HomeIndustria"Requerimos con urgencia un Plan País para vigorizar el ecosistema del sector textil-confección": gerente de PatPrimo

“Requerimos con urgencia un Plan País para vigorizar el ecosistema del sector textil-confección”: gerente de PatPrimo

Guillermo Criado, gerente comercial de la empresa textil PatPrimo, reflexiona sobre el aumento de las importaciones en el sector de las Confecciones y el Decreto 414 del 16 de julio de 2021. Brinda recomendaciones para salvaguardar el sector.

Según el reporte más reciente de MARO, la plataforma estadística de Colombia Productiva, entidad adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en 2019 las ventas de prendas de vestir en el país alcanzaron los 8,8 billones de pesos. Frente a esto, Guillermo Criado, gerente comercial de la empresa textil PatPrimo y expresidente de la Cámara Colombiana de las Confecciones y Afines (CCCyA), resalta que si bien en Colombia “el consumo de vestuario se ha quintuplicado en comparación con los años 1970-1980”, fomentado por “la fast fashion [moda rápida] y el consumismo”, el crecimiento de este mercado ha sido “absorbido por los países asiáticos y ahora africanos”. 

En opinión del empresario, el sector textil y de confecciones colombiano se caracteriza por contar con “diseño y confección local” y por “atender el mercado nacional y de los países de la región”. Sin embargo, señala que cerca del “35% del mercado de las confecciones en el país está en manos de los importadores y un 30% de los contrabandistas”.

En este punto, Criado señala que las dificultades del sector textil en Colombia resultan especialmente del aumento de las importaciones de prendas de vestir. Entre 2010 y 2019, estas crecieron un 103%, al pasar de USD $304 millones a USD $618 millones (MARO-Colombia Productiva). En 2019, el 48% de las importaciones de prendas de vestir provino de China y el 12% de Bangladesh. En apenas nueve años, las importaciones provenientes de este último país aumentaron un 1.490%, al pasar de USD $4,6 Millones, en 2010, a USD $72,8 millones en 2019. Por su parte, las importaciones chinas subieron un 94%, al pasar de USD $153,1 millones a USD $296,9 millones (MARO-Colombia Productiva).

Para el empresario, las importaciones van “en detrimento de la producción nacional”, pues esta se encuentra sometida a un “costo-país superior al de los países asiáticos”. Criado señala que los menores precios de las prendas asiáticas y africanas se deben sobre todo al bajo costo de la mano de obra, pues estos países pagan lo que considera “salarios de hambre”. En Colombia, en cambio, “la mano de obra vale 4.4 más que en Bangladesh”, advierte. Ante esta situación, señala que para los empresarios colombianos “es muy difícil competir”. 

En lo que respecta al empleo en el sector, Criado manifiesta que “está muy afectado” y plantea que, debido a las importaciones provenientes de países asiáticos y africanos, “se han perdido unos 600.000 empleos en los últimos quince años”, de los cuales la mayoría estaba ocupado por mujeres. 

Asimismo, según el experto, Colombia está perdiendo terreno en la cadena. Criado advierte que por cuenta de las importaciones “prácticamente se acabó el cultivo del algodón”, pues hoy en día el país solo cuenta con “alrededor de 20.000 hectáreas, mientras que a mediados de la década de 1970, Colombia contaba con cerca de 400.000”. Señala, además, que “está pasando lo mismo que sucedió con las hilanderías, pues en esa misma época había once y no quedan sino tres”.

Le puede interesar  Confianza de consumidores se desploma en abril

Al impacto de las importaciones en el sector, se sumó la crisis generada por la pandemia. Según el DANE, entre 2019 y 2020 la participación del sector manufacturero en el Producto Interno Bruto perdió 0,9 puntos porcentuales. En las confecciones de prendas de vestir, las ventas o ingresos cayeron un 38.8% en el mismo periodo. En relación con “los pequeños talleres, diseñadores, estampadores, cortadores y talleres de servicios y maquila en general” que “han sido diezmados” como consecuencia de ambos factores, el gerente de PatPrimo se pregunta: “De los empleos perdidos, ¿cuántos realmente van a volver?

Ante la difícil situación, Guillermo Criado plantea que se “requiere con urgencia un Plan País para vigorizar todo el ecosistema del sector textil-confección”. En su opinión, “es imperativo revertir la pérdida del empleo y la disminución de la producción nacional, por el crecimiento económico y por el bienestar de los Colombianos”. Para lograrlo, le pide al Gobierno ponerse “a favor de la industria nacional” y lograr “el equilibrio en el campo de juego internacional”, mediante la adopción de “condiciones igualitarias” que “restablezcan la equidad” con los países asiáticos y africanos. 

El gerente de PatPrimo afirmó que el Decreto 414 del 16 de abril de 2021, que el Gobierno expidió ante la crisis que atraviesa el sector, “es insuficiente”. Este Decreto impuso al menos por dos años un arancel mixto del 15% más 1,5 dólares por kilogramo para las importaciones con un valor superior a los 10 dólares por kilogramo bruto y un arancel del 40% para aquellas con un valor inferior o igual a los 10 dólares. Uno de los aspectos que considera negativos del Decreto consiste en que, si bien “el sector importa el 92% del hilo que necesita la industria nacional”, el Decreto “deja por fuera el arancel a las materias primas, como los hilos que no se producen en el país o que son de escaso abasto”. Al respecto, sugiere “eliminar los aranceles a los hilos importados”, pues “le restan competitividad a las prendas elaboradas en Colombia” en la medida en que ese costo no es asumido por los países asiáticos. 

Adicionalmente, recomienda que las prendas importadas incluyan “descripciones mínimas para evitar el contrabando técnico” y plantea que es necesario brindarle al sector “incentivos y apoyo financiero para aumentar las exportaciones y restablecer los empleos perdidos”. De “generar estas condiciones adecuadas para la industria”, el expresidente de la CCCyA  asegura que el sector de Confecciones “será un dinamizador del crecimiento económico del país” y “el empleo del sector textil-confección contribuirá a la reactivación económica”. “El Gobierno debe tomar decisiones; no es algo para posponer”, puntualiza.

Confecciones, Importaciones
"Requerimos con urgencia un Plan País para vigorizar el ecosistema del sector textil-confección": gerente de PatPrimo 2

Más crónicas

  • Pesebre, Navidad, Fiestas, Comercio

    El pesebre, que por generaciones simbolizó la Navidad en los hogares colombianos, ha venido cediendo terreno. Cada vez más, comparte su protagonismo con otros elementos navideños.

  • Navidad, Comercio, Fiestas

    En diciembre, la decoración navideña se toma muchos hogares colombianos. Ventas ambulantes, tiendas de barrio, locales, centros comerciales y supermercados se suman al espíritu navideño, con la esperanza de mejorar los ingresos del año y, como se dice coloquialmente, “hacer su diciembre”.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Muchos de estos productos decorativos son fabricados a mano o de forma artesanal en micro, pequeñas y medianas empresas.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Gran parte del comercio formal e informal ofrece la decoración navideña desde noviembre.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    A lado de Papá Noel, los muñecos de nieve se posicionan cada vez más como imperdibles de la época navideña.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El árbol navideño es una de las decoraciones que no puede faltar en esta época. En el comercio se consigue una gran variedad de árboles, la mayoría plásticos, de distintos tamaños, precios y acabados.

  • Navidad, Fiestas, Comercio, Centro comercial

    Al verde y el rojo, que han sido los colores tradicionales de la época decembrina, se han venido sumando otros como el plateado, el dorado y el blanco, más propios de decoraciones que representan la nieve que acompaña estas fiestas en el hemisferio norte. Cada uno de estos colores evoca valores propios de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color blanco en los artículos decorativos evoca la pureza, la fe y la iluminación de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color rojo representa la alegría, el amor y la generosidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El verde simboliza la esperanza, la naturaleza y la vida.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El dorado evoca la prosperidad y la riqueza.

¿Qué sería de la Navidad sin sus luces, formas y colores?

¿Qué sería de la Navidad sin la decoración que la caracteriza? Entre luces, Papá Noel, pesebres, árboles de Navidad, muñecos de nieve y renos son protagonistas.
  • navidad, ventas, comercio

    Diciembre es la época más esperada por los comerciantes. Este año, ha pasado una gran cantidad de compradores por las calles y locales de Fontibón, en un diciembre más cercano a la normalidad prepandemia.

  • navidad, ventas, fontibón, tiendas

    Los locales se preparan para esta época del año. Para ello, exhiben llamativas decoraciones y surten hasta el tope sus estanterías con mercancías para todos los gustos y presupuestos.

  • juguetes, peluches, compras

    Juguetes, ropa y zapatos son algunos de los productos con los que familiares y amigos esperan hacer felices a niños y niñas.

  • Tienda de ropa, ventas, navidad

    Los adultos también reciben detalles en Navidad. Pantalones, camisas, faldas y chaquetas hacen parte de los artículos más vendidos.

  • juguetes, ventas, fontibón

    Además de los locales comerciales, hay una gran oferta de ventas ambulantes. Estas se concentran en la carrera 100, muy cerca a la plaza de mercado del barrio.

  • juguetes, ventas ambulantes, navidad

    En esta época navideña, lo que más se ve en los puestos ambulantes son juguetes. Sobresalen los juegos de mesa, los peluches, los superhéroes y los juegos de rol.

  • ventas, navidad, calle

    Muchos de los locales comerciales optan por exhibir sus productos en la calle, para atraer visitantes y competir con los vendedores informales.

  • ventas, calle, fontibón

    Todos los días, los comerciantes alistan desde muy temprano sus productos, para aprovechar la gran afluencia de compradores que hay entre las 8:00 am. y las 9:00 pm.

  • tienda, ventas, juguetes

    En diciembre, las vitrinas y las calles se llenan de juguetes, pero también reflejan las esperanzas de miles de comerciantes que esperan recuperarse de la crisis que ha dejado la pandemia.

Fontibón alumbra su comercio en esta Navidad.

Fontibón es una de las localidades más visitadas por los bogotanos para hacer sus compras navideñas, por la gran variedad de productos y los precios bajos que ofrece tanto el comercio formal como el informal. La carrera 100 es protagonista.
  • Tomate,

    En Ubalá (Cundinamarca) un grupo de campesinos, víctimas del conflicto armado y jóvenes unen sus esfuerzos para reactivar la economía del municipio con la producción de tomate de invernadero.

  • Tomate 2

    “El tomate para nosotros es como la esposa o los hijos, porque uno se enamora de esas plantas”, afirmó Juan Beltrán, un campesino de la región.

  • Tomate 3

    Los habitantes de Ubalá crearon la Asociación Agropujanza del Guavio, para organizar la producción de tomate “Chonto Roble”. “Agropujanza es la viva muestra de que cuando una asociación trabaja y todos ponen su granito de arena se llega lejos”, afirmó Juan Beltrán.

  • Tomate 4

    El éxito de su asociación ha sido tal que semanalmente envían entre 3 y 12 toneladas de tomate a las centrales de alimentos más importantes de Bogotá.

  • Tomate 5

    Actualmente los campesinos del municipio se encuentran en la gestión de alianzas internacionales que les permitan tecnificar las formas de producción de tomate y encontrar nuevos mercados para su producto.

  • Tomate 6

    Los habitantes del municipio lograron hace unos meses una alianza estratégica con el gobierno de República Checa, que decidió aportar recursos para mejorar el sistema de riego de los tomates.

  • Tomate 7

    Según Agropujanza, “un producto que los intermediarios nos compran a $27.000 termina siendo vendido en mínimo $55.000 a los grandes almacenes”. Actualmente, la Asociación adelanta gestiones para comercializar el tomate directamente.

  • Tomate 9

    Los campesinos están buscando alianzas que les permitan exportar sus productos y venderlos sin intermediarios. Con esto en mente, Agropujanza participó en AgroExpo, la feria agropecuaria más grande del país, el pasado mes de octubre.

Le puede interesar  Impuesto de renta: pymes y empresas más grandes serían equivalentes

Campesinos de Ubalá quieren exportar tomate de invernadero

Los campesinos de Ubalá han reactivado la economía a partir de la producción de tomate de invernadero. Actualmente, buscan recursos e incentivos económicos para evitar a los intermediarios.
  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá

Así luce Bogotá en la época más terrorífica del año

Entre máscaras, pelucas y tutús, se vive el Halloween en San Victorino y Galerías.
spot_img

“Requerimos con urgencia un Plan País para vigorizar el ecosistema del sector textil-confección”: gerente de PatPrimo

Guillermo Criado, gerente comercial de la empresa textil PatPrimo, reflexiona sobre el aumento de las importaciones en el sector de las Confecciones y el Decreto 414 del 16 de julio de 2021. Brinda recomendaciones para salvaguardar el sector.

Según el reporte más reciente de MARO, la plataforma estadística de Colombia Productiva, entidad adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, en 2019 las ventas de prendas de vestir en el país alcanzaron los 8,8 billones de pesos. Frente a esto, Guillermo Criado, gerente comercial de la empresa textil PatPrimo y expresidente de la Cámara Colombiana de las Confecciones y Afines (CCCyA), resalta que si bien en Colombia “el consumo de vestuario se ha quintuplicado en comparación con los años 1970-1980”, fomentado por “la fast fashion [moda rápida] y el consumismo”, el crecimiento de este mercado ha sido “absorbido por los países asiáticos y ahora africanos”. 

En opinión del empresario, el sector textil y de confecciones colombiano se caracteriza por contar con “diseño y confección local” y por “atender el mercado nacional y de los países de la región”. Sin embargo, señala que cerca del “35% del mercado de las confecciones en el país está en manos de los importadores y un 30% de los contrabandistas”.

En este punto, Criado señala que las dificultades del sector textil en Colombia resultan especialmente del aumento de las importaciones de prendas de vestir. Entre 2010 y 2019, estas crecieron un 103%, al pasar de USD $304 millones a USD $618 millones (MARO-Colombia Productiva). En 2019, el 48% de las importaciones de prendas de vestir provino de China y el 12% de Bangladesh. En apenas nueve años, las importaciones provenientes de este último país aumentaron un 1.490%, al pasar de USD $4,6 Millones, en 2010, a USD $72,8 millones en 2019. Por su parte, las importaciones chinas subieron un 94%, al pasar de USD $153,1 millones a USD $296,9 millones (MARO-Colombia Productiva).

Para el empresario, las importaciones van “en detrimento de la producción nacional”, pues esta se encuentra sometida a un “costo-país superior al de los países asiáticos”. Criado señala que los menores precios de las prendas asiáticas y africanas se deben sobre todo al bajo costo de la mano de obra, pues estos países pagan lo que considera “salarios de hambre”. En Colombia, en cambio, “la mano de obra vale 4.4 más que en Bangladesh”, advierte. Ante esta situación, señala que para los empresarios colombianos “es muy difícil competir”. 

En lo que respecta al empleo en el sector, Criado manifiesta que “está muy afectado” y plantea que, debido a las importaciones provenientes de países asiáticos y africanos, “se han perdido unos 600.000 empleos en los últimos quince años”, de los cuales la mayoría estaba ocupado por mujeres. 

Asimismo, según el experto, Colombia está perdiendo terreno en la cadena. Criado advierte que por cuenta de las importaciones “prácticamente se acabó el cultivo del algodón”, pues hoy en día el país solo cuenta con “alrededor de 20.000 hectáreas, mientras que a mediados de la década de 1970, Colombia contaba con cerca de 400.000”. Señala, además, que “está pasando lo mismo que sucedió con las hilanderías, pues en esa misma época había once y no quedan sino tres”.

Le puede interesar  Investigan a cuatro sociedades portuarias del país por irregularidades en el control de mercancías

Al impacto de las importaciones en el sector, se sumó la crisis generada por la pandemia. Según el DANE, entre 2019 y 2020 la participación del sector manufacturero en el Producto Interno Bruto perdió 0,9 puntos porcentuales. En las confecciones de prendas de vestir, las ventas o ingresos cayeron un 38.8% en el mismo periodo. En relación con “los pequeños talleres, diseñadores, estampadores, cortadores y talleres de servicios y maquila en general” que “han sido diezmados” como consecuencia de ambos factores, el gerente de PatPrimo se pregunta: “De los empleos perdidos, ¿cuántos realmente van a volver?

Ante la difícil situación, Guillermo Criado plantea que se “requiere con urgencia un Plan País para vigorizar todo el ecosistema del sector textil-confección”. En su opinión, “es imperativo revertir la pérdida del empleo y la disminución de la producción nacional, por el crecimiento económico y por el bienestar de los Colombianos”. Para lograrlo, le pide al Gobierno ponerse “a favor de la industria nacional” y lograr “el equilibrio en el campo de juego internacional”, mediante la adopción de “condiciones igualitarias” que “restablezcan la equidad” con los países asiáticos y africanos. 

El gerente de PatPrimo afirmó que el Decreto 414 del 16 de abril de 2021, que el Gobierno expidió ante la crisis que atraviesa el sector, “es insuficiente”. Este Decreto impuso al menos por dos años un arancel mixto del 15% más 1,5 dólares por kilogramo para las importaciones con un valor superior a los 10 dólares por kilogramo bruto y un arancel del 40% para aquellas con un valor inferior o igual a los 10 dólares. Uno de los aspectos que considera negativos del Decreto consiste en que, si bien “el sector importa el 92% del hilo que necesita la industria nacional”, el Decreto “deja por fuera el arancel a las materias primas, como los hilos que no se producen en el país o que son de escaso abasto”. Al respecto, sugiere “eliminar los aranceles a los hilos importados”, pues “le restan competitividad a las prendas elaboradas en Colombia” en la medida en que ese costo no es asumido por los países asiáticos. 

Adicionalmente, recomienda que las prendas importadas incluyan “descripciones mínimas para evitar el contrabando técnico” y plantea que es necesario brindarle al sector “incentivos y apoyo financiero para aumentar las exportaciones y restablecer los empleos perdidos”. De “generar estas condiciones adecuadas para la industria”, el expresidente de la CCCyA  asegura que el sector de Confecciones “será un dinamizador del crecimiento económico del país” y “el empleo del sector textil-confección contribuirá a la reactivación económica”. “El Gobierno debe tomar decisiones; no es algo para posponer”, puntualiza.

Confecciones, Importaciones
"Requerimos con urgencia un Plan País para vigorizar el ecosistema del sector textil-confección": gerente de PatPrimo 4
spot_img

VEA TAMBIÉN

¿Qué es la masa madre y en qué se diferencia de la levadura comercial?

Esteban Shuk, ingeniero de sistemas con dotes culinarias y experiencia en pan artesanal de masa madre, nos habla las ventajas y beneficios de este, en el día mundial del Pan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Entre el 2000 y 2019 la deuda pública pasó de 70 a 600 billones”: Aurelio Suáre...

Para Aurelio Suárez, miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, Colombia ha perdido mercado interno, producción y empleo con las políticas de apertura económica.

COLOMBIA