sábado, 24 de septiembre de 2022
Inicio  »  Industria  »  ¿El DANE se equivocó en las cifras de la construcción en Bogotá?

¿El DANE se equivocó en las cifras de la construcción en Bogotá?

David Suárez, economista y consultor, encontró un problema en las cifras que presentó el DANE para el sector de construcción en el PIB trimestral de Bogotá. Análisis.

el dane se equivoco en las cifras de la construccion en bogota

Hace algunas semanas, el DANE puso a disposición del público la información relacionada con las cuentas trimestrales para el PIB de Bogotá, en su esfuerzo por seguir con más detalle la situación productiva y de crecimiento económico en la capital del país, que aporta aproximadamente un 20% del valor total de la producción neta de impuestos y subsidios a nivel nacional.

Entre el primer trimestre de 2021 y el primer trimestre de 2022, el PIB de la ciudad a “precios constantes” creció un 11.5%, jalonado en gran parte por actividades de comercio, servicios y manufactura. De la misma forma, el crecimiento del PIB entre el primer trimestre de 2022 y el último trimestre de 2021, luego de considerar los efectos estacionales (como la Navidad) y de calendario (como los festivos) que permiten comparar los dos periodos, fue de 1,8%. A precios corrientes, el PIB trimestral calculado entre enero y marzo de 2022 creció un 19% frente al calculado en los mismos meses del 2021, y un 3,4% con respecto al valor registrado en el trimestre anterior.

Si usted es economista, estará familiarizado con los términos del párrafo que acaba de leer y es posible que no le sorprenda en lo más mínimo, con excepción de las cifras presentadas, las redundancias deliberadas o las comillas que encierran la frase “precios constantes”. Por el contrario, si usted no lo es , le agradezco que haya llegado hasta acá luego de este párrafo críptico y de excesiva jerga especializada: más allá de las sutilezas técnicas, probablemente el mensaje que le quede es uno de recuperación económica capitalina, tan importante en la economía nacional. ¡Y está en lo cierto!



No obstante, hubo algo en la divulgación de los datos que llamó profundamente mi atención y que constituye el principal motivo para escribir este texto: se trata del resultado del valor agregado para el sector de la construcción. En esencia, lo que sigue describe un enigma que me encontré por casualidad —pues no soy un economista que tenga particular interés en desfacer entuertos relacionados con las cuentas nacionales— y un pretexto para explicar mejor esas sutilezas técnicas que se esconden detrás de estos cálculos y que pueden llegar a confundir, incluso a un ojo entrenado.

El Enigma

De acuerdo con el boletín técnico del DANE, entre el primer trimestre de 2021 y el de 2022, el valor agregado del sector de la construcción creció un 24% a “precios constantes”. No obstante, decreció un 20% entre el último trimestre de 2021 y el primer trimestre de 2022, una vez se ajusta la serie “a precios constantes” para tener en cuenta los efectos estacionales. A precios corrientes, el valor agregado del primer trimestre para este sector creció un 37% anual y decreció un 0,5% en relación con el trimestre octubre-diciembre de 2021.

Confieso que la magnitud de esas variaciones, aunque plausible, me pareció un tanto extraña, comparada con las dinámicas de los otros sectores que presenta el boletín. Digamos que lo que me motivó a explorar con mayor profundidad este asunto fue simplemente la curiosidad, curiosidad justificada por las magnitudes de estas variaciones al resaltar mucho más que las de los otros sectores.

Con el fin de entender un poco mejor las cifras que procesa el DANE, es una buena práctica ir a los anexos estadísticos en Excel que acompañan siempre las publicaciones. Para el caso del PIB trimestral de Bogotá, contamos con dos archivos, cada uno con cuatro conjuntos de datos. En el primer archivo (Anexo PIB producción a precios corrientes) se encuentran las series para el PIB a precios corrientes, desagregadas para 12 y 25 sectores económicos, desestacionalizadas y sin desestacionalizar. En el segundo archivo (Anexo PIB producción a precios constantes), se presentan las series del PIB encadenadas con año de referencia 2015, para los mismos niveles de desagregación y con el mismo tratamiento para considerar efectos estacionales: estas series son las que el DANE conviene en llamar “a precios constantes”, si bien el término es un rezago de una metodología anterior que, aunque más imprecisa, es más fácil de entender (y justifica las comillas que cargo pesadamente a lo largo de este escrito).

Vea también: FAO, Gobierno y DANE: quién dice qué sobre seguridad alimentaria

En los archivos podemos observar que el sector de la construcción está compuesto por tres subsectores: Construcción de edificaciones residenciales y no residenciales; construcción de carreteras, vías férreas y otras obras de ingeniería civil y, por último, alquileres de maquinaria y equipo asociados a las actividades de construcción. De los ocho conjuntos de datos disponibles, siete tienen sentido: las tasas de crecimiento calculadas para el sector de la construcción como un todo concuerdan con las del boletín técnico y siguen la trayectoria de los subsectores que la componen.

El enigma surge en las series encadenadas que han sido objeto del tratamiento econométrico de la desestacionalización: mientras que el valor agregado de la construcción decrece, tal como lo revela el boletín y los comunicados de prensa, ¡el PIB de los subsectores que lo componen aumenta!

¿Cómo es posible esto?

La solución

Duré un tiempo considerable en entender lo que pasaba. Al no ser un especialista en contabilidad de agregados macroeconómicos, comencé a investigar un poco más las actualizaciones en la construcción de estos indicadores, que estaban lejos de ser el objeto de estudio en los cursos de medición económica que tomé hace ya unos buenos años en la universidad. Si bien el problema que describo tiene una solución trivial, lo que hice no fue del todo en vano: queda este escrito, y el recuerdo constante de que siempre es bueno fijarse en los detalles.

Le puede interesar: Las mujeres tienen mayor nivel educativo, pero poca participación en las decisiones del hogar: DANE

El problema no pasa directamente por la metodología, sino que se trata de un problema de presentación y reporte de la información: las series encadenadas para el PIB del sector de construcción agregado son las mismas en las hojas de Excel que contienen series desestacionalizadas y no desestacionalizadas. Este error complica sin necesidad la interpretación de la información, pues las series de los subsectores asociadas a la construcción sí cambiaron luego de aplicar la metodología para considerar efectos estacionales y, por definición, los valores agregados en las series encadenadas no suman el valor agregado del sector como un todo.

¿Fue esta decisión deliberada, o simplemente un descuido? A juzgar por el reporte en el que se muestran los resultados del proceso econométrico utilizado para desestacionalizar la serie, me inclino más por la primera opción: la única serie para la que no se encontró estacionalidad identificable fue la de construcción agregada.
En otras palabras, la serie se resiste a ser domesticada.

Lea también: El 75% de los municipios en Colombia se dedica a actividades terciarias: DANE

Como la dinámica de los subsectores no se presenta en el boletín técnico, la situación pasa por debajo de la mesa. De igual forma, el error hubiera pasado más desapercibido aún si las series de los subsectores que la componen, y que sí revelaron efectos estacionales, hubieran presentado tasas de crecimiento negativas, igual que la serie agregada.

Por ahora, me conformaría con una nota aclaratoria del DANE, que mencione la situación en el Excel y presente los resultados diciendo que los cambios para construcción se hacen con la serie encadenada original. Me tranquiliza que el carácter de las cifras es aún preliminar.

Cosas de ñoño curioso.

Conclusión

Más allá de todos estos tecnicismos, lo más importante que debe llevarse una vez llegados a este punto es un algoritmo sencillo que le permita entender lo que le presentan con respecto al PIB, en caso de que lo necesite. Este algoritmo se puede resumir en tres ítems:

  1. El valor agregado de un sector a precios corrientes es igual a la suma del valor agregado de los subsectores que lo componen.
  2. El valor agregado de un sector, calculado con el encadenamiento, NO es igual a la suma del valor agregado de los subsectores que lo componen. Tenga en cuenta que el DANE le sigue llamando a estas series “precios constantes”, a pesar de que conscientemente cae en un error.
  3. Las tasas de crecimiento de los subsectores pueden ser muy diferentes a las del sector agregado. Sin embargo, la tasa de crecimiento del sector agregado es aditiva con respecto a las tasas de crecimiento de los subsectores que la componen.

El DANE presentará pronto las cifras anuales para el PIB departamental. Ojalá al lector le sirvan los tres puntos anteriores.

Siga leyendo: El 70% de los colombianos en zonas rurales se considera pobre: DANE