viernes, octubre 15, 2021
HomeEmpleoNi estudian ni trabajan: 26,6% de los jóvenes colombianos

Ni estudian ni trabajan: 26,6% de los jóvenes colombianos

A pesar de que la pandemia ha evidenciado la difícil situación de muchos jóvenes que ni estudian ni trabajan, el problema de los ninís es de larga data. Algunos expertos coinciden en que la falta de oportunidades laborales y educativas ha empujado a muchos jóvenes a protestar.

Panorama

De acuerdo con las cifras más recientes del DANE, en el trimestre móvil febrero-abril de 2021 el 26,6% de los jóvenes colombianos estaba desempleado y no estaba estudiando. Entre ellos, las mujeres son las que enfrentan el panorama más preocupante. De ese 26,6%, las mujeres contribuyeron con el 17,8% y los hombres con el 8,8%.

Así mismo, el DANE reportó que, durante el trimestre móvil enero 2021 – marzo 2021, la tasa de desempleo de personas entre los 14 y los 28 años se ubicó en 23,9%, lo que implica un aumento de 3,4 puntos porcentuales con respecto al mismo trimestre de 2020.

El desempleo juvenil es un problema que se ha venido acentuando por lo menos desde 2015, cuando, durante el trimestre móvil enero 2015 – marzo 2015, se ubicó en 16,2%. De ahí en adelante, los jóvenes sin trabajo han aumentado hasta llegar a 23,9%, según las cifras de marzo del DANE.

De acuerdo con Mario Alejandro Valencia, del Centro de Estudios de Trabajo (Cedetrabajo), existen dos tipos de posturas frente a la cuestión de los ninís: “Una, que está empeñada en que, a punta de cursos de motivación, de superación personal, de discursos sin fundamentos sobre el emprendimiento, se van a resolver los problemas. Y, otra, de los que creemos que definitivamente tiene que haber una política de Estado, una política con los gremios de la producción para poder vincular fuerza de trabajo”. A este respecto, el economista plantea que, “si todos los jóvenes en Colombia tuvieran la posibilidad de vincularse a algún programa de formación y de capacitación, no habría la suficiente oferta por parte de los programas para vincularlos”.

Por su parte, Alejandro García, magíster en ética aplicada y resolución de conflictos de la Universidad Friedrik Schiller de Jena y experto en jóvenes, señala que “la cuestión no es que los jóvenes no quieran trabajar o estudiar, sino que no encuentran oportunidades. Los ninís no lo son porque quieren, sino porque se encuentran en una difícil contradicción: hoy en día, estudiar requiere recursos, pero, al mismo tiempo, trabajar requiere estudios. El hecho de que los trabajos que menos entrenamiento requieren estén siendo monopolizados por máquinas hace que se forme un círculo vicioso, en el que no existe trabajo que no necesite educación, y no existe educación alcanzable sin un ingreso o un privilegio de clase”. Por otro lado, García añade que “uno de los problemas más apremiantes consiste en que la demanda de educación es muy alta, pero la oferta, sobre todo del sistema de educación pública, es insuficiente. El desfinanciamiento de la universidad pública es, sin duda, una de las razones por las cuales los jóvenes están participando en el Paro Nacional”.

Le puede interesar  ¿Por qué los impuestos indirectos como el IVA golpean con más fuerza a las mujeres?

Marta Gutiérrez, directora del Observatorio de Juventud de la Universidad Javeriana, señala que el hecho de ser niní, además de que implica una evidente vulnerabilidad económica, también conlleva una vulnerabilidad social que se traduce en un aumento del riesgo de participar en actividades ilícitas: “muchos jóvenes, al no tener la oportunidad de estudiar y al no conseguir trabajo, se convierten en el objetivo de las bandas criminales que les ofrecen tejido social, reciprocidad, cierto prestigio, pero sobre todo un ingreso con el que pueden ayudar en sus casas”.

Soluciones

Ante la difícil situación de muchos jóvenes colombianos, los expertos plantean algunas salidas. En primer lugar, García considera que es fundamental mejorar la capacidad de la educación pública para garantizar que la oferta de cupos en el sistema público de educación responda a la demanda. Así mismo, considera que “el establecimiento de un ingreso mínimo vital sería de gran ayuda para muchos jóvenes, ya que les permitiría contar con un ingreso mensual que les facilitaría invertir su tiempo en educarse, sin la frustración de no poder contribuir con los gastos del hogar”.

En segundo lugar, Valencia señala que una transformación productiva del país es fundamental para que se pueda garantizar trabajo para los jóvenes. Según el experto, promover actividades económicas que requieran mano de obra más calificada puede ser una forma de crear puestos de trabajo de calidad, ya que la explotación de petróleo y la exportación de materias primas, que son las actividades que más ingresos generan para el país, son actividades económicas que, en el primer caso, no emplean a un gran número de personas y, en el segundo caso, no requieren de trabajadores con altos grados de capacitación. Así mismo, Valencia argumenta que debe haber mayor conexión entre la academia, los empresarios y el Estado para que la formación profesional y técnica esté más sintonizada con la oferta laboral del sector privado.

En tercer lugar, Gutiérrez se remite a su experiencia de trabajo con organizaciones juveniles, y dice que, ante todo, se debe “tener en cuenta a los jóvenes a la hora de diseñar programas y políticas públicas de empleo juvenil”, de manera que estos respondan a sus necesidades reales.

Más crónicas

  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.

Informalidad: mucho más que ventas ambulantes

En Colombia, la informalidad tiene muchas caras. Conozca los datos más relevantes sobre este fenómeno.
  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.
  • Sillas, Madera, Mueble

    Colombia tiene una larga tradición en la fabricación de muebles de madera.

  • Muebles, Maderas

    En el Barrio 12 de Octubre, en Bogotá, se encuentra uno de los principales centros de producción de muebles de madera del país, con más de 600 comerciantes y fabricantes.

  • Don Luis

    Luis Jesús Rueda, conocido como don Luis, comenzó hace más de 50 años en la fabricación de muebles para el hogar. Diseña y fabrica comedores, salas y alcobas.

  • Muebles colombianos

    “Antes de la pandemia vendía mensualmente 50 millones más o menos, y luego llegó el Paro y acabo de afectar las cosas. Hoy en día las ventas no superan los 10 millones, y ahí vamos recuperándonos lentamente”, afirma don Luis.

  • Muebles, Madera, 12 de Octubre

    Don Luis no accedió a las ayudas que ofreció el gobierno para proteger el empleo, pues trabaja en la informalidad, por pieza terminada. Asegura que este fue el caso de la mayoría de empresarios del barrio.

  • Muebles, Maderas

    En los últimos meses ha acudido a redes sociales como Instagram para promocionar sus muebles. Sin embargo, don Luis señala que “a la gente le gusta es mirar el producto, mirarlo a ver cómo es la calidad”.

  • Sofa

    La mayoría de las telas que utiliza son importadas. Lo mismo sucede con las pinturas y las espumas.

  • Muebles, Madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Don Luis no se muestra preocupado por la competencia de empresas como Ikea, la cual tiene estimado llegar al país en 2023. Argumenta que, como artesano de la madera, puede construir cualquier mueble que el cliente desee, a partir del diseño o fotografía que este provea.

  • Carpintero

    "En el sector generamos mucho empleo: ebanistas, pintores, carpinteros, transportadores, vendedores. Somos un sector bien importante”, puntualiza don Luis.

  • Muebles, madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Después de 50 años de fabricar y comercializar sus productos en el 12 de Octubre, don Luis está convencido de que los empresarios del barrio “tienen madera”.

Le puede interesar  Plantaciones forestales comerciales: una oportunidad para la madera nacional

El barrio 12 de Octubre tiene madera

Más Colombia conversó con don Luis, fabricante de muebles. Contó cómo ha cambiado el sector en los últimos años y se mostró confiado ante la entrada de grandes empresas como Ikea.
  • En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

    En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

  • IMG 6739

    Cuando comenzó la Pandemia, a don Tulio le tocó despedir a todos sus obreros. Mientras las ventas se recuperan, se encarga de la fabricación de los zapatos y de la comercialización.

  • IMG 6787 scaled

    En los talleres de Elegancia 17 se especializan en zapatos elegantes y de novia, en los que la competencia de los zapatos importados y de contrabando es menor.

  • IMG 6745 scaled

    Preparando las suelas.

  • IMG 6718 scaled

    Desde hace varios meses, Yeimi solo trabaja dos días a la semana. Espera que todo mejore y que los clientes regresen para que el barrio vuelva a ser como antes.

  • IMG 6669 scaled

    En El Restrepo se fabrican y se venden zapatos para todos los gustos.

  • IMG 6663 scaled

    En Calzado Jhorban se especializan en zapatos a la medida de diferentes estilos. Población trans, clowns y drag queens se benefician con los diseños de tallas grandes.

  • IMG 6661 1 scaled

    Bota de plataforma en cuero sintético, especialmente diseñada para la población drag.

  • IMG 6643 1 scaled

    Hormas, plataformas y suelas dan cuenta del proceso de manufactura, made in Colombia, de los zapatos que se comercializan en El Restrepo.

spot_img

Ni estudian ni trabajan: 26,6% de los jóvenes colombianos

A pesar de que la pandemia ha evidenciado la difícil situación de muchos jóvenes que ni estudian ni trabajan, el problema de los ninís es de larga data. Algunos expertos coinciden en que la falta de oportunidades laborales y educativas ha empujado a muchos jóvenes a protestar.

Panorama

De acuerdo con las cifras más recientes del DANE, en el trimestre móvil febrero-abril de 2021 el 26,6% de los jóvenes colombianos estaba desempleado y no estaba estudiando. Entre ellos, las mujeres son las que enfrentan el panorama más preocupante. De ese 26,6%, las mujeres contribuyeron con el 17,8% y los hombres con el 8,8%.

Así mismo, el DANE reportó que, durante el trimestre móvil enero 2021 – marzo 2021, la tasa de desempleo de personas entre los 14 y los 28 años se ubicó en 23,9%, lo que implica un aumento de 3,4 puntos porcentuales con respecto al mismo trimestre de 2020.

El desempleo juvenil es un problema que se ha venido acentuando por lo menos desde 2015, cuando, durante el trimestre móvil enero 2015 – marzo 2015, se ubicó en 16,2%. De ahí en adelante, los jóvenes sin trabajo han aumentado hasta llegar a 23,9%, según las cifras de marzo del DANE.

De acuerdo con Mario Alejandro Valencia, del Centro de Estudios de Trabajo (Cedetrabajo), existen dos tipos de posturas frente a la cuestión de los ninís: “Una, que está empeñada en que, a punta de cursos de motivación, de superación personal, de discursos sin fundamentos sobre el emprendimiento, se van a resolver los problemas. Y, otra, de los que creemos que definitivamente tiene que haber una política de Estado, una política con los gremios de la producción para poder vincular fuerza de trabajo”. A este respecto, el economista plantea que, “si todos los jóvenes en Colombia tuvieran la posibilidad de vincularse a algún programa de formación y de capacitación, no habría la suficiente oferta por parte de los programas para vincularlos”.

Por su parte, Alejandro García, magíster en ética aplicada y resolución de conflictos de la Universidad Friedrik Schiller de Jena y experto en jóvenes, señala que “la cuestión no es que los jóvenes no quieran trabajar o estudiar, sino que no encuentran oportunidades. Los ninís no lo son porque quieren, sino porque se encuentran en una difícil contradicción: hoy en día, estudiar requiere recursos, pero, al mismo tiempo, trabajar requiere estudios. El hecho de que los trabajos que menos entrenamiento requieren estén siendo monopolizados por máquinas hace que se forme un círculo vicioso, en el que no existe trabajo que no necesite educación, y no existe educación alcanzable sin un ingreso o un privilegio de clase”. Por otro lado, García añade que “uno de los problemas más apremiantes consiste en que la demanda de educación es muy alta, pero la oferta, sobre todo del sistema de educación pública, es insuficiente. El desfinanciamiento de la universidad pública es, sin duda, una de las razones por las cuales los jóvenes están participando en el Paro Nacional”.

Le puede interesar  La pandemia está empeorando la salud mental de los jóvenes

Marta Gutiérrez, directora del Observatorio de Juventud de la Universidad Javeriana, señala que el hecho de ser niní, además de que implica una evidente vulnerabilidad económica, también conlleva una vulnerabilidad social que se traduce en un aumento del riesgo de participar en actividades ilícitas: “muchos jóvenes, al no tener la oportunidad de estudiar y al no conseguir trabajo, se convierten en el objetivo de las bandas criminales que les ofrecen tejido social, reciprocidad, cierto prestigio, pero sobre todo un ingreso con el que pueden ayudar en sus casas”.

Soluciones

Ante la difícil situación de muchos jóvenes colombianos, los expertos plantean algunas salidas. En primer lugar, García considera que es fundamental mejorar la capacidad de la educación pública para garantizar que la oferta de cupos en el sistema público de educación responda a la demanda. Así mismo, considera que “el establecimiento de un ingreso mínimo vital sería de gran ayuda para muchos jóvenes, ya que les permitiría contar con un ingreso mensual que les facilitaría invertir su tiempo en educarse, sin la frustración de no poder contribuir con los gastos del hogar”.

En segundo lugar, Valencia señala que una transformación productiva del país es fundamental para que se pueda garantizar trabajo para los jóvenes. Según el experto, promover actividades económicas que requieran mano de obra más calificada puede ser una forma de crear puestos de trabajo de calidad, ya que la explotación de petróleo y la exportación de materias primas, que son las actividades que más ingresos generan para el país, son actividades económicas que, en el primer caso, no emplean a un gran número de personas y, en el segundo caso, no requieren de trabajadores con altos grados de capacitación. Así mismo, Valencia argumenta que debe haber mayor conexión entre la academia, los empresarios y el Estado para que la formación profesional y técnica esté más sintonizada con la oferta laboral del sector privado.

En tercer lugar, Gutiérrez se remite a su experiencia de trabajo con organizaciones juveniles, y dice que, ante todo, se debe “tener en cuenta a los jóvenes a la hora de diseñar programas y políticas públicas de empleo juvenil”, de manera que estos respondan a sus necesidades reales.

spot_img

VEA TAMBIÉN

¿Sabe qué es el fracking y por qué ha sido criticado? Aquí se lo contamos

Adriana Sánchez, directora del programa de Biología de la Universidad del Rosario, explica en 5 minutos qué es el fracking, por qué afecta los recursos hídricos y qué otros impactos mediambientales presenta.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

Cali en cifras

“Ningún país con una política pensional seria tiene dos regímenes que compiten e...

Kevin Hartmann, abogado y estudiante de doctorado de la Universidad de Lovaina, se refiere a la reforma pensional y aborda las principales problemáticas del sistema de pensiones en Colombia.

COLOMBIA