viernes, 12 de agosto de 2022
Inicio  »  Columnistas  »  ¿Y ahora qué?

¿Y ahora qué?

Marta Isabel González, Columnista

Marta Isabel González

Ingeniera de Diseño de Producto, Magíster en Mercadeo, creadora de La Vendedora de Crêpes.

En redes sociales y en mi círculo social veo algunas personas felices y esperanzadas; otras ansiosas ante la incertidumbre; otras llenas de miedo y creo que todas son posiciones válidas y justificadas, pero no creo que deban ser estáticas. Tenemos derecho a sentir lo que sea que sintamos, pero tenemos también la responsabilidad de gestionar nuestros sentimientos y de no actuar enceguecidos por ellos. Mi columna de hoy será un corto mensaje para personas (hoy no es solo para emprendedores) que se identifican con cada uno de esos sentimientos colectivos que he mencionado.

Para los que están felices y esperanzados:

Ustedes son la mayoría. Hoy la mayoría de nuestro país siente esperanza y eso, creo, tiene que traer cosas buenas. Por favor no nos vean a los que pensamos diferente a ustedes como el otro bando; cuéntennos sus razones para estar felices, explíquennos con paciencia y dedicación por qué para ustedes hoy el futuro se ve mejor. Contágiennos de esa esperanza que todos los colombianos anhelamos.

Para los que están (estamos) ansiosos ante la incertidumbre:

Los entiendo, no puedo decir que me haya contagiado de esperanza (por lo menos no todavía), pero tampoco me he dejado llevar por el miedo y quiero pensar que la inercia de los cambios siempre trae cosas buenas, aunque no siempre fáciles. No nos paralicemos, creo que debemos hacer un esfuerzo para enfrentar la incertidumbre con nuestras propias acciones, cambiemos la dinámica de nuestro país y empujémosla hacia donde nosotros queremos que vaya. Quietos no vamos a lograr nada.

Para los que tienen miedo:

A todos nos cuesta procesar el cambio. Tienen derecho a tener miedo, nuestro país nunca había tenido un gobierno de izquierda y lo desconocido asusta, especialmente cuando nos han dicho que es malo. Vayan paso a paso, día a día, sigan trabajando por lo que han trabajado. Si bien nuestro país está lejos de ser perfecto es un país con garantías, con democracia. No se vayan a vivir a un futuro que nos pintaron sin antes crearlo nosotros, creemos nuestro futuro con nuestras manos y con nuestros anhelos. Si bien Colombia es hoy un país diferente, también es y será lo que cada uno de nosotros haga por él. Ánimo, escuchemos con atención a los que hoy sienten esperanza y tal vez encontremos en sus ideas algo de esperanza para todos.

Para todos:

La realidad política de nuestro país cambió, no tengo certeza alguna de que sea para bien o para mal, pero sí tengo la certeza de que el cambio es una mina de oportunidades, encontrémoslas.

Salir de la versión móvil