viernes, 12 de agosto de 2022
Inicio  »  Industria  »  Históricamente, Nariño no ha sido un departamento industrial: empresario

Históricamente, Nariño no ha sido un departamento industrial: empresario

Stefano Wagner, asesor de gerencia de Ávila Wagner, compartió con Más Colombia la historia de la exitosa ferretería fundada por sus abuelos hace más de 50 años en Pasto (Nariño) y se refirió a los desafíos del departamento en materia de industrialización.

historicamente narino no ha sido un departamento industrial empresario

Stefano Wagner Ávila es administrador de empresas de la Universidad de los Andes. Actualmente trabaja como asesor de gerencia de Ávila Wagner, una empresa familiar dedicada a la comercialización de productos ferreteros desde 1971. Hace parte de la tercera generación de esta empresa familiar ferretera, que se radicó en la ciudad de Pasto. Sus padres, María Fernanda Ávila y Peter Wagner, están a cargo de la empresa. 

Para comenzar, ¿podría contarnos cómo nació la empresa? 

La Ferretería Argentina nació en 1971 en la ciudad de Pasto, por iniciativa de mis abuelos maternos, Nelly Vélez y José Ávila. Ellos vivían en Popayán y vieron la oportunidad de montar su negocio en el sur del país, pues allí no había grandes empresas ferreteras. El departamento de Nariño era una región históricamente abandonada, con vías deficientes y largas distancias para llegar a otras ciudades. La vía entre la ciudad de Cali – Pasto, por ejemplo, era destapada, lo cual hacía que un viaje, que hoy dura aproximadamente 7 horas, se prolongara hasta 12 horas. Conscientes de esto, y sin temor a sobreponerse a estos retos que otros veían como barreras para el negocio, mis abuelos reconocieron el gran potencial de crecimiento que había en esta región del país.

Para comenzar el negocio, mi abuela decidió vender su casa y con el dinero hizo una primera inversión. Y, aunque es una empresa colombiana, la nombraron “Ferretería Argentina”, según mis abuelos porque era un nombre muy “sonoro”. Ya para 1997, la Ferretería contaba con dos sedes en la ciudad de Pasto e inauguraba una tercera sede llamada “Ferretería Buenos Aires”. Esta última atendía todas las poblaciones aledañas a la ciudad de Pasto, lo que convirtió a la empresa en un epicentro del sector ferretero no solo en Pasto sino en toda la región. 



Hoy en día, la empresa cuenta con más de 100 empleados en sus tres sedes, comercializa más de 6.000 productos y sus ventas alcanzan los $30.000 millones de pesos anuales. Adicionalmente, se encuentra en proceso de expansión, con la construcción del Parque Industrial Benevento a las afueras de Pasto para entrar a nuevos mercados y sectores productivos.

¿Los productos de la Ferretería son producidos por ustedes o solo comercializados?

Por el momento la empresa no produce, solo comercializa, aunque no está fuera de nuestros objetivos poder producir en un futuro y vender productos bajo nuestra marca.

¿Qué porcentaje de los productos comercializados son nacionales y qué porcentaje son importados? 

Para nadie es un secreto que en Colombia dependemos, en gran medida, de las importaciones. Es por eso que en nuestras instalaciones vendemos productos tanto nacionales como importados, pero la gran mayoría de nuestros productos son de origen nacional. Y si hablamos en términos de porcentajes, estamos hablando de que un 80% de nuestras ventas totales corresponde a productos nacionales y el restante a productos importados.

Debido a la situación que se ha desencadenado por causa de la pandemia y a otros factores internacionales, hemos tenido gran desabastecimiento de algunos productos y materias primas nacionales, y nos hemos visto en la obligación de importarlos directamente para poder seguir atendiendo a nuestros clientes.

¿De qué regiones del país provienen los productos nacionales y qué tipo de productos les suministran?

Dentro de los productos nacionales que comercializamos hay cemento, pinturas, herramientas manuales, cubiertas, cerámicas, pegantes, herramientas agrícolas, abrasivos, tuberías y sus respectivos accesorios, entre muchos otros. Son productos de muy buena calidad con bastante reconocimiento en el país. Por lo anterior, podríamos decir que son la piedra angular de nuestra empresa y son productos provenientes de organizaciones con las cuales nos hemos apalancado desde un inicio, y con quienes llevamos hoy una muy buena relación.

¿Qué tipo de productos traen del exterior y por qué?

Dentro de los productos importados tenemos, por ejemplo, las cubiertas de PVC, provenientes de China; cemento traído del Ecuador; cerámicas y revestimientos procedentes de Argentina,  y herramientas eléctricas producidas en Estados Unidos e importadas a través de Panamá, entre otros. Estos productos tienen costos muy favorables y cuentan con estándares muy altos de calidad. 

Este es un aspecto positivo de la globalización. La creación de estándares internacionales ha permitido que uno como cliente pueda verificar la idoneidad y calidad de un producto, facilitando el comercio exterior y abriendo las puertas a pequeñas y medianas empresas para que puedan mover sus productos mucho más fácilmente en un mercado internacional.

¿Cuáles han sido los principales retos y desafíos de emprender en el sector del comercio en una región como Nariño? 

Históricamente, Nariño no ha sido un departamento con industria sino principalmente agrícola. La mayoría de los productos transformados que consumimos acá no se fabrican aquí sino que vienen de ciudades principales como Barranquilla, Medellín, Cali y Bogotá. La lejanía con el resto del país, los altos costos de las materias primas y de los fletes, ha dificultado la creación de una industria propia. 

En este sentido, uno de los principales retos que enfrentamos es la dificultad de transportar productos terminados hasta nuestra región. La carretera es defectuosa y nos enfrentamos a quejas permanentes por parte de los transportadores, quienes prefieren llevar los productos a otras ciudades principales y no venir hasta Nariño. En consecuencia, los costos de los fletes son mucho más elevados y en muchos casos se dificulta encontrar un transportador disponible que traiga dichos productos. 

Sumado a lo anterior, la coyuntura actual ha hecho que empresas e importadoras hayan tomado la decisión de no traer más productos hasta Nariño, sino que le trasladan dicha tarea directamente al cliente, quien debe ir hasta el punto de recogida en otras ciudades principales, por fuera de nuestro departamento, para poder adquirir un producto y traerlo por sus propios medios hasta la ciudad. Por lo tanto, el costo de vida de nuestro departamento se ha venido elevando en los últimos años. El problema es que sabemos que no se estabilizará en el corto plazo.

¿Cómo han hecho ustedes para solventar este problema desde la empresa? 

Una de las principales ventajas competitivas de nuestra organización ha sido abastecernos de los productos vitales para el sector de la construcción. No solo con un amplio portafolio de productos especializados, sino también con un stock de inventario suficiente para mitigar las posibles complicaciones que puedan presentarse a la hora de transportar productos hacia nuestra ciudad. No es una tarea sencilla almacenar un gran portafolio de productos para la construcción, debido a que la mayoría son de gran volumen, y es por esto que tomamos la arriesgada decisión de dar un paso adelante para nuestro progreso logístico. 

En el año 2019 comenzó la construcción del Parque Industrial Benevento a las afueras de Pasto, como parte de una estrategia a largo plazo que facilitará el ingreso, almacenamiento y despacho de nuestros productos. Además, nos permitirá tener mayor nivel de inventario y apuntar a una clientela más amplia, llegando a los rincones de nuestro departamento. El Parque se encuentra sobre la vía perimetral de oriente, a pocos kilómetros de Pasto y en un punto estratégico desde el cual se puede conectar el norte, sur, oriente y occidente del país, reduciendo los costos y tiempos de transporte. 

Este proyecto no solo está pensado para el desarrollo de nuestra organización, ya que otras empresas de la región han tenido un crecimiento significativo y tienen la necesidad de contar con un centro de distribución y logística especializado, que pueda reducir sus costos y facilitar sus operaciones. Por lo tanto, este parque tendrá un total de 20 bodegas, en el cual esperamos alojar empresas de todos los sectores que estén comprometidas con el desarrollo de la región y deseen acortar distancias para acceder a nuevos mercados y sectores productivos del país.

historicamente narino no ha sido un departamento industrial empresario.1
Parque Industrial Benevento, ubicado a las afueras de Pasto

¿A qué le atribuyen ustedes la permanencia y éxito de su empresa familiar?

El éxito de la empresa se debe en gran medida al espíritu emprendedor de la familia, el principal motor que lleva a los dirigentes a actuar con compromiso. Otra gran fortaleza ha sido que sus integrantes han empezado desde temprana edad a trabajar en el negocio, generando arraigo y buscando un buen desarrollo de la organización a largo plazo.

Además, la empresa se ha destacado por ser bastante analítica y reactiva a los cambios externos. Esto le ha permitido acoplarse al entorno, con cambios organizacionales, de personal, tecnológicos y de portafolio.

Además del compromiso de los miembros de la familia, todos nuestros trabajadores y  colaboradores han sido fundamentales para la supervivencia y crecimiento de la empresa.

¿Cómo ha sido la experiencia de gobernar la empresa entre miembros de la familia y permitir el relevo generacional?

Gobernar una empresa con más de 51 años en el mercado no es tarea sencilla. No solo tenemos la preocupación del día a día, sino también la responsabilidad de mantener el legado logrado y al mismo tiempo seguir creciendo. 

historicamente narino no ha sido un departamento industrial empresario.2
Ferretería Buenos Aires