sábado, 24 de septiembre de 2022
Inicio  »  Industria  »  Granos del mar Negro: Lo que revela esta iniciativa sobre el problema alimentario global

Granos del mar Negro: Lo que revela esta iniciativa sobre el problema alimentario global

Con la Globalización, los países se han vuelto cada vez más dependientes de la producción global de suministros, una dependencia capaz de producir escasez y aumentos elevados en los precios de los alimentos, lo que conlleva a que el mundo vuelva a sentir hambre.

barco de carga, granos, silos

Tras el conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania, el mundo vio cómo crecía el hambre. Desde hace décadas, Ucrania ha sido uno de los principales jugadores en la producción mundial de cereales. De acuerdo con la ONU, antes de febrero de 2022, cuando estalló el enfrentamiento entre este país y Rusia, ese país suministraba cerca de 45 millones de toneladas de grano cada año. El cierre de los puertos marítimos ucranianos, ocasionado por la guerra, generó escasez de granos e insumos agropecuarios que el mundo necesita.

En consecuencia, la población mundial comenzó a ver cómo aumentaban los precios de los alimentos básicos y subían los costos de la energía. Así, la inflación a nivel global se convirtió en el pan de cada día. El hambre se extendió desde Ucrania y ha impactado con más fuerza a los países de bajos ingresos y altamente dependientes de las importaciones de alimentos. 

Le puede interesar: El acceso a los alimentos debe estar en el centro del debate

El mundo tiene hambre

Si bien el hambre y la pobreza son problemas a los que la humanidad se ha tenido que enfrentar de manera constante, resulta dramático que, con todos los avances en agricultura, ciencia y tecnología, entre 702 y 828 millones de personas hayan enfrentado hambre en 2021. Al respecto, la ONU agrega que, de no recibir ayuda humanitaria, alrededor de 50 millones de personas en 45 países están en riesgo de sufrir hambruna.



Granos del Mar Negro para el mundo

Para mitigar los efectos sociales y económicos causados por el enfrentamiento geopolítico entre Rusia y Ucrania, la ONU, Turquía, la Federación Rusa y Ucrania firmaron en Estambul, el 22 de julio de 2022, la Iniciativa de Granos del Mar Negro. Asimismo, definieron que este acuerdo tendría una vigencia de 120 días.

El acuerdo planteó volver a poner en circulación granos, otros alimentos y fertilizantes ucranianos desde los puertos marítimos de Chornomorsk, Odesa y Yuzhny, formando así un “corredor marítimo humanitario seguro”, con vigilancia las 24 horas del día, afirmó la ONU. 

Maíz y trigo entre los principales productos exportados

Tras el plan acordado en Turquía, el 1 de agosto de 2022 salieron los primeros envíos de suministros. Según la ONU, para finales de ese mes se contabilizaron “más de 100 barcos cargados con más de un millón de toneladas de grano y otros alimentos”. 

A mediados de septiembre, el Centro de Coordinación Conjunta (CCM), creado para poner en práctica el acuerdo y conformado por representantes de los tres países y de la ONU, anunció la salida de cerca de otros tres millones de toneladas de grano y alimento desde Ucrania. 

Las cifras de la ONU muestran que, del total de cargamento enviado desde Ucrania, el 51% fue de maíz, el 25% de trigo, el 11% de productos del girasol, el 6% de canola, 5% de cebada, 1% de soya y 1% de otros productos alimentarios. Asimismo, el organismo internacional informó que la meta de exportación mensual es de hasta cinco millones de toneladas. 

Liberación del grano

En cuanto a la distribución geográfica del grano, la ONU afirmó que el 50% de la carga fue destinada a países de renta alta, el 25% llegó a países de renta media-alta y solo el 25% de la carga llegó a países de renta baja y media baja.

Entre los países de renta baja y media-baja beneficiados por el acuerdo, se encuentran Egipto (8%), India e Irán (4% cada uno), Bangladesh, Kenia y Sudán (2% cada uno), Líbano, Yemen, Somalia, Yibuti (1% cada uno) y Túnez (menos del 1%).

Entre los países de renta media-alta que recibieron estos suministros están Turquía, China y Bulgaria, mientras que en los países de renta alta se encuentran España, Países Bajos, Italia, República de Corea, Rumania, Alemania, Francia, Grecia, Irlanda e Israel, concluye la ONU. 

Le puede interesar también: “Es importante que Colombia produzca sus propios alimentos”: Dignidad Papera

En el mundo, los precios de los alimentos vienen decreciendo

Aunque controlada, la apertura de los puertos ucranianos en el Mar Negro ha dado cierto alivio a los presupuestos de los hogares del mundo. Tras combatir la escasez de suministros vitales, los mercados están experimentando una calma que ayuda a limitar la inflación en los alimentos. 

David Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, señaló que la apertura de los puertos ucranianos era “la medida más importante que podemos emprender en estos momentos para ayudar a los hambrientos del mundo”. 

En efecto, los últimos datos del Índice de los Precios de los Alimentos de la FAO muestran que, en agosto de 2022, los precios decrecieron por quinto mes consecutivo. Los cinco subíndices —cereales, aceites vegetales, lácteos, carne y azúcar— disminuyeron moderadamente ese mes, con descensos mensuales que van del 1,4%, en el caso de los cereales, al 3,3% en el de los aceites vegetales. No obstante, la caída no es tan significativa como parece, pues el Índice global —del conjunto de los cinco subíndices— se mantiene un 7,9% por encima de su valor de hace un año. 

La alta inflación que afecta al mundo, y la necesidad de llegar a acuerdos en Europa del este, siembran dudas sobre la conveniencia de que unos pocos países concentren la producción mundial de bienes estratégicos. Si algo han mostrado los tiempos convulsos que vivimos, es que la dependencia energética o alimentaria aumenta la vulnerabilidad de los países.

Siga leyendo: Teoría de la ventaja comparativa: qué es y en qué se queda corta