HomeColumnistasMás empleo, más agro, más industria

Más empleo, más agro, más industria

IMG 20210706 095141 scaled e1625585101854
Juan Pablo Fernández
Economista. Analista económico, de políticas públicas y problemáticas sociales. Twitter: @FernandezMJP

La recuperación de las capacidades pérdidas, durante y antes de la Pandemia, y la expansión y creación de nuevas capacidades productivas es una de las prioridades estratégicas del país. Para superar la pobreza y la vulnerabilidad que sufre el 73% de la población, romper la trampa de la desigualdad en el ingreso y la riqueza, y subir la escalera tecnológica, la política económica y sectorial en el corto y el mediano plazo deben colocar al pleno empleo como el principal objetivo, permitiendo cerrar la brecha entre el PIB y el PIB potencial, y pensar en una expansión económica que enlace dentro de nuestro territorio las cadenas nacionales de valor que atienden lo que demandan hoy los colombianos.

La incertidumbre que enfrentan los agentes de la economía ‒hogares y empresas‒ está influenciada por la Pandemia, sin embargo, durante el Siglo XXI el país ha acumulado un desasosiego ‒que limita a la confianza y al tamaño de la inversión nacional‒ por la salida de ahorros que causa el estructural déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos. Un desbalance que entre el 2000 y 2011, en un 70% fue explicado por el pago de la rentabilidad del stock de inversión foránea y de la deuda externa, y entre 2012 y 2020, en 75% por el déficit en la balanza comercial, un comercio que incluye a los TLC con EE.UU. y la Unión Europea.

El déficit recurrente nos empuja a replantear la visión nacional alrededor del comercio y a rebarajar las prioridades de la política económica. En el frente fiscal: generación de empleo y mayor producción. En lo monetario: bajar el costo del capital, empleo e inflación. En lo comercial: producir para el mercado interno y externo y atraer cadenas globales de valor que transfieran tecnología. No hay que descartar, además, a ninguno de los instrumentos comerciales (aranceles, salvaguardias, medidas antidumping, IVA y atacar al contrabando), ni descuidar los logros alcanzados en materia exportadora y menos crear expectativas de desabastecimiento en cadenas nacionales.

Le puede interesar  En desarrollo la 74ª asamblea mundial de la salud

En materia agropecuaria la prioridad está en revertir la tendencia de las compras externas, que ya equivalen al 40% de la producción total, desperdiciando todo el potencial del campo y generando problemáticas urbanas. En la industria, además de bajar el déficit comercial, hay que hacer reverdecer las cadenas de valor industrial, las cuales, arrastran al 32% del PIB (Banco de la República, 2018), para abrirle paso a más producción de bienes intermedios industriales y al relanzamiento de nodos industriales que nos permitan subir la escalera tecnológica “dentro de un sistema de protección que compense la diferencia de productividad del país con el resto del mundo” (Sarmiento E., 2014).

Respecto a nodos, le he escuchado una interesante propuesta al ingeniero Aurelio Suárez sobre las posibilidades que tiene el relanzamiento del nodo automotriz para el mercado interno y externo. La industria automotriz es vital por los encadenamientos, la demanda por empleo, las mejoras en la eficiencia energética y en restructuración de la demanda por energía, y la creación de productos (el carro) de mayor accesibilidad a la población (clase media y los estratos populares). La fórmula de más producción en agro y la industria traerá más empleo y más consumo nacional generando más ahorro y más inversión.

Le puede interesar  Los caminos para enfrentar la corrupción
IMG 20210706 095141 scaled e1625585101854
Juan Pablo Fernández
Economista. Analista económico, de políticas públicas y problemáticas sociales. Twitter: @FernandezMJP

VEA TAMBIÉN

¿Qué es la masa madre y en qué se diferencia de la levadura comercial?

Esteban Shuk, ingeniero de sistemas con dotes culinarias y experiencia en pan artesanal de masa madre, nos habla las ventajas y beneficios de este, en el día mundial del Pan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

DE ESTE COLUMNISTA

COLOMBIA