viernes, octubre 15, 2021
HomeIndustria"Necesitamos un plan económico de largo plazo en favor del sector textil": empresarios

“Necesitamos un plan económico de largo plazo en favor del sector textil”: empresarios

Empresarios textiles discutieron la crisis del sector y propusieron medidas para fortalecerlo.

Según las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el sector textil fue uno de los más golpeados con la pandemia. En 2020, su producción decreció un 21% y las ventas se redujeron un 18%. Sin embargo, varios empresarios y gremios han manifestado que el problema viene de antes y que se debe, en parte, a la falta de apoyo y garantías gubernamentales. 

La plataforma de información económica, Con Criterio, realizó el foro ¿Cómo va el sector textil?, que contó con la participación de Guillermo Criado, gerente comercial de Pat Primo; Maria Alexandra Cristancho, empresaria del sector textil en Norte de Santander, y Juan Carlos Rueda, empresario del sector textil en Valle del Cauca. Los empresarios analizaron los problemas del sector, su situación actual y las proyecciones a futuro. Aquí le contamos los detalles. 

Antes de la pandemia

Para Guillermo Criado, los problemas del sector textil y de las confecciones vienen de tiempo atrás. “Nosotros llevamos muchos años anestesiados. El problema tiene que ver con que nunca hemos sido considerados como un sector económico clave por parte del Gobierno, pese a que generamos grandes cantidades de empleo y producción. Hoy, por ejemplo, el sector tiene 1.600.000 empleos formales y cuenta con cerca de 70 mil fábricas”, explicó el gerente comercial de Pat Primo. 

A su juicio, las dificultades iniciaron en la época de los noventa, con la Apertura Económica. En los años ochenta, Colombia contaba con aproximadamente 400.000 hectáreas sembradas de algodón, que eran consumidas en su mayoría por el sector textil y de confecciones nacional. En la actualidad, solo hay 10.000 hectáreas sembradas de algodón en el país. “Lo que hemos aumentado significativamente son las importaciones; mientras en 1982 las importaciones representaron en 10% del Producto Interno Bruto (PIB), en 2019 correspondieron al 22,9% del PIB”, afirmó Criado. En su concepto, lo que explica estas cifras es la ausencia de una política económica de largo plazo y la reducción de los aranceles, que pasaron de ser en promedio del 23,4% en la década de los 80, a ser en promedio del 2,8% en 2019. 

Juan Carlos Rueda expresó un punto de vista similar. El empresario señaló que, con la Apertura y la firma de varios Tratados de Libre Comercio (TLC), el Gobierno se ha puesto del lado de los importadores y comercializadores, pero no de los productores. En el Valle del Cauca, donde trabaja en la actualidad, entre 2015 y 2017 las ventas disminuyeron en 120.000 millones de pesos, la utilidad bajó del 10% al 7% y la participación del sector en el PIB pasó del 3% al 2,3%. Rueda recordó que en el país se han perdido empresas claves del sector, como Quimtex, Pritiliana, El Cedro, Fabrisedas y La Garantía, entre otras. “Si antes el sector textil ya era una industria en coma, con la llegada de la pandemia era apenas obvio que los cierres definitivos serían numerosos”, afirmó el empresario. 

¿Qué ocurre actualmente en el sector?

María Alexandra Cristancho se centró en la situación que se vive en la región fronteriza con Venezuela. Según explicó la empresaria, en el departamento de Norte de Santander “la situación viene creciendo desde hace unos años con el inicio de la crisis de Venezuela. Las consecuencias no solo tienen que ver con el aumento del empleo informal, sino con la disminución de las ventas. Toda la producción textil de Cúcuta ni siquiera depende de Colombia, sino de nuestro principal cliente: Venezuela. Y desde que esta entró en crisis, no hemos recibido ninguna ayuda del Gobierno”.

Le puede interesar  "Todos los sectores tienen potencial para conquistar los mercados internacionales"

Por su parte, Guillermo Criado afirmó que, pese a los inconvenientes y la falta de apoyo institucional, “el sector textil ha demostrado ser lo suficientemente fuerte como para sobrevivir. Curiosamente, si miramos las cifras de este año, el sector textil ha reportado un crecimiento por una razón en particular: el contrabando disminuyó gracias a la pandemia, a la dificultad de traer productos de China y otros países asiáticos y al alto costo de los contenedores”. Sin embargo, Criado señaló que esta mejora es temporal y que la crisis podría agudizarse en unos años si las políticas públicas no empiezan a plantear soluciones o medidas que reactiven el sector.

De acuerdo con el gerente comercial de Pat Primo, Colombia no tiene posibilidades de competir con países como Vietnam y Bangladesh, al menos por ahora. Vietnam exportó en 2019 24,3 billones de dólares y reportó 7.000 fábricas textiles constituidas, y Bangladesh exportó 28,3 billones de dólares y reportó 4.000 fábricas textiles constituidas. En cambio, aseguró Criado, la situación en Colombia es diferente. “Nuestra balanza comercial es deficitaria desde hace tiempo, pues las importaciones superan con creces a las exportaciones. En cuanto al panorama empresarial, tenemos 70.000 empresas, casi todas micro y pequeñas, dedicadas a actividades relacionadas con la confección, calzado, cueros, telas y marroquinería, entre otras, que generan casi el 85% del empleo en el sector. Si observamos las cargas fiscales que tienen y las comparamos con las cargas fiscales que tienen las empresas en países como Vietnam y Bangladesh, encontramos otro aspecto clave en términos de competitividad: mientras las empresas en nuestro país deben lidiar con una de las tarifas más altas del Impuesto sobre la Renta, ahora del 31% y próximamente del 35%, en los países asiáticos esta no supera el 10%”. 

Juan Carlos Rueda insistió en la necesidad de que el sector textil trabaje de la mano con el Gobierno. Por ahora, aseguró, cada Gobierno entrante trae su propia política económica y cambia la anterior. “Necesitamos que las medidas sean de largo plazo y que estén en favor del sector textil. Si miramos las propuestas y proyectos de los senadores y representantes a la cámara, ni uno solo se ha ocupado de velar por nuestros intereses. Esto debería alertar a todo el mundo, pues la industria textil es una de las que más genera empleo en el país, especialmente para las mujeres entre los 45 y 50 años”, concluyó el empresario.  

Hacia el fortalecimiento del sector textil: ¿Qué proponen los empresarios para los años que vienen?

Para Criado, la revisión de la política de Apertura económica y la disminución significativa de los aranceles se debería complementar con inversión. A su juicio, varios países han podido fortalecer su industria textil a partir de la importación de bienes de capital, como las hilanderías. “En Colombia, podríamos aplicar una estrategia similar: financiar algunas empresas con tasas altas de productividad para que adquieran sus propias hilanderías y complementar esta medida con una estrategia integral que haga frente al contrabando y al contrabando técnico”, señaló el gerente comercial de Pat Primo. 

María Alexandra Cristancho coincidió en esto y, además, hizo énfasis en la necesidad de reducir la carga fiscal de las empresas. A su juicio, lo primero que tendría que hacer el Gobierno es establecer tarifas diferenciales del Impuesto sobre la Renta para las empresas pequeñas, medianas y grandes. “Todos estos costos adicionales que tenemos que cargar los empresarios no solo nos afectan a nosotros, sino que se trasladan de alguna forma al consumidor, pues para que sea rentable producir, debemos aumentar los precios”, aseguró la empresaria.

Más crónicas

  • Informalidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes, Ventas

    Aunque en los últimos diez años la informalidad ha caído un 6,9%, sigue siendo significativamente alta. En el periodo abril-junio de este año fue de 48,5%.

  • Recicladores, Informalidad,

    Según la Organización Mundial del Trabajo, el empleo informal abarca a “las personas ocupadas que por ley o en la práctica, no se encuentran cubiertas por la legislación laboral nacional”.

  • Informalidad, Ventas, Ruralidad, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Tal vez la cara más reconocida de la informalidad es la de los vendedores ambulantes. No obstante, no es la única.

  • Informalidad, Ventas, Libros, Librería

    Es común que los trabajadores de pequeños comercios laboren en condiciones de informalidad, así como muchos de los ocupados en oficios domésticos, de construcción y de reparación, entre otros.

  • Paseador de perros, Perros, Informalidad

    En el periodo abril-junio de este año, el 65,8% de los “cuenta propia” eran ocupados informales (DANE).

  • Vendedor ambulante, Ventas, Informalidad,

    La informalidad afecta más a los hombres. Según los datos del DANE para el periodo abril-junio, esta se situó en un 44,4% en el caso de las mujeres y ascendió al 55,6% en el de los hombres (DANE).

  • Venta de minutos, Informalidad, Ventas ambulantes, Vendedor ambulante

    De las 23 capitales departamentales y Áreas Metropolitanas encuestadas por el DANE, Manizales tuvo la menor informalidad en el periodo abril-junio, con 38,8%. En Santa Marta, Valledupar, Sincelejo, Riohacha y Cúcuta A.M., la informalidad estuvo entre el 60 y el 70%.

  • Reparación de vehículos, Informalidad, Taller, Vehículos, Carros

    Comercio y reparación de vehículos es la actividad económica que más informalidad concentra. 1 de cada 3 ocupados en esta actividad es informal.

  • Trabajador rural, Informalidad, Campesino, Jornalero, Obrero agrícola

    En el campo hay una alta informalidad. Esta prevalece, por ejemplo, entre los campesinos y los jornaleros u obreros agrícolas.

  • Informalidad, Lotería, Vendedor ambulante, Ventas ambulantes

    Entre los ocupados informales, solo el 37,4% cotiza a pensión. Al sistema de salud cotiza el 91,1%.

Informalidad: mucho más que ventas ambulantes

En Colombia, la informalidad tiene muchas caras. Conozca los datos más relevantes sobre este fenómeno.
  • Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

    Probablemente, las plazas de mercado ya no son como usted las recuerda. Más Colombia recorrió la Plaza de Paloquemao y constató por qué es un patrimonio de los bogotanos.

  • Las plazas distritales de mercado de Bogotá, se destaca que obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

    Las plazas distritales de mercado de Bogotá obtuvieron el primer lugar entre 76 iniciativas participantes en los Premios Latam Smart City Awards 2019.

  • Plaza, Zanahoria, Habichuelas

    La plaza de mercado de Paloquemao nació en 1864, pero se inauguró en Julio de 1972, cuando se construyeron las nuevas bodegas. Sus más de 1.240 locales comerciales abren las puertas de 4:30 de la mañana a 4:30 de la tarde. Como dato curioso, toma su nombre de un árbol que se quemó sin razón alguna.

  • En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

    En Paloquemao se consiguen productos alimenticios que muchas veces no están disponibles en almacenes de cadena. Al caminar por sus pasillos, es posible ver la riqueza agrícola de nuestro país. Los productos son frescos, gracias a la alta rotación, y a diferencia de los supermercados no utilizan cadena de frío.

  • El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

    El mangostino o mangostán es una fruta tropical procedente de Asia, a la que se le atribuyen multiples benificios para salud. Se dice que el sabio Mutis sembró los primeros árboles de esta planta en Mariquita, Tolima, donde todavía pueden ser vistos por locales y turistas.

  • Melocoton

    Melocotón, y casi cualquier fruta exótica, se consigue en la plaza de Paloquemao, una de las más importantes del país.

  • Si lo que busca es darle un poco de sabor y picante a sus comidas, puede conseguir una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

    Se consigue una gran variedad de chiles y ajíes, tanto nacionales como importados.

  • Plaza2

    En la zona de cárnicos se encuentran carnes maduradas y cortes sofisticados, que siguen las tradiciones culinarias colombianas y de países como Argentina.

  • Las carnes que están a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

    Las carnes a la venta están refrigeradas y siguen un estricto control de calidad.

  • Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

    Implementos de cocina, cucharones de palo, cuchillos, sartenes y molinillos hacen parte de la oferta de la Plaza.

  • Morteros

    Artesanos de la madera y la piedra elaboran piezas únicas en fábricas pequeñas y medianas.

  • Especias

    Doña María Mancera se especializa en riegos para la suerte y hierbas de todo tipo.

  • También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

    También se comercializan productos que prometen mejorar la suerte o el amor, entre los que se destacan jabones y otros de nombres como prosperidad, sígueme, abre caminos, leche de la mujer amada y quereme.

Si no está en el supermercado, puede estar en Paloquemao

Más allá de la facilidad que representa ir a la tienda o el supermercado de la esquina, las plazas de mercado siguen ofreciendo a sus visitantes productos que difícilmente se consiguen en otros establecimientos. Más Colombia recorrió la plaza de Paloquemao. Esto fue lo que encontró.
  • Sillas, Madera, Mueble

    Colombia tiene una larga tradición en la fabricación de muebles de madera.

  • Muebles, Maderas

    En el Barrio 12 de Octubre, en Bogotá, se encuentra uno de los principales centros de producción de muebles de madera del país, con más de 600 comerciantes y fabricantes.

  • Don Luis

    Luis Jesús Rueda, conocido como don Luis, comenzó hace más de 50 años en la fabricación de muebles para el hogar. Diseña y fabrica comedores, salas y alcobas.

  • Muebles colombianos

    “Antes de la pandemia vendía mensualmente 50 millones más o menos, y luego llegó el Paro y acabo de afectar las cosas. Hoy en día las ventas no superan los 10 millones, y ahí vamos recuperándonos lentamente”, afirma don Luis.

  • Muebles, Madera, 12 de Octubre

    Don Luis no accedió a las ayudas que ofreció el gobierno para proteger el empleo, pues trabaja en la informalidad, por pieza terminada. Asegura que este fue el caso de la mayoría de empresarios del barrio.

  • Muebles, Maderas

    En los últimos meses ha acudido a redes sociales como Instagram para promocionar sus muebles. Sin embargo, don Luis señala que “a la gente le gusta es mirar el producto, mirarlo a ver cómo es la calidad”.

  • Sofa

    La mayoría de las telas que utiliza son importadas. Lo mismo sucede con las pinturas y las espumas.

  • Muebles, Madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Don Luis no se muestra preocupado por la competencia de empresas como Ikea, la cual tiene estimado llegar al país en 2023. Argumenta que, como artesano de la madera, puede construir cualquier mueble que el cliente desee, a partir del diseño o fotografía que este provea.

  • Carpintero

    "En el sector generamos mucho empleo: ebanistas, pintores, carpinteros, transportadores, vendedores. Somos un sector bien importante”, puntualiza don Luis.

  • Muebles, madera, Carpintería, 12 de Octubre

    Después de 50 años de fabricar y comercializar sus productos en el 12 de Octubre, don Luis está convencido de que los empresarios del barrio “tienen madera”.

Le puede interesar  Colombia es el segundo exportador de fajas, después de China

El barrio 12 de Octubre tiene madera

Más Colombia conversó con don Luis, fabricante de muebles. Contó cómo ha cambiado el sector en los últimos años y se mostró confiado ante la entrada de grandes empresas como Ikea.
  • En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

    En el barrio El Restrepo, al sur de Bogotá, se empezaron a asentar fabricantes artesanales de zapatos y productos de cuero desde la década de 1960.

  • IMG 6739

    Cuando comenzó la Pandemia, a don Tulio le tocó despedir a todos sus obreros. Mientras las ventas se recuperan, se encarga de la fabricación de los zapatos y de la comercialización.

  • IMG 6787 scaled

    En los talleres de Elegancia 17 se especializan en zapatos elegantes y de novia, en los que la competencia de los zapatos importados y de contrabando es menor.

  • IMG 6745 scaled

    Preparando las suelas.

  • IMG 6718 scaled

    Desde hace varios meses, Yeimi solo trabaja dos días a la semana. Espera que todo mejore y que los clientes regresen para que el barrio vuelva a ser como antes.

  • IMG 6669 scaled

    En El Restrepo se fabrican y se venden zapatos para todos los gustos.

  • IMG 6663 scaled

    En Calzado Jhorban se especializan en zapatos a la medida de diferentes estilos. Población trans, clowns y drag queens se benefician con los diseños de tallas grandes.

  • IMG 6661 1 scaled

    Bota de plataforma en cuero sintético, especialmente diseñada para la población drag.

  • IMG 6643 1 scaled

    Hormas, plataformas y suelas dan cuenta del proceso de manufactura, made in Colombia, de los zapatos que se comercializan en El Restrepo.

spot_img

“Necesitamos un plan económico de largo plazo en favor del sector textil”: empresarios

Empresarios textiles discutieron la crisis del sector y propusieron medidas para fortalecerlo.

Según las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), el sector textil fue uno de los más golpeados con la pandemia. En 2020, su producción decreció un 21% y las ventas se redujeron un 18%. Sin embargo, varios empresarios y gremios han manifestado que el problema viene de antes y que se debe, en parte, a la falta de apoyo y garantías gubernamentales. 

La plataforma de información económica, Con Criterio, realizó el foro ¿Cómo va el sector textil?, que contó con la participación de Guillermo Criado, gerente comercial de Pat Primo; Maria Alexandra Cristancho, empresaria del sector textil en Norte de Santander, y Juan Carlos Rueda, empresario del sector textil en Valle del Cauca. Los empresarios analizaron los problemas del sector, su situación actual y las proyecciones a futuro. Aquí le contamos los detalles. 

Antes de la pandemia

Para Guillermo Criado, los problemas del sector textil y de las confecciones vienen de tiempo atrás. “Nosotros llevamos muchos años anestesiados. El problema tiene que ver con que nunca hemos sido considerados como un sector económico clave por parte del Gobierno, pese a que generamos grandes cantidades de empleo y producción. Hoy, por ejemplo, el sector tiene 1.600.000 empleos formales y cuenta con cerca de 70 mil fábricas”, explicó el gerente comercial de Pat Primo. 

A su juicio, las dificultades iniciaron en la época de los noventa, con la Apertura Económica. En los años ochenta, Colombia contaba con aproximadamente 400.000 hectáreas sembradas de algodón, que eran consumidas en su mayoría por el sector textil y de confecciones nacional. En la actualidad, solo hay 10.000 hectáreas sembradas de algodón en el país. “Lo que hemos aumentado significativamente son las importaciones; mientras en 1982 las importaciones representaron en 10% del Producto Interno Bruto (PIB), en 2019 correspondieron al 22,9% del PIB”, afirmó Criado. En su concepto, lo que explica estas cifras es la ausencia de una política económica de largo plazo y la reducción de los aranceles, que pasaron de ser en promedio del 23,4% en la década de los 80, a ser en promedio del 2,8% en 2019. 

Juan Carlos Rueda expresó un punto de vista similar. El empresario señaló que, con la Apertura y la firma de varios Tratados de Libre Comercio (TLC), el Gobierno se ha puesto del lado de los importadores y comercializadores, pero no de los productores. En el Valle del Cauca, donde trabaja en la actualidad, entre 2015 y 2017 las ventas disminuyeron en 120.000 millones de pesos, la utilidad bajó del 10% al 7% y la participación del sector en el PIB pasó del 3% al 2,3%. Rueda recordó que en el país se han perdido empresas claves del sector, como Quimtex, Pritiliana, El Cedro, Fabrisedas y La Garantía, entre otras. “Si antes el sector textil ya era una industria en coma, con la llegada de la pandemia era apenas obvio que los cierres definitivos serían numerosos”, afirmó el empresario. 

¿Qué ocurre actualmente en el sector?

María Alexandra Cristancho se centró en la situación que se vive en la región fronteriza con Venezuela. Según explicó la empresaria, en el departamento de Norte de Santander “la situación viene creciendo desde hace unos años con el inicio de la crisis de Venezuela. Las consecuencias no solo tienen que ver con el aumento del empleo informal, sino con la disminución de las ventas. Toda la producción textil de Cúcuta ni siquiera depende de Colombia, sino de nuestro principal cliente: Venezuela. Y desde que esta entró en crisis, no hemos recibido ninguna ayuda del Gobierno”.

Le puede interesar  Emprendedores proponen medidas para facilitar la creación y permanencia de empresas

Por su parte, Guillermo Criado afirmó que, pese a los inconvenientes y la falta de apoyo institucional, “el sector textil ha demostrado ser lo suficientemente fuerte como para sobrevivir. Curiosamente, si miramos las cifras de este año, el sector textil ha reportado un crecimiento por una razón en particular: el contrabando disminuyó gracias a la pandemia, a la dificultad de traer productos de China y otros países asiáticos y al alto costo de los contenedores”. Sin embargo, Criado señaló que esta mejora es temporal y que la crisis podría agudizarse en unos años si las políticas públicas no empiezan a plantear soluciones o medidas que reactiven el sector.

De acuerdo con el gerente comercial de Pat Primo, Colombia no tiene posibilidades de competir con países como Vietnam y Bangladesh, al menos por ahora. Vietnam exportó en 2019 24,3 billones de dólares y reportó 7.000 fábricas textiles constituidas, y Bangladesh exportó 28,3 billones de dólares y reportó 4.000 fábricas textiles constituidas. En cambio, aseguró Criado, la situación en Colombia es diferente. “Nuestra balanza comercial es deficitaria desde hace tiempo, pues las importaciones superan con creces a las exportaciones. En cuanto al panorama empresarial, tenemos 70.000 empresas, casi todas micro y pequeñas, dedicadas a actividades relacionadas con la confección, calzado, cueros, telas y marroquinería, entre otras, que generan casi el 85% del empleo en el sector. Si observamos las cargas fiscales que tienen y las comparamos con las cargas fiscales que tienen las empresas en países como Vietnam y Bangladesh, encontramos otro aspecto clave en términos de competitividad: mientras las empresas en nuestro país deben lidiar con una de las tarifas más altas del Impuesto sobre la Renta, ahora del 31% y próximamente del 35%, en los países asiáticos esta no supera el 10%”. 

Juan Carlos Rueda insistió en la necesidad de que el sector textil trabaje de la mano con el Gobierno. Por ahora, aseguró, cada Gobierno entrante trae su propia política económica y cambia la anterior. “Necesitamos que las medidas sean de largo plazo y que estén en favor del sector textil. Si miramos las propuestas y proyectos de los senadores y representantes a la cámara, ni uno solo se ha ocupado de velar por nuestros intereses. Esto debería alertar a todo el mundo, pues la industria textil es una de las que más genera empleo en el país, especialmente para las mujeres entre los 45 y 50 años”, concluyó el empresario.  

Hacia el fortalecimiento del sector textil: ¿Qué proponen los empresarios para los años que vienen?

Para Criado, la revisión de la política de Apertura económica y la disminución significativa de los aranceles se debería complementar con inversión. A su juicio, varios países han podido fortalecer su industria textil a partir de la importación de bienes de capital, como las hilanderías. “En Colombia, podríamos aplicar una estrategia similar: financiar algunas empresas con tasas altas de productividad para que adquieran sus propias hilanderías y complementar esta medida con una estrategia integral que haga frente al contrabando y al contrabando técnico”, señaló el gerente comercial de Pat Primo. 

María Alexandra Cristancho coincidió en esto y, además, hizo énfasis en la necesidad de reducir la carga fiscal de las empresas. A su juicio, lo primero que tendría que hacer el Gobierno es establecer tarifas diferenciales del Impuesto sobre la Renta para las empresas pequeñas, medianas y grandes. “Todos estos costos adicionales que tenemos que cargar los empresarios no solo nos afectan a nosotros, sino que se trasladan de alguna forma al consumidor, pues para que sea rentable producir, debemos aumentar los precios”, aseguró la empresaria.

spot_img

VEA TAMBIÉN

“Nos afectaron más los bloqueos que la misma pandemia”: Presidente d...

Gustavo Adolfo Toro, presidente saliente de Cotelco Nacional, analiza el sector. Explica que, tras haber caído la ocupación hotelera al 2% en el peor momento de la crisis sanitaria, alcanzó el 30% en marzo de este año. Afirma que los bloqueos de abril y mayo terminaron siendo peores que la pandemia.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

“Los balones de Colombia podrían liderar el mercado de América Latina̶...

La producción de balones en Monguí, Boyacá, comenzó en 1934 y, pese a las dificultades, aún continúa. Los fabricantes exigen subir los aranceles a las importaciones chinas y pakistaníes.

COLOMBIA