HomeColumnistasEnergía y reactivación

Energía y reactivación

IMG 20210706 095141 scaled e1625585101854
Juan Pablo Fernández
Economista. Analista económico, de políticas públicas y problemáticas sociales. Twitter: @FernandezMJP

Existen cuatro ejes que sustentan a los sistemas de provisión de energía: la confiabilidad, la calidad, la accesibilidad y la sostenibilidad. El de la sostenibilidad, de reciente introducción en las políticas públicas, se viene construyendo desde la perspectiva de los impactos y beneficios puntuales de cada proyecto energético y la visión generalizada del sistema, es decir, de cómo mueve al desarrollo.

La energía en nuestro país se trata como un servicio público donde actores estatales y privados concurren al mercado, y con una regulación que busca “asegurar la compatibilidad de un mercado eficiente con los principios del Estado Social de Derecho” y permitir que “para un inversionista sea ‘igualmente’ atractivo [y riesgoso] invertir en una empresa prestadora de servicios públicos sujeta a la regulación estatal o en una de similares características pero en condiciones eficientes de libre competencia” (Corte Constitucional, Sentencia 150 de 2003).

Lo descrito por la Corte ha irradiado a la política macroeconómica y al sistema energético nacional en las tres últimas décadas, con lo cual, la política pública ha aplicado criterios de mercados en libre competencia, donde el riesgo y la rentabilidad son altos, a mercados predominantemente oligopólicos desde la perspectiva nacional y monopólicos en algunos eslabones y territorialmente. También existen segmentos con mixtura de competencia monopolística con libre competencia, como sucede en la distribución minorista de combustibles donde el 88% del empresariado es mipyme.

Una política pública que genera incentivos de libre competencia donde hay control de pocos actores trae transferencias de rentas en razón a que los parámetros regulatorios de remuneración al capital invertido incluyen un riesgo mayor al real. En producción de electricidad, por ejemplo, tres empresas controlan cerca de la tercera parte de la oferta; en refinación de combustibles fósiles un actor concentra la oferta; en distribución mayorista de combustibles (eslabón que sirve de bisagra entre el refinador y el distribuidor al consumidor final) cuatro empresas intermedian cerca del 90% de la oferta, etc.

A estas estructuras, por la vía de la política productiva, las ha influenciado un elemento macroeconómico: los déficits gemelos (cuenta corriente y fiscal). Para cubrirlos se recurre en parte a la inversión extranjera que cierra la diferencia entre el ahorro nacional y la inversión de la economía, ecuación donde los recursos del ahorro foráneo tienen entre sus principales lugares de aterrizaje a la energía (30% del stock de la inversión extranjera.)

Le puede interesar  Seguridad alimentaria en el centro occidente de Colombia: El café II

Al comparar con otros países el valor de un galón de combustibles o de un kilovatio de electricidad ‒donde se concentra el 56% de la oferta de energía nacional‒, Colombia se ubica en la parte media de la tabla, pero si se agregan otros parámetros el panorama cambia. Un galón de gasolina, por ejemplo, equivale al 15% del ingreso por habitante diario, esto es superior a Chile (8%), Ecuador (6%) o Estados Unidos (2%). Hay que tener presente que las políticas de precios en materia de combustibles fósiles varían entre países. Y un kilovatio de electricidad aquí equivale al 0,42% del ingreso promedio diario y en Brasil al 0,31%, Japón 0,19%, Alemania 0,21% y Estados Unidos 0,07%.

El comportamiento yoyo en las ventas por la Pandemia (incluyendo a la agitación social) ha dificultado la operación y la planeación en las empresas, creando un problema de oferta. La energía es un insumo fundamental para la producción y la movilización de mercancías (en el costo logístico, el transporte pesa 46% en la industria, 26% en el comercio y 31% en las Mipyme), luego medidas alrededor de esta, que trasladen algunas eficiencias al consumidor final, serían fuente de alivios competitivos para la oferta nacional de bienes y las cadenas de suministro. Y por supuesto, incentivar la expansión de la confiabilidad, la calidad, la accesibilidad y la sostenibilidad en todas las fuentes energéticas ‒la provisión de energía es una importante fuente de desarrollo en si misma‒, sin descuidar los balances socioambientales y promoviendo la reactivación de la inversión.

Le puede interesar  El deporte y el subdesarrollo
IMG 20210706 095141 scaled e1625585101854
Juan Pablo Fernández
Economista. Analista económico, de políticas públicas y problemáticas sociales. Twitter: @FernandezMJP

VEA TAMBIÉN

“Colombiano compra colombiano”: una posible estrategia para enfrenta...

Sander Rangel, director del programa de Economía y Finanzas de la Universidad de la Salle, explica a qué se debe el alza en los precios de los alimentos y afirma que comprar productos colombianos puede ser una estrategia para no sentir tan fuertemente el impacto de la inflación.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

DE ESTE COLUMNISTA

COLOMBIA

  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.