HomeColumnistasUn sudado con la gallina de los huevos de oro

Un sudado con la gallina de los huevos de oro

Federico Escribal
Federico Escribal
Gestor cultural (UNTREF, Argentina). Director de la Cátedra libre de Gestión cultural (Universidad Nacional de La Plata, Argentina) y docente (Universidad Nacional de las Artes, Argentina). Fue director nacional de promoción de los derechos culturales y diversidad cultural (Argentina).

En épocas de “economía naranja” y un crecimiento exponencial en las ganancias de las plataformas globales de “contenidos”, urge debatir la centralidad del trabajo de artistas y trabajadores del sector cultural, para repensar la sustentabilidad del ecosistema cultural.

La pandemia arrasa las economías, globales y regionales. Mundialmente, alrededor de 97 millones de personas fueron empujadas a la pobreza extrema[1][2]. La intolerable exclusión social evidente en la pre-pandemia aceleró sus dinámicas de desigualdad. En el sector cultural, el impacto es singularmente severo: un informe publicado por la UNESCO recientemente estima en diez millones los puestos de trabajo perdidos en el marco de la crisis pandémica, y en alrededor de 750.000 millones de dólares las pérdidas económicas concretas[3]. Más allá de lo impactante del número, vale la pena preguntarse por los reales perdedores en esta catástrofe.

El informe indica con claridad que los trabajadores informales del sector son quienes acusaron con mayor impacto la actual crisis. Como en la figura del iceberg, en este momento emerge una trama contundente de desigualdad, que atraviesa al sector de la cultura. Siendo que una mayoría de las vocaciones artísticas se ven tempranamente abortadas, por la incertidumbre económica con la que se asocia a las trayectorias artísticas profesionales, potenciando la pérdida patrimonial basada en lo propio, llama la atención que aquellos que efectivamente se profesionalizan queden tan profundamente desamparados. Quienes trabajan en el sector sufren una precarización laboral endémica, signada por la multiplicidad de roles y trabajos, mal remunerados.

Con el mandato de la autogestión introducido como parte del relato neoliberal en la región en los /90, se busca exceptuar a los Estados de su responsabilidad en cuenta de los derechos culturales que asumió garantizar para su ciudadanía. Resulta paradójico que en una región en la que la cultura aporta un 7 % del PIB, la situación de quienes trabajan en el sector sea estructuralmente deficitaria, sin siquiera acceso a la seguridad social.

Le puede interesar  En rescate de nuestra memoria histórica, la cultura y el patrimonio

En la búsqueda de una transición digital justa, las condiciones laborales del sector deben ser problematizadas. Su abordaje político tiende a ser obturado en las sociedades contemporáneas[4], por la fuerza de las narrativas productivistas y el mito de que las artes son un “divertimento que alimenta el alma”.

 Un debate amplio en torno a donde se captura la renta del sector se vuelve urgente, en tanto el modelo “extractivista” actual, con estímulos mínimos para la formación y la experiencia, condena a nuestra región a la merma de la diversidad cultural y al empobrecimiento, también, de su registro simbólico. El debate –que excede lo económico, en tanto la función social de la cultura también lo hace– debe favorecer que nuestros creadores habiten el entorno digital provechosamente, garantizando condiciones dignas para emprender la profesionalización de las vocaciones artísticas en un ámbito de plena vigencia de los derechos laborales. Si no, estaremos preparando un sudado con la gallina de los huevos de oro.

Le puede interesar  Si se calla el cantor

[1] La pobreza extrema es calculada sobre la base de personas que cuentan con menos de U$D1.9 diarios para garantizar su subsistencia.

[2] GERSZON MAHLER, D., et al, 24 de junio 2021, Estimaciones actualizadas del impacto de COVID-19 en la pobreza global: ¿Dando la vuelta a la esquina de la pandemia en 2021?, World Bank Blogs, disponible en https://blogs.worldbank.org/opendata/updated-estimates-impact-covid-19-global-poverty-turning-corner-pandemic-2021

[3] UNESCO, 17 de junio de 2021, Cultural and creative industries in the face of COVID-19: an economic impact outlook, disponible en https://es.unesco.org/creativity/news/nuevo-panorama-de-unesco-sobre-impacto-economico-en-las

[4] MAURO, K. (2018), Entre el mundo del arte y el mundo del trabajo. Herramientas conceptuales para comprender la dimensión laboral del trabajo artístico, telondefondo. Revista de Teoría y Crítica Teatral (27), 114-143.

Federico Escribal
Federico Escribal
Gestor cultural (UNTREF, Argentina). Director de la Cátedra libre de Gestión cultural (Universidad Nacional de La Plata, Argentina) y docente (Universidad Nacional de las Artes, Argentina). Fue director nacional de promoción de los derechos culturales y diversidad cultural (Argentina).

VEA TAMBIÉN

¿Qué es la masa madre y en qué se diferencia de la levadura comercial?

Esteban Shuk, ingeniero de sistemas con dotes culinarias y experiencia en pan artesanal de masa madre, nos habla las ventajas y beneficios de este, en el día mundial del Pan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

DE ESTE COLUMNISTA

COLOMBIA