lunes, octubre 18, 2021
HomeColumnistasTraer el pan a la mesa

Traer el pan a la mesa

Andres Bodensiek e1630447825730
Andrés Bodensiek
Especialista en Derecho de Tierras de la Universidad Externado de Colombia, magíster en Economía agrícola de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas / Universidad de Bonn

10,5 millones de toneladas. Ese es el estimado de la cantidad de comida que los supermercados, solo en Estado Unidos, tiran a la basura cada año. 50 por ciento de esa cantidad está en perfecto estado para ser consumida cuando es desechada. En ese país 23 millones de personas padecen de inseguridad alimentaria. 

Según el Programa ambiental de Naciones Unidas, un tercio de toda la comida producida en el mundo se pierde cada año y esta contribuye al 10% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. Botar comida no es solo un “pecao”, como diría cualquier mamá colombiana, sino que contribuye al calentamiento del planeta: cuando tiramos a la basura un tomate o un aguacate estamos desechando también las horas de trabajo, el agua y el combustible que se emplearon en sembrarlos, cosecharlos, transportarlos y venderlos.  

Veamos un par de ejemplos más para dimensionar el asunto:

Según datos de la FAO (2019), en Colombia se desperdician 9.76 millones de toneladas de alimentos al año. Como se mencionó con anterioridad, esta cifra es muy cercana a la cantidad de comida que envían los grandes supermercados a los basureros en Estados Unidos. La diferencia radica en que allá hay 328 millones de habitantes y potenciales consumidores, en Colombia apenas 50.  

Una más, siguiendo con el caso gringo: la famosa cadena Dunkin’ Donuts tiene 9.291 establecimientos en ese país y en cada uno tiran a la basura todos los días alrededor de 60 donuts. Es decir, en esas cafeterías se desechan más de medio millón de donuts a diario. Usemos para esos pasteles y sus ingredientes la misma lógica que se utilizó con los aguacates y los tomates.  

Le puede interesar  Un balance positivo

Para concluir vale decir que, según una investigación reciente de la Universidad James Cook de Singapur la principal motivación psicológica del desperdicio de comida en países con altos niveles de ingreso como Australia y esa Ciudad-Estado, se origina en la norma social conocida como “el buen proveedor”. Así denominan los antropólogos al deseo individual de mostrar hospitalidad y proveer abundantes cantidades de comida a la familia y los amigos cuando existe la posibilidad, como símbolo de estabilidad económica. 

Traducido a la cultura colombiana se podría comparar con el consabido esfuerzo que hacen la mayoría de trabajadores de nuestro hermoso país por “traer el pan a la mesa”, e invitar a unos y otros cuando se puede, en especial en épocas de navidad y en celebraciones familiares. El sistema de producción incide de forma definitiva en nuestra percepción -errónea- de la   disponibilidad de los alimentos para todos “siempre” y nos induce a preferirla de forma momentánea sin importar los efectos climáticos y sociales de ese consumo en el mediano y largo plazo. 

Hay que cambiar el sistema, pero también nuestras elecciones de consumo. 

Le puede interesar  Pérdidas por paro en sector agro son billonarias

Cabe recordar: 1. Por coincidencia me enteré de que el 29 de septiembre de cada año la ONU celebra el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. 2. Uribe no puede salvarnos del uribismo. Su aparente separación del intento de Duque por acabar con la Ley de Garantías es solo otra de sus agotadas jugadas políticas para atrapar incautos. Están desesperados porque saben que tienen el tiempo en el poder contado. Pero, como dijo Merkel en su último discurso: “No da igual quién va a gobernar a este país”.

Andres Bodensiek e1630447825730
Andrés Bodensiek
Especialista en Derecho de Tierras de la Universidad Externado de Colombia, magíster en Economía agrícola de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas / Universidad de Bonn

VEA TAMBIÉN

¿Qué es la masa madre y en qué se diferencia de la levadura comercial?

Esteban Shuk, ingeniero de sistemas con dotes culinarias y experiencia en pan artesanal de masa madre, nos habla las ventajas y beneficios de este, en el día mundial del Pan.

OTRAS SECCIONES

CIFRAS

DE ESTE COLUMNISTA

COLOMBIA