viernes, 12 de agosto de 2022
Inicio  »  Industria  »  “La economía circular puede reducir los niveles de pobreza y desigualdad”

“La economía circular puede reducir los niveles de pobreza y desigualdad”

Beatriz Elena Ortíz, docente y directora del Observatorio de Economía Circular e Innovación de la Universidad de la Salle, contó a Más Colombia qué es la economía circular y cuáles son sus ventajas.

Foto Beatriz Ortíz Gutiérrez Economía circular

¿Qué es la economía circular? 

La economía circular es un modelo de producción y consumo que involucra múltiples acciones: reutilizar, reparar, restaurar, recuperar, remanufacturar, reducir, entre otros. Todas estas forman un ciclo de extracción, transformación y disposición de materiales e insumos para la generación sostenible de productos y servicios.

¿A qué tipo de modelo de producción y desarrollo apunta la economía circular?



La economía circular está asociada al modelo de desarrollo sostenible. Su objetivo es que todo el proceso de producción y el desarrollo económico se oriente hacia la conservación del medio ambiente. Si no cambiamos nuestra forma de producción y consumo, en el corto plazo, no dispondremos de los insumos necesarios para mantener nuestro estilo de vida.

¿Existe alguna diferencia entre los programas de posconsumo y la economía circular?

La economía circular es un gran todo, es un concepto muy genérico. Dentro de esta, y especialmente en la Estrategia Nacional de Economía Circular que tenemos en Colombia, se encuentra una línea de posconsumo. Según el Ministerio de Ambiente (MinAmbiente), todos los programas que hacen parte de la línea posconsumo se basan en el concepto de responsabilidad extendida del productor. Este se puede definir como un instrumento que obliga a los fabricantes e importadores de ciertos productos de consumo masivo a organizar, desarrollar y financiar la gestión integral de los residuos derivados de sus productos, una vez el consumidor final los desecha o descarta.

Por ejemplo, un producto al que se le aplica la responsabilidad extendida del productor son las baterías de los vehículos o baterías plomo ácido. La gestión de estos residuos hacen parte de la línea posconsumo, pero se engrana con otros procesos de la economía circular, como la gestión de empaques y envases, el flujo de energía, el manejo del agua, etc.

¿Cómo se encuentra Colombia en este aspecto? ¿Qué tipo de proyectos se vienen adelantando?

Desde 2019, Colombia viene implementando estrategias para concientizar sobre la importancia de la economía circular. En este aspecto, el trabajo que hacen las universidades es destacable. El Observatorio de Economía Circular de la Universidad de la Salle, por ejemplo, desde hace un tiempo viene promoviendo cursos y capacitaciones sobre el tema, así como brindando apoyo a los proyectos de innovación asociados a la economía circular, a los nuevos negocios verdes y a las nuevas tecnologías. 

El sector industrial también ha tenido un papel relevante en la implementación de la economía circular. Actualmente, ya están en marcha proyectos como la recirculación y reuso de recursos hídricos en el proceso productivo. El Gobierno, a través del Plan de Desarrollo de Bogotá, también viene creando una serie de estrategias que buscan minimizar y transformar los residuos. En este sentido, Colombia está haciendo un gran esfuerzo en materia de economía circular. 

¿De qué manera puede ayudar, la economía circular, a reducir los niveles de desigualdad y pobreza en un país?

El volumen de residuos que se generan diariamente en zonas urbanas y rurales es muy alto. Las consecuencias más inmediatas de este fenómeno son la saturación de los rellenos sanitarios en las zonas urbanas y la alta contaminación de las fuentes hídricas y los suelos. Esto podría mejorar si hacemos una mejor gestión de los residuos. 

Sabemos que muchos de los residuos que terminan en los rellenos sanitarios podrían tener otro uso u otra vocación. En lugar de mandarlos como basura, podríamos aprovecharlos como insumo para la creación de nuevos negocios y microeconomías. Esto podría, por supuesto, contribuir con la generación de empleo y la reducción de los niveles de pobreza y desigualdad en el país.  

¿Cómo puede contribuir al crecimiento económico y a potenciar la industria?

No hay duda de que la economía circular tiene bastantes ventajas no solo ambientales, sino económicas y sociales. Los beneficios económicos están vinculados al proceso de valorización de recursos. Bajo este, muchos insumos —entre ellos, los residuos— que en principio tenían un valor cero, cuando ingresan a otro modelo económico, como el de la economía circular, adquieren valor, contribuyen al ahorro y generan ganancia. 

¿Cuáles son las ventajas y retos de Colombia en la migración hacia una economía circular?

La ventaja de la economía circular es que nos muestra que la forma en la que vivimos, consumimos y producimos no es sostenible en el tiempo y que, por eso, hay que buscar alternativas o transitar a modelos económicos y sociales amigables con el ambiente. Esto que menciono como ventaja es a la misma vez un reto, pues vivimos bajo un modelo económico tradicional en el que estamos acostumbrados a pensar que los recursos naturales son infinitos, que no es nuestra responsabilidad la generación y manejo de desechos, y que el consumo de bienes y servicios es ilimitado.

A raíz de esto, creo que el primer reto que tenemos en Colombia para la implementación de este modelo es la educación o conciencia de su importancia. Los retos que vienen después tienen que ver con los marcos jurídicos y las normas propicias para que tanto productores como consumidores se vean obligados a utilizar, disponer, transformar, reciclar y demás acciones asociadas a la economía circular.