HomeIndustriaModa: ¿Qué tan fácil es emprender en Colombia?

Moda: ¿Qué tan fácil es emprender en Colombia?

Ciudad Freak, Fhayant y Lavidarte, tres marcas de moda colombianas ubicadas en Bogotá, Bucaramanga y Barrancabermeja, respectivamente, reflexionan sobre los desafíos de emprender en el sector de las Confecciones en medio de una avalancha de importaciones a bajo costo y de contrabando.

Según el DANE, en el primer trimestre de este año las actividades de la manufactura de Preparación, hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles, Fabricación de otros productos textiles y Confección de prendas de vestir, presentaron un aumento en la producción del 17%, en comparación con el primer trimestre de 2020. Esto se tradujo en una contribución al PIB del sector de Industrias manufactureras de 9,2%. Si bien se trata de buenas noticias para un sector que fue duramente golpeado por la crisis sanitaria, no se puede hablar de una plena recuperación. 

El DANE reportó que, en 2020, las actividades mencionadas tuvieron una caída en la producción del -17,3% en comparación con el año anterior (2019), mientras que MARO, la plataforma estadística de Colombia Productiva, entidad adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, registró una variación negativa de -15,2% en el número de empleos del sector, lo que significó pasar de 548.663 personas ocupadas en 2019 a 465.170 en 2020.

En espera de mejores condiciones para el sector, Camilo Rodríguez, presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines, denunció en mayo pasado, en diálogo con Forbes, “la masiva importación de minutos de mano de obra en prendas” y el “contrabando rampante”. En este punto coincidieron los diseñadores de moda entrevistados. Para Fhayant, un colectivo de diseño que reúne cinco marcas bumangueses, es “difícil competir con prendas importadas legalmente” y aún más con las que “entran ilegalmente”. Este colectivo explicó que si los microempresarios colombianos igualaran “los bajos precios” de las prendas provenientes del extranjero, no generarían “ninguna ganancia”. Lavidarte, marca de diseño de Barrancabermeja que ofrece algunos de los productos en el colectivo Fhayant, las importaciones “son un problema” por tratarse de “ropa muy económica”, ante la cual “uno no puede competir”.

Frente a esto, Ciudad Freak, un laboratorio de diseño emergente que se transformó en tienda digital en Bogotá, comentó que, “desde que se implementó el TLC” y se abrió un espacio para la entrada de “súper marcas extranjeras” de moda rápida, “la industria colombiana quedó desamparada”. Esto, sumado a la pandemia, hace que el sector se encuentre en “su peor momento”. Ante este escenario, sugirió “poner más control a la importación de ropa”. 

2021.07.21.Industria. INCLUY 2020 Emprendimiento confecciones obstaculos. IMAGEN 1
Moda: ¿Qué tan fácil es emprender en Colombia? 3

Como estrategia para salir adelante, las marcas entrevistadas se enfocan en el “buen diseño” y la “calidad” de sus productos, pues en su opinión es la “mejor manera de fidelizar” al cliente. Según Lavidarte, Colombia cuenta para ello con mano de obra altamente calificada. Los tres negocios se centran en lo que se conoce como “moda lenta” (slow fashion), en contraposición a la “moda rápida” (fast fashion), por lo que su producción es de “pequeña escala” y ofrecen “prendas y accesorios atemporales”, señala Fhayant. Además de lo anterior, Fhayant y Lavidarte tienen otro factor de diferenciación: la personalización. Así, proponen “trabajar con los clientes para ajustar los productos a sus gustos”.

Le puede interesar  Economía naranja en alerta roja

Pese a los factores diferenciadores que han logrado establecer, los tres negocios resaltan que, además del reto que significa competir con las confecciones extranjeras, existen dificultades administrativas que, según Lavidarte, son las mismas para “cualquier persona que haga negocios en Colombia”. Al papeleo para constituirse formalmente, se suma la carga impositiva. Al respecto, Fhayant señaló que “no es posible cubrirla desde el comienzo a menos que uno tenga un gran capital de base”. Como consecuencia de lo anterior, Lavidarte explicó que en el sector de la confección es común abrir los negocios “sin tener un registro ante la Cámara de Comercio” y que “la gran mayoría de los microempresarios no se ha legalizado”. En este sentido, la diseñadora de Fhayant, Sherly Fhayant, plantea que es necesario “reestructurar las normas aplicables a los emprendedores” y equilibrar las ayudas públicas a las micro y las grandes empresas, pues, en su concepto, las primeras están “un poco descuidadas” por el Estado.

2021.07.21.Industria. Emprendimiento confecciones obstaculos. IMAGEN 1
Moda: ¿Qué tan fácil es emprender en Colombia? 4

Los tres negocios de diseño están de acuerdo en que ha sido un reto llegar al punto de equilibrio. Fhayant abrió su tienda en Bucaramanga justo cuando inició la pandemia y no lo ha alcanzado todavía. Ciudad Freak lleva más de diez años en Bogotá y explica que tardó cuatro años en lograrlo. En el caso de Lavidarte, que lleva nueve años operando, el punto de equilibrio llegó más de un año después de lanzarse. 

Pese a la dificultad de emprender en este sector, Lavidarte y Fhayant destacaron que han notado cambios paulatinos en la “mentalidad de los consumidores”, quienes, en su opinión, están cada vez más dispuestos a “invertir un poco más de dinero en productos locales”. Para Fhayant, esto podría “impulsar los emprendimientos regionales” a nivel nacional y eventualmente “escalar la moda colombiana de pequeña escala a nivel mundial”. Para ello, Ciudad Freak resalta la necesidad de “impulsar la industria colombiana con incentivos”. 

Más crónicas

  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.

Informalidad: mucho más que ventas ambulantes

En Colombia, la informalidad tiene muchas caras. Conozca los datos más relevantes sobre este fenómeno.
  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.
  • Sillas, Madera, Mueble

    Colombia tiene una larga tradición en la fabricación de muebles de madera.

  • Muebles, Maderas

    En el Barrio 12 de Octubre, en Bogotá, se encuentra uno de los principales centros de producción de muebles de madera del país, con más de 600 comerciantes y fabricantes.

  • Don Luis

    Luis Jesús Rueda, conocido como don Luis, comenzó hace más de 50 años en la fabricación de muebles para el hogar. Diseña y fabrica comedores, salas y alcobas.

  • Muebles colombianos

    “Antes de la pandemia vendía mensualmente 50 millones más o menos, y luego llegó el Paro y acabo de afectar las cosas. Hoy en día las ventas no superan los 10 millones, y ahí vamos recuperándonos lentamente”, afirma don Luis.

  • Muebles, Madera, 12 de Octubre

    Don Luis no accedió a las ayudas que ofreció el gobierno para proteger el empleo, pues trabaja en la informalidad, por pieza terminada. Asegura que este fue el caso de la mayoría de empresarios del barrio.

  • Muebles, Maderas

    En los últimos meses ha acudido a redes sociales como Instagram para promocionar sus muebles. Sin embargo, don Luis señala que “a la gente le gusta es mirar el producto, mirarlo a ver cómo es la calidad”.

  • Sofa

    La mayoría de las telas que utiliza son importadas. Lo mismo sucede con las pinturas y las espumas.

  • Muebles, Madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Don Luis no se muestra preocupado por la competencia de empresas como Ikea, la cual tiene estimado llegar al país en 2023. Argumenta que, como artesano de la madera, puede construir cualquier mueble que el cliente desee, a partir del diseño o fotografía que este provea.

  • Carpintero

    "En el sector generamos mucho empleo: ebanistas, pintores, carpinteros, transportadores, vendedores. Somos un sector bien importante”, puntualiza don Luis.

  • Muebles, madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Después de 50 años de fabricar y comercializar sus productos en el 12 de Octubre, don Luis está convencido de que los empresarios del barrio “tienen madera”.

Le puede interesar  Gobierno lanza subsidio para fomentar el empleo de jóvenes

El barrio 12 de Octubre tiene madera

Más Colombia conversó con don Luis, fabricante de muebles. Contó cómo ha cambiado el sector en los últimos años y se mostró confiado ante la entrada de grandes empresas como Ikea.
  • En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

    En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

  • IMG 6739

    Cuando comenzó la Pandemia, a don Tulio le tocó despedir a todos sus obreros. Mientras las ventas se recuperan, se encarga de la fabricación de los zapatos y de la comercialización.

  • IMG 6787 scaled

    En los talleres de Elegancia 17 se especializan en zapatos elegantes y de novia, en los que la competencia de los zapatos importados y de contrabando es menor.

  • IMG 6745 scaled

    Preparando las suelas.

  • IMG 6718 scaled

    Desde hace varios meses, Yeimi solo trabaja dos días a la semana. Espera que todo mejore y que los clientes regresen para que el barrio vuelva a ser como antes.

  • IMG 6669 scaled

    En El Restrepo se fabrican y se venden zapatos para todos los gustos.

  • IMG 6663 scaled

    En Calzado Jhorban se especializan en zapatos a la medida de diferentes estilos. Población trans, clowns y drag queens se benefician con los diseños de tallas grandes.

  • IMG 6661 1 scaled

    Bota de plataforma en cuero sintético, especialmente diseñada para la población drag.

  • IMG 6643 1 scaled

    Hormas, plataformas y suelas dan cuenta del proceso de manufactura, made in Colombia, de los zapatos que se comercializan en El Restrepo.

spot_img

Moda: ¿Qué tan fácil es emprender en Colombia?

Ciudad Freak, Fhayant y Lavidarte, tres marcas de moda colombianas ubicadas en Bogotá, Bucaramanga y Barrancabermeja, respectivamente, reflexionan sobre los desafíos de emprender en el sector de las Confecciones en medio de una avalancha de importaciones a bajo costo y de contrabando.

Según el DANE, en el primer trimestre de este año las actividades de la manufactura de Preparación, hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles, Fabricación de otros productos textiles y Confección de prendas de vestir, presentaron un aumento en la producción del 17%, en comparación con el primer trimestre de 2020. Esto se tradujo en una contribución al PIB del sector de Industrias manufactureras de 9,2%. Si bien se trata de buenas noticias para un sector que fue duramente golpeado por la crisis sanitaria, no se puede hablar de una plena recuperación. 

El DANE reportó que, en 2020, las actividades mencionadas tuvieron una caída en la producción del -17,3% en comparación con el año anterior (2019), mientras que MARO, la plataforma estadística de Colombia Productiva, entidad adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, registró una variación negativa de -15,2% en el número de empleos del sector, lo que significó pasar de 548.663 personas ocupadas en 2019 a 465.170 en 2020.

En espera de mejores condiciones para el sector, Camilo Rodríguez, presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines, denunció en mayo pasado, en diálogo con Forbes, “la masiva importación de minutos de mano de obra en prendas” y el “contrabando rampante”. En este punto coincidieron los diseñadores de moda entrevistados. Para Fhayant, un colectivo de diseño que reúne cinco marcas bumangueses, es “difícil competir con prendas importadas legalmente” y aún más con las que “entran ilegalmente”. Este colectivo explicó que si los microempresarios colombianos igualaran “los bajos precios” de las prendas provenientes del extranjero, no generarían “ninguna ganancia”. Lavidarte, marca de diseño de Barrancabermeja que ofrece algunos de los productos en el colectivo Fhayant, las importaciones “son un problema” por tratarse de “ropa muy económica”, ante la cual “uno no puede competir”.

Frente a esto, Ciudad Freak, un laboratorio de diseño emergente que se transformó en tienda digital en Bogotá, comentó que, “desde que se implementó el TLC” y se abrió un espacio para la entrada de “súper marcas extranjeras” de moda rápida, “la industria colombiana quedó desamparada”. Esto, sumado a la pandemia, hace que el sector se encuentre en “su peor momento”. Ante este escenario, sugirió “poner más control a la importación de ropa”. 

2021.07.21.Industria. INCLUY 2020 Emprendimiento confecciones obstaculos. IMAGEN 1
Moda: ¿Qué tan fácil es emprender en Colombia? 7

Como estrategia para salir adelante, las marcas entrevistadas se enfocan en el “buen diseño” y la “calidad” de sus productos, pues en su opinión es la “mejor manera de fidelizar” al cliente. Según Lavidarte, Colombia cuenta para ello con mano de obra altamente calificada. Los tres negocios se centran en lo que se conoce como “moda lenta” (slow fashion), en contraposición a la “moda rápida” (fast fashion), por lo que su producción es de “pequeña escala” y ofrecen “prendas y accesorios atemporales”, señala Fhayant. Además de lo anterior, Fhayant y Lavidarte tienen otro factor de diferenciación: la personalización. Así, proponen “trabajar con los clientes para ajustar los productos a sus gustos”.

Le puede interesar  ¿Los “santos óleos” de la industria de la confección?

Pese a los factores diferenciadores que han logrado establecer, los tres negocios resaltan que, además del reto que significa competir con las confecciones extranjeras, existen dificultades administrativas que, según Lavidarte, son las mismas para “cualquier persona que haga negocios en Colombia”. Al papeleo para constituirse formalmente, se suma la carga impositiva. Al respecto, Fhayant señaló que “no es posible cubrirla desde el comienzo a menos que uno tenga un gran capital de base”. Como consecuencia de lo anterior, Lavidarte explicó que en el sector de la confección es común abrir los negocios “sin tener un registro ante la Cámara de Comercio” y que “la gran mayoría de los microempresarios no se ha legalizado”. En este sentido, la diseñadora de Fhayant, Sherly Fhayant, plantea que es necesario “reestructurar las normas aplicables a los emprendedores” y equilibrar las ayudas públicas a las micro y las grandes empresas, pues, en su concepto, las primeras están “un poco descuidadas” por el Estado.

2021.07.21.Industria. Emprendimiento confecciones obstaculos. IMAGEN 1
Moda: ¿Qué tan fácil es emprender en Colombia? 8

Los tres negocios de diseño están de acuerdo en que ha sido un reto llegar al punto de equilibrio. Fhayant abrió su tienda en Bucaramanga justo cuando inició la pandemia y no lo ha alcanzado todavía. Ciudad Freak lleva más de diez años en Bogotá y explica que tardó cuatro años en lograrlo. En el caso de Lavidarte, que lleva nueve años operando, el punto de equilibrio llegó más de un año después de lanzarse. 

Pese a la dificultad de emprender en este sector, Lavidarte y Fhayant destacaron que han notado cambios paulatinos en la “mentalidad de los consumidores”, quienes, en su opinión, están cada vez más dispuestos a “invertir un poco más de dinero en productos locales”. Para Fhayant, esto podría “impulsar los emprendimientos regionales” a nivel nacional y eventualmente “escalar la moda colombiana de pequeña escala a nivel mundial”. Para ello, Ciudad Freak resalta la necesidad de “impulsar la industria colombiana con incentivos”. 

spot_img

VEA TAMBIÉN

“Es más barato traer una mercancía de China a Buenaventura, que de Buenave...

El presidente de la Cámara Colombiana de las Confecciones y Afines (CCCA), Camilo Rodríguez, señala que el costo país es demasiado alto en Colombia y propone una serie de medidas para "nivelar la cancha" en la competencia con Asia. Señala que es más costoso traer un contenedor de Buenaventura a Bogotá que transportarlo de China a Buenaventura.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado de América Latina̶...

La producción de balones en Monguí, Boyacá, comenzó en 1934 y, pese a las dificultades, aún continúa. Los fabricantes exigen subir los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes.

COLOMBIA