domingo, 4 de diciembre de 2022
Inicio  »  Columnistas  »  Demogán. Todo por la paz

Demogán. Todo por la paz

Roberto Ramírez Ocampo, Columnista

Roberto Ramírez Ocampo

Directivo de Democracia y Modernización Ganadera (Demogan). Consultor de Empresas en comercio internacional.

Esta semana se llevó a cabo el congreso de Fedegan en Barranquilla. Asistió el presidente Petro y dio un discurso salpicado de noticias.

Petro vuelve y carga contra la ganadería, ese ha sido su discurso con el que no estamos de acuerdo pero respetamos su consistencia, ni da ni ofrece tregua, luego, haciendo uso de su incuestionable parresía, terminó ofreciéndole al gerente de Fedegan que hiciera parte de los negociadores con el ELN. La oferta arrancó aplausos, eso fue bálsamo para el país y ejemplo para que construyamos puentes.


En Demogan invitamos a unos momentos de reflexión y análisis.

De este columnista: La cumbia viene de El Banco, Magdalena

Siempre hemos apoyado la paz, estamos seguros es la única forma que el país prospere. Celebramos que ahora Fedegan acepte estar presente en las negociaciones, aunque no podemos dejar de sorprendernos, pues en el pasado atacó la paz que proponía Santos, como si existieran estratos para la paz.

Pensamos que paz hay solo una, es la ausencia de violencia, no de desacuerdo que es connatural al ser humano. La paz se obtiene con verdad y ninguno mejor que Nietzsche para decirlo de manera sencilla: “El verdadero valor de un hombre se mide por la cantidad de verdad que pueda soportar”. Creemos que quienes están dispuestos a aceptar la verdad total pueden avanzar en una negociación de paz total.

Existen dos condiciones importantes para iniciar ese camino: Ser Flexibles y entender que es un encuentro con nuestra espiritualidad; aquí cito a Teilhard de Chardin, religioso jesuita, paleontólogo y filósofo francés que afirmaba que no éramos seres humanos teniendo experiencias espirituales, sino seres espirituales teniendo experiencias humanas. ¿Están los negociadores dispuestos a escalar esos peldaños? ¿Todas las partes quieren la paz?

Nos preocupa el representante de Fedegan que en el pasado ha dado muestras de intemperancia, no se trata de descalificar, pero es menester aterrizar las expectativas de todos. Nadie puede de manera unilateral retirarse o retirar a alguien de una reunión. Esas conversaciones exigen grandeza y desde luego un principio de acuerdo de los roles de cada uno, demanda disciplina, humildad, hablar poco, escuchar mucho, no sobreestimar al interlocutor; el ELN es un curtido negociador, ellos tienen clara la manera de cómo desequilibrar a la contraparte, se han formado en la desconfianza, no subestiman, cada uno conoce su partitura. Se han entrenado y tienen la paciencia que Colombia entera espera tengan los representantes del gobierno.


También de este columnista: Mi cuento sobre el agua para niños

Petro está cumpliendo como ninguno de los que lo antecedieron sus promesas de campaña, no se trata de estar en desacuerdo, sino de entender que aquí no hay “jugaditas”. Él intenta unirnos en torno a unos ofrecimientos que muchos cuestionamos y sobre los que nos toca “capotear el vendaval”.

El trabajo apenas empieza, la prontitud con la que salieron a reunirse a Caracas da la impresión de que los participantes han tenido reuniones previas, esperamos que no sea así por eso nos atrevemos a sugerir que no improvisen y se preparen bien antes de “abrir plaza”.

La paz no es una ideología, ella es el único puerto donde debemos fondear, es el estado que nos va a permitir el desarrollo de nuestra maltrecha nación, es la única vía que podemos transitar si queremos una nación, es el encuentro entre hermanos, es el momento de agradecer a Santos, Uribe, Pastrana, Betancur. Todos ellos hicieron aportes y sacrificios, el país entero debe agradecerles.

Jose Felix, Demogan acompañará sin protagonismos su trabajo por la paz, anticipamos que será doloroso, cuente con nuestro apoyo, nuestra discreción, nuestra crítica constructiva, nuestra verdad sin pliegues ni rincones oscuros, nuestra esperanza, que usted entienda que este es un momento de generosidad de cambio y de unión.

Más de Este columnista: Primer seminario de Fluviología