domingo, 4 de diciembre de 2022
Inicio  »  Industria  »  Se retrasa la aplicación del impuesto de renta a las multinacionales

Se retrasa la aplicación del impuesto de renta a las multinacionales

La nueva política que busca estandarizar la tributación de las compañías multinacionales —como Facebook, Twitter y Google— entraría en vigencia en 2024

se retrasa la aplicacion del impuesto de renta a las multinacionales

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico –OCDE– dio a conocer la actualización en el calendario para la implementación del impuesto a las empresas multinacionales (EMN) más grandes. Este impuesto, que en principio sería aplicado en 2023, estaría entrando en vigencia en 2024.

Así lo afirma el informe presentado ante los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales del G20 –grupo conformado por 19 estados y la Unión Europea–. El impuesto, que busca recaudar alrededor de 150 mil millones de dólares entre las empresas multinacionales (incluidas compañías digitales y tecnológicas como Facebook, Twitter y Google), hace parte del compromiso por una nueva fiscalidad internacional, firmado en 2021 por más 130 países y jurisdicciones, según informó la Agencia EFE en el cubrimiento de la noticia de hace un año.


El acuerdo se organiza en dos pilares: el Pilar Uno (reasignación de los derechos fiscales) consiste en el diseño e implementación de un mecanismo que, en primera instancia, identifique a las empresas multinacionales con ingresos superiores a 20 billones de euros y una tasa de rentabilidad del 10% antes de impuestos. En segunda instancia, determine los países en los que las EMN generen ingresos superiores a un millón de euros o a 250 mil euros en el caso de países con PIB inferior a 40.000 millones de euros. Y en tercera instancia, asignar las ganancias de las EMN –de acuerdo con una fórmula preestablecida– a los países que cumplan la anterior condición, para que se efectúe los pagos de los impuestos a la renta correspondientes.

Por su parte, el Pilar Dos establece un piso mínimo global de tributación al establecer un impuesto de renta de por lo menos 15% a personas jurídicas. “El impuesto mínimo aplicará a las EMN cuyos ingresos superen los 750 millones de euros”, detalla la Organización. Para este segundo pilar se espera que la OCDE defina un plan más detallado para finales de 2022.

BEPS (Base Erosion and Profit Shifting)

La Erosión en la base y traslado de beneficios (en español) es el término para designar las estrategias con las que empresas multinacionales eluden sus responsabilidades tributarias. Estas estrategias surgen por lagunas y ausencias legales existentes en los sistemas fiscales de las naciones, hecho que permite prácticas para evadir el pago de impuestos, como el traslado de capitales a países de escasa o nula tributación (conocidos como paraísos fiscales), a pesar de que sus operaciones se desarrollan en países diferentes.

Desde 2013 la OCDE viene trabajando en la BEPS 2.0, proyecto de reforma fiscal internacional para estandarizar la tributación corporativa a las compañías con operaciones en distintos países y, con esto, combatir las prácticas de elusión fiscal a nivel internacional.