HomeIndustria"Los balones de Colombia podrían liderar el mercado de América Latina"

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado de América Latina”

La producción de balones en Monguí, Boyacá, comenzó en 1934 y, pese a las dificultades, aún continúa. Los fabricantes exigen subir los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes.

Los 70: la época del oro para los balones

Según Édgar Ladino, director del Museo del Balón de Monguí, la producción de balones en Monguí se dio gracias a su abuelo, el soldado Froilán Ladino Agudelo, quien prestó su servicio militar en la frontera Colombia-Perú. En uno de sus viajes a Manaos, Brasil, Ladino Agudelo conoció el proceso para fabricar balones artesanales. Y, tras su regreso a Colombia, en 1934, aprendió a curtir cueros, consiguió las vejigas de cerdo con las que se hinchaban los balones y les enseñó a coserlos a 12 personas, quienes más tarde fueron conocidos como ‘Los 12 Apóstoles’. 

Para Édgar Ladino, el logro más importante de su abuelo fue la construcción de las herramientas necesarias para la producción de balones. “Mi abuelo elaboró su propia troqueladora para cortar las piezas, su propio compresor y los moldes para darle la redondez al balón. Es por eso que la industria del balón en Colombia le debe mucho”. 

Así fue cómo, en 1938, se registró el primer balón, de marca Libertad, ante el Ministerio de Economía Nacional. El negocio creció a tal punto que, en 1970, recibió la condecoración a la mejor industria pequeña de Boyacá e incluso su dueño llegó a emplear a más de 1,000 personas. Según cuenta su nieto, el taller de Froilán Ladino duró apenas cinco años, por las disputas entre liberales y conservadores. Luego, este abandonó el pueblo y se radicó por un tiempo en Sogamoso y finalmente en Bogotá. Su hermano, sin embargo, quedó a cargo del negocio y, con este, de la tradición.

Registro del primer balon de Mongui
Registro del primer balón ante el Ministerio de Economía Nacional
Créditos: Édgar Ladino, director del Museo del Balón de Monguí

La partida de Froilán Ladino a Bogotá, contrario a lo que se esperaba, señaló su nieto, Edgar Ladino, produjo mejoras notables en el proceso de fabricación de los balones. Con un contacto en la capital, fue posible sustituir las vejigas de cerdo por neumáticos, con los que era posible lograr un mejor cosido y darle una mayor firmeza a los balones. 

El  declive de los balones artesanales y el auge de los balones vulcanizados

Hijos, primos y nietos, tanto de Froilán Ladino como de Los 12 Apóstoles, se han dedicado desde entonces a la fabricación de balones. “Nosotros todavía conservamos esta tradición. La característica de esos balones es que estaban hechos a base de cuero y eran cosidos a mano. Después del Mundial de 1950, el proceso de producción cambió gracias a la introducción de la válvula de aire, que permitió eliminar la costura más gruesa y, con esto, hacer balones más lisos. 

En el Mundial de Fútbol de 1974 se introdujeron los primeros materiales sintéticos y el proceso de vulcanización que cambiaría de forma permanente la fabricación de balones, pues con estos el cuero y el cosido a mano dejarían de ser rentables. La vulcanización consiste en calentar el caucho crudo u otros materiales sintéticos en presencia de azufre. Los balones vulcanizados, a diferencia de los de cuero, no absorben agua; así, en caso de que llueva, no se vuelven más pesados y, en esa medida, no tienen el riesgo de lastimar a los jugadores que reciban su impacto. 

Édgar Ladino explicó que, “mientras una persona puede coser a mano dos o tres balones al día, el proceso de vulcanización permite hacer 70. Esto no solo redujo el tiempo de fabricación, sino también los precios y los empleos”. La introducción del proceso de vulcanizado en Monguí hizo rentable el negocio y capturó el interés de varias personas. En las décadas de los 90 y los 2000, pasó de haber 3 talleres a más de 30 empresas en Monguí. A nivel nacional ocurrió lo mismo: actualmente hay más de 60 fábricas en el país, en Barranquilla, Medellín, Cali, Bucaramanga, Cúcuta, Bogotá, etc. Aunque por mucho tiempo ambos procesos convivieron, con el tiempo resultó insostenible seguir produciendo balones cosidos. Sin embargo, hay quienes, como los Ladino, aún conservan la tradición.

Le puede interesar  Reajuste arancelario para las importaciones de textiles y confecciones

La llegada de los balones importados

La importación masiva de balones desde China y Pakistán es uno de los grandes problemas para los productores colombianos. Pakistán es el país del mundo que produce más balones. En el mundial pasado, fabricó más de 40 millones de unidades, es decir, el 42% de la producción mundial, afirmó Édgar Ladino. Esto ha afectado enormemente la producción nacional, pues “se puede conseguir un balón en San Andresito a $12.000, e incluso menos, cuando a nosotros nos cuesta $18,000 elaborarlo”. 

En esto coincide Andrea Neita, administradora de Arcueros de Monguí, una empresa familiar que fabrica balones para todos los deportes y otros productos a base de cueros desde hace 10 años y que actualmente emplea a 25 personas. “Para que los productores nacionales podamos enfrentar la competencia, hay que subirles los aranceles a las importaciones, especialmente chinas. Por ahora nosotros no hemos recibido casi ninguna ayuda del Gobierno. Desde hace un tiempo nos afiliamos a Boyacá Exporta, un programa de la Gobernación, y a Fábricas de Internacionalización, una iniciativa liderada por ProColombia. Esto nos ha permitido exportar a Ecuador y Bolivia, y estamos intentando llevar nuestra mercancía a México”, afirmó Neita.

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado en América Latina”

A nivel tecnológico, explicó Edgar Ladino, Colombia tiene ventajas con respecto a otros países de la región, como Argentina, Uruguay, México y Brasil. Desde hace un tiempo, se han empezado a importar materias primas, como el poliuretano, el látex y el neumático de butilo, y tecnología, como enrolladoras, troqueladoras, vulcanizadoras e impresoras de Corea del Sur. Estas han permitido incrementar la productividad de varias empresas. “Hay procesos de producción tan buenos en Colombia que se pueden vulcanizar 15 balones en 3 minutos y enrollar 7 en el mismo tiempo. De hecho, este año se empezaron a fabricar balones profesionales”, afirmó Edgar Ladino. 

Por ejemplo, “el balón Penalty con el que se juega el Campeonato Nacional de Brasil y el Voit, que siempre ha sido el balón oficial de la Primera División de México, provienen de allá. En cambio, el balón con el que se juegan los partidos de la liga profesional de fútbol colombiano es Golty, una marca nacional”, señaló.

En la misma línea, Neita señaló que “lo que necesitamos los fabricantes colombianos para sacar todo este potencial es que les suban los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes de balones y que podamos traer aquí algunas materias primas que no se encuentran en Colombia a bajo costo”. Esto, a su juicio, no sería muy problemático, pues casi el 90% de los insumos que usan en la producción de balones son nacionales. 

Más crónicas

  • Pesebre, Navidad, Fiestas, Comercio

    El pesebre, que por generaciones simbolizó la Navidad en los hogares colombianos, ha venido cediendo terreno. Cada vez más, comparte su protagonismo con otros elementos navideños.

  • Navidad, Comercio, Fiestas

    En diciembre, la decoración navideña se toma muchos hogares colombianos. Ventas ambulantes, tiendas de barrio, locales, centros comerciales y supermercados se suman al espíritu navideño, con la esperanza de mejorar los ingresos del año y, como se dice coloquialmente, “hacer su diciembre”.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Muchos de estos productos decorativos son fabricados a mano o de forma artesanal en micro, pequeñas y medianas empresas.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Gran parte del comercio formal e informal ofrece la decoración navideña desde noviembre.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    A lado de Papá Noel, los muñecos de nieve se posicionan cada vez más como imperdibles de la época navideña.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El árbol navideño es una de las decoraciones que no puede faltar en esta época. En el comercio se consigue una gran variedad de árboles, la mayoría plásticos, de distintos tamaños, precios y acabados.

  • Navidad, Fiestas, Comercio, Centro comercial

    Al verde y el rojo, que han sido los colores tradicionales de la época decembrina, se han venido sumando otros como el plateado, el dorado y el blanco, más propios de decoraciones que representan la nieve que acompaña estas fiestas en el hemisferio norte. Cada uno de estos colores evoca valores propios de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color blanco en los artículos decorativos evoca la pureza, la fe y la iluminación de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color rojo representa la alegría, el amor y la generosidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El verde simboliza la esperanza, la naturaleza y la vida.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El dorado evoca la prosperidad y la riqueza.

¿Qué sería de la Navidad sin sus luces, formas y colores?

¿Qué sería de la Navidad sin la decoración que la caracteriza? Entre luces, Papá Noel, pesebres, árboles de Navidad, muñecos de nieve y renos son protagonistas.
  • navidad, ventas, comercio

    Diciembre es la época más esperada por los comerciantes. Este año, ha pasado una gran cantidad de compradores por las calles y locales de Fontibón, en un diciembre más cercano a la normalidad prepandemia.

  • navidad, ventas, fontibón, tiendas

    Los locales se preparan para esta época del año. Para ello, exhiben llamativas decoraciones y surten hasta el tope sus estanterías con mercancías para todos los gustos y presupuestos.

  • juguetes, peluches, compras

    Juguetes, ropa y zapatos son algunos de los productos con los que familiares y amigos esperan hacer felices a niños y niñas.

  • Tienda de ropa, ventas, navidad

    Los adultos también reciben detalles en Navidad. Pantalones, camisas, faldas y chaquetas hacen parte de los artículos más vendidos.

  • juguetes, ventas, fontibón

    Además de los locales comerciales, hay una gran oferta de ventas ambulantes. Estas se concentran en la carrera 100, muy cerca a la plaza de mercado del barrio.

  • juguetes, ventas ambulantes, navidad

    En esta época navideña, lo que más se ve en los puestos ambulantes son juguetes. Sobresalen los juegos de mesa, los peluches, los superhéroes y los juegos de rol.

  • ventas, navidad, calle

    Muchos de los locales comerciales optan por exhibir sus productos en la calle, para atraer visitantes y competir con los vendedores informales.

  • ventas, calle, fontibón

    Todos los días, los comerciantes alistan desde muy temprano sus productos, para aprovechar la gran afluencia de compradores que hay entre las 8:00 am. y las 9:00 pm.

  • tienda, ventas, juguetes

    En diciembre, las vitrinas y las calles se llenan de juguetes, pero también reflejan las esperanzas de miles de comerciantes que esperan recuperarse de la crisis que ha dejado la pandemia.

Fontibón alumbra su comercio en esta Navidad.

Fontibón es una de las localidades más visitadas por los bogotanos para hacer sus compras navideñas, por la gran variedad de productos y los precios bajos que ofrece tanto el comercio formal como el informal. La carrera 100 es protagonista.
  • Tomate,

    En Ubalá (Cundinamarca) un grupo de campesinos, víctimas del conflicto armado y jóvenes unen sus esfuerzos para reactivar la economía del municipio con la producción de tomate de invernadero.

  • Tomate 2

    “El tomate para nosotros es como la esposa o los hijos, porque uno se enamora de esas plantas”, afirmó Juan Beltrán, un campesino de la región.

  • Tomate 3

    Los habitantes de Ubalá crearon la Asociación Agropujanza del Guavio, para organizar la producción de tomate “Chonto Roble”. “Agropujanza es la viva muestra de que cuando una asociación trabaja y todos ponen su granito de arena se llega lejos”, afirmó Juan Beltrán.

  • Tomate 4

    El éxito de su asociación ha sido tal que semanalmente envían entre 3 y 12 toneladas de tomate a las centrales de alimentos más importantes de Bogotá.

  • Tomate 5

    Actualmente los campesinos del municipio se encuentran en la gestión de alianzas internacionales que les permitan tecnificar las formas de producción de tomate y encontrar nuevos mercados para su producto.

  • Tomate 6

    Los habitantes del municipio lograron hace unos meses una alianza estratégica con el gobierno de República Checa, que decidió aportar recursos para mejorar el sistema de riego de los tomates.

  • Tomate 7

    Según Agropujanza, “un producto que los intermediarios nos compran a $27.000 termina siendo vendido en mínimo $55.000 a los grandes almacenes”. Actualmente, la Asociación adelanta gestiones para comercializar el tomate directamente.

  • Tomate 9

    Los campesinos están buscando alianzas que les permitan exportar sus productos y venderlos sin intermediarios. Con esto en mente, Agropujanza participó en AgroExpo, la feria agropecuaria más grande del país, el pasado mes de octubre.

Le puede interesar  ¿Cuáles son los argumentos de Fenalco para oponerse al impuesto a bebidas azucaradas?

Campesinos de Ubalá quieren exportar tomate de invernadero

Los campesinos de Ubalá han reactivado la economía a partir de la producción de tomate de invernadero. Actualmente, buscan recursos e incentivos económicos para evitar a los intermediarios.
  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá

Así luce Bogotá en la época más terrorífica del año

Entre máscaras, pelucas y tutús, se vive el Halloween en San Victorino y Galerías.
spot_img

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado de América Latina”

La producción de balones en Monguí, Boyacá, comenzó en 1934 y, pese a las dificultades, aún continúa. Los fabricantes exigen subir los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes.

Los 70: la época del oro para los balones

Según Édgar Ladino, director del Museo del Balón de Monguí, la producción de balones en Monguí se dio gracias a su abuelo, el soldado Froilán Ladino Agudelo, quien prestó su servicio militar en la frontera Colombia-Perú. En uno de sus viajes a Manaos, Brasil, Ladino Agudelo conoció el proceso para fabricar balones artesanales. Y, tras su regreso a Colombia, en 1934, aprendió a curtir cueros, consiguió las vejigas de cerdo con las que se hinchaban los balones y les enseñó a coserlos a 12 personas, quienes más tarde fueron conocidos como ‘Los 12 Apóstoles’. 

Para Édgar Ladino, el logro más importante de su abuelo fue la construcción de las herramientas necesarias para la producción de balones. “Mi abuelo elaboró su propia troqueladora para cortar las piezas, su propio compresor y los moldes para darle la redondez al balón. Es por eso que la industria del balón en Colombia le debe mucho”. 

Así fue cómo, en 1938, se registró el primer balón, de marca Libertad, ante el Ministerio de Economía Nacional. El negocio creció a tal punto que, en 1970, recibió la condecoración a la mejor industria pequeña de Boyacá e incluso su dueño llegó a emplear a más de 1,000 personas. Según cuenta su nieto, el taller de Froilán Ladino duró apenas cinco años, por las disputas entre liberales y conservadores. Luego, este abandonó el pueblo y se radicó por un tiempo en Sogamoso y finalmente en Bogotá. Su hermano, sin embargo, quedó a cargo del negocio y, con este, de la tradición.

Registro del primer balon de Mongui
Registro del primer balón ante el Ministerio de Economía Nacional
Créditos: Édgar Ladino, director del Museo del Balón de Monguí

La partida de Froilán Ladino a Bogotá, contrario a lo que se esperaba, señaló su nieto, Edgar Ladino, produjo mejoras notables en el proceso de fabricación de los balones. Con un contacto en la capital, fue posible sustituir las vejigas de cerdo por neumáticos, con los que era posible lograr un mejor cosido y darle una mayor firmeza a los balones. 

El  declive de los balones artesanales y el auge de los balones vulcanizados

Hijos, primos y nietos, tanto de Froilán Ladino como de Los 12 Apóstoles, se han dedicado desde entonces a la fabricación de balones. “Nosotros todavía conservamos esta tradición. La característica de esos balones es que estaban hechos a base de cuero y eran cosidos a mano. Después del Mundial de 1950, el proceso de producción cambió gracias a la introducción de la válvula de aire, que permitió eliminar la costura más gruesa y, con esto, hacer balones más lisos. 

En el Mundial de Fútbol de 1974 se introdujeron los primeros materiales sintéticos y el proceso de vulcanización que cambiaría de forma permanente la fabricación de balones, pues con estos el cuero y el cosido a mano dejarían de ser rentables. La vulcanización consiste en calentar el caucho crudo u otros materiales sintéticos en presencia de azufre. Los balones vulcanizados, a diferencia de los de cuero, no absorben agua; así, en caso de que llueva, no se vuelven más pesados y, en esa medida, no tienen el riesgo de lastimar a los jugadores que reciban su impacto. 

Édgar Ladino explicó que, “mientras una persona puede coser a mano dos o tres balones al día, el proceso de vulcanización permite hacer 70. Esto no solo redujo el tiempo de fabricación, sino también los precios y los empleos”. La introducción del proceso de vulcanizado en Monguí hizo rentable el negocio y capturó el interés de varias personas. En las décadas de los 90 y los 2000, pasó de haber 3 talleres a más de 30 empresas en Monguí. A nivel nacional ocurrió lo mismo: actualmente hay más de 60 fábricas en el país, en Barranquilla, Medellín, Cali, Bucaramanga, Cúcuta, Bogotá, etc. Aunque por mucho tiempo ambos procesos convivieron, con el tiempo resultó insostenible seguir produciendo balones cosidos. Sin embargo, hay quienes, como los Ladino, aún conservan la tradición.

Le puede interesar  489 mil personas entraron en situación de pobreza multidimensional en 2020

La llegada de los balones importados

La importación masiva de balones desde China y Pakistán es uno de los grandes problemas para los productores colombianos. Pakistán es el país del mundo que produce más balones. En el mundial pasado, fabricó más de 40 millones de unidades, es decir, el 42% de la producción mundial, afirmó Édgar Ladino. Esto ha afectado enormemente la producción nacional, pues “se puede conseguir un balón en San Andresito a $12.000, e incluso menos, cuando a nosotros nos cuesta $18,000 elaborarlo”. 

En esto coincide Andrea Neita, administradora de Arcueros de Monguí, una empresa familiar que fabrica balones para todos los deportes y otros productos a base de cueros desde hace 10 años y que actualmente emplea a 25 personas. “Para que los productores nacionales podamos enfrentar la competencia, hay que subirles los aranceles a las importaciones, especialmente chinas. Por ahora nosotros no hemos recibido casi ninguna ayuda del Gobierno. Desde hace un tiempo nos afiliamos a Boyacá Exporta, un programa de la Gobernación, y a Fábricas de Internacionalización, una iniciativa liderada por ProColombia. Esto nos ha permitido exportar a Ecuador y Bolivia, y estamos intentando llevar nuestra mercancía a México”, afirmó Neita.

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado en América Latina”

A nivel tecnológico, explicó Edgar Ladino, Colombia tiene ventajas con respecto a otros países de la región, como Argentina, Uruguay, México y Brasil. Desde hace un tiempo, se han empezado a importar materias primas, como el poliuretano, el látex y el neumático de butilo, y tecnología, como enrolladoras, troqueladoras, vulcanizadoras e impresoras de Corea del Sur. Estas han permitido incrementar la productividad de varias empresas. “Hay procesos de producción tan buenos en Colombia que se pueden vulcanizar 15 balones en 3 minutos y enrollar 7 en el mismo tiempo. De hecho, este año se empezaron a fabricar balones profesionales”, afirmó Edgar Ladino. 

Por ejemplo, “el balón Penalty con el que se juega el Campeonato Nacional de Brasil y el Voit, que siempre ha sido el balón oficial de la Primera División de México, provienen de allá. En cambio, el balón con el que se juegan los partidos de la liga profesional de fútbol colombiano es Golty, una marca nacional”, señaló.

En la misma línea, Neita señaló que “lo que necesitamos los fabricantes colombianos para sacar todo este potencial es que les suban los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes de balones y que podamos traer aquí algunas materias primas que no se encuentran en Colombia a bajo costo”. Esto, a su juicio, no sería muy problemático, pues casi el 90% de los insumos que usan en la producción de balones son nacionales. 

spot_img

VEA TAMBIÉN

¿Qué es la masa madre y en qué se diferencia de la levadura comercial?

Esteban Shuk, ingeniero de sistemas con dotes culinarias y experiencia en pan artesanal de masa madre, nos habla las ventajas y beneficios de este, en el día mundial del Pan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Entre el 2000 y 2019 la deuda pública pasó de 70 a 600 billones”: Aurelio Suáre...

Para Aurelio Suárez, miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, Colombia ha perdido mercado interno, producción y empleo con las políticas de apertura económica.

COLOMBIA