miércoles, enero 26, 2022
HomeEmpleoNi estudian ni trabajan: 26,6% de los jóvenes colombianos

Ni estudian ni trabajan: 26,6% de los jóvenes colombianos

A pesar de que la pandemia ha evidenciado la difícil situación de muchos jóvenes que ni estudian ni trabajan, el problema de los ninís es de larga data. Algunos expertos coinciden en que la falta de oportunidades laborales y educativas ha empujado a muchos jóvenes a protestar.

Panorama

De acuerdo con las cifras más recientes del DANE, en el trimestre móvil febrero-abril de 2021 el 26,6% de los jóvenes colombianos estaba desempleado y no estaba estudiando. Entre ellos, las mujeres son las que enfrentan el panorama más preocupante. De ese 26,6%, las mujeres contribuyeron con el 17,8% y los hombres con el 8,8%.

Así mismo, el DANE reportó que, durante el trimestre móvil enero 2021 – marzo 2021, la tasa de desempleo de personas entre los 14 y los 28 años se ubicó en 23,9%, lo que implica un aumento de 3,4 puntos porcentuales con respecto al mismo trimestre de 2020.

El desempleo juvenil es un problema que se ha venido acentuando por lo menos desde 2015, cuando, durante el trimestre móvil enero 2015 – marzo 2015, se ubicó en 16,2%. De ahí en adelante, los jóvenes sin trabajo han aumentado hasta llegar a 23,9%, según las cifras de marzo del DANE.

De acuerdo con Mario Alejandro Valencia, del Centro de Estudios de Trabajo (Cedetrabajo), existen dos tipos de posturas frente a la cuestión de los ninís: “Una, que está empeñada en que, a punta de cursos de motivación, de superación personal, de discursos sin fundamentos sobre el emprendimiento, se van a resolver los problemas. Y, otra, de los que creemos que definitivamente tiene que haber una política de Estado, una política con los gremios de la producción para poder vincular fuerza de trabajo”. A este respecto, el economista plantea que, “si todos los jóvenes en Colombia tuvieran la posibilidad de vincularse a algún programa de formación y de capacitación, no habría la suficiente oferta por parte de los programas para vincularlos”.

Por su parte, Alejandro García, magíster en ética aplicada y resolución de conflictos de la Universidad Friedrik Schiller de Jena y experto en jóvenes, señala que “la cuestión no es que los jóvenes no quieran trabajar o estudiar, sino que no encuentran oportunidades. Los ninís no lo son porque quieren, sino porque se encuentran en una difícil contradicción: hoy en día, estudiar requiere recursos, pero, al mismo tiempo, trabajar requiere estudios. El hecho de que los trabajos que menos entrenamiento requieren estén siendo monopolizados por máquinas hace que se forme un círculo vicioso, en el que no existe trabajo que no necesite educación, y no existe educación alcanzable sin un ingreso o un privilegio de clase”. Por otro lado, García añade que “uno de los problemas más apremiantes consiste en que la demanda de educación es muy alta, pero la oferta, sobre todo del sistema de educación pública, es insuficiente. El desfinanciamiento de la universidad pública es, sin duda, una de las razones por las cuales los jóvenes están participando en el Paro Nacional”.

Le puede interesar  En dólares, el salario mínimo de Colombia es de los más bajos de la región

Marta Gutiérrez, directora del Observatorio de Juventud de la Universidad Javeriana, señala que el hecho de ser niní, además de que implica una evidente vulnerabilidad económica, también conlleva una vulnerabilidad social que se traduce en un aumento del riesgo de participar en actividades ilícitas: “muchos jóvenes, al no tener la oportunidad de estudiar y al no conseguir trabajo, se convierten en el objetivo de las bandas criminales que les ofrecen tejido social, reciprocidad, cierto prestigio, pero sobre todo un ingreso con el que pueden ayudar en sus casas”.

Soluciones

Ante la difícil situación de muchos jóvenes colombianos, los expertos plantean algunas salidas. En primer lugar, García considera que es fundamental mejorar la capacidad de la educación pública para garantizar que la oferta de cupos en el sistema público de educación responda a la demanda. Así mismo, considera que “el establecimiento de un ingreso mínimo vital sería de gran ayuda para muchos jóvenes, ya que les permitiría contar con un ingreso mensual que les facilitaría invertir su tiempo en educarse, sin la frustración de no poder contribuir con los gastos del hogar”.

En segundo lugar, Valencia señala que una transformación productiva del país es fundamental para que se pueda garantizar trabajo para los jóvenes. Según el experto, promover actividades económicas que requieran mano de obra más calificada puede ser una forma de crear puestos de trabajo de calidad, ya que la explotación de petróleo y la exportación de materias primas, que son las actividades que más ingresos generan para el país, son actividades económicas que, en el primer caso, no emplean a un gran número de personas y, en el segundo caso, no requieren de trabajadores con altos grados de capacitación. Así mismo, Valencia argumenta que debe haber mayor conexión entre la academia, los empresarios y el Estado para que la formación profesional y técnica esté más sintonizada con la oferta laboral del sector privado.

En tercer lugar, Gutiérrez se remite a su experiencia de trabajo con organizaciones juveniles, y dice que, ante todo, se debe “tener en cuenta a los jóvenes a la hora de diseñar programas y políticas públicas de empleo juvenil”, de manera que estos respondan a sus necesidades reales.

Más crónicas

  • Pesebre, Navidad, Fiestas, Comercio

    El pesebre, que por generaciones simbolizó la Navidad en los hogares colombianos, ha venido cediendo terreno. Cada vez más, comparte su protagonismo con otros elementos navideños.

  • Navidad, Comercio, Fiestas

    En diciembre, la decoración navideña se toma muchos hogares colombianos. Ventas ambulantes, tiendas de barrio, locales, centros comerciales y supermercados se suman al espíritu navideño, con la esperanza de mejorar los ingresos del año y, como se dice coloquialmente, “hacer su diciembre”.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Muchos de estos productos decorativos son fabricados a mano o de forma artesanal en micro, pequeñas y medianas empresas.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Gran parte del comercio formal e informal ofrece la decoración navideña desde noviembre.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    A lado de Papá Noel, los muñecos de nieve se posicionan cada vez más como imperdibles de la época navideña.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El árbol navideño es una de las decoraciones que no puede faltar en esta época. En el comercio se consigue una gran variedad de árboles, la mayoría plásticos, de distintos tamaños, precios y acabados.

  • Navidad, Fiestas, Comercio, Centro comercial

    Al verde y el rojo, que han sido los colores tradicionales de la época decembrina, se han venido sumando otros como el plateado, el dorado y el blanco, más propios de decoraciones que representan la nieve que acompaña estas fiestas en el hemisferio norte. Cada uno de estos colores evoca valores propios de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color blanco en los artículos decorativos evoca la pureza, la fe y la iluminación de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color rojo representa la alegría, el amor y la generosidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El verde simboliza la esperanza, la naturaleza y la vida.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El dorado evoca la prosperidad y la riqueza.

¿Qué sería de la Navidad sin sus luces, formas y colores?

¿Qué sería de la Navidad sin la decoración que la caracteriza? Entre luces, Papá Noel, pesebres, árboles de Navidad, muñecos de nieve y renos son protagonistas.
  • navidad, ventas, comercio

    Diciembre es la época más esperada por los comerciantes. Este año, ha pasado una gran cantidad de compradores por las calles y locales de Fontibón, en un diciembre más cercano a la normalidad prepandemia.

  • navidad, ventas, fontibón, tiendas

    Los locales se preparan para esta época del año. Para ello, exhiben llamativas decoraciones y surten hasta el tope sus estanterías con mercancías para todos los gustos y presupuestos.

  • juguetes, peluches, compras

    Juguetes, ropa y zapatos son algunos de los productos con los que familiares y amigos esperan hacer felices a niños y niñas.

  • Tienda de ropa, ventas, navidad

    Los adultos también reciben detalles en Navidad. Pantalones, camisas, faldas y chaquetas hacen parte de los artículos más vendidos.

  • juguetes, ventas, fontibón

    Además de los locales comerciales, hay una gran oferta de ventas ambulantes. Estas se concentran en la carrera 100, muy cerca a la plaza de mercado del barrio.

  • juguetes, ventas ambulantes, navidad

    En esta época navideña, lo que más se ve en los puestos ambulantes son juguetes. Sobresalen los juegos de mesa, los peluches, los superhéroes y los juegos de rol.

  • ventas, navidad, calle

    Muchos de los locales comerciales optan por exhibir sus productos en la calle, para atraer visitantes y competir con los vendedores informales.

  • ventas, calle, fontibón

    Todos los días, los comerciantes alistan desde muy temprano sus productos, para aprovechar la gran afluencia de compradores que hay entre las 8:00 am. y las 9:00 pm.

  • tienda, ventas, juguetes

    En diciembre, las vitrinas y las calles se llenan de juguetes, pero también reflejan las esperanzas de miles de comerciantes que esperan recuperarse de la crisis que ha dejado la pandemia.

Fontibón alumbra su comercio en esta Navidad.

Fontibón es una de las localidades más visitadas por los bogotanos para hacer sus compras navideñas, por la gran variedad de productos y los precios bajos que ofrece tanto el comercio formal como el informal. La carrera 100 es protagonista.
  • Tomate,

    En Ubalá (Cundinamarca) un grupo de campesinos, víctimas del conflicto armado y jóvenes unen sus esfuerzos para reactivar la economía del municipio con la producción de tomate de invernadero.

  • Tomate 2

    “El tomate para nosotros es como la esposa o los hijos, porque uno se enamora de esas plantas”, afirmó Juan Beltrán, un campesino de la región.

  • Tomate 3

    Los habitantes de Ubalá crearon la Asociación Agropujanza del Guavio, para organizar la producción de tomate “Chonto Roble”. “Agropujanza es la viva muestra de que cuando una asociación trabaja y todos ponen su granito de arena se llega lejos”, afirmó Juan Beltrán.

  • Tomate 4

    El éxito de su asociación ha sido tal que semanalmente envían entre 3 y 12 toneladas de tomate a las centrales de alimentos más importantes de Bogotá.

  • Tomate 5

    Actualmente los campesinos del municipio se encuentran en la gestión de alianzas internacionales que les permitan tecnificar las formas de producción de tomate y encontrar nuevos mercados para su producto.

  • Tomate 6

    Los habitantes del municipio lograron hace unos meses una alianza estratégica con el gobierno de República Checa, que decidió aportar recursos para mejorar el sistema de riego de los tomates.

  • Tomate 7

    Según Agropujanza, “un producto que los intermediarios nos compran a $27.000 termina siendo vendido en mínimo $55.000 a los grandes almacenes”. Actualmente, la Asociación adelanta gestiones para comercializar el tomate directamente.

  • Tomate 9

    Los campesinos están buscando alianzas que les permitan exportar sus productos y venderlos sin intermediarios. Con esto en mente, Agropujanza participó en AgroExpo, la feria agropecuaria más grande del país, el pasado mes de octubre.

Le puede interesar  ¿Qué piensa del Paro Nacional? Trabajadores responden

Campesinos de Ubalá quieren exportar tomate de invernadero

Los campesinos de Ubalá han reactivado la economía a partir de la producción de tomate de invernadero. Actualmente, buscan recursos e incentivos económicos para evitar a los intermediarios.
  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá

Así luce Bogotá en la época más terrorífica del año

Entre máscaras, pelucas y tutús, se vive el Halloween en San Victorino y Galerías.
spot_img

Ni estudian ni trabajan: 26,6% de los jóvenes colombianos

A pesar de que la pandemia ha evidenciado la difícil situación de muchos jóvenes que ni estudian ni trabajan, el problema de los ninís es de larga data. Algunos expertos coinciden en que la falta de oportunidades laborales y educativas ha empujado a muchos jóvenes a protestar.

Panorama

De acuerdo con las cifras más recientes del DANE, en el trimestre móvil febrero-abril de 2021 el 26,6% de los jóvenes colombianos estaba desempleado y no estaba estudiando. Entre ellos, las mujeres son las que enfrentan el panorama más preocupante. De ese 26,6%, las mujeres contribuyeron con el 17,8% y los hombres con el 8,8%.

Así mismo, el DANE reportó que, durante el trimestre móvil enero 2021 – marzo 2021, la tasa de desempleo de personas entre los 14 y los 28 años se ubicó en 23,9%, lo que implica un aumento de 3,4 puntos porcentuales con respecto al mismo trimestre de 2020.

El desempleo juvenil es un problema que se ha venido acentuando por lo menos desde 2015, cuando, durante el trimestre móvil enero 2015 – marzo 2015, se ubicó en 16,2%. De ahí en adelante, los jóvenes sin trabajo han aumentado hasta llegar a 23,9%, según las cifras de marzo del DANE.

De acuerdo con Mario Alejandro Valencia, del Centro de Estudios de Trabajo (Cedetrabajo), existen dos tipos de posturas frente a la cuestión de los ninís: “Una, que está empeñada en que, a punta de cursos de motivación, de superación personal, de discursos sin fundamentos sobre el emprendimiento, se van a resolver los problemas. Y, otra, de los que creemos que definitivamente tiene que haber una política de Estado, una política con los gremios de la producción para poder vincular fuerza de trabajo”. A este respecto, el economista plantea que, “si todos los jóvenes en Colombia tuvieran la posibilidad de vincularse a algún programa de formación y de capacitación, no habría la suficiente oferta por parte de los programas para vincularlos”.

Por su parte, Alejandro García, magíster en ética aplicada y resolución de conflictos de la Universidad Friedrik Schiller de Jena y experto en jóvenes, señala que “la cuestión no es que los jóvenes no quieran trabajar o estudiar, sino que no encuentran oportunidades. Los ninís no lo son porque quieren, sino porque se encuentran en una difícil contradicción: hoy en día, estudiar requiere recursos, pero, al mismo tiempo, trabajar requiere estudios. El hecho de que los trabajos que menos entrenamiento requieren estén siendo monopolizados por máquinas hace que se forme un círculo vicioso, en el que no existe trabajo que no necesite educación, y no existe educación alcanzable sin un ingreso o un privilegio de clase”. Por otro lado, García añade que “uno de los problemas más apremiantes consiste en que la demanda de educación es muy alta, pero la oferta, sobre todo del sistema de educación pública, es insuficiente. El desfinanciamiento de la universidad pública es, sin duda, una de las razones por las cuales los jóvenes están participando en el Paro Nacional”.

Le puede interesar  Entrevista a la ministra de Comercio, Industria y Turismo: ¿Cómo le ha ido al país en materia de exportaciones?

Marta Gutiérrez, directora del Observatorio de Juventud de la Universidad Javeriana, señala que el hecho de ser niní, además de que implica una evidente vulnerabilidad económica, también conlleva una vulnerabilidad social que se traduce en un aumento del riesgo de participar en actividades ilícitas: “muchos jóvenes, al no tener la oportunidad de estudiar y al no conseguir trabajo, se convierten en el objetivo de las bandas criminales que les ofrecen tejido social, reciprocidad, cierto prestigio, pero sobre todo un ingreso con el que pueden ayudar en sus casas”.

Soluciones

Ante la difícil situación de muchos jóvenes colombianos, los expertos plantean algunas salidas. En primer lugar, García considera que es fundamental mejorar la capacidad de la educación pública para garantizar que la oferta de cupos en el sistema público de educación responda a la demanda. Así mismo, considera que “el establecimiento de un ingreso mínimo vital sería de gran ayuda para muchos jóvenes, ya que les permitiría contar con un ingreso mensual que les facilitaría invertir su tiempo en educarse, sin la frustración de no poder contribuir con los gastos del hogar”.

En segundo lugar, Valencia señala que una transformación productiva del país es fundamental para que se pueda garantizar trabajo para los jóvenes. Según el experto, promover actividades económicas que requieran mano de obra más calificada puede ser una forma de crear puestos de trabajo de calidad, ya que la explotación de petróleo y la exportación de materias primas, que son las actividades que más ingresos generan para el país, son actividades económicas que, en el primer caso, no emplean a un gran número de personas y, en el segundo caso, no requieren de trabajadores con altos grados de capacitación. Así mismo, Valencia argumenta que debe haber mayor conexión entre la academia, los empresarios y el Estado para que la formación profesional y técnica esté más sintonizada con la oferta laboral del sector privado.

En tercer lugar, Gutiérrez se remite a su experiencia de trabajo con organizaciones juveniles, y dice que, ante todo, se debe “tener en cuenta a los jóvenes a la hora de diseñar programas y políticas públicas de empleo juvenil”, de manera que estos respondan a sus necesidades reales.

spot_img

VEA TAMBIÉN

¿El sistema tributario colombiano genera un país más desarrollado y equitativo?

Jairo Orlando Villabona, explica por qué el sistema tributario en Colombia no cumple tres condiciones fundamentales para impulsar el crecimiento, la equidad y el desarrollo: no es progresivo, no genera redistribución de los ingresos y tampoco es eficiente.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Ningún país con una política pensional seria tiene dos regímenes que compiten e...

Kevin Hartmann, abogado y estudiante de doctorado de la Universidad de Lovaina, se refiere a la reforma pensional y aborda las principales problemáticas del sistema de pensiones en Colombia.

COLOMBIA