viernes, octubre 15, 2021
HomeColumnistasReflexiones sobre la letra muerta de la industria próspera del cannabis

Reflexiones sobre la letra muerta de la industria próspera del cannabis

WhatsApp Image 2021 06 25 at 8.22.47 PM 1 e1625162721843
Jorge Duque
Vocero nacional de la Cámara Colombiana de la Confección y cofundador de la Federación Colombiana de Cannabis y Cáñamo. Empresario y consultor de empresas.

“No hacemos nada porque no tenemos el dinero necesario”, decía Keynes en 1930 a un comité gubernamental que investigaba las causas de la crisis económica. “Pero es precisamente porque no hacemos nada por lo que no tenemos dinero”.

Ya existe suficiente ilustración e información sobre los beneficios para el medio ambiente, la salud humana, animal y de sus múltiples aplicaciones industriales de las plantas de cannabis y el cáñamo, de las ventajas y oportunidades económicas, sociales, laborales y fiscales que Colombia tendría al desarrollar esta industria, con su gran participación y competitividad en los mercados nacional e internacional. Por ello, cada día más países asumen este nuevo e histórico reto, ajustando sus leyes, procesos y procedimientos para ser parte de esta nueva cadena productiva industrial mundial.

Nuestro país comenzó con un gran impulso desde 2015 y por ello los colombianos y extranjeros comenzamos a conformar empresas, grupos de estudio y de trabajo, buscando estar a la altura de este nuevo reto empresarial, que hoy podemos concluir sin esfuerzo alguno que es la industria más regulada y vigilada por las autoridades nacionales en toda nuestra historia democrática y empresarial.

Llegado el 2018 la industria nacional del cannabis comenzó a experimentar y sentir que, sin razón alguna, el ya hoy en cuenta regresiva Gobierno Nacional “le metía un palo a la rueda”. Los estudios internos del Ministerio de Justicia y del Derecho advertían de la inoperancia e ineficiencia con la que hoy sigue actuando dicha cartera ministerial y de sus efectos en el incumplimiento de los tiempos (90 días) con los que según la ley debe entregar las licencias solicitadas, de las cuales aún más de 100 empresas siguen a la espera desde 2019, 2020 y 2021.

Los argumentos de los ministerios competentes y ministros de turno son siempre los mismos: pandemia, poco personal profesional capacitado, demanda excesiva de solicitudes de licencias, diversidad de criterios frente a la industria. Mientras ello sucede, otros países latinoamericanos que realizaron los ajustes legales necesarios ya nos llevan años luz en la misma industria y hoy son generadores de riqueza, empleos formales, recursos fiscales, apertura de mercados internacionales, crecimiento de la inversión extranjera directa, desarrollo de investigaciones, alianzas e intercambio de tecnologías, entre otros aspectos.

El gobierno nacional en 2020 convocó a las diferentes asociaciones y agremiación para que, juntos en múltiples mesas técnicas, construyéramos las normas que necesitaba la industria para ser competitiva en los diferentes mercados y se hicieran los ajustes necesarios para el texto final del proyecto de reforma del Decreto 613 de 2017, que reglamenta esta industria y el cual ahora se quiere reformar para que dentro del mismo decreto exista otra reglamentación interna. Es decir que después de tres largos años el palo en la rueda se hace más grueso, pesado y carente de sentido común, sumado a ello el desgaste de la industria, las pérdidas económicas de muchas empresas, el desestimulo de la inversión extranjera y las pocas esperanzas de ver una solución clara, rápida, eficaz, eficiente, acorde con lo ya descrito.

Le puede interesar  Por qué reclaman los arroceros

Una cosa es tener interés en la industria, una segunda es conocerla, otra diferente es saber qué necesita y una cuarta es saber para dónde va y cuál es su proyección, pero el actuar del gobierno nacional y sus ministerios competentes es indiferente a este nuevo sector que contribuiría en forma contundente y rápida con la reactivación de la economía nacional y el mejoramiento de la calidad de vida de los colombianos.

Son muchas las especulaciones que se tejen sobre la indiferencia del gobierno nacional. Entre ellas, las más conocidas públicamente son: El aspecto reputacional del país con nuestra historia del narcotráfico, los compromisos adquiridos internacionalmente, la presión de algunas multinacionales, el temor a la infiltración de narcos o dineros non santos en esta industria y el más triste de todos, la incapacidad del Estado de controlar la industria más reglamentada y vigilada en la historia comercial de Colombia.

Le puede interesar  Pecado culposo

Lo curioso de todo esto es que ninguna de estas apreciaciones es tenida en cuenta por ninguno de los países más o menos desarrollados que el nuestro y que hoy son generadores de riquezas, pero que en los diferentes foros internacionales siempre nos preguntan: Cuándo Colombia empezará a salir al mercado internacional o qué tiene desarrollado en el mercado nacional. 

Bien se ha dicho que “es más fácil generar riqueza, que sostener pobreza”. Hasta hoy, y con el actuar del nuestro gobierno nacional, solo podemos concluir que la competencia de Colombia no son los demás países sino nuestros propios gobernantes y que los discursos de innovación, tecnología, progreso, desarrollo y mercados internacionales son solo un discurso de gobierno de turno al que no debemos prestarle más atención.  

A quienes somos parte de esta cadena productiva, motor de la economía nacional pos covid, nos queda el amargo sabor de haber pagado un aprendizaje de muy alto costo y la certeza de tener futuros gobiernos con la convicción de los beneficios de esta industria para todos los colombianos.

Finalmente, al actual gobierno nacional aún le quedan escasos 2 años para que actúe con visión país, ajustando sus decisiones con lo que hoy necesita la industria. De lo contrario, pasará a la historia como el Gobierno DE LA LETRA MUERTA DE LA INDUSTRIA PROSPERA DEL CANNABIS EN COLOMBIA.

WhatsApp Image 2021 06 25 at 8.22.47 PM 1 e1625162721843
Jorge Duque
Vocero nacional de la Cámara Colombiana de la Confección y cofundador de la Federación Colombiana de Cannabis y Cáñamo. Empresario y consultor de empresas.

VEA TAMBIÉN

Transgénicos: ¿Progreso para la Humanidad o camino a la pérdida de biodiversidad...

Laura Gutiérrez, Doctora en Antropología e investigadora en Biotecnologías agrarias, presenta los diferentes tipos de transgénicos, sus ventajas y los riesgos que conllevan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

DE ESTE COLUMNISTA

COLOMBIA