HomeColumnistasSeguridad alimentaria en el centro occidente de Colombia: La Conquista

Seguridad alimentaria en el centro occidente de Colombia: La Conquista

Jorge Enrique Esguerra
Jorge Enrique Esguerra
Arquitecto, Magíster en historia y teoría de la arquitectura, Universidad Nacional de Colombia. Profesor durante 28 años en la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, y miembro correspondiente de la Academia Caldense de Historia.
  1. La Conquista: catástrofe poblacional y alimentaria

La llegada de los europeos al territorio que hoy es Colombia representó una enorme catástrofe poblacional y alimentaria, especialmente en las regiones en que el oro abunda, como en esta que estamos estudiando. Porque el móvil principal de la Conquista fue el saqueo de los metales preciosos, que representaban un medio importante de intercambio en Europa para su empresa mercantil global, y en su cometido destrozaron las relaciones tribales, exterminaron gran parte de su población y concentraron toda la producción en la minería debilitando el abastecimiento alimentario. 

La región andina del occidente del país se caracteriza por la riqueza aurífera, y en el curso medio del río Cauca los recién llegados castellanos encontraron muchas comunidades aborígenes, entre las que se destacaban los ansermas, en la margen occidental del río Cauca, y los quimbaya y los coucuyes (armados), en la opuesta, que los atrajeron especialmente por el oro de los adornos rituales y el armamento que portaban. Por eso, para ejercer la dominación, explotar las minas y aprovechar el trabajo agrícola indígena en su propio beneficio, fundaron poblaciones en sus territorios correspondientes, Anserma, Cartago y Arma. 

COC Conquista segalim.
Mapa del cauce medio del río Cauca (Antiguo Caldas) en la época de la conquista española.
Fuente: elaboración propia.

Esa numerosa población nativa, que posee todos los suelos aptos para la agricultura, ya cultivaba el maíz, base alimentaria que combinaba con fríjol, yuca, frutos y legumbres, y con la pesca y la caza de animales de monte. Muchos años de precaria autosuficiencia, pero también de experiencia agrícola, les proporcionó excedentes para desarrollar otras actividades cuyos productos (cerámicas, textiles, orfebrería) intercambiaban no solo entre tribus vecinas, sino con comunidades más lejanas. El caso de los quimbaya, comunidad de eximios orfebres, demuestra que para conseguir el oro que escaseaba en su zona, recurrían al intercambio de sus tejedurías de algodón con culturas ricas en yacimientos auríferos de la margen opuesta del río Cauca, en la que la confederación de los ansermas también poseía ricos manantiales salados, trueque que se hacía en el paso de Irra en el río Cauca. 

Los conquistadores interrumpieron abruptamente ese lento desarrollo y con su incursión avasalladora ocasionaron un enorme descenso poblacional, hasta tal punto que las tribus del lado oriental del río, donde el oro no era abundante, desaparecieron y convirtieron esa región en un desolado bosque durante casi tres siglos. Solo concentraron forzadamente una escasa población indígena en la margen occidental (minas de Marmato, Supía y Quiebralomo), sometida a la explotación para el saqueo del oro, que fue reforzada por la introducción de esclavos africanos. Esa fue la contradicción más grande de la Conquista: mientras los invasores esperaban poder vivir de la explotación de los excedentes agropecuarios indígenas, la despoblación y la concentración productiva minera que originaron, llevaron al desabastecimiento alimentario y a su dependencia del monopolio español y de otros lugares productivos indígenas del sur y del oriente. Se interrumpieron, por tanto, los mercadeos regionales, especialmente los que relacionaban las dos márgenes del río Cauca, que fueron reemplazados por una única ruta importante, la que conectaba con Honda, en el río Magdalena, y España, para garantizar el saqueo del oro y el monopolio comercial. Y por otras menores con los centros de poder de las gobernaciones vasallas de Popayán, al sur, y Antioquia, al norte, que se disputaban su control.  

Le puede interesar  Seguridad alimentaria en el centro occidente de Colombia: La República II
Le puede interesar  Violencia y discriminación

Así, con la forzada explotación de los yacimientos de oro y con la utilización intensiva de mano de obra india y negra, se sentaron las bases para lo que representó la dominación colonial española durante la Colonia: un desequilibrio enorme entre la minería y la agricultura, que ocasionó un deterioro social y una crisis económica incalculables, aspecto que veremos en la próxima entrega.

Referencias:
Academia Caldense de Historia (2007). Fabio Vélez y Albeiro Valencia (Editores). Caldas en las crónicas de Indias. Manizales: Editorial Manigraf.

Colmenares, Germán (1984). “La economía y la sociedad coloniales 1550-1800”. En Manual de historia de Colombia, Tomo I. Director Jaime Jaramillo Uribe. Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura.

Melo, José Orlando (1990). “Historia de la población y ocupación del territorio colombiano”. En Colombia es un tema. Recuperado de Internet: http://www.jorgeorlandomelo.com/histpobla.htm

Jorge Enrique Esguerra
Jorge Enrique Esguerra
Arquitecto, Magíster en historia y teoría de la arquitectura, Universidad Nacional de Colombia. Profesor durante 28 años en la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, y miembro correspondiente de la Academia Caldense de Historia.

VEA TAMBIÉN

¿Qué es la masa madre y en qué se diferencia de la levadura comercial?

Esteban Shuk, ingeniero de sistemas con dotes culinarias y experiencia en pan artesanal de masa madre, nos habla las ventajas y beneficios de este, en el día mundial del Pan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

DE ESTE COLUMNISTA

COLOMBIA