domingo, 7 de agosto de 2022
Inicio  »  Comercio Internacional  »  OCDE propone mayores impuestos a las sucesiones y las donaciones

OCDE propone mayores impuestos a las sucesiones y las donaciones

La OCDE resalta el potencial de los impuestos a las sucesiones y donaciones para “aumentar los ingresos, reducir las desigualdades y mejorar la eficiencia de los sistemas tributarios”.

El informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), publicado el 11 de mayo de 2021, compara los impuestos a las sucesiones y donaciones en los 37 Estados miembros. Según Pascal Saint-Amans, director del Centro de Política y Administración Tributaria de la OCDE, “hay argumentos sólidos para promover un mayor uso de esos impuestos”. El estudio resalta que podrían “reducir la concentración de riqueza” y “mejorar la igualdad de oportunidades”. Además, a diferencia de otras formas de impuestos, serían “más fáciles de evaluar y recaudar”. 

El informe señala que 24 Estados miembros de la OCDE cobran impuestos sobre las sucesiones. Sin embargo, advierte que suelen generar pocos ingresos. Actualmente, en promedio, “solo el 0,5% de los ingresos fiscales provienen de los impuestos sobre sucesiones y donaciones en los países que los cobran”. Según el informe, el bajo recaudo se explica por “las generosas exenciones fiscales”, las cuales contribuyen a “reducir la progresividad efectiva de los impuestos”, al beneficiar principalmente a los hogares más ricos.

La OCDE resalta el “alto grado de concentración de riqueza”, así como la “distribución desigual de las transferencias de riqueza”, en estos países. En promedio, las herencias y donaciones declaradas por el 20% de los hogares más ricos son aproximadamente 50 veces más altas que los montos declarados por el 20% de los hogares más pobres. Adicionalmente, existe una gran diversidad entre los países en el diseño del impuesto y las tasas aplicadas. Si bien en Bélgica se pueden transferir hasta 17.000 $USD libres de impuestos, en Estados Unidos este valor alcanza los 11.000.000 $USD. En cuanto a las tasas impositivas, el informe evidencia que “la mayoría de los países aplica tasas impositivas progresivas” y “un tercio aplica tasas fijas”.



Para que el impuesto a las sucesiones y donaciones “logre sus objetivos”, Saint-Amans advierte que “se necesitará un mejor diseño”. La OCDE brinda recomendaciones para mejorar el potencial de ingresos, eficiencia y equidad. Entre otros, se posiciona a favor de un impuesto que grave el valor de los activos que reciben los beneficiarios, con una exención para las herencias de bajo valor. La OCDE resalta también que la “aplicación de un impuesto sobre la cantidad total de riqueza recibida por los beneficiarios a través de donaciones y herencias a lo largo de su vida” sería “equitativa” y “reduciría las oportunidades de evasión”.