HomeIndustriaEl comercio electrónico ha incrementado las adulteraciones y las falsificaciones

El comercio electrónico ha incrementado las adulteraciones y las falsificaciones

En asocio con la ANDI, la empresa de consultoría C-Análisis realizó una caracterización del comercio ilegal de Productos de Consumo Masivo (PCM) en el país. Conozca los principales hallazgos.

El dólar superó hoy la barrera de los $4.000 por un momento, la cifra más alta en lo que va del año. Desde el año pasado ha habido una tendencia al alza y los efectos ya se han comenzado a notar. Según Daniel Rico, director de la Consultora C-Análisis, especializada en seguridad, riesgo y políticas públicas, la variación de la tasa de cambio tiene efectos importantes sobre las prácticas de adulteración, falsificación y contrabando de mercancías. Rico explicó que “los bienes que no se producen en Colombia y que son mayormente importados, como los cigarrillos, los medicamentos y el arroz, incrementan sus precios cuando el precio del dólar aumenta. Eso desincentiva el contrabando, pero expande los mercados de adulteración y falsificación, pues sale más rentable producir en el país sustitutos adulterados y falsos de dichas mercancías que comprarlas afuera e introducirlas fraudulentamente a Colombia”. 

Para el director de C-Análisis, la adulteración y el contrabando de mercancías son actividades delictivas distintas, que usualmente se encuentran ligadas. En el contrabando, la práctica fraudulenta no reside en la producción del bien, sino en su proceso arancelario, tributario y de internacionalización en el país. Ese es el caso de los cigarrillos: se compran en otro país a empresas cuyo proceso de producción se ajusta a la ley y se introducen a Colombia sin los requisitos comerciales y fiscales exigidos. La adulteración, por su parte, consiste en producir la mercancía con sustancias diferentes a las que aparecen en su etiquetado. Ocurre especialmente con los licores. Y, finalmente, en la falsificación los productos tuvieron un origen legal, pero sobre ellos se cometieron ilícitos en el tiempo posterior a su producción. Esto ocurre, señaló Rico, especialmente con los medicamentos: “muchas personas les cambian la fecha de vencimiento y los ponen a la venta”.

“En Colombia no hay muchas investigaciones, mediciones o datos oficiales de este tipo de prácticas, debido a sus elevados costos”, señaló Rico. Dentro de los estudios con datos más o menos actuales, se encuentra el que C-Análisis realizó el año pasado, en el marco del proyecto Contra la Falsificación de Productos y Usurpación de Marcas, de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), sobre la adulteración y falsificación de Productos de Consumo Masivo (PCM) en siete sectores de la industria colombiana: alimentos, medicamentos, licores, agroquímicos, productos de aplicación personal, suplementos dietarios y aseo del hogar. En la investigación participaron varias empresas de diferentes sectores, que coincidieron en la importancia de unir esfuerzos no solo para mitigar estas prácticas criminales, sino para caracterizarlas, pues sus efectos pasan, más bien, desapercibidos. Según Rico, C-Análisis se encuentra en este momento analizando y evaluando el comportamiento de estas prácticas en lo que va del año. “Estudiar este segmento es importante, especialmente por la prevalencia del comercio electrónico”, afirmó. 

Pese a que aún no hay hallazgos para este año, le presentamos aquí los factores que, de acuerdo con el estudio de 2020, son claves en el aumento o la disminución de la falsificación/adulteración: 

  1. Importancia de las marcas líderes

De acuerdo con el estudio, las redes de adulteración/falsificación de productos no crean marcas ni mercados, sino que se inscriben dentro de los ya existentes. Con esto, aprovechan la confianza de los consumidores en las empresas que han posicionado sus productos y la monetizan a su favor. A diferencia del contrabando, señaló la investigación, nadie adultera o falsifica un producto de una marca desconocida o que no tiene garantizada una demanda.

  1. Precio del dólar
Le puede interesar  “Es inevitable que haya un cambio de reglas fiscales mundiales”: Tax Justice Network

El precio del dólar es uno de los factores que más incide en las prácticas criminales. Cuando este es bajo, usualmente se desincentiva la adulteración/falsificación de los bienes en Colombia, porque resulta más fácil comprar PCM legales en otros países, traerlos al país y reempacarlos en envoltorios de marcas nacionales. Con la devaluación del peso y la volatilidad cambiaria, aumentan los incentivos para la adulteración de PCM importados cuyos precios están sujetos al dólar, como los licores, los medicamentos y los suplementos dietarios.

  1. Impactos no estimados de las políticas públicas

Las decisiones de política pública sobre la comercialización y producción de los PCM también influyen sobre las prácticas criminales asociadas a su adulteración y falsificación. “La ampliación de los mercados de adulteración es, en muchos casos, una consecuencia no prevista de las regulaciones que limitan el acceso o restringen los canales de comercialización de un PCM”, señaló el estudio. Por ejemplo, cuando se adoptan medidas que restringen el consumo de alcohol, como la ley seca, es usual que los consumidores busquen adquirirlo por canales distintos a los tradicionales, en los que suele abundar la adulteración.

  1. Patrón de consumo, calidad y movilidad en los PCM

El patrón de consumo de los Productos de Consumo Masivo determina si las redes de adulteración y falsificación son fijas o itinerantes en un territorio. Por ejemplo, es común que quien adultera o falsifica agroquímicos esté interesado en engañar al agricultor solo una vez. Su ventaja, para vender rápido y a precios muy bajos, consiste en que los resultados negativos se verán meses después, cuando ya haya migrado a otro lugar y no tenga ningún contacto con el comprador.

En otros casos, como ocurre con los licores y algunos alimentos que son vendidos en tiendas de barrio, se busca lograr una calidad que permita prolongar en el tiempo la práctica criminal. Si una adulteración es imperceptible para el consumidor, se puede repetir varias veces. Con el calzado y los textiles, señaló el estudio, ocurre algo distinto. En San Andresito o en San Victorino existen negocios dedicados a ofrecer a los compradores copias de diferentes calidades y precios, según su capacidad adquisitiva. Con esto, los vendedores no tienen que asumir la responsabilidad por la baja calidad o por la falsificación, porque los consumidores ya tienen conocimiento de la adulteración.

  1. Comercio electrónico

El estudio halló que la transición hacia el comercio electrónico ha resultado clave en el incremento de las adulteraciones o falsificaciones, especialmente por la ausencia de controles institucionales. Como el comercio electrónico tiene costos de distribución y transporte, es común que los PCM de más bajo costo no sean objeto de estas prácticas criminales, a diferencia de los bienes con valor mayor, como los medicamentos, los licores, los productos de cuidado personal y los cosméticos.

  1. Ubicación geográfica de la adulteración y falsificación

Según el estudio, no es fácil definir cuál es el criterio que determina en qué lugares geográficos se ubican los mercados de adulteración/falsificación de los PCM. No obstante, es posible observar una tendencia. “Bogotá, Barranquilla y Medellín son las tres ciudades con más allanamientos, lo que valida la hipótesis según la cual la oferta ilegal sigue los parámetros de una mayor demanda”.

Más crónicas

  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.

Informalidad: mucho más que ventas ambulantes

En Colombia, la informalidad tiene muchas caras. Conozca los datos más relevantes sobre este fenómeno.
  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.
  • Sillas, Madera, Mueble

    Colombia tiene una larga tradición en la fabricación de muebles de madera.

  • Muebles, Maderas

    En el Barrio 12 de Octubre, en Bogotá, se encuentra uno de los principales centros de producción de muebles de madera del país, con más de 600 comerciantes y fabricantes.

  • Don Luis

    Luis Jesús Rueda, conocido como don Luis, comenzó hace más de 50 años en la fabricación de muebles para el hogar. Diseña y fabrica comedores, salas y alcobas.

  • Muebles colombianos

    “Antes de la pandemia vendía mensualmente 50 millones más o menos, y luego llegó el Paro y acabo de afectar las cosas. Hoy en día las ventas no superan los 10 millones, y ahí vamos recuperándonos lentamente”, afirma don Luis.

  • Muebles, Madera, 12 de Octubre

    Don Luis no accedió a las ayudas que ofreció el gobierno para proteger el empleo, pues trabaja en la informalidad, por pieza terminada. Asegura que este fue el caso de la mayoría de empresarios del barrio.

  • Muebles, Maderas

    En los últimos meses ha acudido a redes sociales como Instagram para promocionar sus muebles. Sin embargo, don Luis señala que “a la gente le gusta es mirar el producto, mirarlo a ver cómo es la calidad”.

  • Sofa

    La mayoría de las telas que utiliza son importadas. Lo mismo sucede con las pinturas y las espumas.

  • Muebles, Madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Don Luis no se muestra preocupado por la competencia de empresas como Ikea, la cual tiene estimado llegar al país en 2023. Argumenta que, como artesano de la madera, puede construir cualquier mueble que el cliente desee, a partir del diseño o fotografía que este provea.

  • Carpintero

    "En el sector generamos mucho empleo: ebanistas, pintores, carpinteros, transportadores, vendedores. Somos un sector bien importante”, puntualiza don Luis.

  • Muebles, madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Después de 50 años de fabricar y comercializar sus productos en el 12 de Octubre, don Luis está convencido de que los empresarios del barrio “tienen madera”.

Le puede interesar  “Es inevitable que haya un cambio de reglas fiscales mundiales”: Tax Justice Network

El barrio 12 de Octubre tiene madera

Más Colombia conversó con don Luis, fabricante de muebles. Contó cómo ha cambiado el sector en los últimos años y se mostró confiado ante la entrada de grandes empresas como Ikea.
  • En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

    En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

  • IMG 6739

    Cuando comenzó la Pandemia, a don Tulio le tocó despedir a todos sus obreros. Mientras las ventas se recuperan, se encarga de la fabricación de los zapatos y de la comercialización.

  • IMG 6787 scaled

    En los talleres de Elegancia 17 se especializan en zapatos elegantes y de novia, en los que la competencia de los zapatos importados y de contrabando es menor.

  • IMG 6745 scaled

    Preparando las suelas.

  • IMG 6718 scaled

    Desde hace varios meses, Yeimi solo trabaja dos días a la semana. Espera que todo mejore y que los clientes regresen para que el barrio vuelva a ser como antes.

  • IMG 6669 scaled

    En El Restrepo se fabrican y se venden zapatos para todos los gustos.

  • IMG 6663 scaled

    En Calzado Jhorban se especializan en zapatos a la medida de diferentes estilos. Población trans, clowns y drag queens se benefician con los diseños de tallas grandes.

  • IMG 6661 1 scaled

    Bota de plataforma en cuero sintético, especialmente diseñada para la población drag.

  • IMG 6643 1 scaled

    Hormas, plataformas y suelas dan cuenta del proceso de manufactura, made in Colombia, de los zapatos que se comercializan en El Restrepo.

spot_img

El comercio electrónico ha incrementado las adulteraciones y las falsificaciones

En asocio con la ANDI, la empresa de consultoría C-Análisis realizó una caracterización del comercio ilegal de Productos de Consumo Masivo (PCM) en el país. Conozca los principales hallazgos.

El dólar superó hoy la barrera de los $4.000 por un momento, la cifra más alta en lo que va del año. Desde el año pasado ha habido una tendencia al alza y los efectos ya se han comenzado a notar. Según Daniel Rico, director de la Consultora C-Análisis, especializada en seguridad, riesgo y políticas públicas, la variación de la tasa de cambio tiene efectos importantes sobre las prácticas de adulteración, falsificación y contrabando de mercancías. Rico explicó que “los bienes que no se producen en Colombia y que son mayormente importados, como los cigarrillos, los medicamentos y el arroz, incrementan sus precios cuando el precio del dólar aumenta. Eso desincentiva el contrabando, pero expande los mercados de adulteración y falsificación, pues sale más rentable producir en el país sustitutos adulterados y falsos de dichas mercancías que comprarlas afuera e introducirlas fraudulentamente a Colombia”. 

Para el director de C-Análisis, la adulteración y el contrabando de mercancías son actividades delictivas distintas, que usualmente se encuentran ligadas. En el contrabando, la práctica fraudulenta no reside en la producción del bien, sino en su proceso arancelario, tributario y de internacionalización en el país. Ese es el caso de los cigarrillos: se compran en otro país a empresas cuyo proceso de producción se ajusta a la ley y se introducen a Colombia sin los requisitos comerciales y fiscales exigidos. La adulteración, por su parte, consiste en producir la mercancía con sustancias diferentes a las que aparecen en su etiquetado. Ocurre especialmente con los licores. Y, finalmente, en la falsificación los productos tuvieron un origen legal, pero sobre ellos se cometieron ilícitos en el tiempo posterior a su producción. Esto ocurre, señaló Rico, especialmente con los medicamentos: “muchas personas les cambian la fecha de vencimiento y los ponen a la venta”.

“En Colombia no hay muchas investigaciones, mediciones o datos oficiales de este tipo de prácticas, debido a sus elevados costos”, señaló Rico. Dentro de los estudios con datos más o menos actuales, se encuentra el que C-Análisis realizó el año pasado, en el marco del proyecto Contra la Falsificación de Productos y Usurpación de Marcas, de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI), sobre la adulteración y falsificación de Productos de Consumo Masivo (PCM) en siete sectores de la industria colombiana: alimentos, medicamentos, licores, agroquímicos, productos de aplicación personal, suplementos dietarios y aseo del hogar. En la investigación participaron varias empresas de diferentes sectores, que coincidieron en la importancia de unir esfuerzos no solo para mitigar estas prácticas criminales, sino para caracterizarlas, pues sus efectos pasan, más bien, desapercibidos. Según Rico, C-Análisis se encuentra en este momento analizando y evaluando el comportamiento de estas prácticas en lo que va del año. “Estudiar este segmento es importante, especialmente por la prevalencia del comercio electrónico”, afirmó. 

Pese a que aún no hay hallazgos para este año, le presentamos aquí los factores que, de acuerdo con el estudio de 2020, son claves en el aumento o la disminución de la falsificación/adulteración: 

  1. Importancia de las marcas líderes

De acuerdo con el estudio, las redes de adulteración/falsificación de productos no crean marcas ni mercados, sino que se inscriben dentro de los ya existentes. Con esto, aprovechan la confianza de los consumidores en las empresas que han posicionado sus productos y la monetizan a su favor. A diferencia del contrabando, señaló la investigación, nadie adultera o falsifica un producto de una marca desconocida o que no tiene garantizada una demanda.

  1. Precio del dólar
Le puede interesar  Van 12 reformas tributarias en los últimos 20 años

El precio del dólar es uno de los factores que más incide en las prácticas criminales. Cuando este es bajo, usualmente se desincentiva la adulteración/falsificación de los bienes en Colombia, porque resulta más fácil comprar PCM legales en otros países, traerlos al país y reempacarlos en envoltorios de marcas nacionales. Con la devaluación del peso y la volatilidad cambiaria, aumentan los incentivos para la adulteración de PCM importados cuyos precios están sujetos al dólar, como los licores, los medicamentos y los suplementos dietarios.

  1. Impactos no estimados de las políticas públicas

Las decisiones de política pública sobre la comercialización y producción de los PCM también influyen sobre las prácticas criminales asociadas a su adulteración y falsificación. “La ampliación de los mercados de adulteración es, en muchos casos, una consecuencia no prevista de las regulaciones que limitan el acceso o restringen los canales de comercialización de un PCM”, señaló el estudio. Por ejemplo, cuando se adoptan medidas que restringen el consumo de alcohol, como la ley seca, es usual que los consumidores busquen adquirirlo por canales distintos a los tradicionales, en los que suele abundar la adulteración.

  1. Patrón de consumo, calidad y movilidad en los PCM

El patrón de consumo de los Productos de Consumo Masivo determina si las redes de adulteración y falsificación son fijas o itinerantes en un territorio. Por ejemplo, es común que quien adultera o falsifica agroquímicos esté interesado en engañar al agricultor solo una vez. Su ventaja, para vender rápido y a precios muy bajos, consiste en que los resultados negativos se verán meses después, cuando ya haya migrado a otro lugar y no tenga ningún contacto con el comprador.

En otros casos, como ocurre con los licores y algunos alimentos que son vendidos en tiendas de barrio, se busca lograr una calidad que permita prolongar en el tiempo la práctica criminal. Si una adulteración es imperceptible para el consumidor, se puede repetir varias veces. Con el calzado y los textiles, señaló el estudio, ocurre algo distinto. En San Andresito o en San Victorino existen negocios dedicados a ofrecer a los compradores copias de diferentes calidades y precios, según su capacidad adquisitiva. Con esto, los vendedores no tienen que asumir la responsabilidad por la baja calidad o por la falsificación, porque los consumidores ya tienen conocimiento de la adulteración.

  1. Comercio electrónico

El estudio halló que la transición hacia el comercio electrónico ha resultado clave en el incremento de las adulteraciones o falsificaciones, especialmente por la ausencia de controles institucionales. Como el comercio electrónico tiene costos de distribución y transporte, es común que los PCM de más bajo costo no sean objeto de estas prácticas criminales, a diferencia de los bienes con valor mayor, como los medicamentos, los licores, los productos de cuidado personal y los cosméticos.

  1. Ubicación geográfica de la adulteración y falsificación

Según el estudio, no es fácil definir cuál es el criterio que determina en qué lugares geográficos se ubican los mercados de adulteración/falsificación de los PCM. No obstante, es posible observar una tendencia. “Bogotá, Barranquilla y Medellín son las tres ciudades con más allanamientos, lo que valida la hipótesis según la cual la oferta ilegal sigue los parámetros de una mayor demanda”.

spot_img

VEA TAMBIÉN

Ojo al contrabando técnico de llantas: podrían frenar mal

En menos de 5 minutos, Jesús Rojas, Director del Comité de Llantas de la ANDI, explica por qué el contrabando técnico de llantas, además de ser un problema fiscal, puede afectar la seguridad vial y el medio ambiente.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado de América Latina̶...

La producción de balones en Monguí, Boyacá, comenzó en 1934 y, pese a las dificultades, aún continúa. Los fabricantes exigen subir los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes.

COLOMBIA