lunes, 27 de junio de 2022
Inicio  »  Industria  »  “Es cada vez más difícil conseguir y mantener mano de obra en el campo”: Experto

“Es cada vez más difícil conseguir y mantener mano de obra en el campo”: Experto

Mauricio Angel, gerente general de Ideagro, habló en exclusiva con Más Colombia sobre su empresa y sobre la importancia de tecnificar el campo como una manera de atraer mano de obra a largo plazo.

WhatsApp Image 2022 04 28 at 2.48.22 PM

Mauricio Angel es administrador de empresas, fundador y gerente de Ideagro, una empresa colombiana creada en 2007, que se dedica a la fabricación y comercialización de maquinaria para el sector agropecuario.

¿Cuáles han sido los principales retos de emprender en este sector?

En un país como Colombia, donde la mayoría de los equipos son importados, el mayor reto ha sido fabricar maquinaria agrícola relativamente compleja. En Colombia siempre ha existido maquinaria agrícola para la preparación de suelos con equipos pesados. Pero lo que identificó y diferenció a Ideagro de otras empresas fue que, desde el comienzo, fabricó equipos complejos y con muchos mecanismos. Aunque los equipos importados son de excelente calidad y son probados en distintas partes del mundo, era necesaria cierta adaptación a las condiciones de nuestro país, no solo en el funcionamiento de las máquinas sino en el precio. 



¿Qué tipo de maquinaria comercializan? 

Vendemos equipos para agricultores y para el sector ganadero, con el propósito de que sus tareas sean más eficientes y productivas en el campo. Vendemos cosechadoras, remolques de varios tipos, enfardadoras, segadoras e hileradoras, fumigadoras, máquinas de ensilaje, partes y repuestos, entre otras.

foto ideagro 1

¿Cuáles son las principales materias primas que utilizan en sus equipos? ¿Son nacionales o importadas?

La materia prima más importante es el acero y después de eso tenemos una gran cantidad de componentes, como llantas importadas, porque a nivel nacional no se producen en las medidas necesarias para tractores. Tampoco se producen en Colombia los componentes hidráulicos, ni los cilindros hidráulicos, mangueras, mantos y algunos ejes. En su mayoría son componentes importados. Ahora, en nuestro proceso de fabricación es importante anotar que toda la mano de obra, soldadura, pintura, y todos esos valores agregados son producidos por nosotros. 

Tenemos proveedores nacionales para hacer cortes. También proveedores de mecanizados, es decir, personas que nos ayudan a darle forma a piezas y a ejes que necesitamos y, aunque producimos una parte internamente, otras las subcontratamos acá en Colombia. Esto es así con algunos procesos de pinturas, de tratamientos especiales para las piezas y otros servicios varios. 

(Le puede interesar: 7 desafíos del campo colombiano)

¿Cómo fue el proceso de desarrollo de esta tecnología?

El proceso para desarrollar esta tecnología en un país como Colombia nació de una necesidad específica del agricultor o del ganadero que encajó dentro de lo que era nuestra visión estratégica. Y así trabajamos.

Si la necesidad del agricultor o del ganadero encaja con nuestra visión estratégica y vemos un potencial de mercado, iniciamos un piloto de fabricación en el que buscamos un primer cliente. A este cliente le damos unas condiciones especiales, pero debe estar dispuesto a tolerar lo que implica poner en funcionamiento un producto  y contar con una paciencia especial. Después de lanzar el prototipo y hacerle seguimiento en campo y trabajar de la mano con el propietario, lo damos a conocer entre nuestros demás clientes. 

¿Exportan maquinaria?

Ideagro exporta a otros países del continente. Tenemos exportaciones regulares en Guatemala, Costa Rica, República Dominicana, Panamá, Ecuador, Perú y algo a Bolivia. Eventualmente, hacemos otras exportaciones a sitios con ventas directas como ha sido a Estados Unidos, India, Europa y África, pero son negocios más puntuales. En cambio, los otros sí son con distribuidores. En Perú, por ejemplo, ya abrimos oficina. 

¿Cuántos empleados tiene Ideagro a la fecha y cuáles son sus perfiles?

Contamos en este momento con alrededor de 65 empleados, que hacen parte en su mayoría del área de metalmecánica. Tenemos soldadores, torneros, personas de mecanizado, pintores. También tenemos personas que saben mucho de maquinaria y son colaboradores en campo, para entregar los equipos y ponerlos en el punto. En el back office tenemos el área de compras, la de contabilidad y un departamento de diseño de maquinaria, con ingenieros y personal que viene de la parte de producción. 

¿Cuál es el perfil de los compradores de sus equipos?

Los podemos dividir en dos grandes grupos. El primero es el de nuestros distribuidores grandes de tractores en Colombia, y el segundo es el de los clientes directos, que pueden, a su vez, subdividirse en dos grupos: los clientes interesados en conseguir equipos propulsados por tractores —la parte fuerte de Ideagro y la más conocida—, y los clientes pequeños que no tienen tractores y no pueden usar implementos para esos equipos, sino herramientas más pequeñas como picapastos. 

Si tuviéramos que asignar un porcentaje, yo diría que los distribuidores ocupan más o menos el  50% de nuestras ventas y los clientes directos el otro 50%. De estos, los grandes y medianos productores ocupan un 40% y los pequeños alrededor de un 10%. 

¿Qué tanto incide la escala productiva en la efectividad del uso de la maquinaria? 

Esta es una de las principales metas por las que lucha Ideagro. Hemos tratado de darle herramientas al agricultor pequeño y mediano, para que pueda ser más competitivo frente al productor grande. Entonces desarrollamos, por ejemplo, un equipo que le permite a un pequeño ganadero guardar el pasto para sus animales en época de invierno, tratando de que el kilogramo  almacenado al final no sea tan diferente del que usa el gran productor, y hemos logrado acercarnos. Esto se debe a que muchas veces el pequeño productor es el que maneja sus propios equipos y es muy efectivo, cosa que no pasa tanto con los productores medianos y grandes, que trabajan con más personal y todos son empleados.

(También le puede interesar: El 70% de los colombianos en zonas rurales se considera pobre: DANE)

¿En cuánto difiere la productividad de un productor mecanizado de la de otro que no ha mecanizado?

La productividad de un agricultor mecanizado definitivamente aumenta y el porcentaje de esta productividad depende del tipo de cultivo y de otros factores. Sin embargo, recientemente hemos visto un nuevo fenómeno: antes, el uso de maquinaria se comparaba contra lo que costaba un jornal. Entonces, un productor compraba un repartidor de estiércol que valía 20 millones y lo comparaba contra lo que costaban dos jornaleros para llenar la finca de estiércol. Luego del cálculo, el dueño prefería quedarse con los jornales. Ahora lo que estamos viendo es que, si las fincas no cuentan con equipos que les faciliten el trabajo a los operarios y trabajadores, probablemente estos operarios no se le van a medir al trabajo o lo harán por poco tiempo y luego tomarán otra opción de empleo. Entonces, el tema de la maquinaria no solo es un tema productividad sino de hacerle más fácil la vida al agricultor y al trabajador para que tengan unas jornadas más suaves en cuanto al desempeño físico.

foto ideagro 2

¿Qué significa que los equipos tienen precios razonables para los pequeños y medianos?

Lo decimos porque cuando uno va a diseñar y comercializar un equipo puede tener dos enfoques. Pensar en un equipo altamente automatizado y de gran tecnología, como una fumigadora automática, que se abre y se cierra sola y cuenta con un aspersor con facilidades especiales, o pensar en una fumigadora que se abre y se cierra de forma manual. Al final del día, ambas fumigadoras debieron haber hecho su trabajo en las 5 hectáreas de tierra en el tiempo previsto para esa tarea, pero en Ideagro trabajamos desde el segundo enfoque: una fumigadora que haga bien su trabajo, pero que sea más económica para que no tenga tanta barrera en los compradores. Esa es nuestra propuesta en términos de precios.

¿Cómo se tecnifica un país con tanta producción en laderas?

Efectivamente, una gran proporción de agricultores y ganaderos se encuentra en zonas de ladera. Por eso hemos creado una línea especial que lo que busca es dotar al agricultor de algunas herramientas que no necesitan tractores. Tenemos motocultores, máquinas autopropulsadas y lo que hemos hecho es adaptar la tecnología de los otros equipos grandes a estos motocultores para darles una solución a pequeños y medianos agricultores que no están en zonas planas sino que están en terrenos ondulados. 

¿Cómo se compara el sector agropecuario en términos de tecnificación cuando ustedes comenzaron a como es ahora? ¿Cuáles son los principales retos?

Hace unos años, cuando comenzamos, probablemente no había tanta necesidad de mano de obra. Hoy esta demanda ha aumentado y hay zonas del país donde a la gente le cuesta encontrar trabajadores o mantenerlos, ya que en el campo estamos viendo una alta rotación de personal. En medio de esas circunstancias nuestro reto es lograr que, una vez cambien al tractorista u operario, el nuevo se pueda capacitar sin necesidad de que nosotros tengamos que ir a los sitios. Por eso hemos desarrollado material audiovisual para que el nuevo operario se capacite.

Creo que también es importante mencionar, por lo menos en el tema de ganadería, que cada vez hay una mayor consciencia de la necesidad de almacenar de alguna forma forraje para la actividad. Pretender montar una ganadería sin tener una reserva forrajera es muy difícil. Le llega un verano demasiado fuerte o un invierno duro y debe salir a comprar comida por fuera y pierde todo, porque es demasiado costoso abastecerse con forraje comprado. Entonces, hay una mayor consciencia de este tipo de cosas y el ganadero está sembrando más, ensilando, haciendo heno, o generando alguna solución de almacenamiento para las épocas de difícil acceso al forraje. 

Esto es importante para los pequeños ganaderos porque si se quedan sin poder alimentar a sus vacas en un verano, probablemente les va a tocar salir a vender su ganado en un momento en el que nadie está comprando ganado. Y van a perder parte de su patrimonio de un momento a otro. 

(Lea también: Insumos agropecuarios entrarán al país con cero arancel )

¿Qué tan tecnificado se encuentra el campo colombiano? 

Está muy poco tecnificado y lo afirmo motivado en lo que vemos en las ferias y sus vendedores. Nosotros llegamos, por ejemplo, a negociar con una empresa productora, italiana o turca, unos componentes o una máquina y le decimos que es para Colombia, un país con casi 50 millones de habitantes. Ese vendedor se sorprende porque eso significa que la cuota para Colombia va a ser muy importante, pero en la realidad no ocurre así porque no hay tanta demanda. Pongo como ejemplo el caso de las máquinas enfardadoras, que son máquinas que sirven para hacer fardos o pacas de heno cuadrado. Nosotros, que somos de las empresas que más vendemos esos equipos en Colombia, podemos vender 10 o 12 máquinas al año, mientras que un mercado como el de Turquía puede demandar 1.500 al año. Esto nos da una idea del potencial que puede haber en Colombia en el momento en que la agricultura y la ganadería  reaccionen y las condiciones para los productores sean mejores. 

¿Qué ha retrasado la tecnificación del campo colombiano?

Yo pienso que en las actividades agropecuarias en las que los números dan, la tecnificación llega. Cuando los números le dan al palmero, hace una inversión, compara una tecnología con otra y encuentra una oportunidad en esa tecnificación, pero cuando los números están demasiado cerrados no es posible hacer esto. Y es lo que le pasa a la mayoría de agricultores.

¿Qué tan posible tecnificar nuestra región andina?

Es un reto fuerte y creo que el Gobierno debe esforzarse para que así sea y para que el campo sea rentable. Veo soluciones en cacao, en el café, que históricamente ha funcionado, y el Gobierno tiene un papel fundamental.

foto ideagro 3

(Siga leyendo: ¿Por qué mientras China, Corea y Japón pudieron industrializarse, Colombia no?)