miércoles, 18 de mayo de 2022
Inicio  »  Campo  »  Pese a lo caros, la FAO estima que crecerá el consumo de cereales este año

Pese a lo caros, la FAO estima que crecerá el consumo de cereales este año

Un aumento en la utilización mundial de cereales, pero una caída en el comercio mundial de este grupo de alimentos básicos, es lo que espera la FAO para el 2022, de acuerdo con sus últimas proyecciones.

Cereales, Trigo

En los últimos meses, las existencias y los precios de los cereales han estado en boca de todos, pues factores como la guerra en Ucrania han empujado sus precios al alza. 

Lo que está en juego es, ni más ni menos, una parte considerable de la seguridad alimentaria mundial, toda vez que los cereales son uno de los principales grupos de alimentos básicos. Además de destinarse a la alimentación humana, algunos de ellos se destinan también a la alimentación animal y a la producción de biocombustibles. 

A raíz de este preocupante panorama, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) aclaró que, con casi todos los cultivos del ciclo 2020/21 cosechados, espera que la producción mundial de cereales se sitúe en 2.799 millones de toneladas, es decir, un 0,8% más que la producción de 2019/20.



Asimismo, la FAO publicó sus proyecciones para 2022 en relación con la oferta, la demanda, las reservas, el comercio y los precios internacionales de estos alimentos. Estos son algunos de los estimados más relevantes: 

Aumentará el consumo de cereales, pero caerá el comercio mundial

Según los pronósticos, la utilización mundial de cereales en el período 2021-2022 aumentará en un 0,9% frente al año anterior. De esta manera, ascenderá a 2.785 millones de toneladas. Se prevé que la utilización mundial de trigo aumentará en 0,7%, la de arroz en 1,8% y la de los cereales secundarios en general —maíz, sorgo, mijo, cebada, avena, centeno y otros de menor importancia— en 2,0%, pese a que se estima una reducción en la utilización de cebada. 

En contraste, se espera que el comercio mundial de cereales en las campañas comerciales de 2021/22 sea de 473 millones de toneladas, lo que representa una caída del 1,2%, luego de haber alcanzado cifras récord en las de 2020/21. Estos resultados se darían, según las proyecciones, por el descenso en el comercio del maíz y otros cereales secundarios, de una parte, y por el crecimiento en el comercio del arroz (3,8%) y del trigo (1,0%), de la otra. 

La FAO estima que la caída en el comercio mundial de cereales secundarios en 2021/22 será de “4,1% respecto de 2020/21, lo cual se atribuye en gran medida a una caída del 5,7% prevista para el comercio de maíz respecto del nivel récord de 2020/21”. En cambio, el crecimiento del comercio de arroz y de trigo se explicaría por las exportaciones constantes de Rusia a Egipto, la República Islámica de Irán y Turquía, entre otros países, las cuales resultarían mayores a lo previsto. 

Crecerá la producción de trigo y maíz

De acuerdo con la FAO, se espera que en 2022 suba la producción mundial de trigo, hasta situarse en 782 millones de toneladas. Ello ocurrirá, según el organismo internacional, a pesar de que la superficie cosechada en Ucrania caerá en 20% y de que Marruecos registra una importante sequía. Rusia, Canadá, Estados Unidos, India y Paquistán incrementarán la producción, mientras que en la Unión Europea permanecerá sin variaciones y en los países del Cercano Oriente se logrará una producción promedio, indica el informe de la FAO.

En cuanto al maíz, uno de los principales cultivos secundarios, se estima que la cosecha en Brasil crecerá significativamente en 2022 y se situará en 116 millones de toneladas. En cambio, podría caer la producción de Argentina, Sudáfrica y el resto del África austral a causa del clima, así como la de los Estados Unidos, el mayor productor del mundo, ante la preocupación por el encarecimiento de los fertilizantes agrícolas y otros insumos agropecuarios.

Aumentarán las reservas de cereales al cierre de 2022

De materializarse la nueva estimación de la FAO sobre las reservas mundiales de cereales al cierre de las campañas de 2022, estas serían de 856 millones de toneladas, con lo que se situarían un 2,8% por encima de sus niveles de apertura. 

En el caso concreto de los cereales secundarios, se espera que las reservas estén un 2,4% por encima de sus niveles de apertura. Al respecto, la FAO indica que “la mayor parte de ese incremento se deriva del aumento del 5,5% previsto para las reservas mundiales de maíz, sustentado por la acumulación de existencias en Ucrania como consecuencia de la suspensión de las exportaciones, mientras que se prevé que las reservas mundiales de cebada se contraerán en un 12,0%”.