domingo, 4 de diciembre de 2022
Inicio  »  Empleo  »  ¿Qué tan larga es la jornada laboral colombiana frente a la de otros países?

¿Qué tan larga es la jornada laboral colombiana frente a la de otros países?

En 2023, la jornada laboral colombiana pasará de 48 a 47 horas por semana, una de las más largas de los países de la OCDE. En 2026, se espera llegar a una jornada de 42 horas.

jornada de trabajo, trabajador, Más Colombia

Desde julio de 2023, la jornada laboral en Colombia no podrá ser superior a las 47 horas semanales. Aun así, nuestro país continuará teniendo una de las jornadas más largas de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). El promedio de horas trabajadas en estos países es de 40 por semana, bastante inferior al colombiano.

Le puede interesar: Pros y contras de reducir la jornada laboral a cuatro días

De 48 a 42 horas en Colombia para 2026

El año pasado, quedó contemplado en la ley 2101 “reducir la jornada semanal de manera gradual, sin disminuir el salario ni afectar los derechos adquiridos y garantías de los trabajadores”. 


Este proceso comenzará en julio del año entrante, con la mencionada reducción a 47 horas semanales. En julio de 2024, la jornada laboral se reducirá una hora más, para quedar en 46 horas. En 2025 y 2026 el ritmo de reducción será más rápido, de 2 horas por año, para situarse finalmente en 42 horas semanales. 

Comparaciones dejan mal a Colombia

Colombia y México son los países en los que la jornada laboral máxima legal es más extensa, con 48 horas por semana. Esto equivale a 6 días de trabajo por semana, cada uno de 8 horas. En el otro extremo se encuentran países de la península escandinava como Dinamarca y Noruega, con 25 horas por semana, lo que equivale, por ejemplo, a 5 días de trabajo por semana, cada uno de 5 horas.  

Chile y Turquía, países comparables con Colombia, tienen jornadas laborales de 45 horas por semana, y actualmente están llevando a cabo procesos de negociación para disminuirlas. Austria, Canadá y República Checa se encuentran en el promedio de la OCDE, con 40 horas por semana. Bélgica, con 38, y Francia, con 35 horas, están por debajo del promedio de la OCDE.

Le puede interesar también: “La mayor barrera al crecimiento de la productividad es la informalidad”

Cambios Jurídicos a favor del trabajador 

Para reducir la jornada laboral se reformó el artículo 161 del Código Sustantivo del Trabajo. La medida contempla que las empresas y empleadores no pueden reducir la remuneración salarial o prestacional, así como tampoco pueden reducir el valor de la hora de trabajo. 

Por otra parte, las empresas son libres de adelantar el proceso de reducción de la jornada, hasta completar las 42 horas, si así lo desean.


Más horas de trabajo no necesariamente significan una mayor productividad

Durante siglos, se asumió que un mayor número de horas de trabajo significaba una mayor productividad. Desde el siglo XVIII, con la Revolución Industrial, el trabajo en las fábricas tomó un carácter repetitivo. Si un trabajador pegaba suelas de zapato, por ejemplo, el número de pares que podía completar dependía de cuántas horas duraba realizando su labor, por lo que su productividad estaba directamente ligada a la duración de la jornada laboral. 

Si bien esto sigue siendo cierto en algunas labores, hoy en día abundan los trabajos que requieren poner en práctica habilidades como una alta concentración, capacidad para la toma de decisiones, creatividad y una buena disposición para la atención de los clientes. 

Estas habilidades, y otras muchas, se ven alteradas con las jornadas extensas, en las que el estrés y el cansancio aumentan, a la par que disminuye la motivación. Por esta razón, cada vez se discute más la reducción de la jornada laboral, no solo en lo que tiene que ver con el número de horas que se trabaja al día, sino también con el número de días que se trabaja a la semana. Para ello, cobra relevancia medir el desempeño de acuerdo con los resultados y no según el tiempo invertido.

Siga leyendo: Sobre el emprendimiento y el dominio de la voluntad