HomeIndustria"Hasta 2003, Colombia tuvo un nivel de deuda externa manejable": Giovanni Reyes

“Hasta 2003, Colombia tuvo un nivel de deuda externa manejable”: Giovanni Reyes

Para el director de Estrategia y Negocios Internacionales de la Universidad del Rosario, el aumento sostenido de la deuda externa es preocupante, especialmente porque el país no tiene la capacidad para exportar productos con alto valor agregado.

El Banco de la República define la deuda externa bruta como “el monto, en un determinado momento, de los pasivos contractuales desembolsados y pendientes de reintegro que asumen los residentes de un país frente a no residentes, con el compromiso de realizar en el futuro los pagos del principal (capital), los intereses o ambos. La estadística de deuda externa incluye el financiamiento obtenido bajo las modalidades de préstamos bancarios, créditos comerciales (de proveedores), títulos de deuda (bonos) y arrendamiento financiero, y no incluye los pasivos por concepto de inversiones de portafolio en Colombia”.

Según la entidad, en septiembre de 2021 la deuda externa de Colombia fue de USD $165.561 millones. Este monto equivale al 52,5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Dado el panorama anterior, Más Colombia consultó a Giovanni Reyes, director de Estrategia y Negocios Internacionales de la Universidad del Rosario, sobre el impacto del aumento sostenido de la deuda externa en la economía nacional. 

Reyes destacó que la deuda externa colombiana ha venido creciendo desde 2003. “Hacia el inicio de la década del 2000 en Latinoamérica había tres países que tenían muy controlada la deuda, los cuales eran República Dominicana, Guatemala y Colombia. Hacia 2003, Colombia tenía un nivel de deuda de aproximadamente USD $35.000 millones, el cual era bastante manejable con respecto a variables económicas como el PIB y las exportaciones. Sin embargo, ese monto creció significativamente con las dos administraciones de Uribe, las dos de Santos y ahora con la de Duque”, explicó. 

Saldo de la deuda externa. 2021 e1639502342282
Fuente: Banco de la República.
Preparado por la Subgerencia de política monetaria e información económica.
Sección Sector Externo.

Para explicar lo anterior, el director de Estrategia y Negocios Internacionales de la Universidad del Rosario aseguró que “Colombia es una de las economías de la región que más ha aumentado su deuda externa, al pasar de un monto de cerca de US$75.000 millones a comienzos de 2011, a uno de US$156.000 millones al cierre de 2020, lo cual equivale a un aumento del 106%”.

La tendencia se ha mantenido en los últimos años. La deuda externa a septiembre de 2021, de US$165.561 millones, presentó un aumento del 12,34% frente al mismo mes de 2020, cuando el monto alcanzó los US$147.373 millones, y del 21,61% con respecto al mismo mes de 2019, momento en el que los compromisos financieros a nivel internacional ascendieron a US$136.141 millones. 

¿Por qué es preocupante el aumento de la deuda externa?

El director de Estrategia y Negocios Internacionales de la Universidad del Rosario aseguró que el incremento de la deuda externa se ve agravado por al menos tres retos que enfrenta la economía colombiana, los cuales son: 

  1. Devaluación del peso.
  2. Una baja relativa en los precios de los productos que vende el país en los mercados internacionales.
  3. Una balanza comercial negativa.

A Reyes le preocupa, en primer lugar, la fuerte devaluación del peso. “Entre 2003 y 2014, el peso se había apreciado, entonces se puede decir que ese era el tiempo indicado para cancelar parte de la deuda, pero esto no se hizo. En cambio, se endeudó más al país. En 2008 o 2009, se daban alrededor de $1.800 pesos colombianos por un dólar, mientras que hoy en día pagamos alrededor de $3.900 por cada dólar, es decir que el peso colombiano se ha devaluado alrededor del 50% y ahora la deuda externa es mucho más cara”, explicó. 

Le puede interesar  Convocatoria para que Pymes puedan exportar a Canadá

En segundo lugar, le preocupa que, por las características de su economía, el país no está pudiendo saldar su deuda externa y esta, por el contrario, viene aumentando. Colombia es un país que exporta materias primas y otros bienes primarios y no tiene la capacidad para vender en el exterior productos con alto valor agregado. A la vez, el país importa productos con alto valor agregado. Debido a que parte de esos bienes son de capital y se necesitan para producir otros bienes, como ocurre con la maquinaria y los insumos, el país termina importando inflación.

“Mientras que Colombia exporta productos que no tienen valor agregado, muchos de los cuales se usan para hacer postres en los países a los que llegan, como las frutas y el café, compra, por ejemplo, autos, medicina, maquinaria y otros artículos que sí tienen valor agregado”, dijo Reyes.

El analista explicó que en Colombia ha habido un aumento significativo de las importaciones que ha ocasionado la destrucción de parte de la industria y la agricultura nacional. 

Lo anterior ha llevado, por una parte, a un desbalance de la balanza comercial, un indicador que mide la relación entre las exportaciones y las importaciones de un país. Dado que el país exporta menos de lo que importa, no tiene suficientes dólares para pagar las importaciones y debe endeudarse aún más. Por otra parte, ha generado que, ahora que el dólar está alto y recibimos más pesos por los productos que vendemos en el exterior, no estemos pudiendo aprovecharlo a cabalidad, pues no tenemos una producción robusta de bienes exportables.

Intereses  

Una deuda externa tan alta como la colombiana implica el pago de costosos intereses que, a su vez, dificultan saldarla en su totalidad o al menos amortizarla. 

“Según cálculos míos [sobre el monto actual de la deuda], estaríamos pagando alrededor de US$6.500 millones de servicio de deuda [es decir, intereses] a los acreedores. Esto equivaldría a US$17 o US$18 millones por día en solo intereses. Vale la pena aclarar que los acreedores están interesados en que se les paguen los intereses de por vida y no en que se amortice la deuda. Es como una tarjeta de crédito. Todo este dinero que se va en pago de intereses se podría invertir en educación, salud u otros frentes que mejoren el bienestar de los colombianos”, puntualizó Reyes.

Más crónicas

  • Pesebre, Navidad, Fiestas, Comercio

    El pesebre, que por generaciones simbolizó la Navidad en los hogares colombianos, ha venido cediendo terreno. Cada vez más, comparte su protagonismo con otros elementos navideños.

  • Navidad, Comercio, Fiestas

    En diciembre, la decoración navideña se toma muchos hogares colombianos. Ventas ambulantes, tiendas de barrio, locales, centros comerciales y supermercados se suman al espíritu navideño, con la esperanza de mejorar los ingresos del año y, como se dice coloquialmente, “hacer su diciembre”.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Muchos de estos productos decorativos son fabricados a mano o de forma artesanal en micro, pequeñas y medianas empresas.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Gran parte del comercio formal e informal ofrece la decoración navideña desde noviembre.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    A lado de Papá Noel, los muñecos de nieve se posicionan cada vez más como imperdibles de la época navideña.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El árbol navideño es una de las decoraciones que no puede faltar en esta época. En el comercio se consigue una gran variedad de árboles, la mayoría plásticos, de distintos tamaños, precios y acabados.

  • Navidad, Fiestas, Comercio, Centro comercial

    Al verde y el rojo, que han sido los colores tradicionales de la época decembrina, se han venido sumando otros como el plateado, el dorado y el blanco, más propios de decoraciones que representan la nieve que acompaña estas fiestas en el hemisferio norte. Cada uno de estos colores evoca valores propios de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color blanco en los artículos decorativos evoca la pureza, la fe y la iluminación de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color rojo representa la alegría, el amor y la generosidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El verde simboliza la esperanza, la naturaleza y la vida.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El dorado evoca la prosperidad y la riqueza.

¿Qué sería de la Navidad sin sus luces, formas y colores?

¿Qué sería de la Navidad sin la decoración que la caracteriza? Entre luces, Papá Noel, pesebres, árboles de Navidad, muñecos de nieve y renos son protagonistas.
  • navidad, ventas, comercio

    Diciembre es la época más esperada por los comerciantes. Este año, ha pasado una gran cantidad de compradores por las calles y locales de Fontibón, en un diciembre más cercano a la normalidad prepandemia.

  • navidad, ventas, fontibón, tiendas

    Los locales se preparan para esta época del año. Para ello, exhiben llamativas decoraciones y surten hasta el tope sus estanterías con mercancías para todos los gustos y presupuestos.

  • juguetes, peluches, compras

    Juguetes, ropa y zapatos son algunos de los productos con los que familiares y amigos esperan hacer felices a niños y niñas.

  • Tienda de ropa, ventas, navidad

    Los adultos también reciben detalles en Navidad. Pantalones, camisas, faldas y chaquetas hacen parte de los artículos más vendidos.

  • juguetes, ventas, fontibón

    Además de los locales comerciales, hay una gran oferta de ventas ambulantes. Estas se concentran en la carrera 100, muy cerca a la plaza de mercado del barrio.

  • juguetes, ventas ambulantes, navidad

    En esta época navideña, lo que más se ve en los puestos ambulantes son juguetes. Sobresalen los juegos de mesa, los peluches, los superhéroes y los juegos de rol.

  • ventas, navidad, calle

    Muchos de los locales comerciales optan por exhibir sus productos en la calle, para atraer visitantes y competir con los vendedores informales.

  • ventas, calle, fontibón

    Todos los días, los comerciantes alistan desde muy temprano sus productos, para aprovechar la gran afluencia de compradores que hay entre las 8:00 am. y las 9:00 pm.

  • tienda, ventas, juguetes

    En diciembre, las vitrinas y las calles se llenan de juguetes, pero también reflejan las esperanzas de miles de comerciantes que esperan recuperarse de la crisis que ha dejado la pandemia.

Fontibón alumbra su comercio en esta Navidad.

Fontibón es una de las localidades más visitadas por los bogotanos para hacer sus compras navideñas, por la gran variedad de productos y los precios bajos que ofrece tanto el comercio formal como el informal. La carrera 100 es protagonista.
  • Tomate,

    En Ubalá (Cundinamarca) un grupo de campesinos, víctimas del conflicto armado y jóvenes unen sus esfuerzos para reactivar la economía del municipio con la producción de tomate de invernadero.

  • Tomate 2

    “El tomate para nosotros es como la esposa o los hijos, porque uno se enamora de esas plantas”, afirmó Juan Beltrán, un campesino de la región.

  • Tomate 3

    Los habitantes de Ubalá crearon la Asociación Agropujanza del Guavio, para organizar la producción de tomate “Chonto Roble”. “Agropujanza es la viva muestra de que cuando una asociación trabaja y todos ponen su granito de arena se llega lejos”, afirmó Juan Beltrán.

  • Tomate 4

    El éxito de su asociación ha sido tal que semanalmente envían entre 3 y 12 toneladas de tomate a las centrales de alimentos más importantes de Bogotá.

  • Tomate 5

    Actualmente los campesinos del municipio se encuentran en la gestión de alianzas internacionales que les permitan tecnificar las formas de producción de tomate y encontrar nuevos mercados para su producto.

  • Tomate 6

    Los habitantes del municipio lograron hace unos meses una alianza estratégica con el gobierno de República Checa, que decidió aportar recursos para mejorar el sistema de riego de los tomates.

  • Tomate 7

    Según Agropujanza, “un producto que los intermediarios nos compran a $27.000 termina siendo vendido en mínimo $55.000 a los grandes almacenes”. Actualmente, la Asociación adelanta gestiones para comercializar el tomate directamente.

  • Tomate 9

    Los campesinos están buscando alianzas que les permitan exportar sus productos y venderlos sin intermediarios. Con esto en mente, Agropujanza participó en AgroExpo, la feria agropecuaria más grande del país, el pasado mes de octubre.

Le puede interesar  Plantaciones forestales comerciales: una oportunidad para la madera nacional

Campesinos de Ubalá quieren exportar tomate de invernadero

Los campesinos de Ubalá han reactivado la economía a partir de la producción de tomate de invernadero. Actualmente, buscan recursos e incentivos económicos para evitar a los intermediarios.
  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá

Así luce Bogotá en la época más terrorífica del año

Entre máscaras, pelucas y tutús, se vive el Halloween en San Victorino y Galerías.
spot_img

“Hasta 2003, Colombia tuvo un nivel de deuda externa manejable”: Giovanni Reyes

Para el director de Estrategia y Negocios Internacionales de la Universidad del Rosario, el aumento sostenido de la deuda externa es preocupante, especialmente porque el país no tiene la capacidad para exportar productos con alto valor agregado.

El Banco de la República define la deuda externa bruta como “el monto, en un determinado momento, de los pasivos contractuales desembolsados y pendientes de reintegro que asumen los residentes de un país frente a no residentes, con el compromiso de realizar en el futuro los pagos del principal (capital), los intereses o ambos. La estadística de deuda externa incluye el financiamiento obtenido bajo las modalidades de préstamos bancarios, créditos comerciales (de proveedores), títulos de deuda (bonos) y arrendamiento financiero, y no incluye los pasivos por concepto de inversiones de portafolio en Colombia”.

Según la entidad, en septiembre de 2021 la deuda externa de Colombia fue de USD $165.561 millones. Este monto equivale al 52,5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Dado el panorama anterior, Más Colombia consultó a Giovanni Reyes, director de Estrategia y Negocios Internacionales de la Universidad del Rosario, sobre el impacto del aumento sostenido de la deuda externa en la economía nacional. 

Reyes destacó que la deuda externa colombiana ha venido creciendo desde 2003. “Hacia el inicio de la década del 2000 en Latinoamérica había tres países que tenían muy controlada la deuda, los cuales eran República Dominicana, Guatemala y Colombia. Hacia 2003, Colombia tenía un nivel de deuda de aproximadamente USD $35.000 millones, el cual era bastante manejable con respecto a variables económicas como el PIB y las exportaciones. Sin embargo, ese monto creció significativamente con las dos administraciones de Uribe, las dos de Santos y ahora con la de Duque”, explicó. 

Saldo de la deuda externa. 2021 e1639502342282
Fuente: Banco de la República.
Preparado por la Subgerencia de política monetaria e información económica.
Sección Sector Externo.

Para explicar lo anterior, el director de Estrategia y Negocios Internacionales de la Universidad del Rosario aseguró que “Colombia es una de las economías de la región que más ha aumentado su deuda externa, al pasar de un monto de cerca de US$75.000 millones a comienzos de 2011, a uno de US$156.000 millones al cierre de 2020, lo cual equivale a un aumento del 106%”.

La tendencia se ha mantenido en los últimos años. La deuda externa a septiembre de 2021, de US$165.561 millones, presentó un aumento del 12,34% frente al mismo mes de 2020, cuando el monto alcanzó los US$147.373 millones, y del 21,61% con respecto al mismo mes de 2019, momento en el que los compromisos financieros a nivel internacional ascendieron a US$136.141 millones. 

¿Por qué es preocupante el aumento de la deuda externa?

El director de Estrategia y Negocios Internacionales de la Universidad del Rosario aseguró que el incremento de la deuda externa se ve agravado por al menos tres retos que enfrenta la economía colombiana, los cuales son: 

  1. Devaluación del peso.
  2. Una baja relativa en los precios de los productos que vende el país en los mercados internacionales.
  3. Una balanza comercial negativa.

A Reyes le preocupa, en primer lugar, la fuerte devaluación del peso. “Entre 2003 y 2014, el peso se había apreciado, entonces se puede decir que ese era el tiempo indicado para cancelar parte de la deuda, pero esto no se hizo. En cambio, se endeudó más al país. En 2008 o 2009, se daban alrededor de $1.800 pesos colombianos por un dólar, mientras que hoy en día pagamos alrededor de $3.900 por cada dólar, es decir que el peso colombiano se ha devaluado alrededor del 50% y ahora la deuda externa es mucho más cara”, explicó. 

Le puede interesar  Colombia continúa rezagada en vías terciarias

En segundo lugar, le preocupa que, por las características de su economía, el país no está pudiendo saldar su deuda externa y esta, por el contrario, viene aumentando. Colombia es un país que exporta materias primas y otros bienes primarios y no tiene la capacidad para vender en el exterior productos con alto valor agregado. A la vez, el país importa productos con alto valor agregado. Debido a que parte de esos bienes son de capital y se necesitan para producir otros bienes, como ocurre con la maquinaria y los insumos, el país termina importando inflación.

“Mientras que Colombia exporta productos que no tienen valor agregado, muchos de los cuales se usan para hacer postres en los países a los que llegan, como las frutas y el café, compra, por ejemplo, autos, medicina, maquinaria y otros artículos que sí tienen valor agregado”, dijo Reyes.

El analista explicó que en Colombia ha habido un aumento significativo de las importaciones que ha ocasionado la destrucción de parte de la industria y la agricultura nacional. 

Lo anterior ha llevado, por una parte, a un desbalance de la balanza comercial, un indicador que mide la relación entre las exportaciones y las importaciones de un país. Dado que el país exporta menos de lo que importa, no tiene suficientes dólares para pagar las importaciones y debe endeudarse aún más. Por otra parte, ha generado que, ahora que el dólar está alto y recibimos más pesos por los productos que vendemos en el exterior, no estemos pudiendo aprovecharlo a cabalidad, pues no tenemos una producción robusta de bienes exportables.

Intereses  

Una deuda externa tan alta como la colombiana implica el pago de costosos intereses que, a su vez, dificultan saldarla en su totalidad o al menos amortizarla. 

“Según cálculos míos [sobre el monto actual de la deuda], estaríamos pagando alrededor de US$6.500 millones de servicio de deuda [es decir, intereses] a los acreedores. Esto equivaldría a US$17 o US$18 millones por día en solo intereses. Vale la pena aclarar que los acreedores están interesados en que se les paguen los intereses de por vida y no en que se amortice la deuda. Es como una tarjeta de crédito. Todo este dinero que se va en pago de intereses se podría invertir en educación, salud u otros frentes que mejoren el bienestar de los colombianos”, puntualizó Reyes.

spot_img

VEA TAMBIÉN

“Los zapatos chinos no les dan ni al tobillo a los que hacemos aquí”...

Más Colombia hizo un recorrido por el barrio El Restrepo de Bogotá, conocido por sus fábricas y almacenes de zapatos. Tres empresarios del sector compartieron su experiencia durante la pandemia y sus estrategias para enfrentar la competencia de los productos importados y de contrabando.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Entre el 2000 y 2019 la deuda pública pasó de 70 a 600 billones”: Aurelio Suáre...

Para Aurelio Suárez, miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, Colombia ha perdido mercado interno, producción y empleo con las políticas de apertura económica.

COLOMBIA