miércoles, 18 de mayo de 2022
Inicio  »  Campo  »  10 datos claves, en el día del Río Bogotá

10 datos claves, en el día del Río Bogotá

Con motivo de la celebración del Día del Río Bogotá, presentamos algunos datos interesantes de la CAR y del Observatorio Regional Ambiental y de Desarrollo Sostenible del Río Bogotá sobre el estado de esta importante cuenca hidrográfica en el país.

Río Bogotá, Ríos,

Hoy, 12 de mayo, se celebra el Día del Río Bogotá. A continuación, presentamos 10 datos claves sobre un río que es fundamental para el país, y cuyos niveles de contaminación han sido motivo de preocupación durante años. 

  1. De acuerdo con la caracterización de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca -CAR, el río Bogotá nace en el páramo de Guacheneque, en el municipio de Villapinzón —a una altura de 3.300 metros sobre el nivel del mar— y cubre el 32% de la superficie total del departamento de Cundinamarca. Desemboca en el río Magdalena a una altura de 275 msnm y su cauce alcanza una longitud total de 352 km, aproximadamente. 
  1. Aunque no es navegable ni caudaloso, el río Bogotá abarca 46 municipios y, según la CAR, sobre su ronda y zonas aledañas se desarrollan actividades económicas  “que representan un 28% del total a nivel nacional”. Dentro de ellas se destacan la producción agrícola, pecuaria e industrial. 
  1. Según el Observatorio Regional Ambiental y de Desarrollo Sostenible del Río Bogotá, el área de la cuenca del Río Bogotá se compone de cerros, bosques, matorrales y humedales, así como de ríos, quebradas, lagunas, y embalses. Cerros tan importantes como el de Monserrate, Guadalupe, Pan de Azúcar y Guaica rodean su cauce, así como las lagunas de Guatavita y La Herrera.
  1. Datos del Observatorio también indican que, en su cuenca alta y media, el río Bogotá alberga más de 30 especies de aves y gran variedad de aves acuáticas, como la Tingua o Gallareta Moteada, especie críticamente amenazada en el país; el Pato Canadiense o Cerceta Aliazul, ave migratoria norteamericana, y las aves Mosqueritos Guardarríos, propias de este hábitat.
  1. Adicionalmente, estudios del Observatorio revelan que una de las especies acuáticas más emblemáticas del río Bogotá ha sido el Pez Capitán o eremophilus mutisii, una especie nativa de Cundinamarca en peligro de extinción, que ha ido desapareciendo de la memoria de los habitantes de la región. Este bagre del altiplano cundiboyacense era el principal alimento de los pobladores de los municipios de Suesca, Fúquene, Guasca y Tominé, entre otras poblaciones ribereñas, y aparece en numerosas obras literarias del siglo XIX.

Lea también: “La Amazonía podría acercarse al punto de no retorno”: Panel Científico por la Amazonía

  1. Los niveles de contaminación del río Bogotá siguen siendo motivo de preocupación para expertos y autoridades ambientales. De acuerdo con la CAR, en el río Bogotá existen actualmente 164 vertimientos domésticos y no domésticos, de los cuales el 71% es de carácter doméstico y el 29% de carácter no doméstico. Dentro de las causas de los vertimientos de tipo no doméstico se destaca la fabricación y el curtido de pieles, sobre todo en la cuenca alta del río; la producción y procesamiento de alimentos y productos no perecederos en la cuenca media y alta, y la producción energética en la cuenca alta, además de otras actividades productivas que están presentes en menor proporción. 
  1. La CAR reporta que en la cuenca alta del río —que comprende el recorrido desde el nacimiento hasta su desembocadura en el embalse del Sisga—, 14 de los 15 municipios que la conforman (95%) reportan la existencia de 28 plantas para el tratamiento de aguas residuales y 3 plantas en construcción. Por su parte, el municipio de Villapinzón no cuenta aún con un sistema de saneamiento para sus aguas residuales. Esto debe ser motivo de especial intervención, según la Corporación, dado que es en Villapinzón donde nace el río y donde sufre su primera gran descarga contaminante de aguas servidas domiciliarias e industriales (principalmente curtiembres). 
  1. La cuenca media del río Bogotá, que comprende su recorrido desde Suesca hasta el Salto del Tequendama, concentra el asentamiento humano más importante de todo el río, que corresponde a la ciudad de Bogotá D.C. y las ciudades aledañas. De acuerdo con la CAR, el 87.5% de los municipios que conforman este tramo cuentan con plantas de tratamiento de aguas residuales. Solo el municipio de Sibaté no cuenta con este sistema de tratamiento de aguas residuales y descarga directamente estas aguas en el embalse del Muña. 

Le puede interesar: Carbono: ¿la nueva moneda de la economía? Parte 1

  1. La carga contaminante del Distrito Capital está constituida por las aguas servidas de una población de 8 millones de habitantes, las conexiones erradas, los vertimientos industriales y los aportes de sólidos originados por los procesos erosivos de los cerros orientales y por malas prácticas de disposición de residuos sólidos en canales y sumideros. La mayor carga contaminante se encuentra en la subcuenca del sector Tibitoc – Soacha. 
  1. Con respecto a la cuenca baja del río Bogotá —que comprende el recorrido del río desde el Salto de Tequendama hasta la desembocadura del río Magdalena, en el casco urbano de Girardot—, 7 de los 12 municipios que la conforman no cuentan con sistema de tratamiento para la depuración y descargas de las aguas residuales domiciliarias provenientes de sus cascos urbanos, lo cual equivale al 58,33%. Esto tiene una incidencia directa en los incumplimientos de los municipios de la cuenca baja frente a las metas de reducción de la carga contaminante para el quinquenio 2020-2024, como lo dispone la CAR. 

Siga leyendo: ¿Y si volvemos a dejar que los ríos corran libres?