lunes, 6 de febrero de 2023
Inicio  »  Campo  »  ¿Son convenientes los contratos a futuro de café?

¿Son convenientes los contratos a futuro de café?

En el debate de Control Político de la Comisión V del Senado se discutió la conveniencia de los contratos futuros de café. Hubo acuerdo sobre la importancia de cumplir los que se han firmado.

Contratos a futuro de café, Contratos a futuro, Café, Ventas de café a futuro, Más Colombia

El pasado debate de Control Político de la Comisión Quinta del Senado de la República, convocado por los senadores Jorge Enrique Robledo y Alejandro Corrales Escobar, giró en torno a los contratos a futuro del café, el alto precio internacional del producto y el impacto que han tenido las pérdidas económicas en el sector cafetero nacional. 


Al debate fueron citados el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez Vallejo y el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rodolfo Enrique Zea, quien delegó su asistencia en el viceministro de Asuntos Agropecuarios de dicha cartera, Juan Gonzalo Botero. 

“Es un error fomentar la especulación por medio de contratos de futuros”: Senador Robledo 

Dio inicio al debate el senador Robledo, quien resaltó la importancia de dar una discusión sobre la caficultura nacional, “un sector insustituible en Colombia”. Durante su intervención abordó varios temas, en los que señaló la importancia de cuidar la institucionalidad cafetera, explicó las graves consecuencias que traen los contratos futuros de café y aseguró que es un error que la institucionalidad cafetera fomente prácticas especulativas y de alto riesgo entre los caficultores, muchos de los cuales tienen bajos ingresos, están endeudados y difícilmente dimensionan las implicaciones de firmar estos contratos. Así mismo, llamó a los caficultores a cumplir con sus compromisos de entregar el café pactado con los compradores.

Para más Noticias como esta síguenos en: TwitterFacebookInstagramYoutube

comsion v senado
Debate en la Comisión Quinta del Senado de la República

Respecto a los contratos de futuros de café, el senador explicó que son operaciones en las que un caficultor vende su grano de café a un comprador, a un precio determinado, y se compromete a entregarle el fruto de su cosecha en el futuro, ya sea uno o dos años más adelante. En este sentido, el productor de café recibe el dinero por adelantado, basado en la expectativa de que efectivamente podrá producir el café prometido en el futuro. Con respecto a esto, el senador señaló que, “como en cualquier casino o tómbola”, en este tipo de contratos “no se sabe lo que puede pasar”, pues se trata de un “pacto a futuro”. El caficultor no sabe si la cosecha “va a salir buena o mala, si van a llegar plagas, si el precio del dólar va a subir o bajar, o si se va a cerrar un puerto o si no va a llegar un barco”. En consecuencia, “en el juego de tratar de hacer ganancias basadas en la especulación y no en la producción, se corre el riesgo de hacer mal las cuentas y de perder hasta la camisa”, advirtió el senador.


El senador advirtió que el sector caficultor colombiano “se encuentra en una situación bastante complicada, con pérdidas económicas cercanas a los 200 millones de dólares”, cifras que, señaló, “no ha podido confrontar” con las oficiales del Ministerio de Agricultura o la Federación Nacional de Cafeteros, pues “no se las han suministrado”. Advirtió que, de no reparar dicha situación, no solo “se pueden terminar quebrando las cooperativas de caficultores” sino que “se podría afectar el propio patrimonio del Fondo Nacional del Café”, lo cual sería “sumamente grave”. En consecuencia, consideró que “está en riesgo la institucionalidad cafetera”. 

Para soportar su punto, mencionó que 6 cooperativas, de las 33 que hay en el país, se encuentran actualmente en problemas por este tipo de contratos de especulación. Se refirió a una cooperativa en particular, de la cual se reservó el nombre, que tiene cerca de “140 mil millones de pesos embolatados porque un número grande de caficultores no le está entregando el café que le prometió”, y, sin embargo, la cooperativa, en calidad de intermediaria, “debe cumplir”. También recordó la quiebra reciente “de la cooperativa más grande de café de Colombia, conocida como la Cooperativa de Andes, con pérdidas por más de 130 mil millones de pesos” en el departamento de Antioquia. No obstante, señaló que “sobre este tema no se ha hablado ni se han señalado responsables” y, mientras tanto, los caficultores y cooperativas “siguen perdiendo dinero”, puntualizó.

De acuerdo con Robledo, las cooperativas “cumplen un papel fundamental al garantizar precios mínimos de compra para los productores de café”, además de que “almacenan, trillan y exportan café”. Y, gracias al rol que cumplen, los caficultores “no están a merced de intermediarios privados, quienes fijan precios a su antojo”, como lamentablemente sí lo están los demás productores del sector agrícola en el país.

Robledo hizo un llamado a las instituciones cafeteras como los Comités Departamentales, el Comité Nacional de Café y la Federación Nacional de Cafeteros, a dejar de fomentar los negocios especulativos entre los caficultores y a presentar las cifras exactas de las pérdidas hasta el momento. Asimismo, lanzó preguntas como “¿qué sucederá si el dólar sube a 5.000 pesos?” o, “¿si los buques se enredan más y los caficultores no pueden pagar [los fletes]?” Al respecto señaló que, “si el cafetero no cumple, la cooperativa no cumple y el Fondo Nacional de Café tampoco cumple, entonces se producirá una cadena de desastres”.  En línea con esto, invitó cordialmente “a los cafeteros que no están respondiendo con sus entregas, a cumplir”.


“Los contratos a futuro han demostrado que son fundamentales”: Senador Corrales 

El senador Alejandro Corrales coincidió con Robledo en solicitar a los caficultores que entreguen y cumplan con lo pactado, puesto que, de lo contrario, “se pone en riesgo la garantía de compra”. Sin embargo, tomó distancia del senador de oposición en cuanto a la lectura crítica de los contratos a futuro. 

Para demostrar su punto, comparó la venta de café a futuro a un crédito en un banco, y explicó que en ambos casos pasa lo mismo: “se trata de una herramienta que se utiliza de forma voluntaria, genera flujo de caja, fomenta el desarrollo y permite planificar”. Sin embargo, Corrales advirtió que, tal y como sucede con un crédito, “si las condiciones cambian, quien se compromete a futuro está obligado a responder, ya sea con plata o con producto”. 

Corrales resaltó los beneficios de los contratos futuros de café, los cuales, en su opinión, “aseguran el precio del café, generan rentabilidad, aportan liquidez y restan incertidumbre”. Por eso, “en los últimos 14 años, de los 17 que se lleva implementando este tipo de herramienta, al caficultor que vendió a futuro le fue muy bien”, advirtió Corrales. 

No obstante, reconoció que los incumplimientos en el sector sí plantean un riesgo por lo que le pidió al Gobierno alternativas de alivio, vía crédito, para que “la cadena caficultora goce de liquidez y garantía de compra”. Asimismo, solicitó “incentivos en precio” y sugirió que, mediante “una ofensiva diplomática a clientes comunes”, se reconozcan las “demoras” y se acuerden “plazos de entrega”.


Para Corrales, “ni el mejor economista hubiera podido predecir lo que iba a suceder en 2020 ni lo que sucederá en el futuro”. Señaló que, por esta razón, “desde la institucionalidad siempre se ha recomendado que el productor no venda a futuro más del 50% de su producción”, puesto que, “de lo que se trata es de cumplir”.

“Tenemos un estimado de entregas por plazos hasta 2023”: Viceministro Botero 

Prosiguió el viceministro Botero, quien señaló en su intervención que “la Política de comercialización de agricultura por contrato “Coseche y venda a la fija” es una estrategia sectorial que estipula “que, cuando hay agricultura por contrato, es reglamentario suscribir un documento comercial vinculante entre las partes”. De esta manera, “las partes tienen conocimiento de lo que están firmando en ese momento” y no lo hacen con “una banda en los ojos”. Por otra parte, señaló que los incumplimientos “no solo pondrían en riesgo la institucionalidad cafetera sino la política de Agricultura por contrato, “que hoy tiene 206.798 productores que han firmado contratos con más de 700 aliados por negocios de más de 1.4 billones de pesos”.

Con respecto al seguimiento por parte del Gobierno de la situación para garantizar el cumplimiento de las entregas, señaló: “hoy tenemos un estimado de entregas futuras de café, donde aspiramos que, de las 52 mil toneladas pendientes por entregar, se cumplan el 50% a 31 de diciembre de 2021”. De esta forma, “el Fondo Nacional del Café podrá terminar con un resultado contable comercial positivo y favorable”. Y, para el 50% del saldo restante, “aspiramos dar un plazo para el 10% de esa entrega, durante el primer semestre de 2022; del 20% durante el segundo semestre del mismo año, y que el 20% restante se pueda entregar en 2023”. Eso le daría tranquilidad al Fondo, puntualizó. Añadió que “se mantiene el incentivo de 100 mil pesos por carga para las entregas en 2021, evaluando un nuevo incentivo en el 2022, para que se cumplan los compromisos en 2022”, sin perjudicar al Fondo Nacional del Café. 

Por otra parte, el viceministro resaltó que desde el Ministerio se “está evaluando una línea de crédito con el Banco Agrario, con características especiales”, para generar un “alivio real en capital de trabajo” para los pequeños y medianos productores de café. Además “hemos planteado, una cifra cercana a los 100 mil millones, para el subsidio al seguro agropecuario en el país, donde el Gobierno subsidia el 80% de la prima; el Fondo aporta el 10% y el productor pagaría 10%”. Asimismo, “este año se han asegurado 174.900 hectáreas con aporte superior a los 52 mil millones de pesos y se harán esfuerzos para hacer un aporte adicional en noviembre, para atender a los productores perjudicados por la ola invernal de la Mojana sucreña bolivarense y antioqueña” para que “aseguren sus cosechas y recuperen lo perdido”, puntualizó. Por último, el viceministro Botero, señaló que se unía a los senadores Robledo y Corrales, “en la importancia de honrar el compromiso de entregar el café físico y cumplir la entrega”.


“Las fijaciones a futuro son herramientas de estabilización de precios”: Roberto Vélez Vallejo

Por último, el presidente de la Federación de Cafeteros, Roberto Vélez Vallejo, advirtió que quien se interesa en “las economías y las agriculturas de los países en desarrollo” tiene que mirar “este tipo de instrumentos”, como el de los contratos a futuro, como parte “del conjunto de herramientas del sector agricultura para planear negocios”. Y, con relación al calificativo de “especulativo”, instó al senador Robledo a reflexionar sobre sí “especula más quien de entrada coge una parte de su producto y le fija un precio para garantizar cierta parte de su ingreso en el presente, o quien espera un año o dos sin hacer nada para ver qué va a pasar”. En opinión del gerente, “las fijaciones a futuros son una herramienta fundamental en una estructura de estabilización de precios” porque le permiten al productor saber hoy cuál será su ingreso en el futuro”. Por esta razón, “no solo he recomendado los contratos a futuro sino los seguiré recomendando”, recalcó el gerente de la FNC. 

Vélez Vallejo invitó al senador a contarle de dónde salió el cálculo de “los 200 mil millones de dólares en pérdidas”, pues “la Federación no tiene cifras estimadas a la fecha por la dificultad que implica”. Por último, agradeció el llamado común por parte de todos los presentes en el debate, para que los cafeteros cumplan con sus entregas. También hizo énfasis en la importancia de seguir educando a los productores de café en este tipo de temas financieros, “tal y como ya lo viene haciendo la Federación con 70 mil caficultores, para que se honren y cumplan los compromisos adquiridos”.