viernes, octubre 15, 2021
HomeComercio InternacionalEn el sector textil se revela "lo peor de la Globalización"

En el sector textil se revela “lo peor de la Globalización”

En diálogo con Más Colombia, Elizabeth Ruffinengo, de la ONG Women Engage for a Common Future, expresó su preocupación por la concentración de la producción de textiles y confecciones en unos pocos países, y señaló que esto es inconveniente tanto para los países importadores como para los exportadores.

Elizabeth Ruffinengo es responsable para Francia de las iniciativas sobre temas de Salud y Medioambiente en la ONG Women Engage for a Common Future (WECF), que trabaja por “construir con las mujeres un mundo sano, sostenible y equitativo”. En conversación con Más Colombia, analizó las condiciones de producción en Bangladesh, un país que ha venido consolidándose como un jugador global importante en la producción de textiles y confecciones, y se refirió al impacto que ha tenido en Francia la concentración de buena parte de la producción textil y de confecciones en unos pocos países asiáticos y africanos. 

Bangladesh: un caso de dependencia macroeconómica

Al referirse a la producción de textiles de Bangladesh, Elizabeth Ruffinengo se muestra preocupada por tres grandes factores: lo que considera una excesiva especialización del país, la pérdida de tradiciones textiles y la baja remuneración de la mano de obra.  

A nivel macroeconómico, Ruffinengo señala que un país exportador como Bangladesh se ve perjudicado al ser tan “dependiente” de un solo sector productivo. Al respecto, explica que el país “fue incentivado por la OMC para desarrollar este sector” y en la actualidad es “totalmente dependiente de la exportación textil”. Este sector representa “el 80% de las exportaciones totales” del país y “emplea a 4,4 millones de personas en alrededor de 4.000 fábricas textiles”. En caso de que el sector presentara una caída inesperada, alerta la experta, “se desplomaría la economía de Bangladesh”. 

Para la experta, esa especialización no ha redundado en buenas condiciones de vida para la población bangladeshí y ha generado la pérdida de importantes tradiciones culturales asociadas a la producción textil. En cuanto a la remuneración de la mano de obra, precisa que en Bangladesh el salario por hora en el sector textil y de confecciones suele ser de 0,32 centavos de dólar. La experta señala que allí, como en otros países asiáticos y africanos, los costos de la mano de obra son “semejantes a la esclavitud moderna” y muestran que “no hay límite en la búsqueda de costos bajos”. Asimismo, mantiene que “las condiciones de trabajo ponen en riesgo la vida de los empleados”. Recuerda el desplome del edificio del Rana Plaza, ocurrido en 2013 cerca de Dhaka, la capital de Bangladesh, el cual fue causado, entre otros factores, por una serie de negligencias e incumplimientos de las reglas de seguridad. El accidente les costó la vida a más de 1.100 trabajadores de la confección.

En cuanto a la tradición textil del país, Ruffinengo lamenta que la especialización de “la producción de masas acabó por completo con la producción local de muselina en Bangladesh, antes reconocida por su calidad”. La muselina de Dhaka llegó a ser considerada un tesoro en la Europa de finales del siglo XVIII. Se elaboraba con un algodón que solo crecía a orillas del sagrado río Meghna, mediante un complicado proceso de 16 pasos que la hacía especialmente suave y liviana, y le daba una transparencia única. Hoy en día, los habitantes del país desconocen la técnica para fabricarla y el algodón utilizado se considera extinto. 

Le puede interesar  Con 67 millones de árboles sembrados, el país está lejos de cumplir la meta

El impacto en Francia de la concentración de la producción global de textiles

Cuando se le pregunta por el comportamiento del sector textil y de confecciones en Francia, Ruffinengo explica que, a pesar de contar con marcas emblemáticas como Louis Vuitton, Chanel, Dior o Hèrmes, el sector ha retrocedido significativamente en los últimos años. Según la experta de WECF, “el fin de las cuotas de importación de textiles en 2005”, en el marco de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC), “aceleró la tendencia a la desaparición de subsectores de Confecciones” como el de los guantes de cuero. Añade que, “entre 1996 y 2015, la industria textil francesa perdió el 51% de su producción y el 66% de la mano de obra asalariada”. Actualmente, “casi el 87% de los textiles, prendas de vestir, cuero y zapatos que se venden en Francia son importados, la gran mayoría de los cuales proceden de China”.

Paulatinamente, la competencia asiática ha puesto contra las cuerdas a empresas francesas de textiles y calzado. Algunas de ellas, como Stéphane Kélian y Charles Jourdan, no resistieron. Con ellas desaparecieron artes y oficios relacionados, así como un saber hacer tradicional. La charentaise, una zapatilla tradicional de uso casero, es uno de los productos que han sido desplazados por las importaciones asiáticas. Según la Federación Francesa del Calzado, en las dos últimas décadas la producción de charentaises disminuyó en un 82%, pasando de 34,2 millones de pares en el año 2000 a 6 millones en 2019. En entrevista para Más Colombia en junio, Isabelle Fulgeanu, directora de Marketing en Fargeot & Cie SAS, empresa comercializadora de esta zapatilla, explicaba el desafío de volver a producirla, no solo por la escasez de mano de obra conocedora de los métodos tradicionales, sino también porque maquinaria utilizada para confeccionarlas “ya no se produce” en Francia. 

“Todo el mundo pierde”

Más allá de las repercusiones negativas en las economías de los países expuestos a la competencia asiática y africana, como Francia, Ruffinengo afirma que “todo el mundo pierde”, incluso los países exportadores, donde predominan las malas condiciones de vida de los trabajadores textiles y de confecciones. Al respecto, señala que las mujeres son una población particularmente vulnerable, al representar “el 80% de los 75 millones de trabajadores del sector de confecciones en el mundo”.

Ante este escenario, la experta resalta la importancia de “preservar el saber hacer local” y las “tradiciones textiles presentes en el territorio”, mediante una “transmisión de los saberes entre generaciones”, antes de que “sea demasiado tarde”. Para ella, “es imprescindible relocalizar la producción textil en todos los países”. Y, en lo que considera una postura “realista” ante un sector que pone en evidencia “lo peor de la Globalización”, afirma que “hasta que no haya medidas coercitivas por parte de las instituciones internacionales, muy poco va a cambiar”. Mientras tanto, hace hincapié en “el poder de las iniciativas locales independientes”.

Más crónicas

  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.

Informalidad: mucho más que ventas ambulantes

En Colombia, la informalidad tiene muchas caras. Conozca los datos más relevantes sobre este fenómeno.
  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.
  • Sillas, Madera, Mueble

    Colombia tiene una larga tradición en la fabricación de muebles de madera.

  • Muebles, Maderas

    En el Barrio 12 de Octubre, en Bogotá, se encuentra uno de los principales centros de producción de muebles de madera del país, con más de 600 comerciantes y fabricantes.

  • Don Luis

    Luis Jesús Rueda, conocido como don Luis, comenzó hace más de 50 años en la fabricación de muebles para el hogar. Diseña y fabrica comedores, salas y alcobas.

  • Muebles colombianos

    “Antes de la pandemia vendía mensualmente 50 millones más o menos, y luego llegó el Paro y acabo de afectar las cosas. Hoy en día las ventas no superan los 10 millones, y ahí vamos recuperándonos lentamente”, afirma don Luis.

  • Muebles, Madera, 12 de Octubre

    Don Luis no accedió a las ayudas que ofreció el gobierno para proteger el empleo, pues trabaja en la informalidad, por pieza terminada. Asegura que este fue el caso de la mayoría de empresarios del barrio.

  • Muebles, Maderas

    En los últimos meses ha acudido a redes sociales como Instagram para promocionar sus muebles. Sin embargo, don Luis señala que “a la gente le gusta es mirar el producto, mirarlo a ver cómo es la calidad”.

  • Sofa

    La mayoría de las telas que utiliza son importadas. Lo mismo sucede con las pinturas y las espumas.

  • Muebles, Madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Don Luis no se muestra preocupado por la competencia de empresas como Ikea, la cual tiene estimado llegar al país en 2023. Argumenta que, como artesano de la madera, puede construir cualquier mueble que el cliente desee, a partir del diseño o fotografía que este provea.

  • Carpintero

    "En el sector generamos mucho empleo: ebanistas, pintores, carpinteros, transportadores, vendedores. Somos un sector bien importante”, puntualiza don Luis.

  • Muebles, madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Después de 50 años de fabricar y comercializar sus productos en el 12 de Octubre, don Luis está convencido de que los empresarios del barrio “tienen madera”.

Le puede interesar  Colombia cayó al puesto 47 en el top 50 de los países con mejor ecosistema para el desarrollo de startups

El barrio 12 de Octubre tiene madera

Más Colombia conversó con don Luis, fabricante de muebles. Contó cómo ha cambiado el sector en los últimos años y se mostró confiado ante la entrada de grandes empresas como Ikea.
  • En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

    En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

  • IMG 6739

    Cuando comenzó la Pandemia, a don Tulio le tocó despedir a todos sus obreros. Mientras las ventas se recuperan, se encarga de la fabricación de los zapatos y de la comercialización.

  • IMG 6787 scaled

    En los talleres de Elegancia 17 se especializan en zapatos elegantes y de novia, en los que la competencia de los zapatos importados y de contrabando es menor.

  • IMG 6745 scaled

    Preparando las suelas.

  • IMG 6718 scaled

    Desde hace varios meses, Yeimi solo trabaja dos días a la semana. Espera que todo mejore y que los clientes regresen para que el barrio vuelva a ser como antes.

  • IMG 6669 scaled

    En El Restrepo se fabrican y se venden zapatos para todos los gustos.

  • IMG 6663 scaled

    En Calzado Jhorban se especializan en zapatos a la medida de diferentes estilos. Población trans, clowns y drag queens se benefician con los diseños de tallas grandes.

  • IMG 6661 1 scaled

    Bota de plataforma en cuero sintético, especialmente diseñada para la población drag.

  • IMG 6643 1 scaled

    Hormas, plataformas y suelas dan cuenta del proceso de manufactura, made in Colombia, de los zapatos que se comercializan en El Restrepo.

spot_img

En el sector textil se revela “lo peor de la Globalización”

En diálogo con Más Colombia, Elizabeth Ruffinengo, de la ONG Women Engage for a Common Future, expresó su preocupación por la concentración de la producción de textiles y confecciones en unos pocos países, y señaló que esto es inconveniente tanto para los países importadores como para los exportadores.

Elizabeth Ruffinengo es responsable para Francia de las iniciativas sobre temas de Salud y Medioambiente en la ONG Women Engage for a Common Future (WECF), que trabaja por “construir con las mujeres un mundo sano, sostenible y equitativo”. En conversación con Más Colombia, analizó las condiciones de producción en Bangladesh, un país que ha venido consolidándose como un jugador global importante en la producción de textiles y confecciones, y se refirió al impacto que ha tenido en Francia la concentración de buena parte de la producción textil y de confecciones en unos pocos países asiáticos y africanos. 

Bangladesh: un caso de dependencia macroeconómica

Al referirse a la producción de textiles de Bangladesh, Elizabeth Ruffinengo se muestra preocupada por tres grandes factores: lo que considera una excesiva especialización del país, la pérdida de tradiciones textiles y la baja remuneración de la mano de obra.  

A nivel macroeconómico, Ruffinengo señala que un país exportador como Bangladesh se ve perjudicado al ser tan “dependiente” de un solo sector productivo. Al respecto, explica que el país “fue incentivado por la OMC para desarrollar este sector” y en la actualidad es “totalmente dependiente de la exportación textil”. Este sector representa “el 80% de las exportaciones totales” del país y “emplea a 4,4 millones de personas en alrededor de 4.000 fábricas textiles”. En caso de que el sector presentara una caída inesperada, alerta la experta, “se desplomaría la economía de Bangladesh”. 

Para la experta, esa especialización no ha redundado en buenas condiciones de vida para la población bangladeshí y ha generado la pérdida de importantes tradiciones culturales asociadas a la producción textil. En cuanto a la remuneración de la mano de obra, precisa que en Bangladesh el salario por hora en el sector textil y de confecciones suele ser de 0,32 centavos de dólar. La experta señala que allí, como en otros países asiáticos y africanos, los costos de la mano de obra son “semejantes a la esclavitud moderna” y muestran que “no hay límite en la búsqueda de costos bajos”. Asimismo, mantiene que “las condiciones de trabajo ponen en riesgo la vida de los empleados”. Recuerda el desplome del edificio del Rana Plaza, ocurrido en 2013 cerca de Dhaka, la capital de Bangladesh, el cual fue causado, entre otros factores, por una serie de negligencias e incumplimientos de las reglas de seguridad. El accidente les costó la vida a más de 1.100 trabajadores de la confección.

En cuanto a la tradición textil del país, Ruffinengo lamenta que la especialización de “la producción de masas acabó por completo con la producción local de muselina en Bangladesh, antes reconocida por su calidad”. La muselina de Dhaka llegó a ser considerada un tesoro en la Europa de finales del siglo XVIII. Se elaboraba con un algodón que solo crecía a orillas del sagrado río Meghna, mediante un complicado proceso de 16 pasos que la hacía especialmente suave y liviana, y le daba una transparencia única. Hoy en día, los habitantes del país desconocen la técnica para fabricarla y el algodón utilizado se considera extinto. 

Le puede interesar  Asocapitales exige que se defina sobretasa a los combustibles

El impacto en Francia de la concentración de la producción global de textiles

Cuando se le pregunta por el comportamiento del sector textil y de confecciones en Francia, Ruffinengo explica que, a pesar de contar con marcas emblemáticas como Louis Vuitton, Chanel, Dior o Hèrmes, el sector ha retrocedido significativamente en los últimos años. Según la experta de WECF, “el fin de las cuotas de importación de textiles en 2005”, en el marco de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC), “aceleró la tendencia a la desaparición de subsectores de Confecciones” como el de los guantes de cuero. Añade que, “entre 1996 y 2015, la industria textil francesa perdió el 51% de su producción y el 66% de la mano de obra asalariada”. Actualmente, “casi el 87% de los textiles, prendas de vestir, cuero y zapatos que se venden en Francia son importados, la gran mayoría de los cuales proceden de China”.

Paulatinamente, la competencia asiática ha puesto contra las cuerdas a empresas francesas de textiles y calzado. Algunas de ellas, como Stéphane Kélian y Charles Jourdan, no resistieron. Con ellas desaparecieron artes y oficios relacionados, así como un saber hacer tradicional. La charentaise, una zapatilla tradicional de uso casero, es uno de los productos que han sido desplazados por las importaciones asiáticas. Según la Federación Francesa del Calzado, en las dos últimas décadas la producción de charentaises disminuyó en un 82%, pasando de 34,2 millones de pares en el año 2000 a 6 millones en 2019. En entrevista para Más Colombia en junio, Isabelle Fulgeanu, directora de Marketing en Fargeot & Cie SAS, empresa comercializadora de esta zapatilla, explicaba el desafío de volver a producirla, no solo por la escasez de mano de obra conocedora de los métodos tradicionales, sino también porque maquinaria utilizada para confeccionarlas “ya no se produce” en Francia. 

“Todo el mundo pierde”

Más allá de las repercusiones negativas en las economías de los países expuestos a la competencia asiática y africana, como Francia, Ruffinengo afirma que “todo el mundo pierde”, incluso los países exportadores, donde predominan las malas condiciones de vida de los trabajadores textiles y de confecciones. Al respecto, señala que las mujeres son una población particularmente vulnerable, al representar “el 80% de los 75 millones de trabajadores del sector de confecciones en el mundo”.

Ante este escenario, la experta resalta la importancia de “preservar el saber hacer local” y las “tradiciones textiles presentes en el territorio”, mediante una “transmisión de los saberes entre generaciones”, antes de que “sea demasiado tarde”. Para ella, “es imprescindible relocalizar la producción textil en todos los países”. Y, en lo que considera una postura “realista” ante un sector que pone en evidencia “lo peor de la Globalización”, afirma que “hasta que no haya medidas coercitivas por parte de las instituciones internacionales, muy poco va a cambiar”. Mientras tanto, hace hincapié en “el poder de las iniciativas locales independientes”.

spot_img

VEA TAMBIÉN

“Hay 90 empresas suecas en Colombia”: Embajadora de Suecia

A propósito de la elección de Suecia como país invitado de honor en la Feria del Libro que está en curso, Helena Storm, embajadora de Suecia, habló con Más Colombia sobre las relaciones comerciales entre ambos países y contó cuáles son las empresas suecas que tienen presencia en el mercado local.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado de América Latina̶...

La producción de balones en Monguí, Boyacá, comenzó en 1934 y, pese a las dificultades, aún continúa. Los fabricantes exigen subir los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes.

COLOMBIA