HomeEmpleoSalud mental de mujeres jóvenes de bajos ingresos: la más afectada por las medidas contra el Covid-19

Salud mental de mujeres jóvenes de bajos ingresos: la más afectada por las medidas contra el Covid-19

El nivel de ingresos, la ocupación, la edad y el género fueron determinantes en el impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental.

La Organización  Mundial  de  la  Salud  (OMS) define la salud mental  como  “un  estado  completo  de  bienestar  físico,  mental y social,  y  no  solo  la  ausencia  de  enfermedades”.

En días pasados, cuatro investigadores colombianos y uno de origen español publicaron el libro Impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental en Colombia. Los análisis fueron realizados a partir de la base de datos del estudio PSY-COVID, una iniciativa científica internacional que busca evaluar el impacto psicosocial de la pandemia en 30 países. En Colombia, esta iniciativa contó con el apoyo del Colegio Colombiano de Psicólogos (COLPSIC) y de 25 entidades aliadas.

Con el apoyo de 11 coordinadores departamentales y 1.500 agentes de difusión, fueron encuestadas 18.061 personas en Colombia. Los participantes en el estudio respondieron una encuesta anónima en línea durante la primera cuarentena, es decir, del 20 de mayo al 20 de junio de 2020. Para el análisis, se tuvieron en cuenta las variables de género, nivel de ingresos, ocupación, nivel de estudios, grupo étnico, área de residencia, región y grupos de edad.

Los autores de la investigación son Juan P. Sanabria, doctor en Psicología de la Salud y del Deporte de la Universidad Autónoma de Barcelona (España); Bernardo Useche, PhD en Salud Pública de la Universidad de Texas; Pedro P. Ochoa, magíster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud de la Universidad de Almería (España); Diego F. Rojas, doctor en Epidemiología y Bioestadística de la Universidad CES (Colombia), y Antoni Sanz, doctor en Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona (España).

Alrededor de un tercio de los participantes presentó riesgo de depresión y ansiedad

El estudio confirmó el impacto negativo de la pandemia en la salud mental de la población. “En Colombia, existe evidencia de que la salud mental era precaria antes de la pandemia. […] este estudio indicó que, con respecto a la Encuesta Nacional de Salud Mental de 2015, hubo 2,5 a 2,8 veces más personas con riesgo de ansiedad y 1,5 a 1,9 veces más personas con riesgo de depresión en la primera ola del brote de Covid-19”, detalló el estudio.

En cuanto a los indicadores de salud mental, se encontró que el 35,0% de los participantes presentó riesgo de depresión, el 31,2% de somatización, el 29,2% de ansiedad y el 21,3% de soledad.

En cuanto a los indicadores de salud pública, alrededor de un tercio de los encuestados presentó una alta afectación en la adaptación a los cambios (37%) y en la capacidad de resistir posibles extensiones de las restricciones de movilidad más allá de unas pocas semanas (36%).

Le puede interesar  Lanzan sello ambiental para la ganadería colombiana

La confianza también se vio afectada con la pandemia. El 64,2% de los encuestados reportó tener poca o ninguna confianza en el gobierno nacional, porcentaje que se ubicó en el 48,5% en el caso del gobierno regional. Además, el 77% reportó tener poca o ninguna confianza en la población general.

Las expectativas frente al futuro tampoco fueron muy halagadoras. Un porcentaje considerable de los encuestados manifestó que percibe amenaza en la actividad laboral (63,3%), en el empleo (33,7%) y en los ingresos económicos (55,2%).

Mujeres jóvenes de bajos ingresos: las más afectadas

El estudio también encontró, en concordancia con investigaciones de la Organización Mundial de la Salud y de centros académicos alrededor del mundo, que la distribución desigual de recursos es “un factor estructural de alta afectación en la salud mental de la población”.

En general, “los grupos poblacionales más afectados por la pandemia fueron las personas de género no binario, sin estudios o con estudios bajos, con ingresos bajos, residentes en las regiones de Amazonas y Orinoquia, adultas jóvenes, pertenecientes a minorías étnicas y con ocupación de estudiantes”.

Los autores destacaron que, de toda la población colombiana, las mujeres jóvenes (entre 18 y 29 años) de bajos ingresos han sido las más afectadas y tienen más riesgo de enfrentar problemas mentales.

Recomendaciones

El estudio de Sanabria, Useche, Ochoa, Rojas y Sanz se propuso aportar información de calidad para la toma de decisiones gubernamentales basadas en evidencia.

Una de las principales recomendaciones al Gobierno nacional apunta a la necesidad de priorizar la salud mental en Colombia, lo cual, en su concepto, no ha ocurrido hasta ahora.

Además de fortalecer la política pública de salud mental en el país, los investigadores recomendaron implementar programas que promuevan las conductas individuales y colectivas que dan a lugar a medidas no farmacológicas, las cuales son claves para la mitigación y la supresión de la pandemia.

Asimismo, los investigadores recomendaron intervenir no solo las conductas individuales o colectivas, sino también los determinantes sociales que las propician. Según la Organización Mundial de la Salud, estos se refieren a “las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud. Esas circunstancias son el resultado de la distribución del dinero, el poder y los recursos a nivel mundial, nacional y local, que depende a su vez de las políticas adoptadas”.

En esta línea, llamaron a avanzar en la seguridad económica y alimentaria de la población, por considerarla un requisito indispensable para preservar la salud mental en tiempos de pandemia. Las personas interesadas en participar en una nueva fase del estudio pueden hacerlo en este enlace.

Más crónicas

  • Pesebre, Navidad, Fiestas, Comercio

    El pesebre, que por generaciones simbolizó la Navidad en los hogares colombianos, ha venido cediendo terreno. Cada vez más, comparte su protagonismo con otros elementos navideños.

  • Navidad, Comercio, Fiestas

    En diciembre, la decoración navideña se toma muchos hogares colombianos. Ventas ambulantes, tiendas de barrio, locales, centros comerciales y supermercados se suman al espíritu navideño, con la esperanza de mejorar los ingresos del año y, como se dice coloquialmente, “hacer su diciembre”.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Muchos de estos productos decorativos son fabricados a mano o de forma artesanal en micro, pequeñas y medianas empresas.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    Gran parte del comercio formal e informal ofrece la decoración navideña desde noviembre.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    A lado de Papá Noel, los muñecos de nieve se posicionan cada vez más como imperdibles de la época navideña.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El árbol navideño es una de las decoraciones que no puede faltar en esta época. En el comercio se consigue una gran variedad de árboles, la mayoría plásticos, de distintos tamaños, precios y acabados.

  • Navidad, Fiestas, Comercio, Centro comercial

    Al verde y el rojo, que han sido los colores tradicionales de la época decembrina, se han venido sumando otros como el plateado, el dorado y el blanco, más propios de decoraciones que representan la nieve que acompaña estas fiestas en el hemisferio norte. Cada uno de estos colores evoca valores propios de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color blanco en los artículos decorativos evoca la pureza, la fe y la iluminación de la Navidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El color rojo representa la alegría, el amor y la generosidad.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El verde simboliza la esperanza, la naturaleza y la vida.

  • Navidad, Fiestas, Comercio

    El dorado evoca la prosperidad y la riqueza.

¿Qué sería de la Navidad sin sus luces, formas y colores?

¿Qué sería de la Navidad sin la decoración que la caracteriza? Entre luces, Papá Noel, pesebres, árboles de Navidad, muñecos de nieve y renos son protagonistas.
  • navidad, ventas, comercio

    Diciembre es la época más esperada por los comerciantes. Este año, ha pasado una gran cantidad de compradores por las calles y locales de Fontibón, en un diciembre más cercano a la normalidad prepandemia.

  • navidad, ventas, fontibón, tiendas

    Los locales se preparan para esta época del año. Para ello, exhiben llamativas decoraciones y surten hasta el tope sus estanterías con mercancías para todos los gustos y presupuestos.

  • juguetes, peluches, compras

    Juguetes, ropa y zapatos son algunos de los productos con los que familiares y amigos esperan hacer felices a niños y niñas.

  • Tienda de ropa, ventas, navidad

    Los adultos también reciben detalles en Navidad. Pantalones, camisas, faldas y chaquetas hacen parte de los artículos más vendidos.

  • juguetes, ventas, fontibón

    Además de los locales comerciales, hay una gran oferta de ventas ambulantes. Estas se concentran en la carrera 100, muy cerca a la plaza de mercado del barrio.

  • juguetes, ventas ambulantes, navidad

    En esta época navideña, lo que más se ve en los puestos ambulantes son juguetes. Sobresalen los juegos de mesa, los peluches, los superhéroes y los juegos de rol.

  • ventas, navidad, calle

    Muchos de los locales comerciales optan por exhibir sus productos en la calle, para atraer visitantes y competir con los vendedores informales.

  • ventas, calle, fontibón

    Todos los días, los comerciantes alistan desde muy temprano sus productos, para aprovechar la gran afluencia de compradores que hay entre las 8:00 am. y las 9:00 pm.

  • tienda, ventas, juguetes

    En diciembre, las vitrinas y las calles se llenan de juguetes, pero también reflejan las esperanzas de miles de comerciantes que esperan recuperarse de la crisis que ha dejado la pandemia.

Fontibón alumbra su comercio en esta Navidad.

Fontibón es una de las localidades más visitadas por los bogotanos para hacer sus compras navideñas, por la gran variedad de productos y los precios bajos que ofrece tanto el comercio formal como el informal. La carrera 100 es protagonista.
  • Tomate,

    En Ubalá (Cundinamarca) un grupo de campesinos, víctimas del conflicto armado y jóvenes unen sus esfuerzos para reactivar la economía del municipio con la producción de tomate de invernadero.

  • Tomate 2

    “El tomate para nosotros es como la esposa o los hijos, porque uno se enamora de esas plantas”, afirmó Juan Beltrán, un campesino de la región.

  • Tomate 3

    Los habitantes de Ubalá crearon la Asociación Agropujanza del Guavio, para organizar la producción de tomate “Chonto Roble”. “Agropujanza es la viva muestra de que cuando una asociación trabaja y todos ponen su granito de arena se llega lejos”, afirmó Juan Beltrán.

  • Tomate 4

    El éxito de su asociación ha sido tal que semanalmente envían entre 3 y 12 toneladas de tomate a las centrales de alimentos más importantes de Bogotá.

  • Tomate 5

    Actualmente los campesinos del municipio se encuentran en la gestión de alianzas internacionales que les permitan tecnificar las formas de producción de tomate y encontrar nuevos mercados para su producto.

  • Tomate 6

    Los habitantes del municipio lograron hace unos meses una alianza estratégica con el gobierno de República Checa, que decidió aportar recursos para mejorar el sistema de riego de los tomates.

  • Tomate 7

    Según Agropujanza, “un producto que los intermediarios nos compran a $27.000 termina siendo vendido en mínimo $55.000 a los grandes almacenes”. Actualmente, la Asociación adelanta gestiones para comercializar el tomate directamente.

  • Tomate 9

    Los campesinos están buscando alianzas que les permitan exportar sus productos y venderlos sin intermediarios. Con esto en mente, Agropujanza participó en AgroExpo, la feria agropecuaria más grande del país, el pasado mes de octubre.

Le puede interesar  "La acción climática es urgente" Gobierno Nacional en la PreCOP

Campesinos de Ubalá quieren exportar tomate de invernadero

Los campesinos de Ubalá han reactivado la economía a partir de la producción de tomate de invernadero. Actualmente, buscan recursos e incentivos económicos para evitar a los intermediarios.
  • San Victorino, Comercio

    San Victorino es uno de los lugares en donde más se venden disfraces, accesorios y decoración para la temporada de Halloween. Según comentan varios vendedores ambulantes, empezaron a vender accesorios, máscaras y disfraces infantiles desde mediados de septiembre.

  • Máscaras, Halloween

    Las máscaras para adultos llegaron desde hace unos años para quedarse. “Hoy, sorprendentemente, se disfrazan más los adultos que los niños”, afirma Lorena Díaz, vendedora de San Victorino.

  • Máscara, Halloween

    Entre los accesorios más novedosos se encuentran las máscaras de neón para adultos. Se han vendido sobre todo al por mayor para fiestas de disfraces.

  • Superhéroes, Halloween

    “Aunque se imponen tendencias nuevas, desde hace unos años los disfraces que más nos llegan y que más despachamos son los de superhéroes. Se han convertido en los clásicos”, afirma Claudia Fuertes, vendedora de Ensambles y Adornos, en San Victorino.

  • Terror, Payaso, Halloween

    La decoración de terror mantiene su demanda. “Halloween es, de todas formas, la temporada más terrorífica del año”, asegura Alexa Rojas, vendedora de San Victorino.

  • Galerías, Comercio, Halloween

    Galerías es otro de los lugares icónicos para la temporada de Halloween. A diferencia de San Victorino, este año fue mayor la venta de accesorios y decoración que la de disfraces.

  • Halloween, Máscaras, Comercio

    Lo que más se pregunta en el sector son las máscaras de Los Juegos del Calamar. “Desde hace un tiempo, Halloween va al ritmo de las series de Netflix y las películas de Disney. El año antepasado vendimos muchas máscaras de Coco; el pasado, de La Casa de Papel, y este, de la serie coreana”, comenta Lorena Díaz, vendedora de Punto Comercial 53.

  • Calabaza, Halloween

    A diferencia de lo que se vende en otros lugares de la ciudad, como San Andresito y El Restrepo, en la 53 hay varios talleres de artistas que se han comprometido con la celebración de Halloween. Aquí las calabazas hechas en yeso y en cerámica han cobrado un lugar especial. Pintarlas se convierte en un todo un arte.

  • Halloween, Calabazas

    “Con la fascinación de las personas por el bordado, aprovechamos para hacer calabazas tejidas, a una y dos agujas, para este Halloween”, comenta Jesús Rodríguez, profesor de arte y vendedor de la zona de Galerías.

  • Dia de Muertos

    El Día de los Muertos también está presente en Bogotá

Así luce Bogotá en la época más terrorífica del año

Entre máscaras, pelucas y tutús, se vive el Halloween en San Victorino y Galerías.
spot_img

Salud mental de mujeres jóvenes de bajos ingresos: la más afectada por las medidas contra el Covid-19

El nivel de ingresos, la ocupación, la edad y el género fueron determinantes en el impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental.

La Organización  Mundial  de  la  Salud  (OMS) define la salud mental  como  “un  estado  completo  de  bienestar  físico,  mental y social,  y  no  solo  la  ausencia  de  enfermedades”.

En días pasados, cuatro investigadores colombianos y uno de origen español publicaron el libro Impacto de la pandemia de COVID-19 en la salud mental en Colombia. Los análisis fueron realizados a partir de la base de datos del estudio PSY-COVID, una iniciativa científica internacional que busca evaluar el impacto psicosocial de la pandemia en 30 países. En Colombia, esta iniciativa contó con el apoyo del Colegio Colombiano de Psicólogos (COLPSIC) y de 25 entidades aliadas.

Con el apoyo de 11 coordinadores departamentales y 1.500 agentes de difusión, fueron encuestadas 18.061 personas en Colombia. Los participantes en el estudio respondieron una encuesta anónima en línea durante la primera cuarentena, es decir, del 20 de mayo al 20 de junio de 2020. Para el análisis, se tuvieron en cuenta las variables de género, nivel de ingresos, ocupación, nivel de estudios, grupo étnico, área de residencia, región y grupos de edad.

Los autores de la investigación son Juan P. Sanabria, doctor en Psicología de la Salud y del Deporte de la Universidad Autónoma de Barcelona (España); Bernardo Useche, PhD en Salud Pública de la Universidad de Texas; Pedro P. Ochoa, magíster en Análisis Funcional en Contextos Clínicos y de la Salud de la Universidad de Almería (España); Diego F. Rojas, doctor en Epidemiología y Bioestadística de la Universidad CES (Colombia), y Antoni Sanz, doctor en Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona (España).

Alrededor de un tercio de los participantes presentó riesgo de depresión y ansiedad

El estudio confirmó el impacto negativo de la pandemia en la salud mental de la población. “En Colombia, existe evidencia de que la salud mental era precaria antes de la pandemia. […] este estudio indicó que, con respecto a la Encuesta Nacional de Salud Mental de 2015, hubo 2,5 a 2,8 veces más personas con riesgo de ansiedad y 1,5 a 1,9 veces más personas con riesgo de depresión en la primera ola del brote de Covid-19”, detalló el estudio.

En cuanto a los indicadores de salud mental, se encontró que el 35,0% de los participantes presentó riesgo de depresión, el 31,2% de somatización, el 29,2% de ansiedad y el 21,3% de soledad.

En cuanto a los indicadores de salud pública, alrededor de un tercio de los encuestados presentó una alta afectación en la adaptación a los cambios (37%) y en la capacidad de resistir posibles extensiones de las restricciones de movilidad más allá de unas pocas semanas (36%).

Le puede interesar  La música campesina y las ruanas se toman a Tenjo

La confianza también se vio afectada con la pandemia. El 64,2% de los encuestados reportó tener poca o ninguna confianza en el gobierno nacional, porcentaje que se ubicó en el 48,5% en el caso del gobierno regional. Además, el 77% reportó tener poca o ninguna confianza en la población general.

Las expectativas frente al futuro tampoco fueron muy halagadoras. Un porcentaje considerable de los encuestados manifestó que percibe amenaza en la actividad laboral (63,3%), en el empleo (33,7%) y en los ingresos económicos (55,2%).

Mujeres jóvenes de bajos ingresos: las más afectadas

El estudio también encontró, en concordancia con investigaciones de la Organización Mundial de la Salud y de centros académicos alrededor del mundo, que la distribución desigual de recursos es “un factor estructural de alta afectación en la salud mental de la población”.

En general, “los grupos poblacionales más afectados por la pandemia fueron las personas de género no binario, sin estudios o con estudios bajos, con ingresos bajos, residentes en las regiones de Amazonas y Orinoquia, adultas jóvenes, pertenecientes a minorías étnicas y con ocupación de estudiantes”.

Los autores destacaron que, de toda la población colombiana, las mujeres jóvenes (entre 18 y 29 años) de bajos ingresos han sido las más afectadas y tienen más riesgo de enfrentar problemas mentales.

Recomendaciones

El estudio de Sanabria, Useche, Ochoa, Rojas y Sanz se propuso aportar información de calidad para la toma de decisiones gubernamentales basadas en evidencia.

Una de las principales recomendaciones al Gobierno nacional apunta a la necesidad de priorizar la salud mental en Colombia, lo cual, en su concepto, no ha ocurrido hasta ahora.

Además de fortalecer la política pública de salud mental en el país, los investigadores recomendaron implementar programas que promuevan las conductas individuales y colectivas que dan a lugar a medidas no farmacológicas, las cuales son claves para la mitigación y la supresión de la pandemia.

Asimismo, los investigadores recomendaron intervenir no solo las conductas individuales o colectivas, sino también los determinantes sociales que las propician. Según la Organización Mundial de la Salud, estos se refieren a “las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el sistema de salud. Esas circunstancias son el resultado de la distribución del dinero, el poder y los recursos a nivel mundial, nacional y local, que depende a su vez de las políticas adoptadas”.

En esta línea, llamaron a avanzar en la seguridad económica y alimentaria de la población, por considerarla un requisito indispensable para preservar la salud mental en tiempos de pandemia. Las personas interesadas en participar en una nueva fase del estudio pueden hacerlo en este enlace.

spot_img

VEA TAMBIÉN

1 de cada 3 mujeres no tiene ingresos propios

María Fernanda Valdés, economista y coordinadora de la Friedrich Ebert Stiftung Colombia (FESCOL), explica cuáles son las mayores brechas económicas de género en Colombia.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Ningún país con una política pensional seria tiene dos regímenes que compiten e...

Kevin Hartmann, abogado y estudiante de doctorado de la Universidad de Lovaina, se refiere a la reforma pensional y aborda las principales problemáticas del sistema de pensiones en Colombia.

COLOMBIA