miércoles, enero 26, 2022
HomeColumnistasSeguridad alimentaria en el centro occidente de Colombia: Antioquia I

Seguridad alimentaria en el centro occidente de Colombia: Antioquia I

Jorge Enrique Esguerra
Jorge Enrique Esguerra
Arquitecto, Magíster en historia y teoría de la arquitectura, Universidad Nacional de Colombia. Profesor durante 28 años en la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, y miembro correspondiente de la Academia Caldense de Historia.

Antioquia: su trágica situación a finales del siglo XVIII

Al recordar lo expuesto hasta el momento en los tres capítulos sobre la dominación colonial española y sus particularidades en el centro occidente de Colombia, puede quedar la sensación de que lo que aconteció en aquella época se repite ahora en muchos aspectos, especialmente en lo que concierne al rumbo que desde hace 30 años el país ha tomado, ligado a la primacía que se la ha dado a la extracción para la exportación de minerales (petróleo, carbón, gas, oro), en detrimento de la producción agropecuaria e industrial. 

Esa sensación de que las condiciones de hace dos siglos se repiten ahora es valedera sin duda, pero es grave que se piense que no se lograron avances importantes en la República durante los siglos XIX y XX en beneficio del progreso nacional. Porque efectivamente, a raíz de la Independencia se lograron, gracias a la soberanía política y económica conseguida, cambios sustanciales que permitieron el desarrollo de la producción agropecuaria y manufacturera, rubros que en la Colonia estaban estancados y relegados.

Pero en lo que concierne a la seguridad alimentaria, el país afianzó su posición desligada de las imposiciones del monopolio español, pero también, en concordancia con el aumento de la población y el crecimiento de las ciudades, se logró un avance significativo en la generación de redes de mercados agropecuarios sustentados en la producción campesina, al igual que en la empresarial para el consumo masivo de alimentos. Veamos cómo, en la región que estamos estudiando, esos cambios se dieron ligados principalmente a la ocupación de las tierras que durante casi tres siglos permanecieron despobladas y baldías, lo que posibilitó la ampliación de la frontera agrícola en beneficio del abastecimiento de las zonas mineras, pero fundamentalmente de los poblados que fueron surgiendo con los procesos colonizadores.

COC C. antioquena 01



Mapa que muestra la división política del centro occidente de Colombia al final de la Colonia. Se marcan los flujos poblacionales más importantes dirigidos a poblar el territorio baldío del sur de Antioquia. Fuente: Elaboración propia.

Para esto, miremos el caso de Antioquia, porque fue uno de los protagonistas del fenómeno colonizador del sur, que repercutió en el poblamiento de las zonas que hoy corresponden con el Antiguo Caldas (Caldas, Risaralda y Quindío). La llamada “colonización antioqueña” fue un fenómeno social y económico regional de gran alcance nacional, originado por las condiciones deplorables en que esa provincia se encontraba al final del siglo XVIII, las que fueron referidas con crudeza por investigadores y testigos. Primero, la del principal historiador de Antioquia del siglo XIX, Manuel Uribe Ángel:

Le puede interesar  Pérdidas por paro en sector agro son billonarias

Después de la larga y pertinaz guerra de conquista, (…) todos, americanos y peninsulares estaban en una incómoda y precaria posición. Las sementeras se hallaban taladas, los géneros alimenticios en extrema escasez; y las ciencias y las artes, completamente ignoradas, no podían remediar, al menos con prontitud, tamaños males. El suelo, de otro lado, no era excesivamente fértil sino en algunas comarcas” (URIBE, M., 1885, p. 762).

Después James Parsons, el geógrafo norteamericano que estudió la colonización, señala que

“la mayor parte de los observadores manifiestan sorprendidos el atraso, la incultura y la pobreza de la provincia. La agricultura estaba casi que totalmente descuidada por las minas, y el comercio se hallaba estacionario. Por falta de hierro, la tierra continuaba siendo desbrozada con hachas indígenas de pedernal o macanas” (PARSONS, J., 1997, p. 26).

Finalmente, la de un testigo directo de 1783, Joaquín de Finestrad, que expresa esta síntesis dramática:

Lejos de persuadirme de que las minas son el ramo más feliz de la corona soy de parecer que son la causa de los atrasos sensibles de las provincias. La de Antioquia que toda está lastrada en oro, es la más pobre y miserable de todas” (PARSONS, J., 1997, p. 97).

Con este marco trágico, en la próxima entrega veremos cómo comenzó a cambiar la situación en el siglo XIX.

Referencias:

PARSONS, James (1997). La colonización Antioqueña en el Occidente de Colombia. Bogotá: Banco de la República / El Ancora editores.

URIBE, Manuel (1885). Geografía general y compendio histórico del Estado de Antioquia. París: Imprenta de Victor Goupy y Jourdan. 

Jorge Enrique Esguerra
Jorge Enrique Esguerra
Arquitecto, Magíster en historia y teoría de la arquitectura, Universidad Nacional de Colombia. Profesor durante 28 años en la Universidad Nacional de Colombia, sede Manizales, y miembro correspondiente de la Academia Caldense de Historia.

VEA TAMBIÉN

Reformas laborales no han resuelto la informalidad: Misión de Empleo

En esta entrevista con el economista Mario Valencia, Marta Juanita Villaveces, integrante de la Misión de Empleo y profesora de la Universidad Nacional de Colombia, se refiere al último informe de la Misión de Empleo. La informalidad laboral y el acceso a seguridad social fueron algunos de los temas analizados.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

DE ESTE COLUMNISTA

COLOMBIA

¿Qué hacer con las EPS?

  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá