igual en otras partes del país, pero en Medellín nos acostumbramos a usar todo el tiempo la palabra «demasiado». Pasamos demasiado rico, tus crêpes son demasiado buenos, y en el lenguaje de todos los días se convirtió en sinónimo de «muy». En realidad, la palabra «demasiado» hace referencia a una cantidad que está por encima de lo necesario. 

Toda esta introducción que puede parecer un poco extraña, para decirles que en las últimas semanas a mi negocio le ha ido demasiado bien. Demasiado según el significado castizo de la palabra. He tenido montones de pedidos; no tuve tiempo para hacer mi columna durante dos semanas seguidas; no alcanzo a contestar la cantidad de mensajes y no he tenido tiempo ni siquiera de cobrar las ventas que he hecho a pesar de haber trabajado dos sábados y un domingo. 

Más de esta columnista: Que tu marca sea como tú

Como me dijo anoche una amiga: te explotó el negocio en la cara. En el fondo estoy feliz. Eso quiere decir que algunas cosas las estoy haciendo bien, pero en la superficie estoy agotada. En otras palabras: ¡QUIERO DORMIR! De eso se trata esta columna, de recordarles y recordarme que disfrutar nuestros negocios, amarlos y a veces hasta vivir para ellos, no nos puede negar la posibilidad de anhelar descansar. Sentir que no nos da la energía no quiere decir que estemos dedicados a algo que no es lo correcto, ni que seamos perezosos; significa que somos seres humanos y que nuestra energía no es inagotable. 



Ayer me di el lujo de descansar, y hoy me siento como una persona diferente e incluso saqué el tiempo que necesitaba para escribir mi columna, que de alguna manera es un pequeño escape de mi rutina de crêpes y conferencias. Tenemos derecho a sacar tiempo para nosotros, incluso cuando nuestros negocios nos piden que todo el tiempo sea para ellos; tenemos derecho a quejarnos de lo cansados que estamos, aunque el motivo sea el éxito rotundo de lo que estamos haciendo. Especialmente si queremos que las cosas sigan saliendo bien, porque si no detectamos que necesitamos descanso vamos a terminar por agotar por completo la energía y hasta el  amor que tenemos por lo que hacemos. Qué bien que nos vaya demasiado bien, pero acordémonos de darnos las pausas necesarias para que el éxito siga siendo posible.

Más de esta columnista: Respirar